pastor isaias rivera

Éxodo 3:1

éxodo capítulo 3

y comienzo del verso 3 diciendo

el verso 1 apacentando moisés las ovejas

de jetró su suegro

sacerdote de madián llevó las ovejas

hasta el desierto

y llegó hasta el monte de dios

y se le apareció a danés de robar una

llama de fuego en medio de una salsa y

él miró y vio que la salsa al día en

fuego y la salsa no se consumía

entonces usted dijo iré yo ahora y pérez

esta grande visión por qué causa la

salsa que no se quema

viendo jehová que él iba a haber lo

llamo dios del medio de las asedios

moisés moisés y es respondió heme aquí y

dijo no te acerques

quita tu calzado de tus pies porque el

lugar en que tú estás tierra santa es y

dijo yo soy el dios de tu padre

dios de abraham dios de isaac dios de

jacob entonces muy se escurrió su rostro

porque tuvo miedo de mirar a dios

antes de este encuentro

moisés estuvo 40 años

en la tierra de egipto

y en esta tierra él fue educado en las

mejores universidades

cuando los romanos conquista en egipto

descubren lo adelantado que estaban las

ciencias las matemáticas y la enseñanza

de escritura en egipto

moisés recibió

lo que veríamos ahora en español la

crema de la crema en lo que se relaciona

la educación académica

vivió en palacio

fue educado para pelear y para dirigir

ejércitos

40 años está preparado

ha llegado el momento de

y de seguir

lo que ha sido enseñado

o regresar de donde él salió

muchas veces en nuestras vidas en esta

tierra

nos parecemos a moises

hemos adquirido la preparación académica

o la preparación de la vida

la experiencia de estar viviendo en

buenas áreas buenas iglesias buenas

comunidades

y no sabemos mientras nos estamos

preparando

a donde dios nos quiere llevar

planificamos creamos nuestra propia

agenda

tenemos nuestros propios planes

a 5 años a 10 años a 15 años

nos aseguramos de tener un buen plan de

retiro

pero no sabemos

para que nos estamos preparando

y moisés pensó que él sabía para lo que

se estaba preparando pero moisés no

tenía idea

que para el conseguir y cumplir en su

vida su propósito él tenía que pasar por

el monte sinaí primero

y en el monte sión de ahí no hay nada

especial

es otra montaña es una península

pero quien en estos momentos está en ese

monte

no es simplemente uno de los dioses que

él dejó cuarenta años atrás en egipto

dice que era para sentando

ya de edad de 80 años

muestras estado 40 años en esa tierra

40 años preparados en egipto con lo

mejor

40 años preparados sin tener ningún tipo

de acomodo o de lujo sino en los

desiertos

con ovejas

qué contraste en egipto dirigiendo gente

aquí dirigiendo animales

y eso en nuestra mente finita no hace

sentido

lamentablemente gracias adiós

que nuestro planeta vida no está basado

en lo que yo pienso ni en lo que yo creo

ni lo que yo he planificado dios tenía

un plan mayor para moisés dios tiene

para ti un plan mayor que el que tú has

planificado

[Aplausos]

lo llama por su nombre

80 años fuera

aislado

quizás recordando porque sus primeros

años se acuerdan cuando

la hija de faraón no rescata de las

aguas

y su hermano los lleva a la mamá para

que la mamá de los primeros años

suelte uno de influencia al comensal

hebrea

80 años

y cuando yo sé se acerca a él le dice

moisés moisés y les respondió heme aquí

esté heme aquí

en el hebreo en este contexto en este

capítulo significa que era una expresión

de un esclavo a su amo

moises nunca había escuchado la voz de

dios

nunca he visto a un ateo familia una

manifestación de dios en ningún momento

pero cuando la escucho

que de ese árbol de esa planta esa salsa

que aparentemente se quemaba pero no se

consumía escucho su nombre él supo

esto no es algo sencillo ni básico esto

yo no lo he visto en egipto

cuando la bola dice que se quite el

calzado es la costumbre

sleeps y ya cuando se va el templo

egipcio había que quitarse el calzado

so para moisés ahora en un monte

que no hay un templo que no hay

edificación que de nada que atraiga a la

vista en algo que solamente está

desierto escucha alguien que le dice a

quitas del calzado porque lugar que

tardando tanto es

yo creo que él miraría solo diría señor

yo vengo a quitar los zapatos o el

calzado

porque lo que está pasando que yo no

entiendo pero yo voy a obedecer

y dios le dice a él

yo soy el dios

de tu padre

soy el dios de abraham

soy el dios de isaac

y soy el dios de jacob

moisés entendió con esa expresión judía

quién me está hablando a mí

no es otro dios

tienes el dios del pacto

la cabeza de moisés su cerebro comienza

a procesar

yo he escuchado desde niño

que hablan de un dios

de mis antepasados

y ahora a mis 80 años ese dios altísimo

me está llamando a mí en donde no hay

nada que realmente permita que yo soy ha

llamado o que parezca algo bonito

y él me dice a mí yo soy el dios de tus

padres

moises entiende estoy escuchando

al dios que iba a venir para sacarnos de

egipto

estoy escuchando a este dios de abraham

dios de isaac y de jacob un dios de

pactos pero pactos que él cumple

vea conmigo el dios de los pactos pero

que los pactos los cumple

diga que te atorado servimos a un dios

que cumple sus pactos

aleluya

dios le dice a moisés

he visto la aflicción de mi pueblo

he oído su clamor

he conocido sus angustias

yo te digo a ti en esta tarde dios está

viendo toda ficción

dios

una vaca básica taza

y graba tu batalla

currar acaba si van a actuar hasta

para rabat y bata

él no solamente ha visto tu afección

él no solamente ha habido tú que amor

él no solamente conoce tus angustias era

en ese sentido para librarte de tu

aflicción ha habido tu clavos y de tus

problemas

aleluya

y ha venido para sacarte como dice el

pasaje a una tierra que fluye leche y

miel dilo con fe he venido a la tierra

que fluye leche y miel

[Aplausos]

yo no puedo negar lo que yo soy hermano

yo soy pentecostal

sorry

trato de mantenerme

no puedo

calcando y web

cuanto se cosa que nuestro dios

no se queda allá arriba sino que viene a

intervenir

[Aplausos]

ellos estaban orando por la liberación

están orando por que yo haga algo

como actualmente estás ahorrando porque

dios haga algo

y aparece dios en tu escena de tu vida

para liberar y romper toda cadena

para darte autoridad

cuando moisés se vio

con lo que iba a ser dios

yo le llamo a que él tuvo cinco excusas

tuve una crisis de identidad

se le dice adiós pero pienso yo

para que vaya a faraón

y saque de egipto los hijos de israel

quién soy yo

tú puedes hacer nada pero no depende de

mí depende de él

[Aplausos]

tuvo una crisis de identidad

eso es todo tuvo una crisis de autoridad

cuando le dice adiós

y si me preguntan cuál es tu nombre es

que no voy a decir

tuvo una crisis de fe

ellos no me van a creer

cuántos de nosotros estamos así

esperando que dios nos dé esa respuesta

esperando que dios nos llame

esperamos que se nos use y cuando viene

esa oportunidad

me van a creer

y eso yo

porque no usa al otro hermano

porque no usa la otra almada

porque no usan el que está en palacio

porque no sé que vieron una buena área

a viole plaza ir al desierto a llamar a

quien tiene que llamar y escoger eso le

toca a dios

[Aplausos]

tuvo una crisis de destreza hay que no

soy fácil de palabra

soy tal en el habla y torpe de lengua

y después le dice

porque no había otra persona

esto se resume

en nuestra falta de autoestima

cuando dios te llame

levanta la mano con usted llame

y dile heme aquí

aunque yo no tenga la autoridad

aunque yo esté en el desierto aunque no

sea el mejor vestido el mejor educado

aunque otros no me acepten si el señor

viene a vivir a llamarme yo digo que me

aquí una vez y envíame porque no depende

de mí

me quedé pegada a nosotros

donde quiera que estés ahora es tu viaje

en el evangelio

dios te está llamando

por tu nombre

lo que él tiene para ti

es para ti porque lo ha dado por nombre

lo que tiene para tienes para otros tu

bendición

agarra tu bendición aprieta la tu

bendición no la suerte lo que dios tiene

para ti no lo vendas y los regales

porque es para ti

y no importa que sea indocumentado no

importa cuál sea tu posición lo que

importa es que aunque este desierto dios

llega al desierto porque desde esta vida

el desierto aleluya levanten su mano y

al aviario de esta tarde

quien se imagina que la el líder de

israel iba a salir del desierto no de

palacio

bien hubiera planificado este avance de

esa manera

y el mejor de los científicos

historiadores porque no hace sentido el

evangelio para que haga sentido decidió

este asunto yo va a vencer

el tema de hoy es

si está bien con dios está bien conmigo

pero conmigo si está bien con dios está

bien conmigo o bien el resto

moisés estaba en el desierto

para él tenía algo

había sido educado en egipto

conocía el idioma

conocía la cultura

no sabía cómo moverse en esa corte

egipcia

y en 40 años

estuvo que había aprendido cómo moverse

en el desierto

yo creo que sea muy se le hubieran dado

una película

de lo que le esperaba él

con los con su familia su gente en el

desierto es breve corriendo

porque si las ovejas eran difíciles

iba a ministrar con seres humanos

que habían crecido y nacido en egipto

con una mentalidad de esclavo

con una mentalidad de idolatría con una

mentalidad de que no hay un mañana con

una mentalidad de que yo tiene que estar

en un templo

y del siglo 21

nosotros jamás podremos estar en sinaí

como estuvo no hay seis dejen a mí por

eso amén

pero nosotros hemos pasado por una

montaña más poderosa que fina y se llama

el monte calvario y ese dios del monte

pero que se levantó al tercer día no

solamente vino conmigo ahora a vista

dentro de mí ahora yo lo llevo por

dentro lleva por dentro

aleluya y si yo me muevo se mueve su

gloria donde yo abro la puerta se abre

la puerta y no hay que ir así de ahí hay

que ir al calvario

mi casa de dios entra mi vida y me diría

que a bendición usted sabe que el

trabajo iba sin ahí pues no se puede

hacer

uno de los pasajes dice que 70 ancianos

príncipes fueron con él hasta una parte

hasta una parte

o se fue con él un poquito más arriba

pero no fue adonde estaba muy 6

y moisés le dice al señor

señor muéstrame tu gloria

muéstrame tu gloria

muéstrame tu gloria

moises

vio las plagas sobre esto

voices

vio el más rojo dividirse

moisés presenció

la nube durante el día la columna de

fuego durante la noche

moisés habló cara a cara con dios

y aún le dice a ese dios muéstrame tu

gloria

usted sabe lo que pasa cuando dios

muestra su gloria

dice que la tierra temblaba

imagínate tú en tu desierto de tu vida

siendo fiel a dios

como tú puedes ser fiel

y que llegue el momento crucial en tu

vida como creyente que tú le diga el

señor señor muéstrame tu gloria

cuarto quieren ver la gloria del señor

no te hablan todos los milagros

pero algo más poderoso y permanente y

eterno

cuando yo tengo la gloria de dios en mi

vida y voy a gustito que está la puerta

cerrada yo tengo la autoridad para abrir

esas puertas y mantenerla abierta

porque yo no voy en mi nombre

yo lo bueno que yo estudiaba de lo que

yo sé yo viéndolo ya que el que se

levantará entre los muertos y ahora está

vivo y sigue vivo y sigue vivo y sigue

vivo yo quiero que demuestren su gloria

yo quiero ver su gloria aleluya

y conmigo al señor estatales señor

muéstrame tu gloria

cerremos los ojos por unos segundos

transporte monos a ese momento

eres tú

tú tu familia y dios

tú has visto cómo éste ha protegido a

través de los años

como él ha estado contigo en la ciudad y

en el desierto

tienes que estar soñando y en una visión

tu lo has vivido

ahora en ese silencio es esa quietud

tú le dices al señor señor muéstrame tu

gloria

señor muéstrame tu gloria

yo no quiero mucho ruido yo quiero ver

tu gloria

yo quiero saber que no estoy solo que no

estoy sola que aunque yo esté aunque mi

casa sea un desierto padre si tú

muestras tu gloria deja de ser desierto

y se convierte en tu casa mientras tú

demuestras tu gloria yo tengo esperanza

me detuve mente asturias

yo tengo autoridad y ya tuve mente tu

gloria nada de poder amar a la iglesia

mientras los muerte su gloria nadie nos

va a parar nadie nos va a detener y el

mismo diablo aleluya levanta tu mano el

señor de tratar de padres muestran un

estado muestra dos muestras de su gloria

pero para ver su gloria hay que salir de

esto

para ver su gloria hay que dejar esto

atrás

hay que re perder ese espíritu egipcio y

de faraón

para llover su gloria enseñó repente a

esto y todos los dioses

[Aplausos]

y llega el desierto en egipto él va a

castigar soy de egipto sale a egipto soy

de egipto

y llega sinaí

llega a sinaí

llega a sinaí

yo le dicen

a moisés

y aquí yo vengo a ti una nube espesa

para que el pueblo hoy que yo hablo

contigo

para que te crean para siempre

tú te imaginas

estar al pie de la montaña

no es la montaña al pies en el llano del

valle

y tú sabes que moisés v

al sinaí

y desde abajo

escuchas una voz diferente

que está hablando como dices

una voz que no puede ser inigualable

la naturaleza temblaba

porque esa voz fue la que al principio

dijo sella la tierra y fue la tierra

se parece las aguas de lo que es seco

esa voz creativa de dios le está

hablando a moisés en el monte sinaí

y tú tienes la bendición de estar a los

pies del monte

no hay manera de describirlo

no hay manera de hacer un vídeo de eso

con todos los efectos especiales que

existan el estar a los pies de la

montaña donde dios está hablando y tú lo

estás escuchando

cuánto darían

muchos de su vida por escuchar esas

botellas así

dios no sabe que se queda con moisés

ahora él comienza a llamar

cuando digan milk y mickey

medios que te haga

angélica angélica

sana

padilla

name

félix félix

cuando usted escuche esa voz de dios

dominico doménech y josé c

nancy nancy

qué bonito es experimental ángela angelo

mire mire

en ella

juana

wade

lucy

cuando dios comience a llamar

cuando yo te llamé por tu nombre

que tú creas que se han pasado los años

y se olvida porque tú no eres lo mejor

o porque pasa desapercibida

o porque la gente no se da cuenta que tú

estás que tú existe yo te digo en esta

hora

y ven y escuchan la iglesia

si tienes una discapacidad

y profetisa ability

gasión desert

eso es cierto pero ahora ahí

él conoce tu nombre y este va a llamar

por tu nombre porque no se equivoca aún

para ti él tiene un llamado aún para ti

no se ha cortado la mano de jehová

[Aplausos]

no importa lo que tenga haciendo ahora

este va a llamar

y que tú va a responder heme aquí en mi

aquí señor quién es que tú vas a dar

se va a someter

el clavo hacía heme aquí señor

es mi aquí

hay que matar nuestro yo para que el yo

soy entre nosotros

ante esas cosas en esta tarde

amigo acabamos

si eres parte de un grupo en la iglesia

grupo celular

un grupo ministerial

y dios llama a alguien del grupo

moix era parte de un grupo pero teníamos

salen todos de egipto llegan al desierto

pero dios llama a moisés a que suba

no hagamos como el pueblo judío en aquel

momento

una nueva ocasión de que moisés sube al

cielo al monte sinaí

muchas piezas que va a ser como las

demás veces que va a ser rápido yo me

llamo voy a subir arriba a ese monte y

me va a hablar y yo regreso al pueblo

bueno esta vez fue diferente

estaba moisés arriba con josué por el

sexto día y todavía dios no había

hablado de una sola palabra

yo me tiene que contar la hora

yo pedía que me da a mí ahora

dónde está dios

así que nosotros decimos mira metidos

esperando que todo está tu respuesta

donde tú estás

y mena moisés acostumbrado ya a que era

algo rápido sexto día y escucho nada de

dios se habrá ido a dormir

se ha olvidado que yo existo

no nunca se olvida

tenemos que desarrollar paciencia

esperar en dios

esperar en el señor

al séptimo día

entonces dios viene

y estuvo 34 días separado

el pueblo

que habito las plagas

el mar rojo dividirse

hábito a las señales

ahora que voy 6 tarta ellos le dicen

aaron que se ha quedado unos dioses

porque esos dioses nos sacaron de egipto

la impaciencia lleva a la destrucción

espiritual

y aarón

hay mucha diversidad especialmente

enseñaron lo hizo para los que no lo

mataron si tenía miedo lo que fuese

pero tengo un llamado

y bueno si ustedes quieren todo su oro y

hacemos un toro

y ese toro es el que nos sacó de egipto

por eso es iglesia

que nuestra fe no está basada en

milagros está basada en el conocimiento

de la palabra de dios la fe viene por el

hoy en hoy la palabra de dios que era

que cambia y en la que salva

la vida nos enseña del poder de dios

pero no te salvan esos 9

porque si no hay milagros no entonces no

sé a dios sino de milagros porque silva

dio lógica y sin los milagros dios sigue

siendo dios

yo así que tengo soberano

y el pueblo son buenos y muestran lo que

nos hacemos un dios

usted se imagina eso

a veces pero si yo hubiera sido dios no

y aparte esto es más agradecido

que lo saque de la esclavitud

te deseamos

que no era animación

y estuvieron un año en la llanura de

sinaí

ya se desesperaron

dios

en sus dios de orden

es un dios de tiempos

en sus dioses de proceso

es un dios de pactos

es obvio que su palabra no falla no

tarda él no se atrasa él no se olvida

puede que no esté mirando lo que yo

estoy haciendo pero dios

y está viendo lo que tú estás haciendo

dios está viendo tu desierto dios no

solamente ha visto tus éxitos sino que

estará contigo en el desierto

de cierto no quiere ser solamente una

vida de pecado

puede ser

gente personas

en algún momento administrar una

activamente en algún ministerio

y ahora están trabajando en otras cosas

pero tiene un llamado de parte de dios

que está ahí

y tú crees

y tú crees

que estás en el desierto pero déjame

decirte algo

independientemente de lo que tú creas el

dios que yo les sirvo y conocí en mi

niñez y aún todavía le sigo siendo fiel

a ese dios aún tú creas que tú su randy

tu ambiente

este es un desierto porque dios no te

sabe cómo tiene que esté usted yo te

digo tiene esta tarde con la autoridad

de la palabra él te está llamando por su

nombre

no te olvide lo que dios puso en ti no

te olvides lo que este dios no te olvide

jamás de tu llamado cuando éste diga

ángel ángel es mi aquí señor él me quiso

diverso nivel aquí estoy aquí estoy

ready aunque esté en un desierto pero yo

estoy ready porque no depende de mí

jamás va a depender de mí depende de que

me llamo después de de jesús después de

ese gran señor

[Aplausos]

un paréntesis y la predicación y ya

vamos terminando

nunca se olviden

cuando venga a la iglesia

ahora por nuestra gente que ahora mismo

está en el cuarto piso

como de las cámaras la internet online

este ministerio que no se ve que está

allá pero por ellos salimos en internet

yo sé que para hoy hoy para ellos es un

dolor de cabeza porque yo me paso me

paso moviéndome pero dios me prendí que

hay en el cuarto piso

[Aplausos]

yo no estoy diciendo

que la muerte no para tocar

la enfermedad no para tocar tragedias

viene

el problema viene

hay una escena

en una película que creo hollywood con

kevin costner clase de robin hood

y este escenario está cruzando como un

pequeño lago

y la profundidad de ese lago es hasta

las rodillas

suelte una pelea en escena con con líder

jon el pequeño un hombre más grande más

grande que kevin costner

y con él los domina y los pone en el

agua

y lirio levanta los pies

y entre es de agua de lección piensa tú

ganaste me estoy ahogando tres pies de

agua

y es lo que hace el diablo

te hace creer

desde casa ogando

te hace creer que no hay salida del

desierto

te hace creer que no hay esperanza

te hace creer que ya todo ha terminado

pero lo que el diablo no te dice que no

hay que salir del desierto y dios tiene

el desierto y va a liberar

me dio vida de cierto nivel a la

autoridad

para la novia

yo me quedé desierto con jesús

al final del día moisés entendió que no

era lo que le ofrecía era el dios que no

llevaba el que tenía todo para ello lo

victorioso a la tierra prometida y desde

esta tarde saide hito bendecida y idea

que ese dios habite en tu vida puestos

de pies

fui al que no conoce sillón esta tarde

y tu vida es un desierto

el señor del desierto hasta aquí

estatales

si tu hogar es un desierto

ven a los pies de zidane

deja que ese dios more en tu vida

[Música]

donde llega jesús

todo se hace santo

[Música]

donde llega a ese rey todo se hace santo

si sirves al señor y tu vida es un

desierto yo te pido que pases al frente

hay está tarde

y le debe tus pactos con el dios del

desierto

es momento de salir el momento de coger

y destapar el polvo de lo que dios te

dio si lo tienes en un closet si está en

un baúl si está internado si está

escondido si ya no tiene valor

dios te lista tiene esta tarde sal que

él viene el desierto para llamarte por

tu nombre y darte la autoridad que tú te

dejas esta tarde aleluya aleluya

[Música]

gracias a dios

[Música]

que por su gracia

no por mis fuerzas ni capacidades

gracias a dios porque tiene el control

en el desierto o aleluya

a la lluvia

[Música]

si tienes un llamado

he estado ahí en el closet pasa al

frente

vamos ahora para que dios levante y de 9

esas fuerzas

vamos a romper los desiertos de nuestras

casas

y sigue viendo

dios sigue viendo

dios sigue

por sigue viendo

aunque estés en un desierto

dios mora dentro de tu vida

y si dios mora dentro de tu vida

aun por donde yo caminé estoy caminando

para la autoridad y yo estoy haciendo

santo porque camino con el dios del

altísimo el dios del sinaí el dios que

se levanta de entre los muertos el dios

que me ha dado vida el dios que me da la

autoridad

yo tengo vida el mundo dice que yo estoy

en el desierto todo yo estoy viviendo en

la gloria en la gloria del sinaí

muéstrame tu gloria muéstrame tu gloria

a lula aleluya aleluya oh señor iglesias

familia

familia de esta iglesia familias

particulares

ustedes tienen un ministerio como

familia

diga el señor como familia muéstranos tu

gloria

cambia el desierto de mi familia rompe

toda la cadena de generaciones en el

nombre de jesús

o para de amado

vivir en señor aunque yo esté en un

desierto tú lo haces un oasis padre

aunque yo esté siendo tu presencia lo

hace como un oasis porque tú haces el

lugar santo santo santo santo santo

santo santo santo santo santo santo

santo santo santo santo santo santo

su mago no se ha cortado para con

nosotros

reprende el espíritu del desierto

repente ese espíritu de desierto y

acepta el te quiere mostrar su gloria

porque quiere vivir dentro de ti

[Música]

aleluya

gloria a dios

veic

[Música]

el resto de la iglesia nos cogemos de la

mano vamos a una cadena grande arriba y

abajo cogerse de la mano como un solo

pueblo

estamos metido todo

si mi hermano está en los desiertos yo

también puedo

no voy a enseñar a los yo también en el

desierto y con el mismo diga señor

aumente amatorias yo también me digo

padre padre amado muéstrame tu gloria

abre los ojos de tu iglesia en estos

momentos padres o señor impactado señor

jesus muéstranos tu gloria padre

muéstranos tu gloria

allí en el balcón puesta de su gloria

señor rompe cadenas

rompe cadenas

señor demuestra que tan indios y señor

del desierto que la gente no está sola

la gente lo está abandonada que hay

esperanza pueblo hay esperanza

porque no depende de nosotros depende de

dios de sinaí depende de dios del

calvario depende del vio que se levantó

el tenso el día

No hay lugar para la Violencia Domestica

el domingo pasado

yo cumplí 41 años

en el ministerio

[Aplausos]

thank you

y me alegro que se rían

y que tengan su estado de ánimo

preparado para recibir

hace un tiempo que estado reflexionando

en la iglesia del señor en general

no solamente congregación de juzgado

pero la iglesia grande es la iglesia

mayor

y una de las cosas

mirando atrás en mis 41 años en el

ministerio

y como yo viví

antes de entrar al ministerio antes de

que dios me llamara

y hay una placa

que ha estado afectando

no solamente en nuestra sociedad secular

pero también la iglesia de jesucristo

y las cosas hay que llamarlas por su

nombre

a veces pensamos que no pasa en nuestros

medios

que no ocurre en nuestras familias

que no se ve

dentro de otras culturas

pero es una plaga que afecta a todos

independientemente de la cultura color

de piel idioma nivel socioeconómico

y yo quiero leer de libros de de millas

algo que el profeta vivió hace muchos

siglos

capítulo 17

solamente verso 9 y el verso 10

dice el profeta jeremías

engañoso es el corazón más que todas las

cosas y perverso quien lo conocerá

yo jehová que escudriña la mente que

prueba el corazón para dar a cada uno

según su camino según el fruto de sus

obras

muchas veces cuando

hablamos con mis compañeros de

ministerio

cosas que nos unen

hablamos en términos teológicos porque

hemos estudiado

aspectos de la familia

pero apenas hablamos de nuestro

desarrollo como seres humanos antes de

ser llamado al ministerio

y en esta tarde yo quiero llamar a pasto

el mic que pase aquí

lleva solo una pequeña referencia

algo que en ello vivimos

en diferentes épocas en diferentes

países y diferentes culturas pero

vivimos lo mismo

diferentes épocas porque eres mayor que

yo

[Aplausos]

[Música]

[Aplausos]

yo compartía de lo cual basta isaías

esta semana y medio

hoy por la mañana que pudieran

previamente compasión testimonio de dos

minutos

fue casi una vida para hablar en dos

minutos

yo quiero una familia grande somos

muchos hijos

mi papá tuvo varias esposas

yo soy de la familia que en este caso

y somos ocho de esta familia yo soy el

tercero de los ocho

bueno me pregunté cuántos hijos tienen

papá porque la última vez que contamos

éramos 35

y de verdad no sabemos cuántos hermanos

tenemos somos muchísimo conozco a todos

pero yo vivía un ambiente muy difícil en

mi casa

un ambiente de mucha violencia

de mucha certidumbre

yo era un niño frustrado porque no sabía

lo que iba a pasar con mi mamá

no sabía cómo íbamos a amanecer en la

casa

varias veces yo vi policías llegar a la

casa

y habla con mi papá

abrirse más que yo

presencia en mi casa que yo no tenía la

habilidad de decir aquí

por tener muchos oficios itunes

ambientes

pero las escenas tremendas de violencia

yo vi a mi papá

violentamente a pulsar en mi madre

cientos de veces

y el temor de mi mamá

era que yo estaba creación

y he preguntado usted por qué con tantas

piezas porque hacemos ejercicio

que yo quiere está fuerte

yo quería crecer para un día enfrentarlo

y decir usted no la va a pegar más

y esto un día pasó

lastimosamente y yo le llegue el

besamanos desgraciadamente está un día

pasó en que yo tuve que enfrentarlo

y decir hasta aquí

hasta aquí

pero fueron escenas de violencias tan

tremendas que yo dije parto necesarias

hoy por la mañana

lo que mi mamá es hoy

una mujer de 73 años

si alma de dios

predica la palabra todos los días de una

sonrisa 15 para las 3

[Aplausos]

lo que ella es hoy

es todo por gracia de dios'

y yo les digo yo les digo a esta mujer

tendría todo para hacer la persona más

feliz miserable

de la historia

pero ella nos decía una frase decía hijo

yo creo en dios

pero no éramos cristianos no sabíamos

nada de eso mi abuela era

vivimos en otro mundo es decir yo creo

en dios y un día dios nos va a sacar de

aquí

mi papá murió hace seis años

y una cama

5 que yo por la enfermedad

pero por teléfono mi hermano al poner el

teléfono en su oído yo pude hablar con

él de cosas de amor de gracia de perdón

ya le creía en dios

y pude preguntar a él si tú reconoces

reconozco que dios te ama

dice la señora ahora

mi hermana decía que estaba lado de él

no puede hablar pero con la cabeza dice

que reconoce y que entrega sus vidas en

sus

yo pudiera quedar aquí 23 horas hablando

de todos estos horribles situaciones

horribles que vivimos en nuestra casa en

mi infancia

pero solamente para que usted en una

idea de que muchas veces vemos

situaciones difíciles y que dios entre

la historia y un momento exacto y entró

en la historia de mi vida cuando yo

tenía 11 años de edad

[Aplausos]

así hacemos con la esposa o la pareja

cuando usamos la violencia doméstica

ya sea física

emocional

después queremos venir como que nada ha

pasado

queremos recoger al individuo nuevamente

pero tú sabes qué

por más que los intereses

sigue qué

retrógado

la violencia doméstica no es un problema

es un pecado

hay que llamarlo por su nombre

mujer de dios

dios derramó su sangre por ti

dios derramó su sangre para darte a ti

imagen darte a ti posición darte a ti

estatus ponerte en lugares altos

el problema no eres tú el problema de

que tiene falta de espiritualidad el

problema es que ese hombre no con

todavía a dios como su salvador y señor

vive en perdón

va en el automóvil

tomaste la esquirla incorrecta

y otra vez

como querer basura

sabe el problema de eso

que fui hay hijos

van creciendo aprendiendo que la mujer

no tiene ningún valor

el primer problema es que usan la

secretividad

en la iglesia son buenos líderes

diezman

están en ministerios

ayudan

también no hay ningún problema

pero en la casa son otra cosa

entonces las familias que se rodean con

este tipo de individuo no pueden creer

que ese abusador

es que no compagina viste muy bien habla

muy bien tratado ya todo el mundo pero

ya su familia

yo pasé por la experiencia yo tenía

hasta que llegue el micrófono

yo tenía 15 años

voy a usar este

yo tenía 15 años

un domingo

12 del mediodía

estamos en la iglesia mi papá el pastor

de la dirigencia

un servicio increíble

pero realiza no sabía

que no habíamos comido desde el viernes

y no se podía comunicar a la iglesia

porque escandalizar la que tenía ocho

años hasta los 15 esa experiencia de los

fines de semana

y mira que a muchos se oro en la casa

para kristen hiciera algo

y yo crecí pensando dios está sordo

no me oye tengo hambre no aparece comida

nos decía en la casa cuando lleguemos a

la iglesia para obtener lo que la

manipulación astuta cuando lleguen a la

iglesia por favor hijos esposa no me

digan papá llámeme pastor para que la

iglesia me respete ok él le decía a la

iglesia mi familia no me quiere que mi

papá me llama me llama pastor

con eso que yo crecí

que después haber cogido odio a la

iglesia tenía todas las razones para

dejar la iglesia y el evangelio

yo tenía hambre como estos niños de 8

años que no hay comida

y me ha colocado ya 15 años

salimos de la iglesia fuimos a comer ice

cream o mi dios

ice cream sano que es eso

pero esa noche

a las 2 de la mañana

mi mamá tocó la puerta de mi cuarto

2 de la mañana isaías

tomaba te está llamando

ve a la marquesina para que hables con

él

yo no sabía

que la había ido al carro a buscar su

mágnum tri fifty seven para matar a mi

mamá y yo tenía 15 años

tenías razones para dejar la iglesia

cuando me encontré con él

yo creo que va a ser

y el medio que tengo que matar a tu mamá

yo me acosté dejando un pastor que más

lleva a comer a scream

evra t con un hombre que llama a mi mamá

a los 15 años

ya con lo que hablando con él

me apunto con su revólver

y yo pensé en esos momentos

estoy en la iglesia

que mucha gente

y nadie se ha dado cuenta

pero qué está pasando la familia

pastoral

él me decía muévete te voy a disparar

pero yo de los nervios no me podía mover

so hablando con él me entregó su alma

estoy muchas horas hablando en la sala

de la casa

pero eso no se quedó ahí

una de las cosas que vi como como hijo

llega a mi graduación de noveno grado en

puerto rico

mi hermano se ha graduado del sexto

grado

el mismo día

y mi masa se graduaba de primer grado el

mismo día

pero son solamente dos padres y hay tres

graduaciones a la misma hora

soy fue la mía a regañadientes

jimmy no haciendo bueno grado yo era

llevar tiene una medalla por mi promedio

en ciencias y matemáticas

y en aquel entonces el papá o la mamá

pasar al frente

para que con él yo recibiera esa medalla

esa fue de la graduación

no quería pasar el frente conmigo

si yo tuve que pasar el frente solo

y marcó lo que el principal de escuela

pregunto y tu papá y tu mamá no están en

otras grabaciones

tú sabes de eso para un hijo

tú entiendes el dolor

emocional para un hijo

o por ejemplo

yo jugué béisbol por muchos años

y él nunca tuvo el tiempo para el hogar

porque toda la iglesia

todo iglesia

de la moda en familia y me aclaró que la

única vez que me fuera jugar

me vio jugar por una por la mitad de una

entrada

fue lo que él vio jugar

porque yo vine a batir con las bases

llenas que tenía como 14 años y vi quién

estaba que estaba sentado

sabe que yo me saco como niño

me ponché adrede

en mi rebeldía como niño

no lo que sea que yo puedo batear

qué pasó cuando me ponche

s paramio de toda la gente cree un

escándalo como yo me había ponchado no

entendió lo importante de que estaba en

un parque para ver a su hijo

es el padre y no se nubes

el abusador con la mano que da

quiere acariciar por la noche

con la mano que señala después quiere

levantar

quitándole la dignidad

quitándole la imagen

yo diría que el abusador es un experto

en demolición humana

pero yo tengo tiene en esta tarde la

idea no solamente venido del señor jesús

ya sus pies ya su trono tú tienes que

tomar la decisión de parar de ser

abusador

para qué entonces espíritu santo pueda

trabajar contigo ayuda profesional y

pueda seguir adelante una iglesia como

nosotros no hay cabida ni espacio para

la violencia doméstica en ninguna forma

[Aplausos]

cuántas de nosotros

hemos llegado en este día así

no lo puedo dejar porque él es ciudadano

y yo no lo soy y él me amenazó

no lo puedo dejar porque no me va a

poder mantener

no lo puedo dejar porque me entregan a

la migra

no lo podremos quitar los hijos

no lo puedo dejar porque nadie me va a

creer

no lo puedo dejar porque nadie entiende

mujer

víctima nosotros entendemos

no solamente de boca

sino de hecho

hemos estado ahí hemos ayudado

el tiempo de parar

el tiempo que se detenga el abuso

queremos avivamiento

queremos mover del espíritu santo hay

que parar de abusar

hay que parar al tercer hombres

abusadores

hay también mujeres abusadora

hoy los hombres dieron amén con fuerza y

eso fue con fuerza

[Aplausos]

en ocasión pastoreando en el tener bronx

millón

llega esta niña de 8 años a la iglesia

aunque yo pastoreaba ahí

cuando llegue a llegar sus papás con

dolor en la barriga no

y yo le pregunto qué te pasa tengo

hambre

y yo le pregunto a mi hijo porque como

tienes hambre más allá este no pasó yo

comí ayer sábado

en el almuerzo no he comido

soy yo como tengo y yo no fui le compré

me acuerdo no le compre comida

detrás del cambio

picos y soda y la vida comiendo contenta

al punto que quiero llegar yo quiero que

se miren estatal de mierda que está a su

lado mira que esté a su lado

puede que tengamos que estar pasando por

ese problema en silencio porque no se

puede hablar no se puede decir

hay que mantener el silencio hay que

mantener el control hay que mantener la

sumisión

hay que mantener que nos dominen

hay que mantener la cabeza baja

cuidado con quién hablas cuidado lo que

dices cuidado lo que comunicas doble con

los pastores no hables con los líderes

no hagan nada

dios te ha creado a su imagen

y semejanza dios nos ha otorgado una

libertad que no podemos ser esclavos

reprendo ahora mismo la esclavitud de la

violencia doméstica

ese demonio lo vamos a estar y lo vamos

a echar fuera en el nombre de jesús como

iglesia no hay cabida es que no hay

cabida aparece demonio el señor lo

reprenda demonios que destruye la

familia que destruye los hijos que

destruye la esposa que destruye tu

imagen que puede destruir la iglesia de

este atleti no no a la violencia

doméstica fuera ese demonio

estamos hombre que toma en el comando

espiritual de sus hogares pero no con el

puño sino con la rodilla no con la boca

sino con el pensamiento de que ahora yo

toma el control de mi familia y ahora en

vez de usar el puño en los argumentos

emocionales o la manipulación yo como

sacerdote le entrego mi familia al señor

jesús para que la gobierne y la dirija

dice espíritu santo fluya fuera

violencia doméstica fuera todo demonio

yo quiero que mi familia prospere

yo quiero que mis hijos cambien

necesitamos una iglesia fuerte y

comienza en el hogar

no es solamente pedir perdón

tiene que haber un cambio

tiene que haber un cambio

tiene que haber un cambio

yo estoy diciendo

que a una relación no hay argumentos o

discusiones

yo he hecho eso

es la discusión que es como que quiere

matar a la persona

tú siempre tienes la razón

yo estuve trabajando un parte hace

algunos años atrás con una compañía en

cambridge

dedicada

a trabajar con hombres que son violentos

que la corta envía para estar allí

y allí había hombres de todas las razas

desde profesores de harvard hasta

abogados

y uno de ellos decía mira lo que le

provocaba la empresa doméstica es que

llegó a mi casa

y si veo las piezas de la sala

los zapatos de los muchachos ya ya perdí

la paciencia ya no tengo el control

en esos casos es lo que pasa

si hay hijos observando esa problemática

que papá llegó a la casa yo algo que no

le gusto

y le comienza a dar a la esposa los

hermanos los hijos le va a decir al niño

que dejó esas medias por tu culpa a mami

le están dando

por tu culpa le están gritando por tu

culpa por tu culpa por tu culpa por tu

culpa por tu culpa no

tú no tienes la culpa

tú no tienes la culpa

el abusador tiene la culpa

un niño que crece con problemas de

autoestima

va directamente al fracaso

va a ser bully la escuela va a ser pulir

el trabajo no va a tener seguridad como

persona

y puede que haga lo mismo en nuestra

relación puede que d

tuvo un caso una vez en el balón

la muchacha está casada tiene dos hijos

se llama pastor que yo puedo hacer cuál

es tu problema mi esposo ha cogido un

bate

y rompió los cristales del carro

y me dijo que me va a matar que yo debo

hacer

cuando hay ese extremo

y tú llamas al 911 ya

y el zapato dijo eso

si tú no estás save 911

porque tiene que ser para tu familia

mujer como dijo pastor mi carita

mujer que eres madre

tiene que aprender a ser madre primero y

mujer después

madre primero y mujer después

[Aplausos]

deja mujer digan amén

una de las cosas que habla que puede

ayudar es que la familia tiene que

mantener su vida

yo me acuerdo siendo

tendrá como 13 baños

pero somos tres hermanos de padre y

madre

tenía tres y no tenía días y me temía

5

y cuando llegamos para la iglesia que el

pastor ya va

ya le gustaba a veces manejar bien

rápido como para estar aún para

manipular

y me acuerdo que nosotros cuatro

cantaban

cantaban a un coro

que decía

pero empieza como de 40 minutos no

y comer aceleraba como que quería meter

este

voy de camino a tierra de canaán y voy

de camino

gloria aleluya a la tierra de canaán

decíamos venceremos a satán aleluya

venceremos a satán

venceremos a satán aleluya venceremos a

satán

y eso no mantuvo vivo

y ahora me río no pero

a veces pienso cómo está la gente

nuestra gente no en este pueblo que no

hablan

a veces decimos mi esposa no le pego

pero emocionalmente la tienes ahogada

ahogada no puede respirar

emocionalmente los muchachos no saben

qué hacer emocionalmente es un problema

hace algunos años trabajando en un sitio

esta empleada ávido vino a mi oficina

y me comentó su problema de violencia

doméstica

y en seguida le buscamos ayuda

pero ella

pensó y pensó y pensó

semana después la mataron

aquí en massachusetts

no pude escapar

criada en la iglesia

y es también

un líder ejemplar

que no pudo seguir

engañoso es el corazón

más que todas las cosas y perverso quien

lo conocerá yo jehová que escudriña la

mente que pruebo el corazón para dar

cada uno según su camino según el fruto

de sus obras

tal parece que jeremías estaba pensando

en problemas así problemas que no se ven

hombre de dios

si dios te ha dado una esposa

si dios te ha dado una pareja si dios te

ha dado una novia es para que la proteja

es para que la ames para que ella se

sienta segura en tus brazos

porque esa es tu responsabilidad

tienes que proteger tu rebaño

tiene que defender tu rebaño

primer caso los de una manera que ella

entienda de una manera honrosa y

orgullosa yo estoy casada o yo estoy con

mi novio que me cuida que me trata como

una flor que me considera como ayuda

idónea no como una enemiga no como un

animal no como un perro no como algo que

no sirve no como un mueble

como una ayuda idónea que dios me ha

dado

aleluya hay que parar de pisar a lo que

dios te ha dado protege tu familia no la

abunda no la niñez

no hagas al cast modelo que ellos te ha

dado protege y defiende lo que dios te

ha dado sé orgulloso de tu rebaño

planta esa bandera y diré señor no yo

voy a proteger lo que tú me has dado yo

voy a defender lo que tú me han dado yo

en mi caso voy a tener un altar

consagrado a ti porque en mi casa no

existe la violencia doméstica ese

demonio no tiene lugar en mi casa ni en

mi familia dice un problema genera

ciudad hay que cortarlo ahora en el

nombre de eso hay que romper con esa

generación diabólica

creo que hace que destruye y destruye y

destruye y destruye pero que esto ha

llegado para construir para construir

para construir y para levantar y para

levantar y para levantar y para levantar

[Aplausos]

quiero terminar

el temprano

como el llamado a toda la iglesia

no para que pase en el frente

para hacer conciencia

vamos a mirar al lado siempre

que se sienta a mi lado y como esta

que yo puedo hacer

necesitamos agentes que sean refugio

gente que no juzguen

gente que no señalen gente que puedan

abrir los brazos

las víctimas necesitan gente que escuche

ellos no quieren soluciones gente que

escuche y tu hombre

el problema son las drogas

el problema no es el alcohol

el problema no es la furia que te da de

momento el primer que te gusta manipular

y controlar

qué único control es el que murió en la

cruz y se levantó al texto el día de los

muertos

quien tiene la autoridad para hacer eso

tú no tiene ninguna autoridad dios tenía

una mujer no tengo una hija y un perro

ni una gallina de un cerdo tenía una

mujer

[Música]

aleluya

vamos atrás puesto de piezas

[Música]

no

[Música]

[Música]

y grecia

no permitamos ese demonio

hombre de dios

[Música]

es tu oportunidad para tomar una

decisión y cambiar

[Música]

hombre de dios toma el sacerdocio que

dios te ha dado

hombre de dios

toma control de tu familia

son los talentos que dios te ha dado

para que trabajes tu familia

tu esposa tus hijos

tu novia

tu amiga

no es la que lava o plancha o cocina

y una conferencia de matrimonios

y al final de conferencia dijeron una de

las mejores tácticas

para reconocer una mujer es que al final

de la comida le dejo una propiedad

y yo dije señor amado si yo lo vi había

una propina

me va a dar un sellado pentecostal

ama lo que tienes

[Música]

protégelos

[Música]

como puede admirar hacer

para tener un ministerio en la iglesia

si el primer ministerio que en tu

familia no lo puede proteger ni levantar

ni desarrollar

pero que esté del ministerio en la

iglesia qué pasa con la familia de

bandar me di cuenta por tu familia por

tus hijos por tu esposa

[Música]

muchachas joven

de santones

si el novio te dio de novio

[Música]

mira llama al 911

[Música]

de cuando acá había llamado al hombre

hacer boxeador

o artes marciales eso de autoridad sabe

qué autoridad que te respeten como

hombre por lo que tú representas por lo

que tú eres por lo que tú has hecho

hombres de dios agarra esos talentos que

dios te ha dado

que tus hijos sean tu legado

yo le debo lo que sea una madre que supo

ser madre antes que mujer

y siempre nos inculcó hay que seguir a

dios no se puede seguir al hombre hay

que seguir a dios hay que hacer que el

hombre

en mi caso me van a preguntar cómo palo

el abuso no bueno yo crecí

[Música]

a mi papá le gustaba jugar de manos pero

era para abusar

[Música]

y yo crecí callado no soy callado

de arriba sería de la escuela ya

practicar boxeo

y nadie sabía la casa que yo haya

oxidado

en un momento de esas cosas que pasan el

vino a jugar no para darle a uno de box

ya va yo me bajé bien le toque el pecho

no hay

y él entendió y me dice contigo no se

puede jugar

pero se acabó el abuso

físico

conmigo para la universidad

aquí le llaman él

[Música]

si me importó era el college board y el

mismo no había que pagar un dinero

y le pregunto a él estamos todos en la

mesa y ahora con un cuchillo en la mesa

de comer

[Música]

y que era lo que yo quería

[Música]

a los jóvenes les digo algo la gente

joven

no hay excusa para no seguir el señor

sueño pasé por todos y estoy aquí

[Música]

y su por lo que fue estar en una iglesia

y que mi papá el pastor

se burlaron de mí delante de la iglesia

por quizá ella tiene un problema que

nunca habló de eso y es que yo soy

tartamudo

y él me relajaba delante de la iglesia

por mi tarde amores

[Música]

es ahora la voz de jong

mi tartamudez

[Música]

yo nací

dale mi corazón al señor

a los 15 años

y entendí

que entregándole mi vida al señor

no importa lo que viniese

y yo me entregaría al señor

y quiero terminar con esto

para que oremos

mi papá guarda verde volver

cerca de su cama de una cajita

y él cometió el error que me llevó al

campo de tiro

para que yo practicará con él con el

magno maya tumba

[Música]

yo aprendí a disparar

pero que nunca supo hasta que casi para

morir que cuando yo comencé con ese con

ese revólver en el campo de este estilo

estábamos él y yo y un amigo de él

después que yo disparé una serie de

balas el blanco no está bien él se fue a

buscar el estar que para ver cuánto yo

había apuntado esconder está caminando

hacia y tal que viendo la tentación yo

tengo el revólver

tengo la paga esta es mi oportunidad

y como ser humano tuve que luchar en

esos momentos de 7 años no saber eso

para disparar

porque pensé dios no me está escuchando

tengo que acabar con la violencia

doméstica sin saber que dios y me están

escuchando

yo siempre he estado ahí

yo veía mi llanto en la almohada

en la cama

amanecer que cuando yo estaba en noveno

grado

por telecom se usan los uniforme en las

escuelas públicas se vio era negro y

blanco

yo pesaba 122 libras

son mis cinturas verdad más altura que

tengo ahora

era una cinturita

y este fue mi regalo para empezar el año

de clases en medio de su pantalón negro

hay 42

con una camisa extra laxe o no se ríe

ahora

pero ponte en mi lugar 15 años voy para

la escuela me quiero ver bien

sabe lo que yo usaba los pinches de ropa

por dentro de la camisa para pero eran

pantalones

nunca he dejado la iglesia y mire que

pasado por muchas

pero yo me entregué al señor

yo me entrego el señor

tienes que entregarte al señor

de la religión no a la iglesia no al

sistema tienes que venir a la cruz del

calvario sí señor perdóname por lo que

hecho quiero ser un hombre que dirige a

mi casa quiero ser un sacerdote que

dirija mi hogar quiero tomar en que en

hyde en todos por los pueblos

y sacará de la biblioteca de mi casa que

entre tú que entre tumbas de mi casa y

la alegría de mi casa haya paz aleluya

que no podamos reír

y disfrutar todo familia para que

entable cuando vengamos a la iglesia no

venimos así

[Música]

y podemos sentir su presencia todo el

tiempo vamos a juegos de la mano

arriba también sale lewis

a ver por aquí

vamos a orar por todos nosotros iglesia

es importante es importante es

importante

s de modo que sacarlo

ese demonio aunque no sea mi familia si

pasa en mi amistad o muy hermano

cristiano está pasando también conmigo

hay que sacarlo hay que andarlo y hay

que estar afuera

porque no tiene lugar en la casa del

señor cuando yo levanto mis manos tiene

que ser malo santa vamos libre fuera de

la violencia doméstica porque tiene

nombre

y apellido

y puede que tenga quien cantar de mujer

de dios no te preocupes que tengan sola

yo está mirando dios está viendo yo

también hay

para proteger tu familia debemos

proteger tus hijos para proteger lo que

tú tienes porque esos son entregados a

dios dios tiene el control

dios tiene el control y 100 tiene el

control descansa que dios tiene el

control de un dios no vedado

aleluya vamos a ahorrar esta tarde

repita conmigo señor

dios soberano

tú nos has llamado

a tener manos limpias un corazón puro

te damos gracias voluntad lentos de los

astados

dando la sabiduría

ya nos el espíritu para poder

desarrollar

lo que el pico tardado

[Música]

ahora sueños

vamos a hablar

demonio llamado violencia doméstica

y lo andamos en el poder de la sangre

y los llamo a la profundidad del de mar

y que se quedó ahí

con libertad

libertad para la víctima directa para

los hijos vivienda para el hombre y

venga para una iglesia

su nombre decimos

decimos

somos un pueblo libre somos un pueblo

libre

amén hermanas

solamente quiero dar seguimiento a ese

mensaje es importante que hablamos estas

cosas no hermanos que hay muchos que

sufren en secreto es importante que

hablemos las cosas y yo solo quiero

terminar eso invitando si hay personas

que necesitan hablar con alguien no se

quede callado hay líderes en esta

iglesia hay muchas hermanas y hay un

ministerio de hombres excelentes que

está aquí para ayudar a hombres que

quieren cambiar y estamos aquí para

ayudar no estamos aquí para para

criticar y nada para ayudar que la gente

esté bien en esta iglesia y solo quiero

terminar con una imagen que yo vi a

alguien usar una vez y como yo robo

ideas cuando yo pueda sentir que ahora

es el momento de hacerlo tengo aquí en

mis manos algo que tengo aquí

cuanto vale en este papel cuánto vale

20 dólares no ahora mira eso

[Música]

está todo arrugado o no

cuanto vale

nadie te puede quitar tu valor en los

ojos

somos hechos

en la imagen y semejanza de dios tú eres

una hija de dios un hijo de dios y nadie

ni nada se puede rebajar tu dignidad en

los ojos de dios hermanos somos un

pueblo redimido un pueblo santo un

pueblo sanado y nosotros vivimos como te

predicó el pastor para vivir en libertad

y en paz y en esta iglesia se va a

respirar la paz en los lugares de esta

iglesia se va a respirar la paz en los

matrimonios y entre los hijos la paz y

la vida abundante porque es el enemigo

que viene para matar robar y destruir

pero servimos un jesús que vino para que

tuviéramos vida y vida en abundancia

amén gracias a dios vamos a cargar fama

vamos a tomar un momento antes de irse

vamos a adorar al señor padre venimos

ante ti señor un pueblo redimido un

pueblo llamado por ti y reclamamos las

familias de nuestra iglesia para ti

declaramos sanidad de matrimonios

sanidad en corazones señor que tengamos

hogares de luxe en esta iglesia te

adoramos hermanos vamos a cantar no se

vaya todavía vamos a adorar al señor

El poder sagrado de un corazón

TRANSCIRPT

Ahora vamos a hablar de lo sagrado, de un corazón dispuesto a escuchar a Dios. Y el pasaje está en Primera de Samuel, capítulo 3, una historia famosa de escuela dominical. Todo niño que ha estado unos años en la escuela bíblica conoce este pasaje. Y una de las cosas que me llama la atención de este pasaje es que la situación social en la cual estaba el pueblo de Israel en aquel entonces es muy parecida al día de hoy.

Dios se había llamado a Elí como sumo sacerdote y bajo su ministerio él tenía la responsabilidad de educar, preparar, entrenar a ese legado de sacerdotes que día a día iban a estar trabajando con el pueblo. Esa era su responsabilidad. Pero uno de los problemas que siempre hemos tenido como seres humanos es que no sabemos escuchar. Oímos, pero no escuchamos.

Chuck Swindoll, un famoso predicador y escritor de libros cuenta, su vida se puso tan y tan ocupada, su itinerario en el trabajo, que es su ministerio, escribiendo libros, atendiendo llamados, yendo a conferencias, estaba una noche en su casa con su familia comiendo y él está comiendo como que Cristo viene en una hora. Su hija le dice, “Daddy, daddy, daddy, yo quiero hablar contigo y te voy a hablar bien rápido.” Él entendió, “No, niña, no hija, no, háblame con calma, no tienes por qué irte rápido.” Y la niña le dijo a él, “Daddy, si tu quieres que yo hable rápido escúchame, no rápido, lento para entonces yo poder hablar lento.”

A nosotros nos han programado que todo tiene que ser rápido. Esa es nuestra programación. Si estás jugando baseball te dicen, hay que anotar primero para que el lanzador se ponga nervioso. Hacen estadísticas quién hace un gol primero tiene chance de ganar un juego.

Samuel, como dice el pasaje, ministraba a Jehová en presencia de Elí y la palabra de Jehová escaseaba en aquellos días, no había visión con frecuencia. Entonces Samuel está siendo instruido en cómo trabajar como sacerdote, cómo dirigir una ceremonia, dónde y cuándo prender los candelabros, cuánto aceite poner en la lámpara, espera que en un momento que le va a tocar a él ser el sacerdote. Y dice el pasaje más adelante que él estaba durmiendo cerca del arca del pacto y la lámpara que todavía estaba encendida, y Elí estaba durmiendo en su sitio usual.

Samuel escucha su nombre y corre donde Elí. Elí está durmiendo. No te ha pasado a ti eso, que estás durmiendo y te despierta un muchacho y tu no sabes de qué están hablando? O como a veces me ha pasado a mí. Yo me levanto a la 1:30 de la mañana todos los días para ir a trabajar, si yo he dejado mi llave en el automóvil, en un sitio equivocado, y Vivian la ha recogido y la ha puesto en otro sitio, a las 2 de la mañana yo no consigo mi llave, so qué tengo que hacer? Vivian, dónde está la llave de mi carro? Ella entre un ojo cerrado y uno abierto, “oh, la puse…” tengo que [inaudible] para que yo le revele a ella dónde está esa llave.

So, Elí que es el sumo sacerdote, es el hombre que está encargado de toda la espiritualidad de Israel, es el experto al que todos miran como el líder religioso de ese momento, es un juez. No entendió tampoco porque para Elí hacía tanto tiempo que Dios no se comunicaba que él no podía pensar que ese era Dios. y él es el máximo líder, enseñando a Samuel todo lo práctico pero no la intimidad porque él no la tenía.

Samuel regresa a su aposento. Samuel, surge nuevamente el llamado, y él corre donde Elí. Y Elí le dice, “Yo no te he llamado, vuelve a tu aposento y descansa.” Surge una tercera vez y ahí Samuel entiende cuando Elí le explica que quien está llamando es Jehová. Y el escritor hace una aclaración y ahí nos vamos a detener por un tiempo.

Samuel no conocía la voz de Dios. Iglesia o congregación León de Judá, mañana comenzamos una semana de oración y ayuno. La idea es no es que añadas a tu agenda lo que va a pasar en esta semana, es que esta semana sea tu agenda para que puedas encontrarte con la voz de Dios.

Cuántos de nosotros como Samuel nos han presentado al Señor o dedicado cuando éramos niños? Cuántos hemos pedido al Señor cuando estábamos ya en la edad de juventud o en nuestra edad madura? Y pasamos el tiempo en la iglesia, venimos los domingos, venimos los miércoles, venimos los lunes, venimos los martes, venimos los sábados, dedicamos el tiempo por completo a la iglesia pero nunca hemos escuchado la voz de Dios hablarle a nosotros.

Para escuchar la voz de Dios lo primero, hay que hacer lo que Samuel hizo. Cuando Samuel respondió él regresó a su aposento. Dice en inglés, he lay down. Se acostó. Lo que implica hay que parar de correr. Nos tenemos que detener pero en este detener es para esperar qué es lo que Dios tiene para tu vida. Para yo poder detenerme, si eres líder en el ministerio de mujeres, quítate el saco de liderazgo y ve a tu aposento.

Si eres líder en los ministerios de hombres, quítate esa ropa de líder y camina a descansar al aposento que Dios tiene. Si eres pastor quítate ese rol de pastor y regresa a la cama a descansar y esperar que Dios te llame por tu nombre. Si eres líder de ujieres, líder de adoración, músicos o líderes, es un momento de parar, salirme de lo que estoy haciendo durante el día, ese [inaudible] que me consume mi mente, me consume mi corazón, detente. Hay que hacer un silencio, hay que tener paciencia, porque Dios se ha levantado de su trono para llamarte a ti por tu nombre.

No estamos programados para esperar. Eso no está en nuestro ADN pero Dios quiere que te pares. En la mañana yo dije que te pongas un zipper en la boca, qué difícil es eso. Detente. Tu sabes que cuando te despojas de todos esos roles entonces vas a asumir el rol de siervo, para que el Rey de Reyes y el Señor de Señores le hable a su siervo o a su sierva. Tenemos que romper con esta tradición generacional diabólica que el orgullo no nos permite desprendernos de lo que somos. No somos nada. Solamente somos siervos del Dios Altísimo.

Aleluya! Yo te reto a ti en esta tarde como reté en la mañana, iglesia, iglesia, hay que romper con los moldes viejos del orgullo. Hay que romper con los moldes viejos de la arrogancia, hay que entender que somos siervos, que Jesús murió por los siervos, por las siervas, y siendo nada tenemos acceso al trono de la gracia.

Cuando yo soy siervo, en la mañana tuve que explicar que yo me bajo del altar para que no se confundieran. Cuando yo soy siervo, mi hermano o mi hermana, yo lo veo como mi hermano o mi hermana, no hay rangos, no hay distinciones, no hay trato VIP, todos somos siervos. Jesús te necesita.

Esta semana puede ser un turning point en nuestra iglesia. Y el pastorado junto con los diáconos te estamos retando. Esta es la semana para hacer los cambios. Esta es la semana para cuando yo esté acostado y esté callado y esté en silencio, pueda escucha qué es lo que Dios tiene para mi vida. No llegar a donde ese sitio descansando con mi agenda propia y añadir lo que yo creo que él quiere para mi vida, o lo que yo quiero para mi vida, o lo que me han dicho que él tiene para mi vida.

Yo no quiero escuchar más lo que la gente dice que yo puedo hacer. Qué él tiene para mi vida? Porque como Samuel al final del tiempo, Samuel ungió a Saúl, primer rey de Israel, Samuel ungió a David, segundo rey de Israel, pero nada empezó cuando fue a ungir, empezó cuando se acostó y descansó. Y al acostarte tu estás dando todo, un compromiso total.

Si tu en tu casa con tu familia procesas en esta tarde qué yo puedo hacer diferente como familia en esta semana, es que como familia vamos a dejar de hablar para empezar a orar y a descansar. A ver qué Dios tiene para mi vida?

En la clase de parejas hay una clase que se le enseña a los hermanos, el uso de la servilleta o un pañuelo. Y la idea es que quien de la pareja tenga la servilleta o el pañuelo va a hablar y mientras la persona no suelte la servilleta o el pañuelo la otra parte no puede hablar. So, en esta semana Dios tiene la servilleta.

Algunos pueden decir, bueno, hay que estar en el lugar santo al lado del arca del pacto para que Dios me escuche? No. pedro estaba preso, encadenado y con una rotación de 4 soldados pero sus compañeros de milicia estaban orando y cuando Pedro fue libertado, que regresa a ese hogar que toca la puerta, hay una muchacha que reconoce a Pedro por su voz, cuando ella va para atrás dice, mira, afuera está Pedro. Tu estás loca, Pedro está preso.

Cuando la iglesia se acuesta a esperar que Dios hable Dios tiene un solo mensaje. Él no tiene 20 diferentes mensajes. Contaba en la mañana que cuando mi hijo salió de la coma inducida en el accidente, estábamos Vivian y yo en la cama y cuando él despertó por nuestro físico él no nos conoció. Cuando hablamos él reconoció nuestra voz y dijo, “Daddy y mami.” El accidente no le borró lo que él conocía.

Los accidentes de la vida en el Evangelio no pueden borrar lo que tu conoces. La voz de Dios es indiscutible, diferente y única en medio de otras voces. Es que tenemos que aprender a comenzar a apagar todo lo que está alrededor, comenzar a apagar en el nombre de Jesús, comenzar a apagarlo en el nombre de Jesús. Apaga a todo aquel que está hablando de lo que no tiene que hablar. Vamos a empezar por ahí. Vamos a hablar cosas constructivas, cosas positivas, vamos a construir el reino. No lo vamos a destruir con nuestra forma de expresarnos. Apaga, desconéctate para que entonces Jesús te pueda escuchar, tu puedas escuchar su llamado, porque Jesús te ha estado llamando pero tu no sabes que él te está llamando porque no conoces su voz.

Segundo punto, todos lo que estamos en liderazgo en esta iglesia, Dios te ha dado a ti un equipo para que lo prepares, para que lo entrenes, para que ese equipo que está debajo de ti, cuando venga la voz de Dios pueda reconocer la voz de Dios. No podemos trabajar como Elí, tenemos que trabajar como Samuel.

No se puede trabajar por la tradición ni por lo que yo sé, ni por lo que yo he obtenido. Hay que trabajar cómo es que la voz de Dios quiere que tu trabajes, cuál es el plan de Dios que viene del cielo, no mío. Cuántas veces vamos a una reunión con una agenda y esa es mi agenda, eso es lo que se va a discutir, eso es lo que vamos a hacer. Mi pregunta es, qué espacio tu como líder has dejado en la agenda para lo que Dios tiene que hacer dentro de tu ministerio? Hay que regresar a esa senda antigua en que Dios hable pero que sea Dios que hable con un plan en específico.

Y cuando Dios te da a ti el plan, by the way, piensen por un segundo que estamos en el cuarto con Samuel, pensemos que somos Samuel por un segundo. Y hemos trabajado y aprendido muchas cosas de lo que es la religión judía y después que Elí nos dice, cuando él te llame otra vez contéstale, ‘heme aquí, tu siervo escucha, y habla’ estamos esperando que él nos diga, ‘muchacho, buen trabajo. Adelante. Sigue haciéndolo. Te vamos a dar más trabajo.’

No, lo que Dios le dice según el pasaje a Samuel, es un mensaje fuerte, es un mensaje de castigo. Y le está hablando a Samuel de su jefe Elí, que va a destruir toda la casa. Y tengan en mente que Samuel tenía como 12 años, dicen los eruditos, era un niño. Imagínense la presión psicológica emocional de ese niño de recibir… por primera vez, escucha la voz de Dios y es una voz que tiene un mensaje para castigar. Cómo un niño va a procesar eso?

Y después al otro día, Elí le pregunta a él, ‘Qué fue lo que te habló a ti el Señor?’ Y ustedes saben que los niños no mienten o algunos. Los que somos padres sabemos eso. Hermanas, hermanos en esta tarde, en este día, Dios te ofrece una oportunidad, una semana para poner en pausa todo lo mío.

Cuánto tu darías si tu supieras que vas a escuchar la voz de Dios? Dios no va a hablar por un profeta. Dios quiere hablar contigo. Y cuando Dios quiere hablar contigo es porque hay un ministerio en específico, algo mayor, Dios piensa que tu eres importante. Dios cree que tu eres importante. Cuánto cuesta una semana en que yo me detengo de todo lo que yo hago para poder escuchar lo que Dios tiene para mi vida? Cuánto cuesta eso?

Un mensaje, iglesia, que va a cambiar el paradigma de esta ciudad, un mensaje que va a ser el turning point en tu vida. Tu tienes planes, como tenemos muchos y es bueno tener plan, pero es bueno saber si ese plan encaja en el plan perfecto que Dios tiene para tu vida. En inglés dirían, don’t serve for less. Por qué ceder a lo más fácil si Dios quiere que tu unjas reyes?

Si Dios quiere que tu como iglesia comiences a decirle a otros, yo no sé de ustedes, pero Dios nos está hablando a nuestra iglesia en este momento, en este tiempo, un momento crucial. La historia tiene que cambiar porque Dios todavía sigue siendo Dios y sigue hablando con su gente. Las órdenes están ya ready para salir. Tu tienes que estar dispuesto a escuchar. So, no te quejes, no te quejes, no te quejes, hay que ir al lugar de descanso, hay que descansar, hay que bajar la guardia, hay que creerle a Dios.

Y tu sabes qué? Hay que seguir a nuestros líderes. Hay que seguir a nuestros líderes. Samuel siguió a Elí. Todo lo que Samuel hizo Elí se lo enseñó. Muchos quieren recibir el llamado de ser Elí, sin acostarse. Muchos quieren ser Samuel sin acostarse. Muchos quieren ungir reyes sin pagar el precio de someterse, de comprometerse, o estés hasta la muerte o hasta que el Señor venga. Esto no es part time o temporal, la idea es que dondequiera que tu estés entres a ese lugar santo, te acuestes, descanses y pienses que en el momento de Dios él va a hablar con un mensaje para tu vida, un mensaje para cambiar, un mensaje para que tu sepas, ‘yo estoy encargado de lo que Dios me ha dado. Y si lo que Dios me ha dado a mí es discipulado, yo trabajo con discipulado porque eso me lo dio Dios.’

Y si Dios te ha dado a ti ser un ujier de la iglesia, hazlo con orgullo porque Dios te ha dado a ti un trabajo dentro del reino. Aleluya! En cada esquina si pensamos de esta manera, como iglesia, como pueblo de Dios, dondequiera que estemos, lo que Dios nos de es mejor que lo que podamos alcanzar porque lo que nos da Dios es permanente, es eterno, no es revocable, no nos lo pueden quitar.

Ojo que no me ponen en nada, decía [inaudible] que estaba en Nueva York. Sabes qué? Donde tu estás en tu trabajo, tu eres llamado. Tu puedes cambiar el ambiente de tu trabajo porque tus ordenes no vienen de Recursos Humanos, tus ordenes vienen de un Cristo que fue clavado en la cruz pero se levantó al tercer día con una autoridad y ya él venció al mundo.

Iglesia, regresa al aposento y descansa y deja que Dios sea Dios. Tú has tu trabajo pero deja que Dios sea Dios. Jamás te va a defraudar.

En el verso 19, con esto voy a acabar, de ese capítulo el escritor nos dice, “Y Samuel creció y Jehová estaba con él y no dejó caer a tierra ninguna de sus palabras.”

Cuando escuchamos la voz de Dios y actuamos en ese mandamiento de Dios lo que digamos no va a caer a tierra. Lo que hemos predicado no va a caer a tierra. Lo que hemos creído por años no va a caer a tierra. Dios tiene un tiempo. Dios tiene un momento pero también Dios tiene a su palabra. Y su palabra no volverá atrás vacía.

Yo lo he visto en mi vida. Cuando no escucho su voz me meto en problema, cuando escucho su voz no tengo problemas. Qué mejor que escuchar la voz. So, de hoy en adelante póngale un zipper a su boca y comience a escuchar, no a oír, comience a escuchar que Dios te está llamando.

A veces decimos, bueno, para qué Dios me quiere a mí en esta tierra? Un zipper en la boca y comience a escuchar. Deja que él te hable. Él te va a dirigir. Lo mejor de todo es cuando yo estoy como siervo, cuando yo estoy como siervo en ese sitio tan tranquilo, no tengo que ser líder porque el Rey de Reyes está conmigo en ese sitio, yo soy su sirviente y le sirvo y le adoro. No tengo que ser líder, yo puedo descansar en las manos del trono del Dios poderoso.

Cuántos quisieran vivir así de esa manera? Descansando. No importa lo que pase afuera, yo estoy descansando porque mi Dios está encargado del asunto. Yo solamente trabajo en la obra. Él, que murió por mí, es el dueño de la obra. Y él no nos dejará caer en vergüenza. So, líderes, pastores, gózate en esta tarde, regocíjate en el descanso y espera que Dios te va a hablar. Dios va a hablar, Dios va a hablar y te va a dar nuevas órdenes.

Cuántos alabarán su nombre? Cuántos quieren que Dios les hable? Cuántos están esperando la orden del cielo? Cuántos estamos esperando la orden del cielo para marchar, para conquistar, para vencer, para romper cadenas generacionales, para vencer al enemigo, para decirle a este pueblo, hay esperanza? Porque nosotros no tenemos que pelear, tenemos que descansar y él pelea por nosotros. Él tiene el control.

Aleluya! Que nuestros corazones se unan y puedan escuchar la voz de Dios. Que nuestros corazones puedan realmente abrirse y decir, Señor, he aquí tu siervo. Yo voy a descansar para que tu seas Dios. yo quiero que tu me hables porque yo quiero mis nuevas órdenes. Ordenes que son enormes, es como un big boom, something is coming. Algo viene para esta iglesia, no en el futuro, pronto, pero tenemos que descansar para que Dios sea Dios. Dios les bendiga.

Ahora vamos a hablar de lo sagrado, de un corazón dispuesto a escuchar a Dios. Y el pasaje está en Primera de Samuel, capítulo 3, una historia famosa de escuela dominical. Todo niño que ha estado unos años en la escuela bíblica conoce este pasaje. Y una de las cosas que me llama la atención de este pasaje es que la situación social en la cual estaba el pueblo de Israel en aquel entonces es muy parecida al día de hoy.

Dios se había llamado a Elí como sumo sacerdote y bajo su ministerio él tenía la responsabilidad de educar, preparar, entrenar a ese legado de sacerdotes que día a día iban a estar trabajando con el pueblo. Esa era su responsabilidad. Pero uno de los problemas que siempre hemos tenido como seres humanos es que no sabemos escuchar. Oímos, pero no escuchamos.

Chuck Swindoll, un famoso predicador y escritor de libros cuenta, su vida se puso tan y tan ocupada, su itinerario en el trabajo, que es su ministerio, escribiendo libros, atendiendo llamados, yendo a conferencias, estaba una noche en su casa con su familia comiendo y él está comiendo como que Cristo viene en una hora. Su hija le dice, “Daddy, daddy, daddy, yo quiero hablar contigo y te voy a hablar bien rápido.” Él entendió, “No, niña, no hija, no, háblame con calma, no tienes por qué irte rápido.” Y la niña le dijo a él, “Daddy, si tu quieres que yo hable rápido escúchame, no rápido, lento para entonces yo poder hablar lento.”

A nosotros nos han programado que todo tiene que ser rápido. Esa es nuestra programación. Si estás jugando baseball te dicen, hay que anotar primero para que el lanzador se ponga nervioso. Hacen estadísticas quién hace un gol primero tiene chance de ganar un juego.

Samuel, como dice el pasaje, ministraba a Jehová en presencia de Elí y la palabra de Jehová escaseaba en aquellos días, no había visión con frecuencia. Entonces Samuel está siendo instruido en cómo trabajar como sacerdote, cómo dirigir una ceremonia, dónde y cuándo prender los candelabros, cuánto aceite poner en la lámpara, espera que en un momento que le va a tocar a él ser el sacerdote. Y dice el pasaje más adelante que él estaba durmiendo cerca del arca del pacto y la lámpara que todavía estaba encendida, y Elí estaba durmiendo en su sitio usual.

Samuel escucha su nombre y corre donde Elí. Elí está durmiendo. No te ha pasado a ti eso, que estás durmiendo y te despierta un muchacho y tu no sabes de qué están hablando? O como a veces me ha pasado a mí. Yo me levanto a la 1:30 de la mañana todos los días para ir a trabajar, si yo he dejado mi llave en el automóvil, en un sitio equivocado, y Vivian la ha recogido y la ha puesto en otro sitio, a las 2 de la mañana yo no consigo mi llave, so qué tengo que hacer? Vivian, dónde está la llave de mi carro? Ella entre un ojo cerrado y uno abierto, “oh, la puse…” tengo que [inaudible] para que yo le revele a ella dónde está esa llave.

So, Elí que es el sumo sacerdote, es el hombre que está encargado de toda la espiritualidad de Israel, es el experto al que todos miran como el líder religioso de ese momento, es un juez. No entendió tampoco porque para Elí hacía tanto tiempo que Dios no se comunicaba que él no podía pensar que ese era Dios. y él es el máximo líder, enseñando a Samuel todo lo práctico pero no la intimidad porque él no la tenía.

Samuel regresa a su aposento. Samuel, surge nuevamente el llamado, y él corre donde Elí. Y Elí le dice, “Yo no te he llamado, vuelve a tu aposento y descansa.” Surge una tercera vez y ahí Samuel entiende cuando Elí le explica que quien está llamando es Jehová. Y el escritor hace una aclaración y ahí nos vamos a detener por un tiempo.

Samuel no conocía la voz de Dios. Iglesia o congregación León de Judá, mañana comenzamos una semana de oración y ayuno. La idea es no es que añadas a tu agenda lo que va a pasar en esta semana, es que esta semana sea tu agenda para que puedas encontrarte con la voz de Dios.

Cuántos de nosotros como Samuel nos han presentado al Señor o dedicado cuando éramos niños? Cuántos hemos pedido al Señor cuando estábamos ya en la edad de juventud o en nuestra edad madura? Y pasamos el tiempo en la iglesia, venimos los domingos, venimos los miércoles, venimos los lunes, venimos los martes, venimos los sábados, dedicamos el tiempo por completo a la iglesia pero nunca hemos escuchado la voz de Dios hablarle a nosotros.

Para escuchar la voz de Dios lo primero, hay que hacer lo que Samuel hizo. Cuando Samuel respondió él regresó a su aposento. Dice en inglés, he lay down. Se acostó. Lo que implica hay que parar de correr. Nos tenemos que detener pero en este detener es para esperar qué es lo que Dios tiene para tu vida. Para yo poder detenerme, si eres líder en el ministerio de mujeres, quítate el saco de liderazgo y ve a tu aposento.

Si eres líder en los ministerios de hombres, quítate esa ropa de líder y camina a descansar al aposento que Dios tiene. Si eres pastor quítate ese rol de pastor y regresa a la cama a descansar y esperar que Dios te llame por tu nombre. Si eres líder de ujieres, líder de adoración, músicos o líderes, es un momento de parar, salirme de lo que estoy haciendo durante el día, ese [inaudible] que me consume mi mente, me consume mi corazón, detente. Hay que hacer un silencio, hay que tener paciencia, porque Dios se ha levantado de su trono para llamarte a ti por tu nombre.

No estamos programados para esperar. Eso no está en nuestro ADN pero Dios quiere que te pares. En la mañana yo dije que te pongas un zipper en la boca, qué difícil es eso. Detente. Tu sabes que cuando te despojas de todos esos roles entonces vas a asumir el rol de siervo, para que el Rey de Reyes y el Señor de Señores le hable a su siervo o a su sierva. Tenemos que romper con esta tradición generacional diabólica que el orgullo no nos permite desprendernos de lo que somos. No somos nada. Solamente somos siervos del Dios Altísimo.

Aleluya! Yo te reto a ti en esta tarde como reté en la mañana, iglesia, iglesia, hay que romper con los moldes viejos del orgullo. Hay que romper con los moldes viejos de la arrogancia, hay que entender que somos siervos, que Jesús murió por los siervos, por las siervas, y siendo nada tenemos acceso al trono de la gracia.

Cuando yo soy siervo, en la mañana tuve que explicar que yo me bajo del altar para que no se confundieran. Cuando yo soy siervo, mi hermano o mi hermana, yo lo veo como mi hermano o mi hermana, no hay rangos, no hay distinciones, no hay trato VIP, todos somos siervos. Jesús te necesita.

Esta semana puede ser un turning point en nuestra iglesia. Y el pastorado junto con los diáconos te estamos retando. Esta es la semana para hacer los cambios. Esta es la semana para cuando yo esté acostado y esté callado y esté en silencio, pueda escucha qué es lo que Dios tiene para mi vida. No llegar a donde ese sitio descansando con mi agenda propia y añadir lo que yo creo que él quiere para mi vida, o lo que yo quiero para mi vida, o lo que me han dicho que él tiene para mi vida.

Yo no quiero escuchar más lo que la gente dice que yo puedo hacer. Qué él tiene para mi vida? Porque como Samuel al final del tiempo, Samuel ungió a Saúl, primer rey de Israel, Samuel ungió a David, segundo rey de Israel, pero nada empezó cuando fue a ungir, empezó cuando se acostó y descansó. Y al acostarte tu estás dando todo, un compromiso total.

Si tu en tu casa con tu familia procesas en esta tarde qué yo puedo hacer diferente como familia en esta semana, es que como familia vamos a dejar de hablar para empezar a orar y a descansar. A ver qué Dios tiene para mi vida?

En la clase de parejas hay una clase que se le enseña a los hermanos, el uso de la servilleta o un pañuelo. Y la idea es que quien de la pareja tenga la servilleta o el pañuelo va a hablar y mientras la persona no suelte la servilleta o el pañuelo la otra parte no puede hablar. So, en esta semana Dios tiene la servilleta.

Algunos pueden decir, bueno, hay que estar en el lugar santo al lado del arca del pacto para que Dios me escuche? No. pedro estaba preso, encadenado y con una rotación de 4 soldados pero sus compañeros de milicia estaban orando y cuando Pedro fue libertado, que regresa a ese hogar que toca la puerta, hay una muchacha que reconoce a Pedro por su voz, cuando ella va para atrás dice, mira, afuera está Pedro. Tu estás loca, Pedro está preso.

Cuando la iglesia se acuesta a esperar que Dios hable Dios tiene un solo mensaje. Él no tiene 20 diferentes mensajes. Contaba en la mañana que cuando mi hijo salió de la coma inducida en el accidente, estábamos Vivian y yo en la cama y cuando él despertó por nuestro físico él no nos conoció. Cuando hablamos él reconoció nuestra voz y dijo, “Daddy y mami.” El accidente no le borró lo que él conocía.

Los accidentes de la vida en el Evangelio no pueden borrar lo que tu conoces. La voz de Dios es indiscutible, diferente y única en medio de otras voces. Es que tenemos que aprender a comenzar a apagar todo lo que está alrededor, comenzar a apagar en el nombre de Jesús, comenzar a apagarlo en el nombre de Jesús. Apaga a todo aquel que está hablando de lo que no tiene que hablar. Vamos a empezar por ahí. Vamos a hablar cosas constructivas, cosas positivas, vamos a construir el reino. No lo vamos a destruir con nuestra forma de expresarnos. Apaga, desconéctate para que entonces Jesús te pueda escuchar, tu puedas escuchar su llamado, porque Jesús te ha estado llamando pero tu no sabes que él te está llamando porque no conoces su voz.

Segundo punto, todos lo que estamos en liderazgo en esta iglesia, Dios te ha dado a ti un equipo para que lo prepares, para que lo entrenes, para que ese equipo que está debajo de ti, cuando venga la voz de Dios pueda reconocer la voz de Dios. No podemos trabajar como Elí, tenemos que trabajar como Samuel.

No se puede trabajar por la tradición ni por lo que yo sé, ni por lo que yo he obtenido. Hay que trabajar cómo es que la voz de Dios quiere que tu trabajes, cuál es el plan de Dios que viene del cielo, no mío. Cuántas veces vamos a una reunión con una agenda y esa es mi agenda, eso es lo que se va a discutir, eso es lo que vamos a hacer. Mi pregunta es, qué espacio tu como líder has dejado en la agenda para lo que Dios tiene que hacer dentro de tu ministerio? Hay que regresar a esa senda antigua en que Dios hable pero que sea Dios que hable con un plan en específico.

Y cuando Dios te da a ti el plan, by the way, piensen por un segundo que estamos en el cuarto con Samuel, pensemos que somos Samuel por un segundo. Y hemos trabajado y aprendido muchas cosas de lo que es la religión judía y después que Elí nos dice, cuando él te llame otra vez contéstale, ‘heme aquí, tu siervo escucha, y habla’ estamos esperando que él nos diga, ‘muchacho, buen trabajo. Adelante. Sigue haciéndolo. Te vamos a dar más trabajo.’

No, lo que Dios le dice según el pasaje a Samuel, es un mensaje fuerte, es un mensaje de castigo. Y le está hablando a Samuel de su jefe Elí, que va a destruir toda la casa. Y tengan en mente que Samuel tenía como 12 años, dicen los eruditos, era un niño. Imagínense la presión psicológica emocional de ese niño de recibir… por primera vez, escucha la voz de Dios y es una voz que tiene un mensaje para castigar. Cómo un niño va a procesar eso?

Y después al otro día, Elí le pregunta a él, ‘Qué fue lo que te habló a ti el Señor?’ Y ustedes saben que los niños no mienten o algunos. Los que somos padres sabemos eso. Hermanas, hermanos en esta tarde, en este día, Dios te ofrece una oportunidad, una semana para poner en pausa todo lo mío.

Cuánto tu darías si tu supieras que vas a escuchar la voz de Dios? Dios no va a hablar por un profeta. Dios quiere hablar contigo. Y cuando Dios quiere hablar contigo es porque hay un ministerio en específico, algo mayor, Dios piensa que tu eres importante. Dios cree que tu eres importante. Cuánto cuesta una semana en que yo me detengo de todo lo que yo hago para poder escuchar lo que Dios tiene para mi vida? Cuánto cuesta eso?

Un mensaje, iglesia, que va a cambiar el paradigma de esta ciudad, un mensaje que va a ser el turning point en tu vida. Tu tienes planes, como tenemos muchos y es bueno tener plan, pero es bueno saber si ese plan encaja en el plan perfecto que Dios tiene para tu vida. En inglés dirían, don’t serve for less. Por qué ceder a lo más fácil si Dios quiere que tu unjas reyes?

Si Dios quiere que tu como iglesia comiences a decirle a otros, yo no sé de ustedes, pero Dios nos está hablando a nuestra iglesia en este momento, en este tiempo, un momento crucial. La historia tiene que cambiar porque Dios todavía sigue siendo Dios y sigue hablando con su gente. Las órdenes están ya ready para salir. Tu tienes que estar dispuesto a escuchar. So, no te quejes, no te quejes, no te quejes, hay que ir al lugar de descanso, hay que descansar, hay que bajar la guardia, hay que creerle a Dios.

Y tu sabes qué? Hay que seguir a nuestros líderes. Hay que seguir a nuestros líderes. Samuel siguió a Elí. Todo lo que Samuel hizo Elí se lo enseñó. Muchos quieren recibir el llamado de ser Elí, sin acostarse. Muchos quieren ser Samuel sin acostarse. Muchos quieren ungir reyes sin pagar el precio de someterse, de comprometerse, o estés hasta la muerte o hasta que el Señor venga. Esto no es part time o temporal, la idea es que dondequiera que tu estés entres a ese lugar santo, te acuestes, descanses y pienses que en el momento de Dios él va a hablar con un mensaje para tu vida, un mensaje para cambiar, un mensaje para que tu sepas, ‘yo estoy encargado de lo que Dios me ha dado. Y si lo que Dios me ha dado a mí es discipulado, yo trabajo con discipulado porque eso me lo dio Dios.’

Y si Dios te ha dado a ti ser un ujier de la iglesia, hazlo con orgullo porque Dios te ha dado a ti un trabajo dentro del reino. Aleluya! En cada esquina si pensamos de esta manera, como iglesia, como pueblo de Dios, dondequiera que estemos, lo que Dios nos de es mejor que lo que podamos alcanzar porque lo que nos da Dios es permanente, es eterno, no es revocable, no nos lo pueden quitar.

Ojo que no me ponen en nada, decía [inaudible] que estaba en Nueva York. Sabes qué? Donde tu estás en tu trabajo, tu eres llamado. Tu puedes cambiar el ambiente de tu trabajo porque tus ordenes no vienen de Recursos Humanos, tus ordenes vienen de un Cristo que fue clavado en la cruz pero se levantó al tercer día con una autoridad y ya él venció al mundo.

Iglesia, regresa al aposento y descansa y deja que Dios sea Dios. Tú has tu trabajo pero deja que Dios sea Dios. Jamás te va a defraudar.

En el verso 19, con esto voy a acabar, de ese capítulo el escritor nos dice, “Y Samuel creció y Jehová estaba con él y no dejó caer a tierra ninguna de sus palabras.”

Cuando escuchamos la voz de Dios y actuamos en ese mandamiento de Dios lo que digamos no va a caer a tierra. Lo que hemos predicado no va a caer a tierra. Lo que hemos creído por años no va a caer a tierra. Dios tiene un tiempo. Dios tiene un momento pero también Dios tiene a su palabra. Y su palabra no volverá atrás vacía.

Yo lo he visto en mi vida. Cuando no escucho su voz me meto en problema, cuando escucho su voz no tengo problemas. Qué mejor que escuchar la voz. So, de hoy en adelante póngale un zipper a su boca y comience a escuchar, no a oír, comience a escuchar que Dios te está llamando.

A veces decimos, bueno, para qué Dios me quiere a mí en esta tierra? Un zipper en la boca y comience a escuchar. Deja que él te hable. Él te va a dirigir. Lo mejor de todo es cuando yo estoy como siervo, cuando yo estoy como siervo en ese sitio tan tranquilo, no tengo que ser líder porque el Rey de Reyes está conmigo en ese sitio, yo soy su sirviente y le sirvo y le adoro. No tengo que ser líder, yo puedo descansar en las manos del trono del Dios poderoso.

Cuántos quisieran vivir así de esa manera? Descansando. No importa lo que pase afuera, yo estoy descansando porque mi Dios está encargado del asunto. Yo solamente trabajo en la obra. Él, que murió por mí, es el dueño de la obra. Y él no nos dejará caer en vergüenza. So, líderes, pastores, gózate en esta tarde, regocíjate en el descanso y espera que Dios te va a hablar. Dios va a hablar, Dios va a hablar y te va a dar nuevas órdenes.

Cuántos alabarán su nombre? Cuántos quieren que Dios les hable? Cuántos están esperando la orden del cielo? Cuántos estamos esperando la orden del cielo para marchar, para conquistar, para vencer, para romper cadenas generacionales, para vencer al enemigo, para decirle a este pueblo, hay esperanza? Porque nosotros no tenemos que pelear, tenemos que descansar y él pelea por nosotros. Él tiene el control.

Aleluya! Que nuestros corazones se unan y puedan escuchar la voz de Dios. Que nuestros corazones puedan realmente abrirse y decir, Señor, he aquí tu siervo. Yo voy a descansar para que tu seas Dios. yo quiero que tu me hables porque yo quiero mis nuevas órdenes. Ordenes que son enormes, es como un big boom, something is coming. Algo viene para esta iglesia, no en el futuro, pronto, pero tenemos que descansar para que Dios sea Dios. Dios les bendiga.

Vivir la verdad con amor

TRANSCRIPT

Voy a leer los primeros versos del capítulo 4, lea así la Palabra del Señor, y mantengamos en mente que Pablo está escribiendo desde la prisión: “Yo pues preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbrem soportándoos con paciencia los unos a los otros con amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; un cuerpo y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; un Señor, una fe, un bautismo, un Dios, y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos; pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo.”

“Por lo cual dice: subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dió dones a los hombres. Y de eso que subió ¿qué es? sino que también había descendido a la parte más baja de la tierra?”

“El que descendió es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo, y Él mismo constituyó a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, a otros pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo aquél que es la cabeza, esto es Cristo de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.”

Dios bendiga Su Palabra en esta tarde, oremos: Padre celestial y amado, me pongo delante de Tu Presencia en estos momentos para que Tú traigas Palabra a Tu pueblo, que yo solamente sea un canal pero todo venga de Ti para enriquecimiento de nuestras vidas y almas, todo eso te pedimos, amén.

En este período bíblico, el cual nos ha tocado vivir como una generación, trae consigo unos retos, desafíos que provocan en nosotros el definir nuestra posición y actitud de manera intencional y directa de nuestra realidad como seguidores de nuestro Señor Jesucristo, en un mundo que es influenciado por el intelectualismo y el humanismo. El propósito de estas tendencias es confundir, socavar, separar y dividir lo que hemos sido enseñados, en lo que hemos crecido, lo que hemos escuchado, y lo que la Palabra dice.

En algunos momentos cuando transitamos por esta vida nos viene nuestro pasado, y el pasado muchas veces en ese proceso determina nuestro presente y nuestro futuro. Escuchando al Apóstol Pablo en esta tarde yo quiero decirte, primero: no dejes que tu pasado defina tu presente ni defina tu futuro. La Iglesia de Éfeso estaba en un sitio muy importante ya que el comercio de Asia Central Menor y toda Roma se beneficiaba de ella, y Pablo entendía que esta ciudad refleja un privilegio que tenían con César, ya que le producían mucho dinero, so para los romanos era una ciudad muy importante, lo que va a traer entonces las complejidades de que los creyentes que entren a esta Iglesia vienen de un trasfondo judío, de un trasfondo romano, de un trasfondo greco-romano, de un trasfondo humanista.

¿Y qué es interesante? que el Apóstol Pablo estando preso les dice a ellos: os ruego, les suplico, les imploro que andéis como es digno de la ocasión con que fuisteis llamados, y a esta hora yo quiero que tú que estás conmigo repitas esta frase: vamos a vivir la verdad en amor, ese es el tema de la prédica de esta tarde.

Tal parece que Pablo los conoce bien porque después de hacer esa súplica, que andéis como es digno, él añade “con toda humildad y mansedumbre”, con toda humildad y mansedumbre. Y él añade algo que quizá no aplica ahora cuando dice: “soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor.” Dile a tu hermano esta tarde: soportándote con paciencia y con amor. ¿Qué le parece ese ejercicio vocal, no?

Hablando con Roberto esta semana acerca de estos pasajes, Roberto me comentaba de la necesidad de que nuestra gente esté al tanto de que las estrategias y programas que vamos a emprender de Evangelismo tienen que estar fundamentadas en el amor. No pueden estar fundamentadas en mi educación, no pueden estar fundamentadas en mi experiencia, tienen que estar fundamentadas en el amor de nuestro Señor Jesucristo ya que el amor me mueve a mí a compartir la historia.

So Pablo establece primero: “os ruego que andéis como es digno, con toda humildad y mansedumbre” y después añade: “soportándoos con paciencia los unos a los otros” y después añade: “guardad la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz”.

Para un pueblo en el siglo XXI poder tener éxito en estrategias de Evangelismo y alcance fuera de nuestro edificio tiene que comenzar estando al tanto de que mi motivación y propósito surge de que yo no merezco nada, y lo que he recibido lo he recibido por gracia, y aunque yo no lo entienda sigo ese mandato de que tengo que estar entonces preparado y dispuesto para decirle a otro: Dios te ama, Cristo te ama.

Pablo entonces nos recuerda, tal parece que le está hablando a niños de escuela dominical pero él le está hablando a gente adulta, y les dice: así ya no seremos niños zarandeados por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de enseñanza, Pablo tenía la experiencia de estar sobre un bote y él sentir lo que una ola hacía con un bote de lado a lado, y cómo lo rompía, y él compara eso con toda enseñanza que no es bíblica, y cómo eso rompe y corrompe lo que nosotros deberíamos tener en todo momento: vivir la verdad con amor.

Pablo está preso, estuvo dos años trabajando en Éfeso, ya él no está presente en Éfeso, pero Pablo en su mente sabe que lo que Dios le permitió levantar tiene que ser edificado y sostenido, y tiene que estar basado en el amor. Y al final de este capítulo hay una frase que él usa en el verso 15 y 16 cuando dice: “siguiendo la verdad del amor, crezcamos en todo en aquél que es la cabeza, esto es Cristo” y añade: “de quien todo el cuerpo bien concertado, y unido entre sí por todas las coyunturas” o ligamentos dicen algunas versiones, “que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.”

Pablo entiende y nos dice ahora en el siglo XXI que tú y yo somos parte de un organismo, no de una organización, somos miembros de un solo cuerpo y este cuerpo tiene que trabajar de una manera organizada para que obtenga resultados, y lo primero que debemos pensar en esta tarde es: ¿estoy yo como individuo caminando digno delante del Señor? ¿estoy yo caminando digno de la vocación que Él me ha dado a mí?

Y Pablo usa la frase de la coyuntura, y eso me recuerda a mí que Pablo como un buen fariseo y judío sabe de una historia en el Antiguo Testamento en que se usan coyunturas y ligamentos, el valle de los huesos secos en Ezequiel, y mi pregunta es: si estamos caminando dignamente en la vocación con que fuimos llamados déjame decirte algo, Dios te ha llamado a ti a un valle de huesos secos, ya sea tu casa, ya sea tu familia, ya sea tu trabajo, ya sea tu comunidad, ya sea tu entorno o tu ciudad, y para poder tener éxito dentro del valle de los huesos secos, el pasaje dice que Ezequiel fue llevado y puesto en el medio, él no estaba fuera observando el valle, él estaba adentro, y Pablo entiende que para ser dignos de la vocación tenemos que estar realmente preparados y enseñados en lo que realmente somos dentro de una postura completamente real.

Usted y yo reflejamos esa realidad, usted y yo enseñamos esa realidad, y viendo esta realidad con amor el reto entonces es que mi acción va a determinar lo que mi persona realmente es, Dios me ha llamado, Dios me ha equipado, me siento contento, estoy bien, siento que estoy con el Señor, pero es el momento de demostrar y enseñar con hechos palpables realmente dónde está mi compromiso dentro de esa escala de valores.

Yo no necesito que Pablo me repita a mí lo que ya yo debo saber. Nuestro mensaje hacia nuestra Congregación y nuestra gente, ustedes que están sentados, ustedes que son parte de esta Iglesia, ustedes que son parte del Cuerpo de Cristo es y deberá ser: ¿estoy yo viviendo dignamente la vocación que Dios me ha enviado a mí? y si no soy digno porque mi estilo de vida no refleja esa dignidad comencemos con los individuos.

Una vez la Iglesia comienza con sus individuos a edificar las áreas que tienen que ser mejoradas, de entrar nuevamente de un patrón de vivir lo que estamos hablando, lo que estamos predicando, lo que estamos leyendo, una vez el pueblo está unido, todos unidos como un solo hombre, como un solo cuerpo, reflejando lo que Dios nos ha dado y nos ha enviado cuando nos enfrentamos con los retos de esta vida que vienen y van a seguir viniendo, podemos decir y le podemos decir al reto: no tenemos mucho, quizás no somos tanta gente, quizás no tenemos tanto dinero pero conocemos a uno que nos ha hecho dignos en la vocación y yo he sido leal y responsable con mi llamado, cuando llegue ese momento de enfrentarme a esa situación yo puedo decir: Señor Jesús, cuenta conmigo porque yo estoy viviendo dignamente la vocación que Tú me has dado a mí.

Parece que por eso es que tenían problemas en Éfeso porque él tenía que enfatizar un solo cuerpo, un solo espíritu, un solo Señor, una sola fe. Si tienes el primer punto de vivir dignamente la vocación siéntete orgulloso en el Señor que has sido seleccionado para vivir esa vocación, que tú representas lo mejor del Reino. Que yo unido con mi hermano hacemos un pueblo.

Esto de la coyuntura me recuerda que esto es parte del sistema muscular del cuerpo humano y la coyuntura no puede trabajar sola. El esqueleto si no tiene las coyunturas y todos esos ligamentos no se puede mover, ¿cuántos dicen amén por eso? amén, y a veces nosotros sin percatarnos somos así. Okay, Dios me dijo que yo voy a ser músculo, no me puedo pegar a la coyuntura. Dios me ha dicho que lo que voy a ser dentro de Su Cuerpo van a ser los pies pero no me llevo con los ligamentos, Dios me ha dicho que voy a ser pulmón pero no me llevo con el otro pulmón.

Gregory usó una expresión esta mañana acerca de estos que estaban en Éfeso en el ambiente de la magia y se dieron cuenta de que había un Jesús que predicaba, y en ese Nombre se hacían milagros, usted sabe esta gente, ellos buscaban la manera de sacar dinero con alguien famoso y dijeron: vamos a ser jubilados con ese Jesús, so se encuentran con un endemoniado y le dijeron a él: te reprendemos fuera en el Nombre de Jesús y el Nombre en el Pablo predica, ¿y qué dijo el demonio? conozco a Jesús y a Pablo pero a ustedes no os conozco, y un solo hombre acabó con siete. Pero el punto es en esta tarde ¿cuántos conocen a Jesús o cuántos conocen de Jesús? porque esa es la idea. Yo no quiero conocer de Jesús, yo quiero conocer a Jesús.

Mi compromiso no es para hacer sentir bien a Pablo, no es para hacer sentir bien a los Pastores, mi compromiso es que en estos tiempos tan peligrosos la Iglesia tiene que estar decidida y definida, que el que nos llamó nos ha hecho hijos, hijos, hijos aleluya qué bendición, qué beneficio. Cuando yo le digo a otro: te voy a contar mi historia pero es porque lo he leído, es porque ese Jesús llegó también a mi vida y yo lo he experimentado.

Estoy seguro de quién es Jesús y puedo compartir quién es Jesús. So cuando llegue ese momento crucial en la historia de tu vida cuando estés frente al valle de los huesos secos, imagínate: estas comunidades están secas, ¡no tienen vida! y Dios te ha elegido a ti, Dios te ha elegido a ti para que en tu trabajo tú seas ese Ezequiel que se levante en medio de los huesos secos y proclame la verdad con amor viviéndola. Qué privilegio que Dios me ha escogido a mí, Él te ha escogido a ti y te ha puesto en lugares privilegiados.

Esos que trabajan en el sistema de salud que es controlado por la confidencialidad tú estás en un sitio importante. Esos que están en el sistema de educación donde no todos pueden entrar porque yo no tengo hijos en la escuela, el Señor no me ha puesto en la escuela pero tú estás en la escuela, tú eres maestro, tú eres council, ese es tu valle de los huesos secos, esa es tu área.

Ya trabajas manejando camiones, estás trabajando con personas tipo “A”, ese es tu valle de los huesos secos, y Dios te recuerda en esta tarde: anda dignamente de la vocación que Él te ha dado, no te abochornes, no te arrepientas, Dios te ha llamado a ese sitio, alábalo, haz tu trabajo que Él va a hacer el de Él.

Si tu trabajo tiene que ver con limpieza, otro mundo lleno de valle de huesos secos. Si estás cuidando niños y ese es tu trabajo todos esos padres de niños que no conocen al Señor, todos esos son valles de huesos secos, tienes que vivir esa verdad en amor. Si trabajas en el mundo corporativo de América, el mundo controlado por el dinero, el mundo en el que a la gente no le interesa servir a nadie sino conseguir dinero, Dios te ha puesto a ti en ese valle de los huesos secos para que tú seas la diferencia, para que conozcan al Señor a través de ti. En esta tarde tú no estás solo, no te rindas, no nos rindamos, al contrario, andemos con nuestra cabeza alta porque Dios me ha llamado a mí y si Dios me ha llamado a mí Él dará el trabajo, Él hará el resto, mi función es cumplir con mi lealtad y mi libertad.

En un momento crítico, en un momento en el que se cuestiona aún la Palabra del Señor, se cuestiona la perseverancia de esa Biblia, se cuestionan nuestras conductas como creyentes yo te digo a ti: mi conducta no es importante a menos que Jesús esté dentro de mi vida dirigiendo mis pasos y guiándome, yo me siento contento de andar digno de la vocación que Él me ha dado para vivir la verdad con amor, no con juicio, no con condenación, con amor.

Si no podemos trabajar juntos y somos un cuerpos ¿cómo podemos entonces alcanzar al que está perdido? Si los organismos de la Iglesia sea cual sea tu función no pueden trabajar juntos ¿para dónde se moverá el Cuerpo? ¿saben qué pasa? el Cuerpo se queda estático porque no se puede mover. No queremos que nuestra Iglesia sea estática sino que se mueva.

Líder de ministerio en esta Iglesia, escúchame bien en esta hora, Dios te ha puesto en tus manos un deseo, te ha puesto un organismo. Es tu deber como líder reflejar la verdad y vivirla en amor, ¿cómo? con tu otro compañero líder, que representa otra área de nuestro Cuerpo pero sigue siendo el mismo cuerpo. Que tu obra de liderato en donde estés trabajando no sea antagónica ni egocentrista, ni sea para que me reconozcan a mí lo que yo estoy haciendo sino que sea para que Dios vea que yo vivo dignamente lo que Él me ha dado y que yo amo la verdad, y amo la verdad, y la vivo con amor, para que seamos una Iglesia unida no en concepto ni en programación, en el Espíritu de Dios, una sola Iglesia.

En una ocasión en Puerto Rico, ya no es en Nueva York, Puerto Rico, esto pasó de verdad, cuando yo comencé a pastorear en Puerto Rico, yo era bien joven y no tenía mucha experiencia, me había quedado con una familia, una familia que eran como familia para mí, y en una ocasión le pido al papá de esta familia: mira, nuestra casa tiene una ventana que se llama ventana Miami que es con perillas, le faltan como cuatro perillas ¿tú puedes ir el sábado y ponerle las perillas? y me dijo: seguro Pastor, yo voy a ir, okay, él fue y lo hizo. So cuando yo llegué el domingo en la mañana él me estaba esperando primero que nadie para decirme: Pastor, hice mi trabajo, y yo: qué bien, puso cuatro perillas.

A mí se me olvidó en el transcurso del servicio reconocerlo a él públicamente porque él había puesto cuatro perillas en la ventana, a mí se me olvidó, y mi amigo se quedó en su casa por tres meses porque al Pastor se le olvidó anunciar o reconocer que el hermano había puesto cuatro perillas, y en esta época en que estamos viviendo, siglo XXI, los últimos tiempos, lo que estamos haciendo viviendo esa verdad en amor, hágalo para el Señor, hágalo para el Señor. No mire al lado quién lo está viendo, quién no lo está viendo, quién lo va a reconocer, quién lo va a saludar, quién no lo va a saludar, hágalo para el Señor, espere el premio del Señor.

Porque a nosotros los humanos se nos escapa, se nos puede olvidar y no es intencional, especialmente después de los 20 años ¿no? la mente falla. Pero la idea es, así como estamos reunidos ahora tranquilos, contentos, sin dolores de cabeza, somos el Cuerpo de Cristo, somos el Cuerpo de Cristo, vive la verdad con amor.

No importa que el vecino no la viva, tú, tú vive esa verdad con amor. Que el mundo vea que somos diferentes no por lo duro de los gritos que damos o lo que cantamos sino que nuestra vida, en el momento de emitir un juicio emita gracia, emita amor, estamos en el gozo de evitar que la gente vaya al infierno.

¿Sabe cómo se llama la gente, un ejemplo para que practique aquí? domingo en la mañana tenemos mucha gente que viene que vive en la calle, que no tienen casa, que han perdido su dignidad, a esa gente hay que decirle: yo te amo, yo no soy mejor que tú. Cristo llegó a mi vida antes y yo estoy en esa condición porque Cristo llegó a mi vida antes, no porque yo me lo merecía ni porque soy de los favoritos de Él, es porque Él llegó a mi vida antes y me libró de esa vida pero eso me ha enseñado a mí a amar, a amar, a amar porque Dios me ha dado gracia, porque yo fui salvo por gracia, y hay que dar gracia cuando por gracia hemos recibido, pero hay que vivirlo.

No puede haber ninguna manera de permitir que esto pase porque vamos para la calle, tú sabes que en la calle hay que vivir la verdad con amor, hay que ser sinceros, sinceras, ¿cuántos están dispuestos a unirse y reconocer el llamado de nuestro Pastor principal y también de nuestro Dios? estamos en el negocio de rescatar almas con amor, con amor.

En esta ciudad, en esta Iglesia hemos sido bendecidos, muy bendecidos y esa bendición tiene que ser para hacernos más humildes, más humildes porque todo lo que tenemos es por el Señor, eso es bien importante. Cuando el Señor lo llamó nuestro Pastor respondió a ese llamado pero quien lo llamó también te dice: Únete a ese llamado, únete a vivir la vida dignamente. Y cuando yo llegue al cielo que no haya hecho muchas cosas pero me digan: viviste la vida en verdad, fuiste fiel a lo que Yo he exigido y lo que Yo puse. Nunca cambié los valores del Reino, nunca los adulteré. Yo quiero escuchar cuando llegue al cielo: Siervo fiel, en lo poco fuiste fiel, en lo mucho te pondré, entra en el gozo de tu Señor.

Ahora termina, yo quiero que se miren, mírense los unos a los otros, mírense hermanos, miren ese Cuerpo. Den gracias al Señor por lo que está a su lado que es parte del Cuerpo del Señor Jesucristo, de esa Iglesia poderosa. En algún momento oiremos el sonido de la trompeta y será para responder en una manera positiva, al escuchar el sonido si tú has sentido en esta tarde vivir esta vida dignamente como te ha sido puesto en ti, vivir la verdad con amor, yo te pido que te unas a mí poniéndote de pie en un simbolismo de una sola Iglesia, de un solo Cuerpo. Cuando al cuerpo le pasa algo a uno de sus órganos todo el cuerpo sufre, todo el cuerpo sufre.

Cambiando mi perspectiva, viviendo la vida y la verdad con amor, cuando cambio mi perspectiva contagio a otros con la misma, viviendo la verdad con amor el Señor cumplirá Su misión en mí y cumpliéndola en mí en el Cuerpo, y cumpliéndola en el Cuerpo en esta mañana, en esta hora.

Y repitan conmigo: Señor Jesús, Tú sabes qué órgano soy, permite que mi función sea en unísono con el resto del Cuerpo y que yo sea parte de ese Cuerpo que eres Tú. Ayúdame, cubre mi vida, cubre mi casa, cubre mi familia y dame la autoridad para que cuando esté en el valle de los huesos secos yo pueda seguir viviendo la verdad con amor. Me comprometo a funcionar como órgano de un cuerpo y me comprometo, y me someto a Tu Señorío, voy a trabajar por Tu causa, voy a trabajar para que el Evangelio sea expandido, voy a trabajar por gracia, voy a trabajar por gracia porque Tú me distes gracia y a Ti te lo debo todo.

Señor dame las fuerzas para poder vivir la verdad con amor, toda la gloria y toda la honra es tuya Señor porque Tú eres el Dios del amor. Hermanos, Dios les bendiga.

El Dios del río

TRANSCRIPT

Dice la palabra del Señor en esta tarde, “Me hizo volver luego a la entrada de la casa y he aquí aguas que salían de debajo del umbral de la casa hacia el oriente, porque la fachada de la casa estaba al oriente y las aguas descendían de debajo, hacia el lado derecho de la casa, al sur del altar.

Y me sacó por el camino de la puerta del norte y me hizo dar la vuelta por el camino exterior fuera de la puerta, al camino de la que mira al oriente y vi que las aguas salían del lado derecho. Y salió el varón hacia el oriente levantando un cordel en su mano y midió mil codos, y me hizo pasar por las aguas hasta los tobillos. Midió otros mil y me hizo pasar por las aguas hasta las rodillas.

Midió luego otros mil y me hizo pasar por las aguas hasta los lomos. Midió otros mil y era ya un río que yo no podía pasar porque las aguas habían crecido de manera que el río no se podía pasar sino a nado. Y me dijo, ‘has visto, hijo de hombre?’ Después me llevó y me hizo volver por la ribera del río y volviendo yo vi que en la ribera del río había muchísimos árboles a uno y otro lado, y me dijo, ‘estas aguas salen a la región del oriente y descenderán a la lava y entrarán en el mar y entradas en el mar recibirán sanidad las aguas y toda alma viviente que nadare por dondequiera que entrare en estos ríos vivirá y habrá muchísimos peces por haber entrado allá a estas aguas y recibirán sanidad y vivirá todo lo que entrare en este río.

Y junto a él estarán los pescadores y desde En–Gadi hasta En–eglaim será su tendedero de redes y por sus especies serán los peces tan numerosos como los peces del Mar Grande. Sus pantanos y sus lagunas no se sanearán, quedarán para salinas. Y junto al río en la ribera a uno y a otro lado crecerá toda clase de árboles frutales, sus hojas nunca caerán ni faltará su fruto. A su tiempo madurará porque sus aguas salen del santuario y su fruto será para comer y su hoja para medicina.”

Dios bendiga su palabra en esta tarde. Si yo te dijera en esta tarde que Dios posee un cuerpo de agua en el que él quiere que tu te sumerjas. Y cuando hablamos de cuerpo de agua nuestra mente enseguida va a un río o al mar. Una referencia que tenemos aquí en Estados Unidos de un río, es el rio Mississippi, donde comienza el río Mississippi su anchura no es más de 3 pies, donde ese río nace no es más de 3 pies, pero todos conocemos cuando termina ese río cuán grande y poderoso es. Cuando cae mucha lluvia se sale de su cauce y afecta a toda la región que está cerca.

Pero en este contexto que estamos hablando qué pasaría si nosotros entráramos como Ezequiel a esas aguas? La diferencia del río Mississippi a estas aguas torrentes es que estas aguas provienen del umbral del altar de Dios. y ya esa composición es completamente diferente. Estas aguas no tienen ningún aditamento especial, humano, estas aguas no han sido preparadas en un laboratorio, estas aguas vienen del trono del Señor.

Si me permiten hacer una explicación espiritual de estos versos, quiero que en esta tarde nos conectemos con este río y cómo al entrar a este río va a mejorar donde estamos. La verdad es que todos tenemos espacio para mejorar. Créanme que podemos mejorar o seguir mejorando. Esta tarde te quiero retar a que no te quedes en la orilla, viendo como el río se desarrolla, que no te quedes mirando lo poderoso, lo fuerte, lo grande, lo espectacular de este río. No te quedes como un espectador.

Te quiero hacer el reto que el hombre que habla aquí en este pasaje le hace a Ezequiel, y qué implica eso para nuestras vidas. Viniendo de Dios estas aguas no requieren ningún tipo de filtro, son aguas puras, son aguas especiales, son aguas superiores, son aguas que tienen autoridad. Y en esta época en que estamos viviendo las circunstancias que nos rodean, los eventos fuera de nuestro alcance, han hecho muchos desarrollemos una mentalidad de trinchera para que nadie me lleve, para que nada me afecte, para que nada me tumbe, para que nada me dañe, me voy a quedar quieto, me voy a atrincherar, pero no me voy a mover.

Yo quiero que en esta tarde tu pienses, no es el tiempo de estar atrincherado. No es el tiempo de estar parado a ver qué pasa. No es el tiempo de admirar el río como si fuera un artificio de un museo o una pieza o una obra de arte. Es el tiempo de comenzar a entrar a esa agua, porque una vez, hermanos y hermanas y amigos, que tu entras a esa agua como entró el profeta Ezequiel, entramos a los tobillos y tu puedes sentir que el río tiene fuerza, pero todavía estás en los tobillos.

Lo magnífico de este río es que su curso y dirección ya ha sido determinado. Si ustedes pudieran ver la geografía cómo este río se mueve en esta visión que tiene Ezequiel desde el umbral del altar hasta el Mar Muerto, van a ver que eso es imposible. Pero es que nuestro Dios es el Dios de lo imposible.

So, si el curso de este río nada lo puede afectar y nada lo puede cambiar, qué estás esperando para entrar al río? Porque una vez en el río, el curso de tu vida y la dirección de tu vida nada la va a poder cambiar porque nada va a poder afectar el curso de ese río.

El Mississippi se alimenta de corrientes de aguas, a medida que va creciendo hay otros cuerpos de agua que lo alimentan pero este río que está viendo Ezequiel no tiene que ser alimentado porque ya fue alimentado por el trono de Dios.

Dice que este río tiene la autoridad para sanar los corazones rotos. Tiene autoridad para sanar vidas rotas. Tiene autoridad para llevarte a ti a alcanzar tus metas. Tiene la autoridad para llevarte a ti a tu máximo potencial dentro de ese río. En la trinchera no vas a alcanzar nada, vas a ver a otros que progresan, a otros que echan hacia adelante, a otros que tiene bienestar, a otros que alcanzan su futuro. No importa dónde estés, no importa cómo estés, lo que importa es que este río ha salido del trono de Dios y te alcanzará y una que te alcance cambiará tu vida. Y una vez que cambie tu vida, jamás serás la misma persona.

O sea que este río cambia el agua salada en agua dulce. Ningún otro río puede hacer eso, al contrario, se hace salado, pero este río es diferente. Y me hizo cruzar el agua la cual me llegaba a los tobillos. Ya Ezequiel entra a la primera parte, siente esa agua en los tobillos, pero todavía Ezequiel está parado sobre sus pies en el río, todavía él se puede salir del río. Todavía él puede decidir qué va a hacer dentro del río, puede regresar a la orilla y no seguir.

Y es ahí que yo veo una referencia de algo que yo observé en Nueva York. A veces veo a los hermanos de las iglesias como los niños que van a una piscina y no se quieren meter al agua que está en la piscina. Pero están viendo que otros niños están dentro de la piscina jugando con juguetes que son para la piscina. Y estos niños a veces que no quieren entrar a la piscina no se quieren mojar, tu le puedes decir, ‘pero muchachito, métete, prueba el agua, está fría, no te vas a ahogar, no es una piscina profunda,’ lo más que hacen es que se sientan en el borde de la piscina y ponen sus pies en el agua. Pero ellos quieren los juguetes de los niños que están dentro de la piscina y esos niños comienzan a gritar, a llorar, a patalear, a jalar, de mal humor, se quieren ir, no están contentos. Y nosotros no somos diferentes.

Queremos solamente mojarnos los pies sin entrar al agua, sin tomar el riesgo de confiar en el Señor y después nos molestamos con nuestros hermanos y hermanas que están disfrutando, están jugando dentro de ese río pero como yo no me quiero meter, porque no me quiero arriesgar, ni me quiero mojar, crea en mí una actitud completamente egoísta, porque yo quiero jugar con los juguetes del agua en la trinchera, pero los juguetes del agua son para jugar dentro del agua.

Los beneficios del reino son para aquellos que están sumergidos dentro del agua. La bendición de Dios dentro de sus pactos está reservada para el que está comprometido a tomar el riesgo y sumergirse. Queremos los beneficios pero no queremos los riesgos. Y después criticamos a quienes se arriesgan.

Levantamos voces de queja a aquellos hermanos y hermanas que se arriesgan porque nuestra falta de fe que no entendamos que mientras estemos en la orilla, secos, jamás sentiremos ni experimentaremos lo que es estar mojado en la presencia de ese espíritu de Dios.

Las decisiones no se toman en la orilla, se toman dentro del río. Si aspiras a liderato, a posiciones en nuestra iglesia, sal de la orilla, rompe con ese patrón generacional y entral al agua, sométete a la presencia del Señor, sométete a esa fe, toma el riesgo que dentro del agua jamás serás defraudado. Sal de la trinchera.

Si te quedas solamente tocando el agua con los tobillos, todavía tu tienes control sobre tu vida. Lo que Dios quiere es que tu dejes el control de tu vida a él. Si nos quedamos solamente con el agua en los tobillos no avanzamos al próximo paso. Te estancas. No puedes crecer, estás retrasando tu llamado a servir.

Imagínese que si no avanzamos o estamos estancados y no podemos crecer, por consiguiente, estamos afectando el crecimiento del Reino de Dios, porque estamos estancados. Eso es lo que proyectamos y estancados de esa manera estás afectando a tu familia, estás afectando tu vida, estás afectando todo lo que tocas porque tu visión está completamente sumergida y limitada a la orilla y a una trinchera.

Deja que el río, cuando comiences a entrar y avanzar, cambie el rumbo de tu vida, cambie el rumbo de tu familia para que te unas al curso donde va ese río. Ahora hace a Ezequiel entrar nuevamente al agua, ahora el agua le llega a las rodillas, ya no son los tobillos. Yo diría que esa es una manera espiritual de decir que es el momento de aprender que se es más alto en el reino de los cielos cuando estamos de rodillas que cuando estamos parados sobre nuestros pies.

Somos más grandes en el Señor cuando nuestra estatura está medida por nuestras rodillas y eso lo aprendemos en el río. Cuando estamos parados sobre nuestras rodillas nos afecta y nos pule y nos quita una piel que tenemos en la rodilla que se llama arrogancia/orgullo, porque es lo que yo puedo hacer, ‘oye, yo estoy en el río, yo tengo una idea, yo tengo un plan, yo tengo un propósito.’ Hermanos y hermanas, el río salió del trono ya con un propósito, con un plan y con un curso y dirección.

Él pide que te unas a ese río. A mí me enseñaron en Puerto Rico cuando tomaba clases para nadar, cuando se está en la playa, el fondo de la playa es desnivelado, puede ser parejo, no profundizar más allá del pecho, esa es la parte segura. Pero hay playas que tu caminas pensando que estás nivelado y de momento te vas, en un hoyo. Y yo pasé por la experiencia cuando tenía 11 años estando en la playa en Isla Verde.

Mis amigos me invitaron a la playa, ellos eran los líderes de los jóvenes en la iglesia, yo era un niño de 11 años. Ellos convencieron a mi papá y a mi mamá que me dejaran ir a la playa y que yo no me iba a meter al agua. Mi papá me dijo, ‘Isaías, te voy a dejar ir pero no te metas al agua.’ Yo le dije, ‘no, no, mira, ni traje de baño llevo.’ Que fue la verdad, yo no llevé traje de baño, pero mis amigos tenían traje de baño extra. Él no me preguntó si yo tenía traje de baño extra, so yo no llevé mi traje de baño. So cuando llegamos a la playa me cambié, tengo mi traje de baño. Ellos son personas adultas, están nadando, yo estoy en la orilla. Ellos nadaban y me miraban, ‘quédate en la orilla.’ Yo, ‘sí, sí,’ so entré un poquito, me salía. Observo que hay unas piedras a mi mano derecha que no hay nadie que estaba nadando ahí, qué creen ustedes que yo hice? Me trepé en las piedras y yo tengo que probar esta agua, y cuando yo me tiré, eso era bien profundo y yo no sabía nadar.

Gracias al Señor que cuando yo me tiré había unas personas tomando clases de scuba diving allá abajo, y vieron a este niño y me pudieron sacar. Llegamos ahora al río que él entra y le llega el agua a su pecho. Todavía tiene fuerza de voluntad para poder salir del agua, pero siente el río más fuerte, mucho más fuerte.

En ese momento comienza la otra fase de nuestras vidas, cuando el agua me llega a mi pecho. Los que están en la orilla solamente ven un poquito de mí, no ven todo mi cuerpo. Espiritualmente hablando cuando yo estoy en el río del Señor y el mundo a quien yo ministro o sirvo o trabajo solamente ve una parte pequeña de mi cuerpo, es porque yo estoy enseñando todo el cuerpo y la gloria del Señor Jesucristo y yo no soy importante porque me estoy sumergiendo para que él salga del agua y la gente vea que es el Señor y rey de todos nosotros.

Algunos dirían, no lo digo yo, que si yo estoy sumergido hasta aquí mis bolsillos están sumergidos. Puerto Rico dirían, Aleluya! Aleluya! Pero la idea es, mi compromiso no puede ser solamente espiritual, mi compromiso no solamente puede ser me mente, tiene que ser un compromiso físico y emocional completo. Yo voy a entrar al agua pero voy a entrar completo.

Cuando Ezequiel le dicen en la última forma que entre al río, se da cuenta que el río ha crecido, ya no lo puede cruzar porque ahora si entra el río a él lo va a llevar a donde quiera que vaya, en otras palabras, no tenemos control o poder sobre este río. Ya no tenemos que cruzar, ahora hay que nadar. Ahora viene lo mejor de esta parte.

Una vez que yo decido en mi avance del Evangelio, que voy a depender completamente del río, que me puedo ahogar, es el momento que no me voy a ahogar, es el momento que voy a flotar en el río. Y hermana, hermano amigo, cuando tu te pones y pones todo tu cuerpo a flotar en el río, tu estás diciendo, ‘Señor, a donde tu me lleves, yo voy. Donde tu me quieras llevar a mí en mi vida espiritual, ministerial, como persona, como líder, yo voy. Yo te estoy entregando mi vida y te entrego también mi familia, y te entrego aquello a quien yo les estoy ministrando porque yo estoy sobre el río, no tengo control. Te he entregado a ti el control supremo, porque tu sabes mejor a dónde vamos.’

Quién podrá detener un río como ese? Quién podrá detener el avance de ese Reino de Dios basado en el río? Vendrán los ataques. La guerra se va a poner más difícil. Hay veces que nos vamos a querer… hemos perdido el sentido de realmente ser fieles al Señor porque nos duele lo que nos han hecho, lo que hemos pasado, no sabemos qué hacer. Las tormentas van a seguir viniendo pero iglesia León de Judá, yo te digo en esta tarde, y escúchame bien, define tu vida individual, define tu vida como familia, define tu vida como iglesia. Líder, define tu vida, define tu familia. Pastores, definamos nuestras vidas, definamos nuestras familias y digámosle al enemigo en esta guerra espiritual, estamos flotando en el río de Dios y nada va a poder parar el curso del río de Dios.

Porque lo que decidimos hacer no lo hemos hecho en la orilla, lo hemos hecho flotando en el espíritu del Señor. Levanta tus manos en esta tarde y alaba su gloria. Hermanos, estamos flotando en ese río, sí. Pasaremos por valles de sombra y de muerte, pero estamos flotando en el río, nada nos puede tocar, nada nos puede parar, nada va a detener el avance de esta iglesia y este ministerio porque estamos flotando en el río. Para alcanzar tu meta personal hay que flotar en el río.

Dios es grande. Es el Dios del río. Cuando estamos flotando yo escribí anoche, nos hemos movido más allá de nuestra habilidad, hemos dejado la seguridad de nuestras vidas para ponerlas en las manos del Señor. Dios no me quiere llevar donde yo puedo ir, Dios me quiere llevar donde yo no puedo ir. Él no me quiere llevar a lo posible, él me quiere llevar a lo imposible.

Si estás en la orilla no vas a entender eso. si estás en la orilla no vas a entender los planes ni el curso de la historia que surge cuando se está flotando en el agua. Dios quiere que aprendamos a descansar en él, en esta profundidad de flotar en el agua es cuando realizamos que no me puedo apoyar en mis propias herramientas humanas, que no me puedo apoyar en mi conocimiento o en mi experiencia, que tengo que descansar en las aguas del río, realizando que no estoy al mando y que no tengo poder. El río tiene el mando y tiene el poder.

Preguntaría yo en esta tarde cuán profundo estás tu en este río. Todavía estás en la orilla o estás flotando en el río? Necesitamos un caminar más profundo con nuestro Señor pero para lograrlo quiero que consideren lo siguiente: primero, tenemos que estar seguros que estamos en el río. Segundo, necesitamos alejarnos de la orilla y movernos a aguas profundas. Tercero, tenemos que llegar al lugar donde el río está en control absoluto y no nosotros. Dónde estás tu hoy?

Al final de esta visión el Señor le muestra a Ezequiel, en el verso 12, junto al río, en la ribera a uno y otro lado va a crecer todo tipo de árbol frutal, sus hojas nunca caerán ni faltará su fruto. A su tiempo madurará porque sus aguas salen del santuario y su fruto será para comer y su hoja para medicina.

En otras palabras, mientras Ezequiel se mantuvo dentro del río Dios se encargó del resto de lo que pasaría en la orilla porque Dios siempre ha estado en control, y estará en control. Tu misión esta tarde es únete a mí, únete a esta iglesia y métete en esa agua, en ese río y sumérgete hasta que flote.

Dios los bendiga. Dios nos guarde. Vamos a orar en esta tarde. Señor te damos gracias porque has enviado un río poderoso, un río no de obras de manos, un río que ha sido forjado en el cielo. Danos la fortaleza, danos la sabiduría para poder entrar en las aguas y no quedarnos en la orilla, que podamos alcanzar el grado de madurez suficiente para que flotando en ti, descansando en ti tu hagas el resto. Hacer nuestra parte, pero Señor, tu haces la tuya. En tus manos pongo este pueblo y pongo este reto, Señor Jesús, amén.

¿Por qué vamos a respirar frente al Jordán?

TRANSCRIPT

En esta mañana mientras oraba en el servicio de la mañana una de las cosas que dije en oración fue que muchos no vienen, su mañana se levantan y no tienen un propósito que van a hacer durante el día, se levantan a ver qué pasa. Nosotros los creyentes, estamos desde el sábado esperando el servicio del domingo, estamos ansiando dentro de toda nuestra vida tan complicada y compleja estamos esperando ese domingo para venir aquí.

Nos levantamos el domingo con un propósito, venir a la casa de Dios, adorarle y a bendecirle. Como de costumbre cuando venía de camino para acá con Vivian y mi hijo Isaías, Vivian me indica en el camino, “No uses la ruta corta, usa la ruta larga,” y paramos en el banco para sacar dinero. Una de las cosas que yo usualmente hago cuando estaciono en un shopping center, casi nunca estaciono frente al banco pero es domingo, 8.30 de la mañana, el parking está casi vacío o sea estacioné frente a la puerta del banco. Vivian se baja a sacar el dinero del ATM y yo sé porque al lado del banco hay un negocio, no sé qué tipo de negocio, pero me llama la atención este muchacho joven que está moviendo las puertas del negocio como para entrar y yo me pregunto y digo en mi mente, pero él debería leer el horario de cuándo abre ese negocio, pero él insistía con su puerta.

Mientras él hace eso con sus dos manos lleva una de sus manos a su espalda, tenía una camisa deportiva, y cuando se levanta para rascarse la espalda parece le veo que tiene un arma. So yo en ese momento pensé, no puedo salir del carro porque alarmaría a Vivian, más tengo a Isaías Jr. a mi lado y tampoco lo quiero alarmar. Tampoco le puedo decir nada a Vivian porque ella adentro del banco. Y eso es como en las películas que los segundos se convierten en minutos porque tu no sabes cómo la persona va a reaccionar.

Pero pensé, Vivian está en el banco y no está viendo lo que yo sé. So yo hice una oración bien breve en mi mente en el carro y dije, “Señor, en esta mañana yo salí para la iglesia a predicar tu palabra, Vivian salió para la iglesia para cantarte y adorarte, Isaías Jr. salió para la iglesia para adorarte.” Cuando Vivian viene saliendo del banco el muchacho va hacia el banco y ambos se cruzan como si el individuo no se percatara de que Vivian estaba ahí.

So cuando Vivian se monta en nuestro vehículo yo me aseguré estar saliendo del parqueo entonces le cuento a Vivian lo que ha pasado. Y aunque no es parte del sermón en esta tarde me llamó la atención porque cuando yo vi esa escena esta mañana pensé, este individuo se levantó esta mañana sin propósito y cuando no hay propósito en nuestra vida el enemigo nos da un propósito.

Vayamos al libro de Josué, capítulo 4. El tema en esta tarde será qué significan estas piedras. Comenzando por el verso 1 del libro de Josué lee así la palabra del Señor en esta tarde:

“Cuando toda la gente hubo acabado de pasar el Jordán Jehová habló a Josué diciendo, “tomad del pueblo 12 hombres, uno de cada tribu, y mandadles diciendo, tomad de aquí del medio del Jordán, del lugar donde están firmes los pies de los sacerdotes 12 piedras las cuales pasaréis con vosotros y levantadlas en el lugar donde habéis de pasar la noche.” Entonces Josué llamó a los 12 hombres a los cuales él había designado de entre los hijos de Israel, uno de cada tribu, y les dijo Josué, “Pasad delante del arca de Jehová, vuestro Dios, a la mitad del Jordán y a cada uno de vosotros tome una piedra sobre su hombro conforme el número de las tribus de Israel para que esto sea señal entre vosotros, y cuando vuestros hijos preguntaren a sus padres mañana diciendo, ¿qué significan estas piedras? les responderéis que las aguas del Jordán fueron divididas delante del arca del pacto de Jehová. Cuando ella pasó el Jordán las aguas se dividieron y estas piedras servirán de monumento conmemorativo a los hijos de Israel para siempre.”

Dios bendiga su palabra en esta tarde. En el trasfondo histórico de este pasaje que comienza en el capítulo 3 se hace énfasis que los israelitas después de estar 40 años en el desierto, anhelando llegar a esa tierra prometida, habían llegado pero llevaban tres días del otro lado del río Jordán esperando la orden para poder cruzar.

Y yo pensaba de qué manera yo puedo ilustrar la desesperación por algo prometido que todos podamos entender en el siglo XXI. Y pensé en mi propia experiencia siendo el mayor de 3 hijos fui el primero que tuve la bendición, el privilegio de saber de boca de mis padres que Santa Claus no existía. So, teniendo dos hermanos menores yo me desesperaba ir de compras con mis papás, cuando compraban juguetes, saber lo que se compró. Mis dos hermanos estaban esperando que llegara el 25 para levantarse por la mañana y ver a Santa Claus, yo estaba esperando por 20 días, 15 días, 8 días, que llegar el 25 de diciembre para yo poder ver y usar mi regalo.

Y de hecho algo jocoso a hora pero no jocoso en aquel entonces, mi último regalo, ya tenía yo como 14, 15 años, fue una bicicleta 26 pulgadas. Yo estaba, hermanos, ustedes no tienen idea, iba a tener mi bicicleta nueva de 10 cambios en el barrio. Ese diciembre 25 en la mañana cuando me entregaron mi bicicleta yo la cogí, me voy en mi bicicleta a correr inaugurándola y en Puerto Rico las alcantarillas es en línea y la goma de la bicicleta es finita. ¿Qué ustedes creen que pasó? Mi primer viaje en bicicleta, se metió la goma por la alcantarillado, yo me viré, volé y se partió el cuerpo de la bicicleta. Esperé mi promesa por casi 20 días y no me duró una hora. Después de explicarle a mi papá cómo pasó ese problema él me dijo, “Eso no puede ser. Tu le diste con un martillo a la bicicleta, ¿el primer día?”

Ahora ustedes entienden 40 años en el desierto, eran esclavos, no tenían mentalidad de nación ni de pueblo, están 40 años trabajando en esos aspectos sociales y personales, 12 tribus que ahora se encuentran frente a la tierra prometida pero el obstáculo no es nada menos que el río Jordán. Encima de eso, tu te imaginas si fuéramos parte de ese grupo, estar caminando por esa área 40 años y llegamos frente a la orilla del río Jordán y Josué nos dice, “Tenemos que esperar.” Pero allá está la tierra prometida. Tenemos que esperar porque nadando no se puede pasar.

Muchos pensarán de esos que estaban ahí en ese momento, que eran niños cuando el milagro del Mar Rojo, pensarán, bueno a lo mejor Dios va a decir que levantemos los brazos a Josué como lo hicimos a Moisés y de esa manera Dios va a enviar un viento que va a dividir las aguas. Es posible. Pero Dios tenía un plan mejor. yo pienso que la angustia de este pueblo hubiera crecido día a día. ¿Cómo tu le explicas a los hijos, niños pequeños, que dirían, pero papá, mamá, esa no es la tierra prometida? Tenemos que esperar. ¿Tenemos que esperar?

Me imagino que la gente que trabajaba a Josué entendería eso de esperar, pero qué tal el pueblo, el hombre común, la mujer común, ¿por qué tenemos que esperar? ¿Qué es lo que ahora a Dios se le ha ocurrido que tenemos que esperar? Generalmente a nosotros los seres humanos no nos gusta esperar, nos gustan respuestas rápidas, saber lo que vamos a hacer, y tiene que ser como queremos que sea.

Cuando Josué le dice al pueblo ya que pueden caminar, antes que diera esa orden, él les manda a los sacerdotes que tomen al arca del pacto. El arca del pacto no existía cuando ellos cruzaron el Mar Rojo, pero ahora tienen arca del pacto. Y esa arca del pacto que contiene la presencia de Dios es cargada por estos sacerdotes y al momento que ellos van a entrar al agua del río Jordán el río Jordán se divide.

Para aquellos niños que cruzaron el Mar Rojo pensarían, guau, otra vez Dios está haciendo algo idéntico al Mar Rojo, pero esta vez va a ser diferente. Mientras están ellos manteniendo ese arca del pacto ellos pudieron haber estado pensando en esos 3 días, nos sacó de Egipto, ya no somos esclavos, tenemos un líder en Josué que sustituyó a Moisés. Ahora comenzamos a marchar y dice que todo el pueblo pasó en tierra seca hasta el otro lado.

Si ustedes se acuerdan de la historia del Mar Rojo desde que salió la última persona que entraron los carros de faraón, el Mar Rojo se cerró y nadie de los egipcios que entró al Mar Rojo sobrevivió. Pero en este caso según el pasaje bíblico ya habían salido del Río Jordán y todavía estaban los sacerdotes con el arca parados sin moverse. Cuando yo veo esta historia tan antigua y pienso en mí historia, en tu historia, cuántas veces en nuestro caminar, en nuestro diario vivir, como individuos, con nuestras familias, con nuestras comodidades en nuestros trabajos, en nuestros pueblos y ciudades, nos enfrentamos a la misma situación, que tenemos un río Jordán en el cual no podemos proseguir y estamos esperando que Dios nos de la respuesta de la noche a la mañana para poder cruzar ese río Jordán.

Y en este caso a diferencia del pueblo judío que solamente esperó 3 días, pero realmente esperaron 40 años, so esperar 3 días frente al río Jordán no era tan problemático como estar 40 años dando vueltas en el desierto. ¿Qué es lo que pensamos cuando estamos frente a nuestro Jordán y no sabemos qué hacer?

Algunos dirán, ¿dónde está Dios? Quizás no tengo mucha unción en mi oración, quizás Dios está ocupado y no escucha lo que estoy pidiendo, quizás tengo que ayunar más. Nadie se da cuenta de que yo estoy parado y no puedo avanzar. Estoy esperando que Dios venga y me ayude a cruzar porque lo que estoy viendo, mi río Jordán puede ser una tormenta de la vida, puede ser una problemática en la familia, puede ser problemas en el trabajo, puede ser tu misma persona que tiene problemas, y no sabes qué hacer, esperando una respuesta.

En esta mañana te voy a decir que no tienes que esperar una respuesta porque el Dios que te llamó a ti ya está dentro del río Jordán esperando a que tu des un paso en fe. Este es un río de 125 millas de largo o más, y a veces nuestros problemas yo a veces creo que nuestros problemas nosotros humanamente nos quitamos los espejuelos y nos ponemos unas lupas, entonces el problema se ve bien grande. Tan y tan grande que el río Jordán de nuestra vida nos hace olvidar como le hizo olvidar a los judíos que el Dios que dividió el Mar Rojo, el Dios que proveyó maná y codornices en el desierto, el Dios que permitió que saliese agua de la roca, el Dios que antes de cruzar el Mar Rojo se manifestaba en una teofanía de una nube durante el día y una columna de fuego en la noche.

Hermana, hermano, amigo, amiga, cuando te enfrentas al río Jordán no mires al río Jordán, no te fijes en la magnitud del problema, no analices cuán grande o dificultoso es esa situación o cuán profunda es, pon tus ojos en el Señor del arca que está parado sin moverse en medio del rio Jordán.

Yo me imagino que no todo el mundo entendería, son miles de personas, ¿qué estaba pasando? Bueno, yo no soy sacerdote, no soy de la tribu de Levi, soy de la tribu de Benjamín pero soy de los más alejados so yo no sé qué está pasando, yo sé que cuando yo pasé por el río Jordán en seco había unos hombres que tenían una caja encima de unas varas sin moverse y en esa caja había poder. Cuando el Mar Rojo se divide que le aguantan los brazos a Moisés y viene el viento y todo se divide, es diferente a cuando los sacerdotes entran al agua cargando la presencia de Dios ahora. Imagínate esto, ya no tenemos a Moisés para levantar los brazos, ya no tenemos el arca del pacto para pararnos en el medio del río Jordán, pero Dios ha hecho un programa mejor.

él ha diseñado un sistema muy superior y es que ahora en el siglo XXI no necesitamos a Moisés, no necesitamos el arca del pacto porque tu cuerpo, hermano, es recipiente de la presencia de Dios. Somos el nuevo arca en esta tierra. So, cuando estoy frente a ese Jordán aunque yo no sepa nadar, yo no tengo que saber nadar, no tengo que ir a la WMCA a coger una clase de first response, para nada, porque cuando yo entré a ese río, que yo ponga mi primer pie, se va a dividir no porque soy yo es por lo que está dentro de mí. La naturaleza reconoce que lo que está dentro de mí le dijo hace mucho tiempo, ‘sepárate y aquí viene mi gente, retírate que aquí vienen mis hijos, aléjate.’

Pero tenemos que dar el paso. ¿Qué es lo primero que hace el pueblo cuando pasa el río Jordán? Y pensaba cómo yo puedo aplicar esto al siglo XXI para que entendamos. Qué hacemos ahora nosotros cuando alcanzamos algo, cuando nuestros hijos ganan un juego de baseball o balón cesto o soccer, cuando alcanzamos un premio en nuestros trabajos o cuando nos graduamos de la universidad o cuando nos promueven. Muchos salimos a comer, otros hacemos una fiesta, ¿qué hizo el pueblo? El pueblo hizo lo que su líder le dijo que hiciera. Y su líder hizo lo que su Dios le dijo que hiciera que fue coger 12 piedras del mismo sitio en que estaban parados los sacerdotes y esas piedras iban a servir como una señal, como un memorial de eventos que pasan en nuestras vidas para recordarnos cuando vea esa piedra significa que en algún momento de mi vida, de mi largo caminar, en mi viaje con el Señor algo pasó que Dios intervino en mi favor o en el favor de mi familia y esa piedra me va a hacer recordar que si Dios no hubiera estado vivo nos hubieran tragado los enemigos.

Es importante es que las piedras eran para recordar lo que Dios había hecho. Y en esta tarde yo quiero que tu pienses y analices en tu vida individual, en tu vida de familia, en tu vida de comunidad, cuántos eventos tenemos que son piedras que nos recuerdan lo que Dios ha hecho por nuestras vidas. En este país tenemos algunos monumentos que sabemos lo que significan, la tumba del soldado desconocido en Washington, el memorial del Presidente Lincoln, el monumento de Washington. No estoy haciendo propaganda para que vayan a Washington pero están todos en Washington. Tenemos el Memorial Day y sabemos lo que significa y la iglesia tiene la Santa Cena y sabe lo que significa.

Estos monumentos que están en este país se han enseñado a las generaciones a través de los años, décadas y siglos, la gente crece en este país conociendo y sabiendo la historia de estos monumentos. Dios quiere hacer lo mismo con este monumento de nuestras vidas. Si a nosotros nos preguntasen, ¿qué significa esta piedra en tu vida? Lo cual es una pregunta bien importante, la respuesta será más valiosa.

Yo tengo varias piedras en mi vida, como dije en la mañana, una de mis piedras es noviembre 8 del 2010, el accidente de mi hijo. So cuando yo miro esa piedra, yo no miro de una manera que es una tragedia, yo miro que fue un evento que el hombre quiso o planificó dentro de una vida diabólica, crear un evento que fuera tragedia, un evento que atara sentimentalmente y emocionalmente a una familia, de una manera que en vez de recordar cuán misericordioso, cuán magnífico fue el Señor, recordásemos todo lo negativo para mantener una actitud en nuestras vidas depresiva, una actitud de no agradecimiento, porque lo primero que podemos decir es ¿por qué a mí? ¿Por qué a mi familia? Si yo te sirvo, yo te predico, te cantamos. Esa es la autoestima de por qué a mí? Yo soy superior, yo soy todo escogido, tu escogida.

Hermana, hermano, eso nos pasa a todos. Cuando vienen los eventos trágicos o de momento o eventos que no entendemos recordamos todo lo negativo pero lo que debemos hacer de ahora en adelante, cuando en nuestra vida vengan esos eventos negativos, cuando se levanten esos ríos de Jordán, recuerda que aunque se levante como se levante el enemigo, como se refleje el enemigo, sea a través de emociones, sentimientos o cosas físicas, recuerda que de ese evento nuestro deber es hacerlo una piedra, pero una piedra de bendición, una piedra de victoria, una piedra para contarles a las demás generaciones, decirles sí hubo un accidente muy lamentable, pero Dios puso su mano y hoy día está vivo.

Yo también tengo otra piedra, 1948, mi tío un alcohólico jugador empedernido conoce al Señor y ese conocer del Señor cambió todas las generaciones de la familia Rivera. So, esa piedra del 48 yo no recuerdo el alcoholismo, yo no recuerdo que estaba vagabundo en las calles, yo recuerdo que la luz del Señor vino a esa vida y cambió el transcurso de la historia así como cuando estábamos frente al Jordán y entró el arca del pacto y cambió el curso de la historia.

Ahora los judíos podían decir, mi historia antes de cruzar el Río Jordán y ahora la nueva historia después que cruzo el río Jordán. Es bien importante pero bien importante que el Dios de Israel, nuestro todopoderoso Dios esté en el centro de nuestras vidas para que entonces esté en el centro de nuestros hogares. Una vez que Dios está en medio de nuestro Jordán Dios no se mueve.

¿Cuántos dicen otra vez amén por esto? Él no se mueve hasta que lleguemos y alcancemos nuestro lugar, nuestra posición en la tierra prometida. No importa cuánto tarde ese viaje, no importa si el viaje toma años, Aleluya! Nuestro Jesús en el centro del Jordán no se va a mover hasta que tu llegues a tu meta.

Escribía anoche, decía, hermano descanse y también hermano haga este ejercicio, respire, respire. ¿Por qué vamos a respirar frente al Jordán? Porque Dios está parado dentro de ese Jordán y él está conteniendo la braveza, la furia y el ímpetu de esa tormenta. Nosotros solamente sentimos los vientos, no estamos sufriendo el acoso intenso del enemigo aunque lo parezca. Y es bueno saber que aunque yo sea débil, aunque yo no sea perfecto, aunque tengamos deficiencias mi Dios, el todopoderoso, que controla el cielo y el universo, él no ha mandado a un ángel, él, él, él está parado para que tu marches, para que tu camines y cuando salgas al otro lado cuéntale a otros de esa piedra, cuéntale a otros de ese evento, comparte.

Eso fue tan increíble que cuando ellos están para cruzar Josué dice en el verso 10 al pueblo, porque eso es lo bueno de Josué, es algo impetuoso, es algo milagroso pero también Josué les recuerda a ellos que es algo real, no solamente un sueño. Les dice a ellos:

“…En esto conoceréis que el Dios viviente está en medio de vosotros y que él echará de delante de vosotros al cananeo, al eteo, al ebeo, al fariseo, al jerseo, – a todos los eseos, así es más rápido.”

En otras palabras, a los enemigos, como quiera que se llamen. En esto conoceréis que el Dios viviente está en medio de vosotros. Ahora yo diría, en esto conoceréis que nuestro Dios está dentro de nosotros con su Espíritu Santo. No dejes que nada te intimide.

Descansemos sabiendo que aunque nuestras luchas de la vida, nuestras preocupaciones aún continuarán después de haber cruzado nuestro Jordán, podemos descansar en lo absoluto, que no importa, hermanos, que nosotros no tenemos la nube o la columna de fuego, o el arca del pacto, el Dios que se personificaba a través de la nube o la comuna de fuego o el arca del pacto, ahora habita dentro de nosotros el Espíritu Santo.

Cuando yo veo este tipo de efecto dentro del pueblo judío pienso en ese Dios que es un Dios de la providencia, no solamente que provee pero que protege. Un Dios demasiado misericordioso para proteger y proveer, ¿qué significan estas piedras? en el verso 21 del capítulo 4 Josué les dice a los judíos, ya han pasado el río Jordán, y se dirigió a los israelitas y dijo:

“… en el futuro cuando sus hijos les pregunten por qué estas piedras están aquí ustedes les responderán porque el pueblo de Israel cruzó el río Jordán en seco. El Señor, el Dios de ustedes, hizo lo mismo que había hecho con el Mar Rojo cuando lo mantuvo seco hasta que todos nosotros cruzamos. Esto sucedió para que todas las naciones de la tierra supieran que el Señor es poderoso y para que ustedes aprendieran a temerle para siempre.”

Cuando nos pregunten de su evento compártelo, compártelo, que otros vean que nuestro Dios no se quedó en la Biblia, que nuestro Dios no se quedó en el pasado. Esto también nos enseña que sí tenemos un pasado, que vamos a enseñar pero que también tenemos un futuro que mirar y preparar.

Los eventos en los cuales Dios ha intervenido no deben ser olvidados, no deben ser escondidos, no deben ser ignorados bajo ninguna circunstancia. Nuestro deber es compartir mientras vivamos y contarles a otros la historia de ese evento en el cual Dios estuvo parado en nuestro Jordán. Hay algo que también me llamó la atención acerca de tomar las piedras y contar la historia. Y en Deuteronomio hay un pasaje pensando cuando estamos educando a nuestros hijos o a nuestros familiares o a nuestros vecinos, o compañeros de trabajo, es nuestra función, es nuestro deber compartir mientras sea posible la verdad del Evangelio. Y los eventos de nuestra vida ayudan a poder compartir de una manera no acosadora, en un ambiente de trabajo.

Yo tengo por costumbre si alguien en mi trabajo o cuando trabajaba abre una puerta y me hace una pregunta, yo aprovecho esa puerta y comparto ya que la persona abrió la puerta pues yo… eso yo busco, que me abran una puerta y uno hace el resto. Dios le dice a Israel en Deuteronomio:

“Grávate en el corazón estas palabras que hoy te mando; segundo, incúlcaselas a tus hijos continuamente, háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes, átalas a tu mano como un signo, llévalas en tu frente como una marca, escríbelas en los postes de tu casa y en los portones de tu ciudad.”

Grávate, incúlcale, hable, átalas, es un signo, escríbela, hermano, hermana, has tu trabajo con las piedras. una generación de nuestra gente que no escuche el mensaje de la palabra es una generación perdida, una generación que no va a escuchar de Dios, es nuestro deber mantener el conocimiento de Dios en nuestras generaciones porque el mundo no va a enseñarte a dar de Dios, al contrario, es lo menos que quieren.

Vamos a ponernos de pie y hacer un ejercicio en esta mañana. Piensen ahora, hermanos, los que están en el balcón y los que están aquí, estamos frente al río Jordán y tu sabes cuál es tu río Jordán. Todos tenemos un río Jordán y muchos viven frente al río Jordán en la orilla y no sabes qué hacer con ese río Jordán. Es tanto el estrés, la impaciencia que proviene de no saber qué hacer con la problemática que a veces nos ahoga, a veces nuestra voz no se escucha, eso nos roba la paz, no podemos dormir, no tenemos felicidad. El enemigo se ve demasiado grande y poderoso, pensamos que no tenemos alternativas, que no hay soluciones, pero en esta mañana yo te digo a ti como Josué le dijo al pueblo, en tu río Jordán ya Jesús está en el centro de ese río.

Por un momento no te enfoques en la problemática, olvídate de la problemática no la vas a resolver. Vamos a trabajar primero con que Jesús esté dentro de tu corazón. Si Jesús está dentro de tu corazón tu hogar tiene que tener en el centro la presencia de Jesús. Si tu hogar tiene a Jesús en ese centro Aleluya! Si Jesús está en el hogar no importa cuántos ríos de Jordán se van a levantar porque Jesús está en el centro de ese hogar.

Si Jesús está en el centro del hogar y venimos el domingo a la iglesia, o el miércoles, gente que tiene a Jesús en el centro de sus vidas, la iglesia, congregación León de Judá, tiene a Jesús en el centro del río Jordán. Si nuestra iglesia tiene a Jesús en el centro del río Jordán, Boston, here we come, porque tenemos el centro que es Jesús.

¿Quién nos va a parar? Si el centro de nuestra vida es el Señor de todo esto. Se pueden sentar. Yo preparé 8 páginas pero no se asusten. Como dije en la mañana, yo quiero que… iglesia, los tiempos están difíciles, iglesia, los tiempos están difíciles, y no se van a poner mejores, pero nosotros, la iglesia, la que tiene la palabra de Dios para el siglo XXI somos hombres y mujeres parados en la brecha o en las trincheras frente a la orilla del río Jordán. Dios está buscando 12 hombres que tomen la piedra, hay que meterse al agua a coger las piedras para traerlas y hacer un monumento para que entonces el pueblo comience a caminar en fe. En esta hora mi reto para ustedes es, Dios está buscando gente que regrese al río y coja las piedras y levante un monumento de bendición, levante un monumento de victoria, levante un monumento para su gloria y para su honra aunque otros lo estén negando, aunque otros estén apostatando, aunque otros no crean, usted coja su piedra y levante un monumento para las próximas generaciones.

Cuántos lo van a hacer en esta tarde? ¿Qué significan estas piedras? que Dios es un Dios de providencia. ¿Qué significan estas piedras? que hay que enseñarle a las próximas generaciones, no podemos parar de enseñar. ¿Qué significan estas piedras? que convicción es más importante que conveniencia.

Yo dije en la mañana que en Puerto Rico había un ministerio, que puede que exista en otros países también, pero en Puerto Rico de unas películas que eran como de horror, una era El Infierno Ardiente y se reunía un sinnúmero de personas inconversas y se ponía la película y salía el diablo y todas esas cosas y la gente cogía miedo, lloraba y se convertía, porque la conveniencia de no ir al infierno. Pero el sacrificio de la cruz no fue una conveniencia. Jesús tenía la convicción de que al morir por nuestros pecados nos iba a dar la salvación eterna en base a una convicción permanente.

So, mi convicción no es escapar del infierno, es por agradecimiento de que yo estaba perdido y Jesús murió por mí en la cruz del calvario. So, recuerden en esta tarde qué significa la piedra que tu tienes, que Dios tiene providencia, que la palabra tiene que seguir siendo enseñada, que convicción es más importante que conveniencia, y por último, que la iglesia tiene pasado pero tenemos futuro. Y aunque yo no lo vea yo sé que mi Redentor vive y en algún momento él me ha de levantar y él regresará por su iglesia, lo niegue quien lo niegue, Jesús vuelve por su iglesia, al sonar de la trompeta. Dios les bendiga, Dios les guarde.

Vamos a ponernos de pie. En esta tarde al salir de esta iglesia, de este templo y vayamos a nuestros hogares y estemos meditando en la semana, recuerda esto, cuando tu te enfrentes a tu Jordán no vas a estar en la iglesia, tu vas a estar solo o sola, pero eso no importa. Dile al que está al lado ‘eso no importa’ porque Jesús está en el medio del Jordán y él no se va a mover. Dios les bendiga.

Una ciudad de refugio

TRANSCRIPT

Voy a estar leyendo en el libro de Marcos, capítulo 10, versos 46 al 52 y voy a leer de la versión Internacional.

“Después llegaron a Jericó, más tarde salió Jesús de la ciudad acompañado de sus discípulos y de una gran multitud. Un mendigo ciego llamado Bartimeo, el hijo deTimeo, estaba sentado junto al camino, al oír que el que venía era Jesús de Nazaret se puso a gritar, “Jesús, hijo de David, ten compasión de mí.” Muchos lo reprendían para que se callara pero él se puso a gritar aún más. “Hijo de David, ten compasión de mí.” Jesús se detuvo y dijo, “Llámenlo,” así que llamaron al ciego, “Ánimo, levántate, te llama,” él arrojando la capa dio un salto y se acercó a Jesús. “¿Qué quieres que haga por ti?” le preguntó. “Rabí, quiero ver,” respondió el ciego. “Puedes irte,” le dijo Jesús, “tu fe te ha sanado.” Al momento recobró la vista y empezó a seguir a Jesús por el camino.”

Dios siga bendiciendo su palabra. En esta mañana en el tema que vamos a estar hablando es para que veamos. Y celebramos en esta mañana especial la discapacidades que existen dentro de nuestra sociedad y cómo las personas pueden vivir la vida dentro de estas discapacidades. Y eso me llama a mí la atención que a veces uno en la vida piensa, Señor, cuándo yo podré ver a un ángel? Por qué no puedo ver ángeles? Me gustaría verlos y hablar con ellos.

Sin darnos cuenta que muchos de estos ángeles han tomado forma humana, de una manera simbólica y los tenemos alrededor. Y esto me recuerda una historia cerca de 20 años atrás. Había una pareja esperando su bebé, una pareja cristiana, ellos están contentos, alegres, y hasta pensando lo que sería ahora con esa nueva llegada su familia. Ellos no estaban pensando que tener un bebé es como tener un mortgage, una hipoteca. Ellos están pensando en la alegría, en el detalle que esa criatura va a traer a ese hogar.

Compartían con sus hermanos y hermanas en la iglesia ese impacto positivo que sería en la vida de este joven matrimonio esta criatura. Esta joven pareja servía fielmente al Señor, comprometidos gozaban de un momento indescriptible de paz y alegría. Pasan los meses, llega el momento del alumbramiento, momento tan esperado, la criatura nace y una vez que es traída al hogar, la atmosfera en el hogar seguía de una alegría inmensa. Tenemos un pequeño ser humano que Dios nos ha dado con la bendición de poderlo levantar y que en el futuro sea alguien de provecho para la sociedad y un creyente.

Disfrutando ellos de esta criatura, cuando la criatura llega a los 2 años se dan cuenta que algo no está saliendo como se debe esperar de una criatura a los 2 años. Toman su criatura y la llevan a los profesionales del campo de la salud y los médicos les dicen a ellos, “Bueno, su criatura tiene uno de los espectrum de autismo, aspberger. Es un momento de choque, es un momento de enfrentarse con una realidad no esperada. Es un momento en el que surgen las dudas por qué a mí, si he sido fiel al Señor, si yo le he dedicado toda mi vida a servirle, qué pasó?

Pero la pareja que era una pareja experimentada en el Señor, no tomó ni dejó que este momento de tragedia se convirtiera en un monumento que apagara la alegría o el gozo que esta criatura había traído al seno de su familia. Al contrario, después de meditar y pensar deciden que ahora vamos a comenzar un nuevo viaje con retos nuevos y oportunidades. En vez de hacer un momento de tragedia, y quedarnos cimentados y anclados en esa tragedia y seguir llorando y lamentándonos, nos vamos a mover y vamos a disfrutar de nuestra criatura, la bendición que Dios nos ha dado. Este no será un momento de tragedia, este será un momento de bendición, un momento de alegría, un momento de decirle al Señor, “Señor, tu has dado, tu podrás quitar siempre será tu nombre bendito.”

Es fácil llegar a esta determinación cuando están discutiendo yu planificando solamente los padres, pero ahora hay que prepararse porque la sociedad te va a preguntar, la familia va a preguntar, la iglesia va a preguntar, y a veces es como si uno tuviera que hacer una lista y cuando te saluda y te preguntan, ¿y qué tiene el tuyo? Sacas la lista, porque la gente a veces no tiende, no sabe, es ignorante. Pero esta pareja tiene una esperanza, ellos saben que la sociedad lo señala como un error. Los sistemas educacionales los catalogan educación especial, pero la iglesia, oh la iglesia, la iglesia es diferente.

So, ellos tienen en su corazón que no importa lo que pase en nuestra sociedad, cuando lleguemos a mi iglesia – y de hecho estoy hablando de otra iglesia – ah, ellos van a entender, nos van a recibir. Lamentablemente cuando la pareja llega y va a la iglesia, la gente comienza a pararse y a hablar por la criatura, porque asume que tiene demonios. Usted se imagina eso? que tu hijo o hija tiene una discapacidad y la iglesia en vez de escuchar, preguntar, ser compasiva, entender, tiene demonios.

Y servicio tras servicio los padres tenían que llenarse de paciencia, tener sabiduría, cuando se levantaba un hermano o una hermana muy bien intencionada pero ignorante, porque no estaba educada en lo que estaba pasando, y a veces las buenas intenciones no son suficientes, nos tenemos que educar. Yo me trato de poner en ese sitio, he llegado a la casa de Dios a alabarle, a servirle, a bendecir, a estar con mi familia y mi familia me dice a mí que mi hijo está lleno de demonios y que por eso actúa de esa manera.

Estamos aquí en esta iglesia en un programa de evangelismo que nuestro pastor está hablando y explicando, y hablando con Roberto en esta semana de este mensaje, Roberto me dijo, “Dile a la iglesia que mi corazón, que congregación León de Judá pueda ser una ciudad de refugio,” grábate eso en tu mente y en tu corazón, ciudad de refugio.

Si dejásemos la historia ahí, esta familia tenía suficientes excusas y razón para dejar la iglesia, para olvidarse del Evangelio, para olvidarse del Señor, discriminados por la sociedad, discriminados por las comunidades, discriminados por la familia, discriminados por la iglesia, quién entonces queda? Pero ellos sabían, ellos entendieron que hay un Dios por encima de la comunidad, hay un Dios por encima de la sociedad, hay un Dios por encima de la iglesia que mantiene sus brazos abiertos todo el tiempo para recibirlos como somos, como venimos y como estamos.

Han pasado un poco más de 20 años y hoy en día los dos hijos de esta pareja están estudiando en la universidad. Fíjense, de tener demonios, de ser rechazados, los padres no se quedaron y construyeron un edificio, en ese rechazo se movieron. Y estos niños tienen nombre, Gabriel Medina y Taina Medina. Sus padres son Maritsa y Omar Medina. Démosle un aplauso a Omar que nos deleita en esta mañana con una alabanza.

Cuántos pueden alabar al Señor? La historia no tuvo un triste final, la historia no tuvo un final de tragedia porque el Señor siempre ha estado con sus brazos abiertos.

Desde el principio fuiste llamado,

Yo te escogí desde mucho antes.

Fuiste separado para servir.

Solo no estás, contigo siempre estaré

Cada paso que tu das, yo estoy contigo en la hora oscura

Yo soy tu paz, soy la luz y la verdad que alumbre el camino.

Un fiel amigo hasta el final.

No temas, no desmayes, porque Jehová tu Dios, está contigo.

Del enemigo te guardará, con su diestra te sostendrá.

Solo no estás, contigo siempre estaré.

Cada paso que tu das, yo estoy contigo en la hora oscura

Yo soy tu paz, soy la luz y la verdad que alumbre el camino.

Un fiel amigo hasta el final.

Cada paso que tu das, yo estoy contigo en la hora oscura

Yo soy tu paz, soy la luz y la verdad que alumbre el camino.

Un fiel amigo hasta el final.

Cada paso.

Hace algunos años la iglesia metodista americana hizo un research, exactamente 4 años atrás, hizo una encuesta nacionalmente con todos sus miembros que tenían alguna discapacidad. Y le hizo una sola pregunta en la encuesta, si puedes soñar tener el presupuesto de crear la iglesia perfecta que atienda y entienda las discapacidades de tu familia, tus hijos, o tus puras discapacidades, qué harías? Qué esperas? Y dice que el 80% de las personas contestaron con algo que no tiene que ver con dinero ni edificios, dijeron, una actitud de amabilidad cuando llegamos a la iglesia. Una mano que nos diga bienvenidos. Welcome to church.

Quizás debemos imitar la actitud de Walmart. Hi! Una de las cosas que me llama la atención de Bartimeo cuando vamos al contexto histórico de este pasaje es que Bartimeo no tenía nombre. Digo pero, guau, siempre lo llamamos Bartimeo. Y descubro que en esa época toda persona que era discapacitada dentro de la cultura judía del primer siglo, no se le daba un nombre. So, tras que nace con una discapacidad, sin todavía tener consciencia de lo que le espera, imagínense en el primer siglo, va a ser rechazado por su familia, porque le recuerda a ellos que eso es el fruto de una maldición. Va a ser rechazado por la sociedad, por la familia, jamás podrá visitar ni una sinagoga y encima de todo eso, no tiene nombre.

En otras palabras, no existe. Te imaginas luchar como ser humano en el primer siglo bajo esas circunstancias. Cada vez que lo ven, ahí está Bartimeo, eso quiere decir, ahí está el hijo de Timeo. No era digno de tener un nombre. Y encima de ser ciego tenía lo peor, era mendigo. Dice que se sienta a la orilla en el camino – déjenme decir también algo. Si se nacía en la cultura griega o la cultura romana, y tenías una discapacidad hacían 2 cosas, o te mataban, la familia tiene derecho de matarte al nacer esa criatura, o te llevaban al desierto y te dejaban y te defiendes por ti mismo. Para que vean la realidad de ese primer siglo.

Trayéndolo ahora al siglo XXI nosotros que vamos a empezar a hacer un programa de evangelismo, estaba leyendo y se hizo un estudio en el gobierno federal que mundialmente hay registrados 700 millones de discapacitados, y decía este reporte si los cogemos a todos y los ponemos en uin país, será el tercer país más grande de todo el mundo, después de la China y de la India, solamente de discapacitados. Qué implica eso? un país que no va a tener derecho a la educación, un país que no va a progresar, un país que va a tener que mendigar.

Dice este ciego, mendigo, él no puede ver, está en el camino, tiene su manto. El manto es bien importante porque el manto es cómo él consigue el dinero porque como él no ve. En esa época todavía no se había inventado lo de los vasos o los sombreros. Era el manto sobre sus piernas y ahí la gente tiraba el charity, el dinero, porque él no ve, pero él podía escuchar. Y sentado en ese camino él ha visto muchas personas pasar a través de los años, muchas personas pasar, pero esta vez está escuchando un ruido diferente. Alguien viene que hay un ruido diferente.

El curso de la vida de este hombre está por cambiar. La escena de su vida que no tiene futuro, que no tiene esperanza, que está sumergida en desalientos, amarguras y rechazos, dice que escucha ese bullicio y el supo que el que venía no era Jesús Gonzalez ni Jesús Rodríguez, era Jesús de Nazaret.

Oh, hermanos, cuando leemos este relato bíblico sí es bueno celebrar que Dios lo sana, pero hay que entender las condiciones en que él estaba, en que él vivía, lo que él pasaba para poder entender entonces le milagro que no es solamente que ve. ¿Cuántas veces pasamos por los caminos y no vemos a esos bartimeos de la vida? ¿Cuántas veces en nuestro diario vivir le decimos al Señor, dame la oportunidad de hablarle a alguien del Evangelio. Padre, dame las herramientas de decirle a alguien las buenas nuevas de salvación. Y después le decimos, Padre, y tercero, ponen a alguien en el camino que yo le pueda hablar. Pero realmente es que caminamos tan y tan erguidos que no nos fijamos en que si miramos hacia abajo vemos la necesidad imperante de la gente que está a la orilla del camino esperando que alguien le diga, yo tengo a Jesús de Nazaret para ofrecértelo.

Cuando el pastor Roberto le estaba hablando a los pastores acerca del programa de evangelismo, él preguntó, ¿alguien tiene alguna idea, alguna historia, alguna experiencia? Yo tengo una experiencia no sé si es positiva o negativa, pero una experiencia. Cuando estaba en seminario, gracias al Señor fui al seminario por una beca que se me otorgó. So, casi al final de mis años de seminario me había sobrado un dinero de la beca y pensaba, cómo puedo usar ese dinero para algo educativo. Y anuncian en el seminario que va a venir un famoso evangelista americano que se dedica a hacer trabajos de evangelismo. Y solamente había 300 asientos disponibles en el área que él iba a estar y costaba so much. So, yo aproveché, fui a registraduría, yo quiero que este dinero lo pongan para este evento porque yo quiero estar ahí porque yo quiero saber qué es lo que este experto de evangelismo reconocido mundialmente hace, porque yo lo quiero aprender, porque tenemos que estar dispuestos a aprender.

So, me acuerdo que llegué ese día, había 8 muchachos del seminario, mucha gente había viajado de Estados Unidos para escuchar a esta persona. Usualmente me siento en la parte de atrás pero ese día yo estaba sentado al frente porque yo quería saber cuál es el secreto. Y cuando a ese hombre lo presentan y comienza a decir, ustedes han venido aquí para descubrir el secreto del evangelismo. Todo el mundo yeee. Y quieren tener las herramientas para alcanzarla. Y todo el mundo, síiii. Y yo le decía a mi amigo, tu sabes, ya llegamos. Y él dice, voy a empezar cómo yo lo hago cuando estoy en el aeropuerto.

Y él cogió unos minutos de pausa. Yo pienso, bueno, me imagino que debe estar verificando cómo está vestida la persona, de dónde viene la persona, si está en un buen área, si está en el terminal, entonces yo acá meditando. Y él se para y dice, cuando estoy esperando para abordar el avión con mi boleto en mano le pregunto al que está atrás de mí, ¿tu conoces a Jesucristo como el Señor y salvador? No. y ahí le digo lo básico del Evangelio. Y le pregunta al de enfrente, ¿tu conoces a Jesucristo como tu Señor y salvador? No. le digo el plan de salvación.

Yo estoy esperando que diga algo más. Me monto en el avión, cojo mi asiento, cuando viene la azafata a preguntarnos si queremos algún aperitivo, le pregunto a ella, ¿tu conoces a Jesús como tu único y exclusivo salvador? Y yo digo en mi mente, yo no he venido a esta conferencia para que me digan que el gran programa de evangelismo es abrir la boca y comunicar las buenas nuevas de salvación. Yo estoy buscando algo más complicado, más complejo, algo más especializado, algo más técnico.

Él nos dice a nosotros, podemos aprender las técnicas, podemos tener las herramientas, pero la manera más tocante, la manera que hace más efecto es cuando usted, que es la mejor arma que tenemos en el reino de los cielos, abre su boca y comunica sencillamente a otro las buenas nuevas de salvación.

Cuando llegué a mi apartamento estaba mi mamá esperándome y me dice, “¿Cómo fue esa conferencia?” Well, es solamente abrir la boca y contar el Evangelio. Y ella me dice, “Pues entonces págame el dinero a mí porque eso es lo que yo hago.”

Se levanta Bartimeo y comienza a dar gritos, “Jesús, hijo de David, ten compasión de mí.” Eso me recuerda a veces nosotros estamos tan enfocados, tan busy en nuestro diario vivir que nos llaman y los que están a nuestro alrededor dicen, déjalo tranquilo, deja tranquila, llámalo después. Ahora no. pero él gritaba más. ¿Usted ha pasado por esa experiencia? Yo pasé por esa experiencia hace algunos años cuando vivía en la ciudad de Nueva York y esto realmente pasó en Nueva York.

Me preparaba con la familia para ver el juego de los Yankees e ir 4 a un estadio de baseball es costoso. So, decidimos, vamos a comer bien, los vamos a llenar bien, para cuando lleguemos al parque no se compre nada. Pero se me olvidó un detalle, eso suena bien entre adultos, no con niños. So, Vivian y yo tomamos el tren, llegamos al parque, nos sentamos, estamos recordándole a los hijos, “Acuérdense cuando nos sentemos en el parque vamos a ver el juego de baseball, no vamos a comprar nada.” Okay. Todo está bien hasta que una familia se nos sienta inmediatamente al frente. Era el papá con 3 muchachos. Y él compró popcorn, compró hotdogs, compró soda, compró Cracker Jack, y el hijo mío pequeño, Isaac Gabriel, siempre el pequeño…

Yo noto que el caballero le da de comer a sus hijos pero se pasa mirando a Isaac Gabriel. Y le digo, bueno ¿qué estará haciendo Isaac Gabriel que llama la atención de este caballero? So cuando yo miro a Isaac Gabriel, él está así… ¿Qué pasó? Terminamos comprando Cracker Jack, hotdog y sodas. Algo chistoso, algo bonito. Pero cuando la experiencia es negativa no nos reímos.

Cuando somos los que nos están olvidando, los que no se fijan en nosotros, los que no tienen ni siquiera un nombre, así nos sentimos, sentados en la congregación, metidos entre mucha gente pero nadie sabe que nos sentimos desalentados, nos sentimos solos, nos sentimos como que no tenemos nombre, no tenemos personalidad, solamente porque hemos llegado de un mundo que nos rechaza, de una sociedad que nos señala y de un mundo que nos mira como que no tenemos ningún valor.

Pero déjame decirte algo en esta mañana, se ha llegado a esta congregación en esta mañana con ese sentimiento, con esa problemática emocional de rechazo, sacúdete, que esta congregación estamos con los brazos abiertos. Yo sé que a veces nos tenemos que echar aceite en las coyunturas… nuestra expresión vale más que tener un edificio que está preparado para discapacitados. Tenemos elevadores, nuestras puertas tienen las medidas correctas, de acuerdo al gobierno federal para poder pasar una silla de ruedas, los baños están preparados para todo eso. la facilidad está preparada para recibir discapacitados, la pregunta es, ¿la gente que puede hablar en esta iglesia está preparada para recibir a los discapacitados? O los mantendremos en una esquina sin nombre, porque el Cristo que yo recibo él me dio a mí un nombre, un nombre nuevo. Aleluya!

Jesús dio la orden, “Llamadle.” Qué dirían esos Apóstoles que estaban con Jesús? Se habrá vuelto loco Jesús? Cómo Jesús le va a dar a este mendigo ciego un tratamiento de VIP. Hace 68 años, 1948 en Puerto Rico, mi tío Domingo Rivera, era un adicto al alcohol y un jugador de cartas, un hombre que podía ganar en una noche 5000 dólares pero los perdía, porque su vicio era jugar. Rechazado por la sociedad, viviendo en las calles, nadie de mi familia conocía al Señor. Y un domingo a la mañana Domingo estando sin camisa, con unos pantalones, sin zapatos, sin medias, borracho en la acera, porque no todos venimos de alta alcurnia, yo me acuerdo de dónde yo vine y no me olvido de eso.

Dice que este hermano esperando por la [inaudible] pública, que iba a una iglesia en aquel entonces en la parada 14 en Santurce, una iglesia que iba el gobernador de Puerto Rico, una iglesia de alta alcurnia, llega a la parada de vehículos y ve a este hombre tirado en el suelo borracho y le pregunta, “¿Cómo te llamas?” Y él le dice, “Domingo.“ “Domingo, ¿tu quieres cambiar tu vida?” “Sí.” “Ven el próximo domingo y espérame en esta parada de guaguas y ven conmigo para la iglesia.”

Pasó una semana, mi tío vive en la calle, ¿qué hizo mi tío? Llega el sábado por la noche, tiene que tener la ropa para llegar a la iglesia y no sé si en otros países, pero en Puerto Rico se acostumbraba cuando uno lava ropa, y no hay secadora, uno pone la ropa afuera y la tiende. So, él fue por diferentes casas haciendo shopping y dice que Dios lo bendijo mucho. So, mi tío era un hombre de 6.4, un hombre bien alto, y los pantalones le quedaban como si estuviera cruzando el río, sin correa, tenía una soga como correa, una camisa, zapatos sin medias.

Cuando llega este caballero, este hermano la próxima semana y lo ve, él está en la parada esperando al hermano de la iglesia que lo vaya a llevar, el hermano lo coge, le paga la transportación pública, llegan a la iglesia, está el gobernador dentro de la iglesia, hay muchos senadores dentro de la iglesia, y Domingo le dice al hermano, “¿Quieres que me siente atrás.” Dice, “No, no, vente conmigo.” Y lo sentó al frente.

Y durante las predicaciones él le decía a este hermano, “Me levanto ahora y acepto a ese Jesús.” “No, tienes que esperar a que hagan el llamado.” Okay. La historia cuenta que Domingo se convierte al Señor, 1948. Un hombre rechazado por la sociedad. Esa conversión de Domingo Rivera cambió a toda la familia Rivera.

Jesús [inaudible] congregación, como decía el pastor la semana pasada, tratemos al que no conoce al Señor con un tratamiento VIP, porque por esa persona fue derramada la sangre de Cristo en la cruz del calvario.

Es interesante que Jesús sabe lo que va a pasar, pero Jesús no era ligero de palabra. Él no es rápido y se encuentra con este hombre y le dice… lo llamaron, arrojó la capa, lo que implica que si ahí había dinero, el dinero se fue, él está dejando su modo actual de ganarse la vida, sin todavía tener la sanidad. El sale y tira ese manto, él sabe que algo va a pasar, está esa expectativa, algo va a pasar.

Si nosotros fuéramos Jesús que es nuestro rol en esta época, y nos encontramos con alguien con discapacidades o alguien alcohólico, o alguien bajo los efectos de la drogadicción, automáticamente sabemos qué es lo que la persona necesita pero no nos tomamos el tiempo de preguntarle a esa persona, ¿qué tu necesitas? No lo que yo creo que tu necesitas, qué esa persona necesita. Porque al preguntarle a esa persona qué necesita, le estamos dando a esa persona la dignidad. Le estamos dando importancia, le estamos diciendo que es un ser humano, le estamos diciendo que nosotros estamos dispuestos a escuchar aunque no tengamos la respuesta, pero si no tenemos la respuesta, podemos decir como Pedro y Juan, no tenemos ni plata, ni oro, pero de lo que tenemos te vamos a dar, que es el poder de Dios en acción.

Jesús preguntó, ¿qué necesitas? ¿Y qué dijo él? Que vea, quiero ver. Rabí, yo quiero ver. En el ministerio de inglés hay una persona que a veces sirve en el Departamento en el programa de ujieres, que también tiene una discapacidad, es cuidado por personas que están en el ministerio de español. Y este muchacho que aparentemente no está escuchando o tiene problemas cognitivos, dicen ellos, me contaban que caminando una vez por la calle junto con este muchacho, él vio alguien que estaba tirado, un homeless, y ellos siguieron caminando pero él fue donde el homeless y le dijo, “Si quieres cambiar tu vida ven a la iglesia para que conozcas a Jesús.” Ellos se quedaron. Dios hablando el mensaje de salvación.

Y en otra ocasión, conozco a otra persona que tiene también un problema cognitivo. Le estaban enseñando cómo caminar sin perderse y dónde él iba a hacer su terapia quedaba un Burger King como a unos 4 ó 5 bloques, y la idea era que poco a poco fuera solo, fuera del sitio de rehabilitación a Burger King, comprara su Whoper y regresara sin tener ayuda. Y dice que caminando hacia Burger King viene alguien que también está en la calle y le pide dinero y él siguió caminando, lo ignoró, pero se recordó y regresó para atrás. Y le dijo, “Te puedo comprar comida, si me acompañas a Burger King y escuchas mi historia, entonces te compro en el Burger King.”

Hermanos, estamos viendo, Bartimeo no veía pero escuchó que venía el Cristo. Y ese Cristo cambió la escena de la vida de una vez y por todas. Estás tu viendo? Si no puedes ver no puedes escuchar, si no escuchas no puedes ayudar, si no puedes ayudar no estás beneficiando el Reino de los cielos.

En este día Dios te da la oportunidad de ser un agente de cambio. Muchos de nosotros con una buena vista y buenos oídos esperamos por los Bartimeos de esta época para traerlos a Jesús. Lamentablemente no estamos viendo. No puedes ver los Bartimeos en tu familia, en tu trabajo, en tu comunidad, los que nos rodean, los que están a la vuelta de la esquina. Muchas veces oramos, Dios dame la oportunidad de compartir la buena salvación. Lo que deberíamos decir es, Señor, abre mis ojos. Padre, abre mis ojos para yo poder ver a los Bartimeos de esta vida, que no solamente se quedan los Bartimeos en el ministerio de inglés, que también vengan al ministerio de español, que vengan a nuestro servicio, gente que habla español que no tiene dónde vivir, que pueda venir aquí y se sientan cómodos, gente con síndrome de Down, gente con autismo, gente con traumatic brain injury, gente rechazada por la sociedad, gente que sale de la cárcel, que pueda venir aquí y decir, “Cuando llego a esta iglesia la gente me recibe, cuando llego aquí la gente me llama por mi nombre, porque Dios me ha dado un nombre.”

Que contento me puse hace algunas semanas recibiendo un texto de mi Miguel Eusebio Ramírez, nuestro ministro en la cárcel, cuando me manda un mensaje pero con una fotografía, como un Face, está él con 4 ex presos que acabaron nuestro discipulado haciendo evangelismo en la calle. Y le pregunta, “¿Pero ustedes tienen entrenamiento?” “Pastor, nuestro mejor entrenamiento es que estábamos perdidos, nos encontramos con Jesús y ahora somos nuevas criaturas.”

En esta mañana Dios nos dice, no paremos, llámenle, no paremos, llámenle, no paremos, llámenle. Cuando veamos a alguien que està discapacitado darle la mano, nadie sabe lo que está pasando el que está sentado a nuestro lado, por las batallas que pasa durante el día de la semana, sed de ánimo para que al final del tiempo podamos decir, “Señor, yo veo, y si yo veo soy usado para tu gloria, soy usado para tu causa, para que el reino sea expandido.”

Yo no quiero cuando yo llegue al cielo yo me pregunte, “te puse mucha gente en el camino.” “Padre, pero yo no lo vi.” Porque estabas mirando con ojos de ignorancia, con ojos de discriminación, con ojos de prejuicio, cosas que no tienen cabida ni lugar dentro del cuerpo creyente. Reprendemos todo espíritu de discriminación, todo espíritu de recepción negativa, de rechazo, porque somos una iglesia que recibe al que necesita, porque tenemos a Jesús, predicamos a Jesús y vivimos a ese Jesús.

Dios les bendiga en esta mañana. Y quiero dejarles con una última alabanza, antes de que te vayas en esta mañana, esta iglesia tiene un programa que se llama body system y eso es buscando voluntarios que den un domingo al mes, una hora y media, con niños que son discapacitados para que sus padres se puedan sentar y escuchar también el mensaje del Señor. Una hora y media, de lo contrario los padres no vienen, se quedan en la casa viendo el servicio por internet porque no pueden venir a congregarse. Es tiempo de empezar a ver porque ya Dios llamó, ya Dios dio la orden, es tiempo de empezar a ver.

So, cómo traducimos esta acción, dona tu tiempo, una hora y media al mes para que una familia pueda recibir el mensaje de la palabra del Señor. Atrás estará Melvin y mi esposa Vivian. Dios les bendiga.

Cuídense de que nadie los cautive con una vana y engañosa filosofía

TRANSCRIPT

En esta mañana les invito a ir conmigo a las Escrituras, a la Carta que Pablo le escribió a los Colosenses en el capítulo 2 versos del 8 al 17. Pablo está escribiendo desde la cárcel, quiero que mantengan esa imagen durante el transcurso de la predicación, Pablo está escribiendo desde la cárcel.

Y le dice a la Iglesia en Colosas: «Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según la tradición de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo y no según Cristo, porque en Él habita corporalmente toda la plenitud de la deidad, y vosotros estáis completos en Él que es la cabeza de todo principado y potestad. En Él también fuiste circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal en la circuncisión de Cristo, sepultados con Él en el bautismo en el cual también fuisteis resucitados con Él mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.

Y a vosotros estando muertos en pecados y en la incircuncisión de la carne, os dió vida juntamente con Él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros que nos era contraria, quitándola del medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades los exhibió públicamente triunfando sobre ellos en la cruz. Por tanto nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir, pero el cuerpo es de Cristo.» Dios bendiga Su santa Palabra en esta mañana.

Estando Pablo en esta prisión le llegan anuncios, mensajes de que la Iglesia que está en Colosas está siendo atacada, está siendo engañada, se ha diseminado, una proporción de ideas filosóficas, vacías, sin contexto original, tiene una esencia natural para confundir las bases bíblicas del Evangelio que ellos han recibido. Y es interesante notar que la humanidad a través de sus pensamientos filosóficos tratan de desarticular, de cuestionar, de crear una duda de lo que creemos y de lo que somos.

Estos ataques sutiles, hábiles, van dirigidos a una sola persona y a una sola persona quieren desinflar, quitarnos el interés. El enemigo sabe que si nosotros, el pueblo de Dios, a través de nuestra vivencia, a través de nuestro diario vivir, a través de lo que somos en nuestras vidas damos cabida, permitimos una simple duda acerca de la Persona de Jesucristo el resto sería historia y nos confunden con cosas abstractas, cosas que no son concretas, cosas que al oír parecen bien. Ellos quieren que el Evangelio de Jesucristo sea regido, identificado, definido y explicado por los razonamientos humanos y esto no funciona así. Nuestros pensamientos, nuestro contexto de pensar, actuar, está diseñado y definido por la Persona de Jesucristo.

Todo lo que somos, lo que nos da valor, lo que nos da el ser, lo que nos ayuda a seguir adelante en nuestras vidas no son filosofías huecas, no son una serie de pensamientos en un libro, no es que nos sentamos a pensar, y a investigar qué es realmente el Evangelio. Uno de los factores que los filósofos no entienden es que el mensaje del Evangelio está centrado en la Persona de Jesús y ese factor abstracto se hace concreto en nuestras vidas.

Ellos no pueden entender cómo una serie de personas en diferentes países a través de los años, a través de la historia permanecen fieles a unas ideas religiosas, a unas ideas que aparentemente para el mundo contemporáneo no tienen sentido. Pablo desde su visión se da cuenta que hay algo que está entrando a la Iglesia de Colosas y dice en el versículo 8: «Mirad que nadie os engañe por medio de filosofía.»

La nueva versión traduce este texto diciendo: «Cuídense de que nadie los cautive con la vana y engañosa filosofía que siguen las tradiciones humanas, la que va de acuerdo con los principios de gente y no de acuerdo con los principios de Cristo.» Es algo que es incomprensible para nuestra mente humana y vamos a hacer lo mismo en la mañana o ya sea el miércoles.

Nosotros hemos sido impactados en algún momento de nuestras vidas por una Palabra que no proviene de filósofos, una Palabra que no proviene de un grupo sentado a definir qué es lo que es el cristianismo, eso ya fue definido, decidido y demostrado. Nos mueve no solamente una emoción temporera porque no somos como las olas del mar que nos mueven de un lado para el otro. Eso es lo que Pablo quiere evitar, que después que ellos recibieron el mensaje real, el mensaje verdadero, ahora sean movidos por filosofías de hombres que tratan de filtrar, de quitarle la esencia a lo que es el Evangelio. Si sacamos la Persona de Jesús del Evangelio lo que tenemos es un grupo de filosofías y teologías. Manteniendo la Persona de Jesús dentro de ese Evangelio tenemos algo que no tiene otra religión.

Las grandes expresiones teológicas a través de los tiempos reflejan siempre su gran pensador, su gran filósofo, su gran teólogo, su gran filósofo, su gran hombre y hay personas que hacen hasta los negocios de hacer viajes para poder dónde caminó, dónde estuvo ese gran filósofo de la religión musulmana o dentro del budismo, o dentro del confusionismo, o dentro del hinduísmo, siguiendo una serie de reglas huecas y sutiles.

En cambio nosotros, aquéllos que han tenido la oportunidad de ir a Jerusalén o Israel, el sistema de ideas para ir allá no está basado en que vamos a ver dónde está enterrado nuestro Señor, no está basado en un peregrinaje que nos recuerda la penosa idea de que aquél que nos fundó está ahí muerto y ahí está su cadáver o su esqueleto, o su momia. En cambio el Evangelio de Jesús nos enseña que al llegar hay unas tumbas, hay un lugar que lo enterraron, hay unos sitios que Él visitó pero el último reposo no está en la tierra, el último reposo de Jesús no está en una tumba, el último reposo de nuestro Señor no está en la tierra, está sentado a la diestra de Dios Padre.

Dice el verso 9 de Colosenses 2: «Porque en Él habita corporalmente toda la plenitud de la deidad». Esta palabra «toda» en el griego aparece sólo una vez en el Nuevo Testamento, una sola vez, toda. No es que Jesús es una imagen de Dios, no es que Jesús representa las ideas de ese Dios superior. No es que Jesús habla acerca de Dios, es que el Jesús de este Evangelio es Dios, aleluya, y con Él toda Su deidad, y con Él toda Su autoridad, y si ese Jesús habita en mí en esta mañana yo te digo: en mí habita toda la deidad que está en el cielo, y eso me da a mí la autoridad, la autoridad que no me da ninguna filosofía hueca y sutil, la autoridad que no me da la vida ni las potestades, la autoridad que me da a mí Jesús por ser mi Señor, por estar dentro de mi corazón, por yo ser Su templo, habita en mí la gloria de la deidad.

¿Te imaginas toda esa gloria, toda esa autoridad está dentro de ti? vive dentro de mí, yo estoy sujeto a esa autoridad, pero el mundo espiritual está sujeto a la autoridad que me ha dado a mí Cristo, el mundo espiritual no tiene autoridad sobre mi persona porque el Cristo de la gloria me ha dado a mí, te ha dado a ti esa autoridad para sujetar, para controlar, para ponerlo debajo de la planta de tus pies y decir: tú estás vencido porque yo tengo la autoridad del que te venció, el que me la ha dado a mí aunque sigue siendo mi Dios, aunque yo sea imperfecto, aunque yo haya fallado, aunque yo no sea el mejor del mundo Dios se ha placido en habitar dentro de mi corazón y hacerme Su santuario para decirle a este mundo pecaminoso: yo junto con mi Iglesia compartimos la plenitud de esa vida.

Dice «Y en Él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a manos» esto es un problema en la Iglesia hoy en día. Aquéllos que venían del judaísmo traían consigo un cierto tipo de arrogancia, «nosotros somos judíos primera generación, a nosotros nos circuncidaron» estando estos judíos en iglesias que la mayoría también era gentiles, ¿qué tensión, qué fricción habría entre aquéllos hermanos?

Ahora tú eres ahora nuevo, tú no has sido circuncidado, como si fuera un creyente de segunda clase. Eso no nos pasa a nosotros porque a nosotros no nos circuncidan so esa fricción, esa tensión me recuerda. Yo llegué primero y llevo años en la Iglesia so yo tengo unos privilegios, yo tengo más experiencia. ¿Sabes el problema que tiene Colosas? yo vengo de Israel, yo escuché estas palabras de la boca del Maestro, tú las escuchaste de un apóstol y eso va creando un tipo de división dentro de la Iglesia en Colosas.

No a ti no te voy a hacer caso porque tú eres nuevo, tú no has pasado por ese proceso físico de ser circuncidado y Pablo dice: En ese Cristo tenemos una circuncisión mejor que la física porque la ha hecho Cristo. Levanta tu mano en esta mañana y adora a Dios.

Él no se ha olvidado de ti donde quiera que tú estés, hayas llegado ayer, hayas llegado veinte años atrás Él habita en ti como si hubieras llegado desde el principio, tienes la misma autoridad, aleluya. Los que están en el balcón: tenemos la misma autoridad aunque hayamos llegado tarde, él no se olvida de nosotros, eso es lo bonito del Señor. Y la cosa es que Pablo está preso, Pablo está mandando cartas que se está quejando de lo que le está pasando a él. Pablo no está pensando en las circunstancias de ese momento, Pablo está, como todo buen creyente, pensando en el ministerio que Dios le ha dado, la gente que Dios le ha dado. Aunque él esté preso: yo tengo gente que tengo que animar, gente que tengo que predicarle, todavía la historia no ha acabado aunque yo esté preso.

Aunque tú no tengas un micrófono, aunque tú estés sentado, aunque tu grupo de alianza sea pequeño publica, comunica, dile a la gente lo que el Cristo de la gloria ha hecho en tu vida. Toda la plenitud de Él en mí, no son características, no son rasgos, no es que me parezco, es la naturaleza de Dios, oh ese altísimo incomparable.

Mientras preparaba este sermón yo acostumbro a, después que tengo el pasaje y he leído los demás originales en la sala de mi casa y pongo música, y así yo lo leo todo, pongo música y voy preparando, no me pregunte qué tipo de música pero tengo música (risas) leo el sermón, Vivian está frente a mí en el sofá estudiando para las perspectivas so yo la veo bien seria a ella en su estudio y yo me estoy riendo, preparando el sermón yo me estoy gozando porque Dios también me está hablando a mí. Decía: Señor qué grande Tú eres que a veces no entendemos con lo rápido que vivimos la vida no entendemos, lo más grande eres Tú que te fijaste en nosotros.

Pablo sigue hablando en el verso 11 y nos dice que esa circuncisión echó de nosotros ese cuerpo pecaminoso y carnal, la circuncisión de Cristo es un aspecto abstracto pero un aspecto real en nuestras vidas. Y sigue diciendo: «Sepultados con Él en el bautismo en el cual fuisteis también resucitados con Él mediante la fe en el Poder de Dios que lo levantó de los muertos, y a vosotros, estando muertos en pecado y en la incircuncisión de vuestra carne os dió vida juntamente con Él perdonándoos todos los pecados.

Algo que me llamó la atención de este pasaje cuando dice que está anulando el acta de los decretos que había contra nosotros fui al contexto histórico, ¿a qué se refiere Pablo con el acta de los decretos que nos era contraria quitándola del medio y clavándola en la cruz?

En los calabozos de las casas de antes afuera de la reja estaba el récord por el cual la persona estaba presa, so el carcelero cuando pasaba para llevar comida a esos presos podía leer en la puerta del calabozo lo que la persona había hecho y qué tiempo iba a estar preso, so todos los días a ese preso le recordaban psicológicamente qué había hecho y cuánto tiempo iba a estar preso, so lo que Pablo está diciendo es que Jesús, ese mismo Jesús entró a esas cárceles en la que tú y yo estábamos presos y fue cárcel, celda por celda, y tomó el decreto de lo que tú habías hecho.

Y tomando ese decreto en Sus manos no se quedó para hacer un récord o para recordarnos, lo grande de ese momento es que Él toma nuestros pecados, esa acta que me acusa delante de Dios Padre, Él la toma y la lleva consigo hasta la cruz, cada que lo clavaban estaban clavando nuestro decreto, estaban clavando lo que nosotros habíamos hecho de malo y en ese momento, en esos clavos, ese decreto era destruido, nuestra celda estaba limpia, nos considerábamos libres, libres, ya no éramos presos, tenemos que estar fuera, no hay quién nos acuse porque Él tomó nuestras culpas.

Como diría todo buen puertorriqueño: cogió el acta y se la puso en la cara al diablo para que viera que ahora somos libres, no hay quién nos acuse, es lo mejor que podemos tener, entonces ¿por qué tener sentido de culpabilidad? ¿por qué tener problemas con la autoestima? ¿por qué te mantienes preso si ya Él quitó la culpa, quitó la acusación y la borró de una vez y por todas. Iglesia León de Judá, Iglesia a través del internet dile al mundo que eres libre, eres libre, eres libre porque el Cristo que tiene toda la deidad te ha hecho libre.

Dice en el verso 15: «Desarmó, despojó a los principados y a las potestades, y los exhibió públicamente». En el griego la palabra exhibir en este contexto es la misma palabra que se usa cuando se hacía una parada, una parada como del 4 de Julio, parade del memorial day, un desfile, entonces imagínate que todos esos principios demoníacos, todos esos principados, esos dominios que nos mantienen presos, que nos mantienen en una miseria emocional y espiritual ahora Jesús hace un desfile para enseñar lo que Él ha sacado, lo que Él ha vencido y dónde lo ha puesto.

Es decir está haciendo una burla públicamente para que sepas cuando te mires en el espejo en la mañana, te vas a averiguar, no te vas a ver más joven ni más delgado, pero te vas a ver libre, te vas a ver libre. Qué bonita ocasión de comenzar nuestro día diciéndole al espejo: me he levantado y sigo libre porque mi Cristo tomó mi carga y la clavó en la cruz, tomó mis maldiciones y las quitó. Qué gozo, puedo ir a trabajar en la mañana, puedo ir a la escuela en la mañana, puedo caminar con mi cabeza ergüida porque no tengo quién me acuse, porque mi mejor abogado nuestro Señor Jesucristo cuando tomó esa culpabilidad mire la tomó y la clavó en la cruz. So en esta mañana comienza a vivir una vida de libertad.

Cuando nos mantenemos en las prisiones y no queremos salir de la cárcel nuestra forma de ver las cosas, nuestra perspectiva es de una persona que está presa, una persona que está atada, una persona que no tiene libertad, una persona que está restringida, una persona que no sabe qué hacer, que no piensa en el futuro porque está presa. ¿Cuántos de nosotros en nuestras comunidades, en nuestro diario vivir encontramos personas que se ven muy alegres pero están presos? no se sienten libres y usted y yo somos los mejores mensajeros para enseñarle a estas comunidades ya sea la comunidad de nuestro trabajo o la comunidad en que vivimos, o nuestra familia que aunque no tenemos mucho pero somos libres, con eso no hay que hacer mucho ruido porque es una realidad, no es algo abstracto, es algo concreto que nadie nos lo puede quitar. Por eso Pablo dice: no dejes que te engañen con huecas sutilezas y filosofías si ya tú eres libre, ya tú eres libre, decláralo a los cuatro vientos: yo soy libre porque el Cristo que yo le sirvo tomó lo que yo era, tomó el acta, la rompió, la anuló y abrió la celda.

Si estamos presos y no queremos salir cuando aconsejamos, aconsejamos como un preso y a veces nosotros tenemos ciertos problemas y vamos a ver a hermanos y hermanas que creemos que están libres pero están presos y el consejo que nos dan es completamente negativo. Bueno ¿qué vas a hacer? ¿a ver qué pasa? quizás Dios se acordará de ti. Cuando se está preso hermano, hermana, no hay esperanza porque nos quitan la esperanza, no ves la hora en que vas a salir, pierdes el conteo del tiempo, no sabes bien, ya se te perdió, pierdes todo y no te das cuenta que hace tiempo Dios te ha hecho libre, Dios te ha hecho libre.

En esta mañana yo quiero que usted reflexione, no solamente en el mensaje de esta predicación ni en el estilo como se predica pero yo quiero que vayas a tu vida personal, ¿dónde está tu vida en este viaje del Evangelio?

Si tienes una mentalidad negativa tú vas a ver que todavía el acta del pecado está ahí pero la mentalidad tienes que reprenderla y ver que no hay nada, que es solamente mental. Pero si el enemigo te quiere hacer ver: pero es que estoy solo, pero es que no puedo ver nada más, es que no siento, es que no hago, tienes que creer, tienes que creer que el Señor Jesús antes de que yo naciese, antes de que yo fuese formado y eso es lo que Pablo quiere enfatizarle a los Colosenses, mientras sistemas humanos cuando nunca han hecho nada por nosotros, sistemas humanos que te pueden vestir, sistemas humanos pueden cambiar tu peinado, sistemas humanos te pueden hacer una cirugía plástica pero no pueden cambiar lo que hay dentro del corazón y de la mente, para eso fue que vino el Señor Jesucristo y eso fue lo que Pablo les dice a ellos: ¿cómo es que tú vas a dejar ahora la realidad, esa experiencia genuina por filosofías vanas y huecas sin sentido? sólo porque lo dijo Platón o Aristóteles.

Yo tengo una mejor filosofía porque yo he conocido al creador de la filosofía que toma lo abstracto y lo hace concreto, que toma lo imposible y lo hace posible, que toma lo insignificante y lo hace grande, se llama Jesucristo.

Cuando estamos presos lo que hacemos es seguir sombras, eso es seguir el pensamiento paulino, la gente sigue las sombras, sigue lo que no es real, sigue lo que es temporero, sigue lo que es efímero, sigue lo que no es eterno, sigue lo que no tiene sustancia, sigue lo que no tiene esencia. ¿Por qué seguir todas esas cosas si abres tus ojos y miras hacia el frente y vas a ver al Cristo resucitado que está frente a tu vida diciéndote: Sal de esa maldita prisión, sal de esa cueva, sal de esa baja autoestima, sal de ese bajo engaño, sal aunque seas inmigrante, sal aunque no tengas papeles pero sal porque Yo te he dado la libertad y la autoridad sobre toda potestad y dominio diabólico pero sal? ¡corra, brinque! hermano alégrese porque no somos esclavos ya de una maldición.

Dígale a su familia cuando llegue a su casa: familia somos libres. Cuando usted llegue hoy a su casa en la tarde coja a su familia, haga un círculo de oración en su sala y dígale: Señor ¡yo y mi familia somos libres! y si tú declaras con tu boca que tú eres libre, si tú declaras que tú eres libre los principados van a entender que está hablando el Hijo de nuestro Dios, está hablando gente que aunque sea imperfecta han abierto sus corazones y ahora esa familia es un trono en el cual se sienta Jesús con Su Padre y Espíritu Santo para decirle al mundo espiritual: en esta casa, en este apartamento, en esta familia está reinando la deidad y la plenitud del Señor, esta casa es especial, aquí no hay lugar para estar preso, abre esa reja, abre todos esos papeles y bótalos en el Nombre de Jesús.

Señor: mi casa no es una cárcel, mi casa es Tu templo, mi casa no es una cárcel, mi casa es Tu templo y tus hijos habitan Tu templo. Santifique su casa, santifique su apartamento diciéndole al mundo espiritual: aquí estamos nosotros con mi familia adorando a lo que no es abstracto pero es concreto, a lo que no es irreal pero es real, a lo que no podemos tocar pero es el motor de nuestras vidas que aunque no lo hayamos visto le creemos. ¿Qué decimos en esta mañana? llegamos a su casa y cuando lleguemos a nuestras casas vamos a declara ¿qué? que somos libres.

Marta cuando llegues a tu casa ¿qué vas a hacer? declarar: somos libres. Winston ¿qué vas a hacer? Camilo ¿qué vas a hacer cuando llegues a tu casa? somos libres, Danny cuando llegues a tu apartamento: somos libres, somos libres. Y una Iglesia que es libre, una Iglesia y un pueblo que es libre no tiene límites.

Quiero terminar con esto. En el año 1974 en un país en Sudamérica este Pastor llevaba 30 años en el ministerio y llegó un momento en que sintió cansado, se sintió solo y le dice a su esposa «mañana después que terminemos el servicio de este domingo nos vamos al tren, voy a dejar todo y nos vamos a otra ciudad». La esposa no dijo nada sino que pensó ¿qué estará pasando por la mente de mi esposo que quiere dejarlo todo? y pasó que estando sentado esperando el tren que llegaba a cierta hora el tren se atrasó y en vez de haber un número de personas que normalmente esperan por ese tren el crowd, ese grupo de personas comenzó a crecer y a crecer. So él decide ponerse en pie y a formar una línea, y dice que habían muchas personas formando líneas, todavía no llegaba el tren pero estaba esperando gente ese tren.

Y dice que mientras esperaba él cuestionaba, y le venía a la mente este pasaje, «pero si Dios me hizo libre, si Dios me ha dado poder y autoridad, si me ha hecho un soldado de su causa ¿qué me ha pasado a mí estos treinta años que he perdido esa visión? y dice que estando ahí esperando llega el tren pero él hace un número como un número 100 que tiene que esperar que cada persona entre, y él así a lo lejos divisa a un individuo que viene caminando dando pasos de un lado a otro lado, cuando se va acercando a él ve que tiene ropas viejas, sucias, no está peinado, tiene una apariencia un poco como si fuera alguien que no tiene dónde vivir, cuando se acerca a él este individuo medio loco le pone las manos encima y comienza a cantar: «soy yo soldado de la cruz y siervo del Señor, no temeré llevar su cruz, sufriendo por su amor, después de la batalla nos coronará, Dios nos coronará, Dios nos coronará, después de la batalla nos coronará en aquélla santa Sión, más allá, más allá, en aquélla santa Sión».

El hombre le dice a él: estaba esta mañana para cometer suicidio y cuando estaba ya para tirarme a ese abismo una voz me dijo: ve ahora mismo al tren de la ciudad para que le digas a uno de Mis hijos que yo he dado la autoridad y el poder, y le dice al Pastor: el Señor me dice que si tú tomas este tren para dejar y abandonar, y rendirte, entonces yo que soy piedra tendré que predicarle a la gente.

Después de la batalla nos coronará, Dios nos coronará, Dios nos coranará, después de la batalla nos coronará en aquélla santa Sión, más allá, más allá, en aquélla santa Sión. Oh más allá, más allá en aquélla santa Sión, después de la batalla nos coronará, nos coronará en aquélla santa Sión.

Hermanos Dios les bendiga, Dios les guarde, no siga lo abstracto, siga lo concreto que equivale a seguir al Señor Jesús, ese es el primer punto, el segundo punto: sal de la celda, sal de la celda y dile a este mundo que tu deuda ya está pagada, tercer punto: nuestra circuncisión no fue hecha por manos de hombre, fue hecha por manos santas de Dios, una mejor y superior. Alabemos Su gloria en esta mañana, vayamos a nuestras casas pensando: ¡yo soy libre, yo soy libre!

Remar aunque la tempestad está en contra

TRANSCRIPT

Voy a estar hablando del Libro de San Marcos capítulo 6, versos 45 al 52. Es un pasaje que es tratado por tres Evangelistas, Mateo, Marcos y Juan, hablan de esta experiencia, Jesús caminando sobre las aguas. Mateo es el único que menciona a Pedro, Marcos y Juan no lo mencionan.

Y yo quiero que durante mi exposición mantengan esta frase en sus mentes: "Un concepto erróneo de Jesús evitará el conocimiento necesario para el crecimiento espiritual." Si no entendemos a Jesús, no entendemos lo que significa Jesús en nuestras vidas y Su magnífico plan.

Dice la Palabra: "Enseguida hizo a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de Él a Betsaida, en la otra ribera, entre tanto que Él despedía a la multitud, y después que los hubo despedido, se fue al monte a orar; Y al venir la noche, la barca estaba en medio del mar y Él solo en tierra; Y viéndoles remar con gran fatiga porque el viento les era contrario, cerca de la cuarta vigilia de la noche vino a ellos andando sobre el mar, y quería adelantárseles."

"Viéndole ellos andar sobre el mar pensaron que era un fantasma y gritaron, porque todos le veían y se turbaron. Pero en seguida habló con ellos y les dijo: Tened ánimo, Yo soy, no temáis; Y subió a ellos en la barca, y se calmó el viento, y ellos se asombraron en gran manera, y se maravillaban porque aún no habían entendido lo de los panes, por cuanto estaban endurecidos sus corazones." Dios bendiga Su Palabra en esta mañana.

Al comienzo de este capítulo (capítulo 6), comienza con la decapitación de Juan el Bautista. Es una introducción bien terrible, es una pesadilla, no es una buena noticia que ellos se dan cuenta que el precursor de Jesús ya no existe, le cortaron la cabeza. Llega la escena precedente a este evento de la barca en que la multitud está escuchando a Jesús y no se quiere ir, pasan horas, tal vez se anochece, y Jesús los despide. Juan abunda más y dice que ellos querían hacer a Jesús Rey, porque después de ese milagro de alimentar a 5.000, el instinto, la inclinación, el ímpetu era "pues vamos a hacerlo Rey", porque si puede alimentar a 5.000 personas, hombres sin contar mujeres, ¿cuánto más Él puede hacer? eso es lo que está en la mente de las personas ¿no? esa emoción, ese momento de alegría indescriptible.

Imaginémonos que estamos en un partido de fútbol o de béisbol y anotan un gol, cómo se pone la gente; se estimulan, se levantan, se saludan aunque no conocen al que está al lado, se abrazan, porque han hecho un gol.

Yo me acuerdo de joven estando en Puerto Rico, mi mamá era bien fanática del béisbol y fuimos a ver un juego allá en Puerto Rico entre dos equipos, el equipo estaba jugando la semifinal, mi mamá creció jugando béisbol, fanática de su equipo, el equipo nunca había podido ganarle a ese equipo, y en ese momento el equipo por el que mi mamá hinchaba conectó un cuadrangular, un home-run.

Y yo me acuerdo que mi mamá, una mujer serena, bajita, bien pentecostal, bien tranquila, de momento ¡mi mamá se me perdió! (risas), y yo le digo a mi hermano: ¿y dónde está mami? Ella estaba por todos los bancos abrazando a la gente, high-five - low-five, y yo dije: pero mamá ya usted está en edad, ¡eso no importa, hay que celebrar el momento!

Así estaba esta multitud que cuando saben que tienen hambre, están lejos de su casa, están lejos de donde ellos están, de momento esta persona puede proveer alimento suficiente, humanamente pensaron: si Él puede proveer alimento para 5.000 hombres sin tener que ir al congreso ni promulgar una ley, ni tener que ir al sanedrín, ni tener que esperar por el emperador romano ni el gobernador ¿cuánto más este Jesús nos puede dar? hay que hacerlo Rey. Pero Jesús, en Su sabiduría, dice que Él empuja, dice que Él empuja, dicen los versos en griego, dice que Él empuja a los discípulos para que se metan en la barca porque Él no quiere que ellos sean influenciados por la multitud, Él no quiere que la multitud cambie el plan divino. Un concepto erróneo de Jesús va a evitar el conocimiento necesario para que crezcamos espiritualmente.

Ellos pensaron en un Jesús material, en un reino material, en una abundancia de beneficios materiales, no habían entendido todavía el significado, la importancia, el motivo que hacía que Jesús se moviese por ellos.

Un dato bien interesante es que Jesús los envía en la barca y si Jesús me envía a mí a algo ¿verdad que vamos? Si Jesús viene y te dice: Mira coge ese avión y vete a Guatemala, tú vas a coger el avión y vas a Guatemala porque Dios te está enviando. Si Dios me dice a mí: Coge ese avión y vete a Puerto Rico yo no me lo pienso dos veces, yo cojo el avión y me voy a Puerto Rico porque Dios me ha dicho que me vaya a Puerto Rico. Y en este caso Jesús, el que acaba de alimentar a 5.000 personas, les dice a Sus discípulos: métanse en esa barca, cojan ese bote y vayan al otro lado.

Ellos contentos están en su bote, muchos de ellos son expertos en pesca, han pescado, saben lo que es un bote, saben a lo que se pueden enfrentar, pero aquí viene una contradicción: Jesús los envía a ellos y Jesús sabía que venía una tormenta, pero ellos no lo sabían, y a veces nosotros no entendemos: ¿cómo es posible que yo esté haciendo las cosas bien por el Señor, estoy haciendo lo que Él me ha llamado a hacer, estoy haciendo lo que Él me ha dado a mí para que haga, mi ministerio, mi visión, lo que siente mi corazón, y haciendo y cumpliendo, y siendo obediente a Sus mandamientos, se levantan tormentas que yo no puedo controlar, y empezamos a analizarnos internamente: ¿habré pecado, he dejado de orar, no soy obediente, he hecho malo a algún semejante, algo está mal en mi familia?

So imagínense los discípulos siguiendo el mandato de Jesús y estando dentro de esta barca, s encuentran con esta tormenta. Me imagino que algunos pensarían: ¿cómo es posible que Jesús nos mande en la barca y Él se quede en tierra?

Pensemos en esa escena: ellos están en medio del mar y dice el verso 48: "Y Él que estaba orando los veía remar con gran fatiga". El griego dice: "remaban con gran énfasis, con gran fuerza" pero el viente les era contrario so ellos no podían adelantar ese bote. No sé cuántos han pescado por la noche o cuántos han remado. En la época que pasa este pasaje es cerca de la Pascua en Jerusalén y se dice que siempre había luna llena, so donde estaba Jesús orando en ese monte, Él podía ver a estas personas tratando de remar y el barco no moverse hacia adelante.

La pregunta que surge es ¿por qué Dios me ha enviado a mí en una misión que parece una misión imposible? Cuando miro y estoy en esta barca rodeado de mis compañeros, mis discípulos yo no veo a Jesús, Jesús no está en la barca, entonces uno recurre a sus capacidades, sus destrezas, su experiencia, pero con todo y eso, lo que ellos sabían hacer, la barca no se podía adelantar.

Una de las cosas que permeaba, que fluía en la mentalidad judía de aquél siglo era que Domiciano, el emperador romano enfatizaba que él era jefe y que él mandaba los cielos, la tierra y el mar, era una frase romana, "Domiciano gobierna y manda los cielos, tierra y mar."

Jesús que aparentemente ha perdido el control pero Él está en control, un Dios soberano, sabe lo que está pasando, ve a su gente que está fatigada, que está trabajando pero esta gente no se desanimó, ellos no pararon de remar. Los tiempos fuera de la barca que pueden significar tiempos espirituales, pueden significar tiempos sociales, pueden significar tiempos de nuestra cultura, porque la barca representa a la Iglesia y si lo traemos en ese punto teológico al siglo XXI nuestra barca, la Iglesia en el siglo XXI está navegando en contra de tiempos tempestuosos, está remando en contra de situaciones teológicas erróneas, está navegando en contra de lo que la ley afirma.

Y Jesús nos dice en esta mañana que Él nos ha enviado a remar aunque la tempestad está en contra, aunque los tiempos sean diferentes, aunque la escena se vea demasiado oscura y la barca no parezca progresar o adelantar Jesús nos sigue enviando, porque mientras trabajamos y remamos no cedemos a los vientos, ¿cuántos dicen amén en esta mañana?

¿Alguien aquí ha visto alguna vez un fantasma? porque si lo ha visto hay que llamar a psiquiatría, los fantasmas no existen, ¿cuántos aquí le tienen miedo a la oscuridad? levanten la mano, no se asusten. Miren, en mi casa me conocen porque me encanta asustar, soy fanático de eso (risas). Por ejemplo si estamos todos en la sala y yo me desaparezco nadie quiere ir para los cuartos porque no saben dónde es que yo estoy. So mi esposa me dijo: yo voy a enseñarle a Isaías lo que es el susto ¿no?

Estoy yo un día bien, bien dormido, un sueño profundo, eran como las cuatro o cinco de la mañana, ella se despertó primero que yo, yo no noté que se bajó de la cama, ella se viene por mi lado y me pone su cara al lado de mi cara pero yo estoy durmiendo (risas). Cuando yo desperté yo di un brinco (risas) y yo no ví un fantasma.

Ahora imagínense esta gente: ellos acaban de ver a Jesús alimentar a 5.000 personas. Ellos lo han visto, en el capítulo 4 del mismo Libro cuando Él calma con Su Voz la tempestad, ellos saben quién es este Jesús aparentemente, y ahora en medio de esa tempestad cuando Él viene caminando sobre las aguas ellos creen que es un fantasma. Dice que se asombraron en gran manera, que gritaron, porque todo lo que veían no lo entendían. Todo lo que ellos veían no lo entendían.

Ellos andan con Jesús, ellos se sientan con Jesús, ellos ven a Jesús operar como nadie en la historia lo ha visto operar, juntamente con Él, son testigos oculares de lo que Jesús puede hacer y del milagro de las 5.000 personas, a este momento de la barca no ha pasado un día, solamente horas, y ellos no entendieron que este Jesús no estaba siendo limitado por ninguna ley romana, no estaba limitado por el emperador Domiciano, este Jesús era el Creador y Señor del cielo, de la tierra y del mar. Pero ellos no entendían.

Y nosotros en el siglo XXI no somos diferentes a ellos. Estamos con Jesús, buscamos a Jesús, leemos de Jesús, le oramos a Jesús, pero cuando las cosas no mejoran el panorama exterior no parece muy bonito.

Un Pastor dijo que si esta escena la hicieran en esta época, meter un grupo de la Iglesia del siglo XXI dentro de una barca y comienzan a remar, la barca se paran y no pueden seguir porque los vientos son contrarios, él dice que en esta época nos daríamos con los remos porque culparíamos a alguien, porque estamos programados para pensar que nada nos puede ir mal, que todo tiene que salir bien, que siempre Dios va a proveer, que siempre Dios va a estar ahí, que todo lo que le pidamos nos lo va a dar e históricamente no pasa así. Dentro de la Voluntad de Dios si a Él le place darnos Él nos da, y si no nos da sigue siendo nuestro Dios.

Tenemos que salir de esa programación mundana, de esa programación completamente humanista. Lo que sí es seguro es que si tú tomastes tu cruz ¿cuántos tomarán su cruz, cuántos han tomado su cruz? y al entrar en la barca no sabiendo qué va a pasar en el camino ni quién se va a levantar o qué se va a levantar o qué va a venir, una cosa sí yo sé: que el Creador del cielo, de la tierra y del mar me ha dicho: Entra en la barca y ve al otro lado, y yo voy a remar no importa lo que pase porque mi función, mi llamado, mi asiento en esa barca es para remar.

Yo una vez traté de remar con tres personas y descubrí que los que van en el medio son los que llevan el peso, es el remo que más adentro entra, y los que van al frente van dirigiendo hacia dónde se mueve, so a mí me vieron gordito y me pusieron en el medio (risas).

Los discípulos no le dijeron a Jesús: bueno Señor ¿quién va a ser el líder cuando estemos en la barca, quién se va a sentar al frente, quién va a estar en el medio, quién va a ir atrás, quién va a tener los remos más nuevos o de mejor marca? ¿quién va a tener guantes, quién va a estar sin guantes? porque nosotros preguntaríamos eso, cómo hacer el trabajo. Y Jesús lo que pide es: En tu sencillez y tu obediencia hacia la Voluntad del Señor se sencillo, se sencilla, se humilde, acepta que tu trabajo es un remo, y remando, la barca comienza a caminar.

Para cuando llega ese Jesús que mientras están remando Él está orando, ¿¡qué escena bonita esa, no?! mientras ellos están remando Jesús está orando, intercediendo. Mientras usted y yo estamos pasando por ese tipo de tormenta Jesús no está descansando, Jesús está orando, intercediendo por nosotros, y aunque yo no vea ese Jesús, cuando llegue a mi presencia ese Jesús dentro de la barca yo no me asombro porque yo he creído. Yo me asombro cuando yo no he creído, cuando algo me espanta, cuando algo es asombroso, pero lo que Jesús hace es completamente creíble y es asombroso.

Jesús les dice: "Tened ánimos, Yo soy, no temáis" antes que se calmasen los vientos, antes que Él entrase a la barca Él les trae a ellos esa palabra "tened ánimo." Para no temer hay que tener ánimo.

Algunos dicen en la psicología que te pares frente al espejo en la mañana antes de ir a trabajar y le digas al espejo: hoy me veo bien, hoy tengo mejor vida, voy a trabajar y a disfrutar el día. Yo te diría algo diferente: yo no le diría al espejo, yo le diría a los cielos.

Dios me ha permitido hoy levantarme con vida y yo voy a ir a trabajar porque Él me da el aliento y Él me da el espíritu. No importa lo que pase en mi trabajo o dónde yo vaya, Él me ha dicho "no temas, ten ánimo, anímate, alégrate". El Pastor una vez me dijo: Isaías, uno tiene derecho a ser feliz, reclama tu bendición. Aunque tu barca esté en el medio, aunque tu barca no se esté moviendo no importa, tú insiste en lo que te enviaron, ahora el resto lo va a hacer Jesús. Ahora va a llegar el barco que te va a arrastrar y te va a llevar a puerto seguro pero tú no pares de remar, hermano no pare de remar. Y si el que está a tu lado no quiere remar, tíralo por la borda (risas) no, no, anímalo.

Hay una lección en esto, los países de Escandinavia dentro de las iglesias, ellos tienen una barca pequeña en los altares porque para ellos el simbolismo de la barca es una iglesia, y para ellos en las iglesias no hay rangos, no hay divisiones, todos son iguales; el trabajo es remar, remar. Los tiempos se están poniendo difíciles.

Nuestros hijos, nuestros nietos, nuestros bisnietos se van a enfrentar a otro tipo de sociedad, a otros tipos de problemas culturales. Es nuestra responsabilidad como padres, como abuelos, como hermanos instruir a esos pequeños que se van a quedar aquí para que esa barca que Dios nos ha dado no se quede parada en el medio, sino que cuando ellos estén en su barca y vengan los momentos, vengan las tormentas, y ellos no sepan qué más hacer que ellos sepan que todavía no ha llegado el dueño y Creador de esa barca que tiene que llegar para que la barca siga moviéndose. Dice que las puertas del infierno no van a prevalecer contra la Iglesia de Jesucristo, jamás, no va eso históricamente.

Cada vez que tratan de parar la Iglesia, el avance de la Iglesia, su teología, su formación, sus mandamientos, sus principios, sí nos pueden quitar la vida, pero la barca de la Iglesia jamás será detenida, jamás será parada, jamás será confundida, jamás nos podrán parar como Iglesia y como barca.

En un momento así necesitamos entonces detenernos. Estamos en el medio del mar, los vientos no han bajado su fuerza, las aguas están bien, bien turbias, en momentos en que nos detenemos, no paremos de remar, no pares de creer en el llamado que Dios te ha dado. No guardes el remo que Dios te entregó. No entierres ese remo que Dios te ha dado en forma de un talento o una destreza, o un don porque los tiempos se han puesto difíciles. Iglesia, desenterremos nuestros remos. Quítale el polvo al remo, la barca necesita los remos en el agua, y una vez tengamos los remos en esa agua, unos adelante, unos atrás, unos en el medio, la barca no va a ser detenida porque entonces Jesús hará Su aparición milagrosa.

Cuando los aspectos espirituales, los dominios, los principados escucharon a Jesús decir: "Yo soy" ellos sabían que ese Yo soy es un Yo soy eterno. Es el mismo que se expresa en el Éxodo, es el mismo que se expresa en el Reino de los Cielos, Él es, no es una copia, es el original, es el mismo que con Su Boca ordenó y creó, que con Su Boca ordenó y las cosas fueron creadas aunque nadie.

Muchas veces nos pasa eso, a veces hacemos estas cosas y nadie se da cuenta, sigue remando, sigue remando, no se puede parar, no se puede parar ahora porque si paramos de remar la tormenta nos va a destruir, si paramos de remar la tormenta nos va a hacer pedazos, si paramos de remar vamos a desaparecer, si paramos de remar nos ahogamos, si paramos de remar le estamos diciendo al mundo que no creemos en aquél que nos ha llamado. Si paramos de remar le decimos al mundo que es más importante lo que yo puedo hacer que lo que pueda hacer mi remo dentro de la barca con un solo grupo, un solo equipo. Si dejo de remar me convierto en una persona egoísta porque estoy pensando en mí y no en los demás. Si yo paro de remar ¿qué va a ser de la Iglesia? Si yo paro de remar ¿quién le hablará a aquél que no lo conoce? En esta mañana dile al Señor: Señor, dame las fuerzas para yo tomar ese remo y entrar al agua, entrar dentro de la barca.

Si yo no puedo remar porque estoy cansado le digo al que está a mi lado: mira, estoy cansado y voy a remar más suave, pero no voy a parar. Mi remo quizá no sea como el remo de Damaris, pero yo veo que con Damaris remamos juntos dentro de la misma barca. Quizá mi remo no es como el de Wilston, pero yo no paro de remar y tampoco Wilston. Es importante el remo de Wilston como es importante mi remo.

Necesitamos a todo el mundo remando. Dios no necesita que le demos ideas para dónde vamos, ya dijo que es a la otra orilla, ya está la dirección puesta en el GPS, no hay que buscar ningún shortcut, es a la otra orilla y aunque no me lleve con el hermano aprende a llevarte con el hermano porque hay que remar con el hermano. El remo de Camilo es tan importante como mi remo. Si Camilo rema en su casa con su esposa y la familia rema a un solo ritmo, cuando llegan a la Iglesia, a la barca mayor ya vienen con el entrenamiento de remar en un solo ritmo hacia una sola dirección.

Qué lindo es remar en una sola dirección. Quiere decir que nos tenemos que desprogramar: "yo puedo remar". Dilo conmigo: yo puedo remar, yo voy a remar, vamos a remar, no es que no pare, vamos a remar, no nos vamos a ahogar. Se ven las cosas difíciles, siempre se han visto las cosas difíciles porque no es por vista, es por fe y nuestro Señor está a tu lado aunque Tú no lo veas, Él está orando, Él está intercediendo, Él está ahí, Él te va a bendecir, no dejes de remar, no vamos a parar de remar, nadie va a parar la Iglesia. Levanta las manos y alaba Dios en esta mañana, es momento de alabar a Dios, aleluya.

Mi remo es importante, qué lindo es mi remo, qué lindo es tu remo en el agua. La tormenta viene, gloria a Dios, no lo entiendo, es que yo no lo entiendo pero Él viene, no está solo, no está sola, Jesús viene porque nunca se ha ido. El mundo nos enseña que hay un vacío que Él se va, Él no se ha ido, Él dejó el paracletos, Su Espíritu Santo so tú no estás solo, tú no estás sola.

Iglesia ten ánimo, en esta mañana, ten ánimo. Tulio ten ánimo, no temáis, no temáis, estamos en la barca que construyó el Señor, estamos en la barca que fue diseñada por el Señor, estamos en la barca que fue made in heaven, esa barca no sé a dónde, pero tú y yo tenemos que remar. Dios los bendiga.

Servir con gozo

TRANSCRIPT

Mateo, capítulo 20, versos del 20 al 28. Lea así la palabra del Señor en esta mañana: “Entonces se le acercó la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, postrándose ante él y pidiéndole algo. Él le dijo, “¿Qué quieres?” Ella le dijo, “Ordena que en tu reino se sienten dos hijos míos el uno a tu derecha y el otro a tu izquierda.” Entonces Jesús respondiendo dijo, “No sabéis lo que pedís. ¿Podéis saber beber del vaso que yo he de beber y ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado?” y ellos le dijeron, “Podemos.” Él les dijo, “A la verdad de mi vaso beberéis y con el bautismo en que yo soy bautizado seréis bautizados, pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda no es mío darlo, sino aquello para quienes está preparado por mi Padre.” Cuando los 10 oyeron esto se enojaron contra los dos hermanos. Entonces Jesús llamándolos dijo, “Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas y los que son grandes ejercen sobre ella potestad, más entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor y el que quiera ser el primero entre otros será vuestro siervo, como el Hijo del hombre no vino para ser servido sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos.”

Dios bendiga su palabra en esta mañana. El contexto de este pasaje es la parábola que comienza en el verso 1 y dice que este dueño de finca contrata a unos empleados. Y es interesante que los contrata a diferentes horas del día y a todos les ofrece el mismo pago. A uno lo contrató de madrugada, antes de salir el sol ya están trabajando en la finca. A otro lo contrató a las 9 de la mañana. A otros contrató a mediodía. Y algunos en la tarde y finalmente contrató a unos a los 5 de la tarde y el día de trabajo judía termina a las 6 de la tarde.

So, al final del día de trabajo viene el capataz a pagarles a las personas lo que han trabajado. Y él le paga a los que trabajaron una hora lo mismo que van a cobrar los que empezaron por la tarde, los que llegaron al mediodía, los que llegaron a las 9 de la mañana y los que están desde antes que el sol salga. Y eso creó un problema. Cómo es posible, de ahí entra nuestra naturaleza humana, que algunos que han trabajado por muchos años, que le han dedicado al Señor muchos años, a congregación León de Judá – vamos a traerlo ahora a la casa – sientan el recelo de aquellos que llegaron hace un año, estén sirviendo y haciendo las cosas y trabajo que hacen los que vinieron desde Cambridge, por ejemplo.

El mensaje de Jesús y la pregunta de esta mujer, Salomé es la tía de Jesús. Juan y Santiago son primos de Jesús, son las personas que han trabajado y están con Jesús desde el principio. Ellos lo conocen desde su juventud, la tía es la hermana de María, cierta autoridad, cierto poder, cierto prestigio, cierta conexión, cierta relación. Una muy buena pregunta, muy mala la intención.

Nosotros podemos tener muy buenas preguntas, hasta muy buenas intenciones por motivos completamente erróneos. So, cuando estuchan los 10 que esta madre se postra y le dice a Jesús, ordena, ella no le dice, envía la palabra de fe, ella no le dice, tu crees que mis hijos pueden estar…, ella no le dice, me puedes hacer un favor? Ella no le dice, he estado orando para que… Ella dice, ordena. Ella le dice a Jesús, ordena. Porque hay una relación, hay una comunicación, hay un network, pero en el servicio al Señor del Evangelio no sirve la relación ni sirve el network. Comienza con un corazón rendido y listo para servir. Y a nosotros no nos gusta servir, ¿o nos gusta servir?

¿Cuántos aquí nacieron para ser puente? Nadie. Dios quiere que seamos puente para llevar la gente sobre nuestros lomos al otro lugar. Es triste escuchar en esta parábola, historia, que ellos están pidiendo algo de lo cual ellos no tienen la más mínima idea. Jesús les pregunta a ellos, en el verso 22, primero le dice, “no sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo he de beber y ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado?”

Ellos no pensaron. Ellos no analizaron, ellos no procesaron esta pregunta. Sí, estamos ready para pasar y tomar tu copa y estamos ready para ser bautizados con tu bautismo. Jesús no está hablando de la copa de la santa cena, Jesús no está hablando del bautismo que tuvo con Juan, Jesús está hablando de la copa eterna de sufrimiento y fidelidad. ¿Estamos listos para tomar esa copa hasta el final? ¿Estamos listos para ser bautizados en un bautismo de sufrimiento que no nos reconoce lo que vamos a hacer? Porque el Evangelio no es comparado a lo secular, no nos tienen que reconocer, estamos llamados a servir. Estamos llamados a ser crucificados 24 horas, 7 días a la semana. Estamos llamados a decirle al mundo, “Yo no quiero tu gloria, yo he venido para servir, aunque no me reconozcan, aunque nadie se de cuenta, yo estoy aquí para servir en tu reino, en lo que sea, con lo que tu quieras.”

Uno de los grupos de salsa secular que más ha durado en el mundo es el Gran Combo de Puerto Rico. Yo tuve la oportunidad hace muchos años, cuando estaba en mi teens, de trabajar un part time para la compañía Goya en Puerto Rico y uno de los supervisores tocaba trompeta con el Gran Combo y nos hicimos amigos. Y yo le pregunté, “¿Cómo ustedes funcionan que han durado tanto porque tiene que haber un secreto?” y él me dijo, “Bueno, nosotros operamos como una cooperativa, cada músico y cantante gana la misma cantidad de dinero.” Oh! “No hay diferencia entre un pianista, un conguero o el que carga los instrumentos. Todos cobramos igual, porque todos hacemos el mismo trabajo. El dinero que sobra lo estamos invirtiendo para un plan de pensiones para este grupo.” Una mentalidad de ecualidad. Una mentalidad de servicio. Una mentalidad de entrega.

Usted sabe lo interesante de Juan y Santiago, que ellos pidieron estar a la derecha y a la izquierda, es que Santiago es el primero de los 12 que muere y Juan es el último que muere de los 12. ¿Cuántos aquí quisieran estar a la derecha o la izquierda de nuestro Señor? Levanten la mano. Quiero ver esas manos de gente valiente. ¿Sabe quien tuvo ese privilegio? Los dos ladrones, estuvieron uno a la derecha y uno a la izquierda.

¿Qué quiero decir con eso? que para estar a la derecha y la izquierda de Jesús hay que estar dispuesto a ser crucificado. Y ese es un concepto que no nos gusta hablar mucho. ¿Cuál es el motivo o la razón que dirige y controla mis intensiones para trabajar en el Reino de Dios como pastor de León de Judá? Es una pregunta para los pastores. ¿Qué motiva, cuál es la razón? Que no solamente es algo abstracto sino que controla mis intensiones para yo trabajar en la iglesia que es parte del reino de León de Judá.

¿Estoy pensando en ser pastor de León de Judá porque me ofrece la plataforma de estar en la iglesia más grande hispana de New England y poder conseguir otra iglesia? Es una pregunta que nos hacemos los pastores. ¿Estoy en esta iglesia para que la gente sepa que el trabajo que yo hago lo están viendo por internet y donde se pare Roberto ahí también yo estoy parado, y si a él lo conocen también me conocen a mí? ¿Es ese mi motivo por el cual yo estoy trabajando en la iglesia congregación León de Judá? ¿Ese es el motivo que me lleva a mí a trabajar en el reino de los cielos? ¿Esa es la forma en que yo soy crucificado juntamente con Jesucristo? Es para que pensemos nosotros los pastores y nos hagamos esa pregunta.

Hermano diácono, hermana diaconiza, ¿cuál es el motivo, cuál es la razón por la que yo quiero ser un diácono y trabajo en el cuerpo de diáconos? ¿Por qué quiero que sepan que yo soy parte de ese cuerpo que junto con el pastor principal administramos la iglesia? ¿Cuál es la intensión dentro de mi corazón, la que no ve el pastor, la que no ve la iglesia, la que no conoce la familia, por la cual yo vengo un martes al mes a sentarme en una mesa a discutir los negocios del reino? ¿Qué es lo que a mí me motiva, qué es la energía? ¿He sido llamado para servir o estoy buscando la fama y que la gente sepa que yo soy diácono o yo soy una diaconiza?

Maestros, y ayudantes de discipulados que enseñan domingo y viernes, que tienen unas clases, unas personas que llegan nuevas a la iglesia, que están en un proceso de aprendizaje y de caminar, ¿cuál es el propósito, cuál es la razón que hay dentro de mi corazón, no en mi mente, en mi corazón – como dice la escritura, sobre toda cosa guardada guarda tu corazón – qué me motiva a mí a venir cada viernes o cada domingo y enseñarle a mis alumnos las verdades y principios del reino? ¿Lo hago para que sepan que yo sé mucho? ¿Lo hago para que sepan que yo ya he pasado la prueba? ¿Lo hago para que sepan lo mucho que yo puedo enseñar, lo mucho que yo puedo hacer, o yo lo hago pensando que esas personas que Dios me ha puesto en mis manos viernes y domingos, Dios me las ha puesto porque son gente adulta y si yo afecto a la gente adulta, ellos van a afectar a su familia, afectando a su familia afectan a los niños, afectando a los niños afectamos la iglesia, afectamos el reino de los cielos. ¿has pensado en esa idea?

Yo he venido para servir, aunque no me den certificado, aunque nunca la iglesia mi nombre como maestro de discipulado, yo he venido este viernes para asegurarme que mis alumnos entiendan que el principio del Evangelio es servir. Yo he venido para ser crucificado, yo he venido para levantarme en gloria con el Señor, para decirle al mundo, si yo logro que mi clase de discipulado sea estable, sea firme, sea ecuánime, imagínate iglesia, un maestro decidido a servir con una clase decidida a servir hacen una familia decidida a servir, hacen una iglesia decidida a servir, no importa qué pase.

El pastor Gregory me preguntó una vez, “Isaías, cómo te sientes en trabajar en esta iglesia? Porque como entiendo que como trabajaste secularmente es fuerte.” Yo le dije, “Gregory, piensa en esto, piensa en un niño que por primera vez llega a Disneyworld, ¿Cómo se siente ese niño? Contento. Alegre. Puede correr todo el día por los parques, y yo pasé por eso, yo como niño. Cuando fui por primera vez a Disneyworld Isaías, el del medio, cuando entró a Disneyworld él corrió donde Pluto y le cogió la lengua a Pluto y comenzó a lamer la lengua. Estaba contento, estaba alegre, porque estaba donde quería estar, haciendo lo que quería hacer. So, yo haciendo la obra del Señor, estoy alegre, porque he sido llamado para servir.”

Los otros días alguien me preguntó, “Pastor, ¿cómo usted balancea su vida de ministerio, su vida secular, y su vida de familia?” fácil, esto es fácil. Imagínate que salgo de mi trabajo temprano, entro a trabajar a las 5 de la mañana, so me levanto a las 3 de la mañana, salgo 1:30 de la tarde, esa es mi rutina de todos los días. Sigo para el gimnasio porque tengo que sacar ese estrés de todo el día, sabiendo… y muchas veces cuando uno va al gimnasio uno apaga su celular, yo estoy con el celular prendido junto conmigo, esperando esa llamado. La cosa es que la llamada siempre viene después que he salido del gimnasio, que voy en mi carro para mi casa pensando lo que voy a comer, estaciono mi carro, ring, ring, el celular. Alguien está en el hospital.

Entro a mi casa y no puedo comer. Voy para el hospital. 8, 9, 10, 11 de la noche la mayoría de los días. salgo del hospital – acuérdense me tengo que levantar a las 3 de la mañana – llego a mi casa, saludo a la familia, al que esté despierto hablo con él, el que no se quedó sin verme, y me acuesto pues tengo que trabajar al otro día. Y no digo esto por bitterness, digo esto porque estoy contento de que yo le dije al Señor, voy a tomar de tu copa. Quiero tu bautismo, hasta que tu vengas en gloria o me llames a la eternidad. Yo he venido para servir.

Una de las cosas funny del Señor y mi vida, y quiero decir esto de parte de este servidor, agosto 20, 2014 es un miércoles, vengo de mi casa, no tengo que trabajar, vengo de mi casa para la reunión del consejo pastoral y durante el camino, son como las 9 de la mañana, Gregory manda un texto que necesita un pastor que lo acompañe porque hay una hermana que está en Boston Medical Center que va a partir con el Señor y le van a desconectar de las máquinas. So, yo le contesto, sí, Gregory, yo voy a ir para allá.

Estaciono mi carro, voy a Boston Medical Center, estoy con Gregory y la familia bien grande, serví tanto que es la primera vez que yo canto, yo canté en el hospital. Gregory ministró y yo canté. Es fácil cantar sin música porque no me tienen que seguir. Y ministré, estuvimos ahí cerca de 3 a 4 horas. Salimos del hospital, llegamos a la iglesia y casi yo sentándome en mi silla, me llama Gregory, que ha llegado al hospital, alguien a intensivo y necesitan un pastor, pero él no podía porque tenía un appointment, so ¿quién fue? Isaías.

So, estoy con esta familia en intensivo, agosto 20, como hasta las 3 de la tarde. So, ese día fue desde 9 de la mañana hasta 3 de la tarde con dos casos. Salgo de ahí, vengo a la iglesia, digo Gregory, “me voy a ir porque ya estoy un poquito cansado, me voy para la casa a descansar.” Voy de camino para mi casa y me llama mi hermana de Florida, y me dice, “¿Estás en la casa?” Y le digo, “No, estoy manejando.” “Oh, cuando llegues a la casa llámame.” “Okay.” Ya sabía que algo ha pasado. Estoy pensando en el hijo de ella, un familiar, no sé qué. Cuando llego a la casa ella me llama y me dice que nuestro papá murió y murió hoy, a la misma hora que yo estaba ministrando en el hospital, mi papá está muriendo solo en el hospital.

Yo le dije al Señor, “Yo quiero esa cope, yo quiero ese bautismo, yo quiero ser parte de tu reino. Yo te quiero servir.”

Uno de los problemas que tenemos es que no entendemos lo que estamos haciendo. Maestros de Awana y ayudantes, ¿cuál es el motivo y razón por la cual tu vienes esos viernes a trabajar con la niñez y estar con ellos? Yo estoy aquí hoy en día porque una maestra de escuela dominical me habló a mí del Evangelio siendo yo un niño de 6 años. Sí nací en casa de pastores pero la maestra mía de mi primera clase, Noelia, 50 años atrás, ella presentó el plan de salvación en la clase. Ella trabajó conmigo. 50 años después yo soy parte de ese fruto.

Equipo de adoración y música, líderes, cantantes, músicos, ¿cuál es la razón que hay en mi corazón, cuál es el motivo que está dentro de mí para yo venir domingo tras domingo, miércoles tras miércoles, y yo tocar en la casa del Señor? ¿Qué genera en mí, qué me motiva a mí a dirigir a mi congregación y preparar ese ambiente y ministrar a través de esa música cantada, de esa letra, de esos instrumentos, ya seas líder o seas vocal que support el cast, qué me motiva a mí?

Si yo he venido en esta mañana a cantarle al Señor con un corazón humilde y de servicio, yo estoy aquí no esperando que la audiencia me acepte, yo estoy aquí no esperando caerle bien a la gente, yo he venido para ministrar y guerrear espiritualmente a través de la música. He venido a tomar control del reino, he venido para decirle a los demonios, a los principados y a las potestades, “Ahora le estamos cantando al Rey de Reyes y Señor de Señores, yo soy un canal de bendición, yo soy un canal que va a traer bendición a la iglesia, que va a atar las ataduras, que va a desatar la gente, porque yo soy parte de un equipo.

Los pastores, los diáconos, maestros de Awana, el cuerpo de adoración y música, el equipo que está trabajando en los controles, en sonido, en las cámaras, en el video, en la internet, los ujieres, la iglesia, somos parte del mismo reino, somos el mismo cuerpo, estamos llamados a servir, estamos llamados a servir, estamos llamados a tomar de la copa hasta que se acabe. Pero yo no suelto esa copa, a mí la copa no me la van a quitar. Aleluya!

Ministerio de jóvenes y sus líderes, ¿qué me motiva a mí a venir y servir? ¿qué hay en mi corazón? Y eso lo sabe Dios. Tu que estás sentado y no estás en un puesto que te ven todos los días, Dios te está mirando.

Si extendemos eso y lo sacamos de León de Judá, voy a hacer una pregunta ahora, el teólogo Juan Calvino enseñaba lo que Pedro dijo, que nosotros todos somos ministros. So, mi pregunta es, tu conoces del Evangelio, algunos fueron a la [inaudible] del Espíritu Santo. Amén. Dígalo con fuerza, usted fue y se gozó. Ese Espíritu Santo que descendía con la shekinah en el lugar santísimo en los tiempos antiguos, la gente se maravillaba. Cuando esa nube bajaba al templo, la gente se iba de rodillas porque sabían que algo estaba pasando en ese lugar santísimo. En esta mañana si has ido a la jornada del Espíritu Santo, si ya lo tienes, lo has recibido, si es una experiencia, llevas años dentro de la iglesia, mi pregunta es, ¿qué te motiva a ti cuando vas a tu trabajo secular? No te puedes olvidar de lo que tu eres. Tu eres un servidor en el reino de los cielos, tu eres un servidor en el reino de los cielos, con Cristo estoy juntamente crucificado.

Cuando llegamos al trabajo y tenemos la copa, no sueltes la copa, y a tu compañero de trabajo que hace menos trabajo que tu le dan la promoción que tu querías, ¿cómo nos ponemos? Tiramos la copa y queremos coger un bate porque lo que se ha hecho es injusto. ¿Tu sabes lo que es injusto? Que Jesucristo que no tenía culpa fue clavado por ti y por mí en la cruz del calvario. Eso es injusto.

Algunos han dicho que algo ha pasado en el Evangelio de Jesucristo en los últimos 30 años. La gente viene a la iglesia buscando algo. ¿Qué hay para mí? Pero yo te pregunto a ti en esta mañana, ¿tu sabes lo que es ser grande en el reino de los cielos? No es cuánta gente que ti te sirve, es cuánta gente tu sirves en la iglesia, en tu comunidad, en tu trabajo. No seas peleón o peleona en tu trabajo, sé humilde.

Juan y Santiago creían que porque estaban cerquita de Jesús se merecían el estar a su derecha y a su izquierda, pero se olvidaron que para llegar ahí, el pasaje anterior nos dice que los últimos serán primeros y los primeros serán últimos, pero todos van a recibir la misma paga. Aleluya!

Si vas delante de tu hermano en esta carrera, no te jactes que vas adelante, usa eso como experiencia y catapulta para coger a tu hermano que quizás esté caído y levántalo. Ayúdalo y juntos caminen en una forma de servicio, de rendimiento, que le digas al enemigo, que le digas a esta carne, yo no soy importante. Mi llamado no es un llamado a grandeza, mi llamado es yo estar de rodillas.

Señor, úsame como tu me quieras usar. Dame esa copa, bautízame, humíllame. Yo no quiero ser grande, yo no quiero ser importante, yo no quiero ser famoso. Yo quiero ser un servidor en la causa del reino, sea lo que sea para que yo sea pequeño y su gloria siga siendo grande. Iglesia León de Judá estamos en una posición muy importante en la ciudad de Boston, somos una torre fuerte, no por el edificio, no por nuestros pastores, no por la comunidad, porque Dios nos escogió antes de la fundación del mundo para establecer una iglesia fuerte, una iglesia que no cambia, una iglesia que no se vende, y eso tiene un precio.

Nuestros vecinos siguen cambiando su teología, nosotros nos mantenemos sirviendo al Señor. Hace falta que Dios nos quite esa astucia que no es buena. Yo quiero contemplar el sufrimiento y la muerte de mi vida. Oh, yo quiero pagar el precio de ver esa copa. Oh yo quiero tener esa afinidad que no se mueve hasta el final. Y yo quiero decirle al Señor cuando lo vea en gloria, Señor, tu me llamaste, Señor, tu me cambiaste y aunque mucha gente no me vio yo hice tu obra.

En 1982 en la ciudad de Manhattan, New York, en el barrio, hay una iglesia between 106 y 105, en Segunda Avenida, una iglesia pentecostal, y a esa iglesia iba una señora como de 60, 70 años, que vivía en los proyectos de la 101, Primera Avenida. Los que conocen saben que esos proyectos son bien buenos. Esta señora de casi 70 años nunca aprendió a leer, nunca aprendió a escribir, quizás eso fue una buena bendición. Ella se levantaba los sábados por la mañana, iba por las puertas del proyecto, ella se paraba a las 2 de la tarde en el parquecito, ella veía venir los niños que venían de la escuela y los contaba y se iba detrás de ellos para saber dónde los niños vivían.

El sábado iba a la casa, hey, yo soy Granma, yo voy al church, Second Avenue. ¿Me puedes dar tus children para el domingo? Una abuelita. Ella sabía, domingo en la mañana, 70, 80 añitos, llegaba a la iglesia, traía sus muchachos, iban para la clase de escuela dominical. Ella ayudaba con repartir los libros, pero no sabía leer ni escribir, le tenían los libros por nivel. Y eso para ella era increíble. Ella había cumplido con traer los niños y una vez en la iglesia tomaba los manuales y repartía. Y qué lindo se ve. Pasan los años, la iglesia cambia y un domingo la llaman a ella a una reunión y le dicen, “Hermana, no la podemos usar más porque usted no habla inglés.” Algunos meses después a la hermana le dio un stroke. 30 días después le agarró un ataque y partió con el Señor.

Gracias al Señor esa imagen aquí no pasa. Pero si nuestra mentalidad es de servir, eso jamás pasará aquí. y yo conozco la historia porque esa era mi abuela por parte de madre. Una mujer que vino al Señor en 1948, se convierte, ella es la que trae el Evangelio a la familia mía. Se convierte con cáncer en los huesos, 1948, estando en una campaña evangelística sirviendo como ujier, nadie sabía que tenía cáncer en los huesos, estaba desahuciada. El evangelista Roberto Fierro la llama a ella por nombre, que quiere orar por ella. Dios la sana, porque ella murió en 1989, 41 años después, de un heart attack, no de cáncer.

Y digo este porque este evento nosotros como familia no permitimos que ese evento nos marcara. No hicimos de ese evento una carga para la iglesia ni creé resentimiento porque a mi abuela la habían maltratado, ni fui a hablarle a otros hermanos de cómo habían tratado a mi abuela. Yo entendí que era parte del fracaso de nuestra humanidad caída, y yo entendí que aparte de eso, yo estaba llamado a servir, yo tenía que ver más allá, yo tener que había gente que necesitaba, porque los que estamos en liderazgo, escúchenme bien, los que somos líderes en la iglesia, somos líderes para servir, los que servimos no son de nosotros, nosotros tenemos que servir y nosotros no somos importante, es la gente que le estamos sirviendo cada día.

Jesús dio el ejemplo, Jesús dejó lo que él tenía, su gloria, su pleitesía, su horna, para venir a esta tierra y adorar y servir a la humanidad, a algo caído. Dios lo dejó todo. Líderes, gente de la iglesia, ¿estás tu dispuesta dejarlo todo? Que cuando te llamen con esa llamada, no te diste cuenta que ni me saludaron, el Señor te reprenda. Yo fui a la iglesia a servir, me saluden o no me saluden.

¿Por qué mi micrófono está más bajito? Eso no importa! Que te escuchen en el cielo aunque no te escuchen en la iglesia, pero que te escuchen en el cielo. Abre ese corazón. Ese corazón que sea humilde, que sea servidor. No le des lugar al diablo. Reprende al diablo, porque sea crucificado es yo, esos comentarios no pueden existir porque desunen.

Yo pasé por una experiencia hace muchos años, mi supervisor en la ciudad de Nueva York no hablaba inglés. No me pregunten cómo es supervisor porque yo tampoco sé. Y era en un hospital, de limpieza, ellos trataron de aprender inglés pero lo conozco a él, mi jefe, que me comenzó a hablar y me dice, “Mira, yo no sé inglés, so háblame en español.” “Okay, no hay problema.” Al poco tiempo él me dice, “Tu tienes talento, si tu me ayudas yo he pedido para que te promuevan.” Él preguntó, si tu me ayudas. El no me dijo, dame una puñalada por la espalda para coger mi puesto. Él no me dijo, aprende para que a mí me boten. Él no me dijo, habla y diles a Recursos Humanos que yo no sé hablar inglés. Él me dijo, si tu me ayudas yo voy a hablar para que te promuevan.

Hemos venido para servir. Yo ayudé y a mí me promovieron porque entendí que yo estaba para servir y para servir no hace falta micrófono. Para servir no hay que estar frente a las cámaras. Para servir nadie se tiene que dar cuenta, no sepa tu mano derecha lo que hace tu mano izquierda. Sirve y gózate. No hay que preguntarle a Jesús dónde tu quieres estar, deja que él te ponga en el lugar que tu vas a estar. Deja que él te ponga en el lugar que ya él ha escogido. Para cuando lleguemos a ese día no pase como en algunos juegos de baseball. Si usted tiene un ticket para ver un juego de baseball y el ticket tiene un asiento, no coja el asiento que no le tocó a usted porque lo van a mover. Usted compró para un asiento.

Yo cuando voy a los juegos de pelota hay veces que está el parque casi vacío. Hay muchas sillas vacías. Y a veces la gente me dice, “pero Isaías vamos a…” “No, a mí no me gusta que me muevan. Yo pagué por este asiento y no me tengo que preocupar quién me va a mover o quién no me va a mover.” Porque yo estoy contento con lo que tengo. Yo estoy gozoso con lo que Dios me ha dado. Yo estoy complacido de que puedo servir a la causa de lo que sea.

¿Estás tu preparado para eso? para tomar esa copa y ese bautismo que es servir para nosotros? Esa copa y bautismo vienen aunque tu no la busques. So, es mejor pedirla. Señor, prepárame para yo poder servir. Prepárame para cuando yo esté en esos momentos difíciles y me encuentre con personas que no entienden lo que es servirte a ti y yo pueda ser canal de bendición. Que yo sea una pieza dentro del equipo de León de Judá que ayude a la unidad. Queremos conquistar, queremos hacer muchas cosas pero todo comienza con ser gente humilde y ready para servir.

En este equipo, que es el reino de los cielos, no puede haber egoísmo, no puede haber lugar para la arrogancia, no puedes pensar, vamos a ser muy grandes, qué puedo hacer que me pueden poner para que la gente me vea. Tienes que pensar, qué yo puedo hacer que nadie sepa para que su reino siga creciendo. Qué yo puedo hacer para que yo hacerme pequeño y su gloria se conozca más y más y más y más. Ellos no tienen que saber mi nombre, ellos tienen que saber el nombre de a quién yo le sirvo. Tienen que saber a quién yo le he rendido mi vida. Yo no quiero gloria. Yo no quiero fama, yo quiero estar ahí, ser un pequeñito y decirle a este mundo que yo estoy preparado para servir cueste lo que cueste, aún así me cueste la vida.

Yo vine en esta mañana para gozarme pero también para servir. Señor, usa mi vida. Señor, usa mi corazón. Señor, yo pongo en tus manos lo que tu me has dado. Dios te ha dado un puesto, ponlo en las manos del Señor. Dios te ha hecho diácono o diaconiza, ponlo en las manos del Señor. Dios te ha hecho pastor, ponlo en las manos del Señor. Dios te da la oportunidad de poder cantar en adoración, ponlo en las manos del Señor. Señor, mi voz te va a servir, mi cuerpo te va a servir.

Eres un músico, yo pongo en tus manos lo que tu me has dado, porque para tu servicio no es para mi gloria, es para que la gente sepa que tu eres el grande, tu eres el Rey de Reyes, tu eres el Señor de Señores, lo que yo haga es para ti no es para mí. Yo no quiero gloria, no quiero gloria, la gloria le pertenece al Señor.

Dios me ha dado el poder de estar trabajando con las cámaras. Lo pongo en las manos del Señor. Que esos que están pueden tener padre (¿?), yo soy el ministro de la cámara, reciban el mensaje del Evangelio. Yo estoy en los controles, en sonido, o la internet, Señor, yo lo hago para que tu mensaje llegue claro y toques, no para que vean lo que yo hago, es para que vean al Rey que yo le sirvo, que permite que yo lo haga, que me ha llamado para lo que yo hago, para servirle con lo que sea.

Y al final del día si todos estamos en la misma página, si todos estamos de rodillas, desde los pastores hasta los más pequeños, si todos estamos de rodillas, cuando todos estamos de rodillas, podemos ver al que está parado y sentado en el trono santo, uno solo, nuestro Rey y Señor.

Vamos a ponernos de pie. El Espíritu Santo que tenemos que gobierna, que dirige lo que hacemos, que apoya lo que hacemos, nos une, se nos ha dado para que los talentos y dones que él trae los pongamos al servicio de la iglesia. Mi conocimiento, mi carrera, mis estudios, mis experiencias, en esta mañana traen a los pies del Maestro.

Dile, Señor, úsame, todo lo que yo soy lo pongo ante tus pies porque sin ti soy tierra y polvo pero contigo tengo derecho a los cielos, tengo derecho a la eternidad. Contigo soy mayoría, soy humilde.Oremos en esta mañana. Amado Dios y Padre Celestial yo te presento tu iglesia desde el liderazgo pastoral hasta el más pequeño, Señor, los diferentes líderes, maestros, ayudantes, los diáconos, ujieres, los que trabajan en el parqueo, los que trabajan en la construcción, los que limpian, Padre, toda pieza que compone Congregación León de Judá, en esta mañana nos humillamos delante de ti y reconocemos que lo que tenemos, lo que tu nos has dado, dónde tu nos has puesto es para que tu nos uses, no es para yo lucirme, Padre, es para que tu me uses, para que tu me crucifiques, para que tu me bautices con un bautismo de sufrimiento que nunca me olvide de dónde yo vengo y a dónde tu me has traído, que nunca me olvide que si tu no mueres en la cruz del calvario, yo estaría todavía perdido en mis pecados, sería polvo y tierra. Pero Señor, lo que yo te digo, pongo en tu mano para que tu lo uses, hazme pequeño para que tu te hagas grande, Padre.

Nos ponemos en tus manos, Señor Jesús. Dirígenos. Oh, Padre, dirígenos. Toca nuestros corazones. Padre, toca nuestros corazones y que estemos dispuestos a agarrar esa copa hasta el final de nuestros días, que no te dejemos solo. Señor, que no te dejemos solo. En medio de la crítica, en medio de los que no nos entienden, en medio de los que nos señalan, en medio de los que hablan, Señor, vamos a mantenernos con tu copa y nos la vamos a beber todita. Y nos quedamos con tu bautismo de sufrimiento y de alegría para que al final de los tiempos tu reino, no mi nombre, no mi raza, no mi etnicidad, no de dónde yo vengo, tu reino supremo sea conocido a las naciones. Que la gente sepa que tu nombre todavía tiene poder, que tu nombre toda rodilla se dobla porque nosotros los seres humanos nos hemos doblado y humillado ante tu presencia, Padre.

Yo te lo pido, Señor Jesús, en tu nombre amén. Acuérdate en esta mañana cuando salgas de aquí no te preguntes cuánta gente te sirve, pregúntate a cuánta gente tu le sirves.

El Rey ha mandado Su carro para buscarte

TRANSCRIPT

Quiero compartir una historia que tiene que ver con el Rey David. Después que el Rey David tiene el control y la unión de las 12 tribus, está todo en paz en el Reino, él se acordó de unas promesas que había hecho a su mejor amigo Jonatán cuando él estaba en problemas con el papá de Jonatán que era Saúl.

Y comienza el capítulo 9 con David preguntando: "¿Ha quedado alguno de la casa de Saúl a quien yo haga misericordia por amor a Jonatán?". Y la idea previa es que cuando Jonatán y Saúl mueren, que los matan en el campo de batalla, era bien histórico que la familia real que quedaba viva los iban a matar. La idea es que matando a toda la familia real nadie podía después obtener un paso al trono, so la manera de David de asegurar su trono era eliminando a toda la familia de Saúl y Jonatán.

Eliminaron a todo el mundo menos a una sola persona. Y este muchacho Mefi-boset, cuando llega la noticia de que han matado a su abuelo que es el Rey Saúl y a papá Jonatán, él comenzó, niño de cinco años apenas, no sabe lo que está pasando, pero su niñera lo agarra y sale corriendo para protegerlo, pero en este corre y corre, parece que ella no era muy buena atleta, se le cayó, y cuando se cae se le rompen los pies.

Imagínate ese momento en tu vida que nos viene a todos, que te has preparado para hacer algo. Has orado, lo has planificado, lo estás esperando, lo puedes saborear, y de momento una circunstancia o evento que no tiene que ver contigo interrumpe y cambia el rumbo de tus planes. En este caso cambió el rumbo de la vida de Mefi-boset.

Nace en palacio, es el nieto del primer Rey de Israel, está en la línea directa para ocupar el trono, es como algunos dices: "nació con cuchara de oro". Lo tenía todo y en un abrir y cerrar de ojos su futuro, sus planes, su esperanza, su sueño se cayeron. Ahora pasa de ser conocido, amado, reverenciado, honrado, prestigioso, famoso, a esconderse por su vida en la ciudad de Lodebar fuera de Jerusalén.

Una ciudad que significa, Lodebar significa "sin pasto" y como dije en la mañana, es importante esa ciudad porque David antes de ser rey era pastor de ovejas y él entendía lo que era llevar ovejas donde no había pasto, no había comida, so el simbolismo de la ciudad es que ahí no hay futuro. Escapando de una realidad fueron a una ciudad en que no hay futuro, una ciudad en que va a estar como fugitivo, una ciudad en la que él ha perdido su prestigio, una ciudad en la que no tienen familia ni amistades y ahora, encima de todo eso, Mefi-boset está en esta ciudad lisiado, discapacitado, no puede caminar, no se puede valer por sí mismo y hablamos de una época en la cual no habían leyes que protegiesen a los discapacitados.

Leyes por ejemplo que si aquí van a construir una puerta tiene que tener ciertas medidas para que una silla de ruedas pueda entrar, en aquélla época no habían ni sillas de ruedas. Cuando David pregunta si ha quedado alguno de la casa de Saúl a quien yo haga misericordia David no está preguntando: ¿hay alguien calificado, hay alguien preparado, hay alguien famoso, hay alguien que pueda hacer algo por mí? él preguntó simple y llanamente: ¿ha quedado alguien vivo, en otras palabras, de la casa de Saúl?

Le dicen que hay un siervo, en el verso 2, que le puede responder a esto, y en el verso 3 el Rey le pregunta nuevamente a Siba ¿no hay quedado nadie de la casa de Saúl a quien yo haga misericordia de Dios? Una pregunta que conlleva una respuesta: sí o no. Sí o no.

Pero a nosotros por alguna razón nos gusta elaborar. Esos que son maestros de escuela y dan un exámen que tiene que ver con preguntas de como un essay ¿no? y la pregunta es específica, tienes estudiantes que elaboran de todo menos de lo que trata el tema o trata la pregunta, y la pregunta es: ¿sí o no, ha quedado alguien?

El siervo Siba responde, y responde: "Áun ha quedado un hijo" no usa su nombre y entonces le da un apellido, lisiado de los pies. So, Mefi-boset no solamente pierde las propiedades materiales o la fama, pierde su nombre, lo que implica en el mundo de aquélla época que no tenía valor, era nada, no servía, era lisiado, automáticamente no tiene habilidades, automáticamente la sociedad lo pone a un lado, automáticamente no existe.

¿Cuántos de nosotros cuando nos preguntan en nuestros trabajos o en nuestra vida comunal acerca de alguien y no sabemos el nombre, contestamos: sí, sí, sí, el hispano, la gordita, el negrito? estamos actuando como Siba, le estamos quitando a la gente la humanidad, no estamos usando su nombre.

David puede decir muchas cosas pero ¿qué preguntó David después en el verso siguiente? ¿dónde está? Él no preguntó: ¿qué pasó?

¿Usted no ha tenido una experiencia porque quiere que oren por usted y la persona le pregunta hasta el seguro social antes de hacer la oración? "¿pero cómo pasó, pero qué fue lo que pasó, pero cómo es posible?" la persona ha llamado porque tiene una necesidad, porque se siente que está en esa ciudad, en Lodebar, en sin pasto, y tú ejemplificas a David, tú ejemplificas a David.

Cuando mi hijo estaba en el hospital el segundo día en el área de trauma para heridas de cerebro, primer o segundo día no me acuerdo bien el Pastor Roberto me llama, una llamada muy apreciada porque Roberto fue grande, Roberto me dijo: yo estuve en esa unidad, voy a orar por ti. Cuando tú creas que yo puedo ir déjame saber, y oró por mi. Roberto no me preguntó: ¿a qué hora fue el accidente, cómo fue el accidente, cuántos habían en el accidente, quién lo llevó, quién lo trajo? porque eso no es importante.

Y David yo me imagino que le quería decir al siervo: muchacho lo que yo necesito saber es si está donde está y vamos a buscarlo. Qué bueno es saber que en esos momentos de nuestras vidas cuando nos han apagado la luz y un evento ha cambiado lo que estábamos haciendo, lo que éramos, qué bueno es saber que el Dios y Señor, y Rey de reyes más grande que David está buscando para enviar Sus carros para buscarte, para traerte a Él. Gracias al Señor que nada puede pasar. A veces creemos que solamente las personas que tienen un problema cognitivo o físico son las que tienen discapacidades.

Quiero contarles algo que me pasó esta mañana y no tengo discapacidades, bueno, no que yo sepa (risas) voy a preguntar a la Biblia. Yo soy fanático, a mí me encanta planchar mis camisas, me encanta planchar mi cuello, ponerle el almidón, etc. porque me gusta ver planchado. So esta mañana me levanté temprano, preparo mi tabla de planchar, saco la plancha, busco el spray, tengo todo ready, pongo mi música, le echo el spray a la camisa, espero unos minutos para que no se pegue la plancha, voy al cuarto a buscar algo y le digo a ella: vine aquí pero no sé lo que estoy buscando, so regreso a la plancha, me recordé: ah sí era un pañuelo, so voy nuevamente al cuarto, busco el pañuelo, lo pongo en el cuello, comienzo a planchar y digo: oh wow este spray es diferente porque el cuello no está como tostado, duro, está suave y yo digo en mi mente: "como lo compré yo es un spray diferente".

Hermanos: yo con mi orgullo ¿no? me voy a poner la corbata antes de irme en mi carro, siempre Dios trae algo que te quita la bendición (risas). Vivian va entonces adonde está la plancha tú sabes para recordarme: antes que te vayas saca la plancha, coge la tabla de planchar y llévala al cuarto, ya tú sabes, y me dice, ella coge el spray y me dice: ¿con esto tú planchaste?

Y cuando yo lo miro yo dije: Señor haz un milagro con ese can. ¿Ustedes saben lo que yo le eché a mi camisa? el spray que se usa para echarle a las ollas para que no se peguen las cosas (risas) (ríe). Y yo no tengo ninguna discapacidad (risas). Yeah yo tengo que estar fuera, lejitos del fuego no vaya a ser que coja fuego ahora.

Después de tantos años de Mefi-boset estar escondido, de estar en el anonimato, de estar viviendo sin tener nada, yo no me puedo imaginar la vida de un discapacitado en esa época porque no habían oportunidades especialmente cuando en la mente hebrea y la mente greco-romana decía que una discapacidad era una maldición, tú estabas maldito o maldita. So había que vivir con ese estigma de que me están rechazando por mi condición física pero también me están rechazando, me están condenando. Soy maldito, nadie se me acerca, no tengo nada que ofrecer, no tengo nada bueno que dar.

Me imagino ese momento crucial en la vida de Mefi-boset cuando los carros del Rey llegan a Lodebar. Y pensé: bueno déjame aplicar ese pasaje, esta parte a esta época. Lo que voy a decir no pasa en Massachussets, okay? pasa en otras partes pero no pasa en Massachussets. Imagínate que en tu vecindario se aparecen estos carros que dicen "White House", son los carros de David el Rey. Las personas que no son tan metidas o entrometidas abren los blinds: "ooh, US government ¿qué habrá pasado en esa casa?".

Lo primero que pensamos es: están vendiendo droga. Algo han hecho y si la visita es a las cinco de la mañana algo han hecho porque es federal, y es nuestra percepción basada en nuestra propia condición humana que reflejamos en otros lo que tenemos por dentro y lo que somos.

Para Mefi-boset era un momento crucial porque por primera vez él tenía que ver al Rey David y él sabía que lo que le esperaba era que lo mataran porque eso era lo que la ley tenía. Cuando lo recogen y llega a palacio en el verso 7, primero David no le dice: "Hijo de Jonatán lisiado", David le dice a él: "Mefi-boset". Quince años escuchando que soy lisiado, quince años que no tengo valor, quince años que no se pronuncia mi nombre por alguien con autoridad. Quince años de estar en el anonimato, quince años de un evento que cambió mi vida que no fue un evento que yo hice, algo exterior a mí cambió mi vida y mi plan, y mi programa. Quince años de ser el maldecido, quince años de ser el anatema. Quince años de preguntarme ¿dónde está Dios?

Quince años de ver a otros niños jugar, crecer, compartir pero como yo soy lisiado no era permitido que los niños jugaran conmigo porque mi maldición se podía extender a través de los niños a la familia, me tenían escondido. Quince años que yo no sé si realmente hay un Dios.

Y cuando llega a la presencia del Rey lo primero que le dice él es: "Mefi-boset". Es un momento que cambia ahora lo que ha pasado quince años atrás, ¡oh mi Dios, yo tengo un nombre y el Rey sabe mi nombre porque me ha llamado por mi nombre, no me ha llamado: hijo de Jonatán, me dijo Mefi-boset, me está diciendo que yo tengo valor, que yo soy alguien, que yo represento algo!"

Y muchas veces ya sea por un evento físico queda la discapacidad que es espiritual, la que no se puede ver, la que nos pone como prisioneros, nos quita la libertad. Se nos olvida que tenemos un nombre, se nos olvida que somos hijos e hijas de un Dios vivo y Todopoderoso porque hemos dejado que el evento, las circunstancias externas a nosotros nos gobiernen. Hemos dejado que las percepciones de otras personas determinen lo que somos; no hermano, no, no, no, no dejes que la percepción de otro ser humano determine ni defina lo que tú eres. El Rey ha mandado Su carro para buscarte.

Dice que se postró sobre su rostro e hizo reverencia esperando juicio, esperando castigo porque era lo que la ley mandaba y David le dice: "No tengas temor." ¡Oh! por primera vez en quince años puedo sentir en ese "no tengas temor" que el Rey me va a proteger. Puedo sentir en quince años esa protección y seguridad que vienen con esas palabras, el Señor ha de protegerme.

Y lo que David dice después de eso es, inmediatamente, David no envió dinero a Lodeban. Cuando nosotros tenemos alguien con necesidad lo que hacemos es mandar dinero y no quiero decir que no se ayude económicamente, es que eso no es todo. La gente quiere que la llamen por su nombre, la gente quiere ser reconocida, la gente quiere tener ese valor humano.

En una ocasión tuve la oportunidad de trabajar para una universidad y en esta universidad fui varias veces a México y Guatemala, y en uno de estos viajes me llevaron a un sitio para ver un vertedero de basura. So estando con el guía en este vertedero de basura había mucha basura y había mucha gente buscando entre la basura, y habían animales, el guía me dice: Pastor acérquese a la gente que está buscando comida entre la basura para que usted escuche.

So me acerco ¿no? y esta persona en particular estaba buscando entre la comida, entre la basura y cada vez que encontraba algo decía: "gracias Señor porque has provisto el pan nuestro de cada día" y lo echaba en una funda.

Pasaron unos días, estábamos en un vecindario llevando comida a diferentes familias y una de estas señoras es la que yo ví recogiendo basura, yo me puse contento y le dije al grupo: "miren esa es la señora que yo la ví recogiendo basura pero ella estaba dando gracias a Dios" yo me hice un predicador de esto, y algunas de las personas al escuchar esto, de los muchachos, comenzaron a llorar, se compungieron ¿no?

Y ella me pregunta: ¿por qué están llorando? oh no, son unos humanos maravillosos, están tocados porque usted estaba, yo la he visto a usted en el basurero recogiendo basura y dándole gracias a Dios, y ella me dice: no, no, no, no, yo estaba buscando la comida para mi familia. Si yo no tuviera a Dios eso era un basurero pero como yo tengo a Dios eso no es un basurero.

Mefi-boset cuando llega a la mesa y déjame decirte algo, para sentarse en la mesa del Rey David según el contexto histórico era solamente la familia y alguna amistad cercana. So de tanta gente que estaba en la corte real con David jamás se sentarían en la mesa. Y David le dice a Mefi-boset: "Esto es lo que voy a hacer contigo. Te voy a devolver todas las tierras que eran de Saúl y Jonatán tu padre, y tú vas a comer siempre en mi mesa."

No solamente lo dejó en un saludo de mano. El hombre que estaba por quince años olvidado, abandonado, sin nombre, sin valor humano, baja autoestima, en su frente con la famosa frase de "maldito", eso que no servía, que según la sociedad no tenía futuro, que sus planes habían desaparecido, ahora el Rey le dice a él: tú no solamente vas a comer conmigo, tú siempre vas a comer en mi mesa. En esa mesa hay una silla con nombre y apellido bien para ti. En esa mesa que cuando él se sentaba, eso es lo lindo de esa mesa, él tenía problema con los pies, cuando se sentaba en la mesa no se veían los pies. Aah, era igual, tenía el mismo valor.

Cuando venimos a la mesa del Señor y me siento en la silla que Él ha dispuesto para mí mi discapacidad no se ve, mi problema del pasado no se ve, lo que yo he hecho no se ve, aunque haya estado en Lodebar no importa, ahora yo estoy en la mesa del Señor comiendo de la comida del Rey. Qué rico es saber que el Señor nos ve con buenos ojos.

Miren, en una ocasión un muchacho con discapacidad, está en ese proceso de recuperación y en ese proceso de recuperación tienen que pasar por terapia ocupacional, fisioterapia, un montón de terapias que les dan a estas personas. Y una de sus terapias era, él tenía que salir de su sitio donde recibía las terapias e ir a Burguer King por sí solo, cruzar calles y comprar su comida. Y este joven yendo hacia Burguer King se le presenta un homeless y le dice que tiene hambre y que quiere comida, el joven lo ignora y continúa caminando pero se recuerda de la misericordia, no de la pena ni la lástima, de la gracia y regresa para atrás, y le dice a este homeless: si estás dispuesto a escuchar mi historia yo te compro algo en Burguer King.

El homeless dijo: wow yes! se va con el muchacho ¿no? le compra su comida, escucha la historia; ese fue mi hijo Isaías Junior. ¿Cuántos de nosotros que no tenemos discapacidades y estamos sentados en la mesa del Rey podemos compartir con aquéllos que no están en la mesa del Rey cómo llegar a la mesa del Rey?

Una de las mayores preocupaciones y hablo por mi experiencia propia y de otros familiares, para los que tenemos hijos o hijas o padres, o familiares con discapacidades es: ¿qué va a pasar con ellos cuando ya no estemos presentes, quién se va a encargar de ellos cuando ya yo no esté presente? ¿podrán estar lo suficientemente preparados para ser independientes y poder tomar decisiones por sí mismos? ¿quién velará por ellos? Es algo que siempre estamos pensando ¿no? no solamente dejarles una pensión o dejarles unos fondos pero ¿cómo ellos van a vivir?

En este día yo te quiero decir a ti padre, madre, amigo o amiga que tienes familiares así que el Señor te dice: No tengas temor, porque Él tiene una silla en Su mesa. Una silla que no puede ser ocupada por otra persona, esa es su silla porque tiene su nombre, so no tengas temor y confía en el Señor que hace provisión por siempre.

El plan de Mefi-boset cuando estaba en palacio antes del accidente aparentemente no tenía futuro, pero en esta tarde yo te quiero recordar: olvídate de tu plan, no necesitamos un plan humano, tenemos que tener la fe y la esperanza, y la convicción de que el Dios soberano tiene un plan mayor y un plan permanente, y un plan eterno para mi vida.

Cuando estamos en la mesa del Rey ya yo no estoy sin prestigio, es un lugar de honor, yo no me lo he ganado pero la Gracia del Señor me lo ha otorgado. Ya no estoy en Lodebar, ya no tengo que hacer una cita con el Rey, estoy comiendo con el Rey día a día, noche a noche. No tengo que hacer nada, no lo merezco, no tengo que pagarlo. Ya no tengo que huír, ya la gente sabe que dejé de ser lisiado, ahora soy Mefi-boset. Ya no soy lisiado, ahora soy hijo, el Rey me ha adoptado, ya no soy extraño, tengo una familia nueva que me protege, que me cuida. No importa, no importa hermano, hermana, amigo y amiga, cómo va el capítulo de tu vida, si apagaron la luz, pero el Rey está llamando porque la luz se va a prender y cuando la luz se prenda nadie la va a poder apagar. No dejes que un evento en tu vida defina y determine quién eres, jamás.

Esta semana estuve en una conferencia y siempre estaba pendiente buscando cuánta gente sobrevive al mismo accidente que tuvo mi hijo y casi no se encuentra, solamente un 10% pero este jueves, esta madre estaba hablando en la conferencia porque era una de los speakers y estaba diciendo que su hijo sufrió casi la misma clase de herida pero ella dijo un detalle, y yo dije: ¡ajá! la familia de ella es cristiana, y aunque Dios no siempre decide sanar o salvar o criar, o hacer milagros, en este caso conseguí a alguien que también tenemos la misma conexión: Dios, Dios, Dios y yo me gozaba sentado en mi silla y dije: Gloria a Dios.

Y ella en esta conferencia secular: "porque mi familia decidió no creerle a los médicos, rechazar esa palabra de los médicos y orar, y orar, y orar, prayer, prayer, prayer" y yo miraba a la gente que no todos son cristianos ¿no? callados, pendientes, incrédulos.

Quiero terminar, dos aplicaciones. Si tu discapacidad es espiritual y estás en Lodebar, en la ciudad que no tiene pastos no hay razón para quedarte en Lodebar, Dios ha enviado sus carros para buscarte, para traerte para que comas en la mesa. No importa lo que ha pasado en tu vida, Él no quiere saber nada de eso. ¿Dónde estás en la ciudad? y Él enviará Sus carros para buscarte y hacerte hijo o hacerte hija.

Si esa ciudad representa violencia doméstica, que te han abusado física y emocionalmente y te han quitado tu autoestima y tu valor, te digo en esta tarde: Dios el Rey conoce tu nombre, conoce tu apellido y está enviando esta tarde los carros para traerte y sentarte de nuevo a la mesa no como sierviente, no como visita sino como hijo e hija de Dios.

Si eres padre o madre de un hijo con discapacidades déjame decirte: el Señor lo va a tener en Su mesa, el Señor lo va a tener en Su mesa, y vas a recibir la misma comida porque una vez en la mesa al no verse sus discapacidades son todos iguales, todos comen la misma comida, todos disfrutan la misma bendición, la bendición especial para nosotros está reservada en esa mesa especial, y lo que Dios me ha dado a mí. No importan los eventos de mi vida, esa es mi silla con mi nombre y nadie va a ocupar mi silla, nadie va a impedir que yo llegue a la mesa, que me siente, que disfrute y que coma.

Probar nuestra fe a través de la persecución

TRANSCRIPT

El apóstol Pedro se inspira muy peculiarmente en estos momentos en que él escribe, y Pedro le está escribiendo a una Iglesia que está en el medio de la persecución. Y es interesante cómo Pedro se dirige a ellos y lo que encierra su primera Carta, a unas personas que están siendo perseguidas. Y aunque nosotros en el siglo XXI, en la ciudad de Boston, no hemos experimentado este tipo de persecución física como experimentó la primera Iglesia, sí tenemos nuestras propias persecuciones y nuestras propias pruebas.

Y Pedro comienza diciendo en el verso número 3, y voy a leer de la versión Internacional: "Alabado sea Dios, el pueblo está siendo perseguido." Muchos de sus contemporáneos los están matando y Pablo comienza con una salutación.

So vamos a ponernos en el lugar de la Iglesia que está siendo perseguida y tú estás esperando que te digan: bueno esta es la forma de salir de esa prueba o de escapar de ese sufrimiento, o evitar estos problemas y Pedro le dice: "Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo. Por su gran misericordia nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo para que tengamos una esperanza viva y recibamos una herencia indestructible," gracias, "incontaminada e inmarchitable."

En esos primeros versos cuando yo me pongo en el lugar de esos apóstoles, estos discípulos, esta gente que estaba siendo perseguida, y él me dice ahora que: sí, yo estoy a punto de perder mi vida o de perder lo que yo tengo pero la razón por la cual Él me ha hecho nacer nuevamente es para tener una esperanza viva. No es una esperanza que proviene de una filosofía, no es una esperanza que proviene de algo que yo haya leído o me hayan enseñado.

Pedro usa mucho siempre la palabra viva, que es real, que es activo, que no es solamente algo que es enseñable pero que es visto y es creíble, y les dice a ellos: la razón por la cual alabamos a ese Dios que es Padre de nuestro Señor Jesucristo es que por su gran misericordia nos has hecho nacer de nuevo para que tengamos una esperanza viva.

Es decir: en medio de mis circunstancias, en medio de mis tribulaciones, en medio de mis problemas, en medio de mis situaciones, en medio de lo que yo esté pasando que esté pasando ahora, en medio de este mundo irracional que no perdona, un mundo que no olvida, un mundo en el que sufrimos, un mundo en el cual nos señalan siempre lo que estamos haciendo mal, él nos recuerda: a pesar de todas esas cosas que podemos perder nuestra esperanza no la podemos perder porque es viva.

Y es viva no por lo que dice Pedro, sino él usa como subyugativo a esa determinación: es viva porque Jesús resucitó de entre los muertos, y eso hace mi esperanza, mi anhelo tan real que las cosas por las cuales yo esté pasando no van a opacar, no van a quitar, no me van a sacar de mí, yo no voy a negar, yo no voy a dar mi espalda. Porque aunque yo esté pasando lo que esté pasando, y en este caso ellos están perdiendo la vida, mi esperanza es viva, mi esperanza es viva.

Y Pedro quien está hablando, acuérdense de nuestro hermano Pedro que es quien niega a Jesús, pero también es quien ve a Jesús resucitado. So en la experiencia de Pedro, Pedro pensaría en aquéllos momentos: este pueblo que quizá nunca escuchó a Jesús, quizá nunca vió a Jesús y están padeciendo por un Jesús que no conocen, pero yo Pedro, yo conocí a Jesús. Yo ví a ese Jesús crucificado. Yo ví a ese Jesús que estaba crucificado pero ahora está glorificado. Yo ví a ese Jesús sí, en una cruz, pero también lo ví cuando los ángeles lo tomaron y se lo llevaron al cielo.

En la mente de Pedro está decir: yo tengo que comunicarle a este pueblo que por lo que ellos están muriendo, por lo que ellos están siendo perseguidos es una realidad, es una realidad que no nos la pueden quitar. Y Pedro entonces añade un juego de palabras muy bonito cuando dice: "Nuestra herencia es indestructible." No solamente que nuestra fe es viva, es que nuestra herencia no puede ser destruida, ¿cuántos dicen amén por eso? Si nunca has heredado nada en esta tierra por lo menos te espera una herencia que nadie puede destruir y es tuya.

Mi papá murió hace algunos meses y dejó una propiedad. So empecé a investigar cómo se reclaman las propiedades en Puerto Rico, yo pensaba que eso era ir al sitio de registro, dar mi nombre y ya, me daban la casa pero no, no funciona así, hay que hacer una declaración de herederos. So somos seis hermanos, so para hacer una declaración de herederos hay que tener seis certificados de nacimiento, uno por cada hermano, hay que ir a la Corte de Puerto Rico, hay que presentar los certificados de nacimiento con una papelería que hay que llenar, el juez toma esos papeles y puede tardar de tres a un año y medio en decidir que sí, esas seis personas son las herederas de la propiedad.

Una vez declaran ese proceso uno entonces tiene que asumir cualquier deuda que haya dejado la persona que murió y cualquier tax que deba la propiedad. So de pensar en una bendición uno piensa: ¿qué traerá esa herencia que uno no sabe? lo otro es poner a todo el mundo de acuerdo para que envíen sus documentos y entonces que la Corte declare que hay seis herederos, y la propiedad le pertenece a seis personas, y entonces dividir la propiedad y vender lo que se venda, pero es un proceso que no está garantizado.

So hablando hace poco con el abogado en Puerto Rico le pregunté: ¿cuál es el average, cuánto es el promedio de las personas que acceden y consiguen los documentos y los someten a la Corte, y aseguran la herencia? Él me dice: bueno, el 50% de las personas que tienen propiedades ¿no? no hacen declaración de herederos. Yo le digo: ¿por qué? Él dice: oh, porque a lo mejor el que murió que era muy anciano a lo mejor no ha pagado los impuestos por años, y a lo mejor los impuestos valen más que la propiedad.

Entonces yo le digo: ¿no hay una manera de saber si hay impuestos que pagar antes de hacer la declaración de herederos? él me dijo: no caballero las cosas no funcionan así, hay primero que declarar para entonces saber todo lo demás. Todo el proceso es incierto, todo el proceso causa agonía, expectación, ansiedad, esperando pero la herencia indestructible que habla el apóstol Pedro, ya ese proceso lo pagó Jesús con Su vida.

No hay que desesperarnos. No hace falta sacar un certificado de nacimiento o ir ante una Corte para que nos asegure. Nos asegura que el Señor Jesús se levantó de entre los muertos, nos entrega una esperanza viva, recibimos una herencia indestructible, lo otro es incontaminada, una palabra muy común ahora en nuestro siglo ¿no?

Si estamos en la época de flu hay que lavarse las manos, no se puede saludar, la gente anda con mucho purex y cosas a la mano para limpiarse las manos, antibacteriales, si alguien en tu oficina estornuda la gente se aleja porque nadie quiere coger catarro o el cold, o el flu, nadie se quiere contaminar, pero qué preciosidad que la herencia de Jesús para ti, para ti, es indestructible, no se contamina.

Y el próximo texto dice: "Es inmarchitable." ¿Sabe lo que es inmarchitable en el griego? piensen en una flor que se marchita. Pedro le está diciendo a esa gente que esa herencia no se marchita, no se correo, no desaparece, no se desvanece.

¿Qué clase de característica peculiar tienen los adjetivos que usa Pedro para describir esa herencia? Él pudo haber dicho: esta herencia es una herencia eterna y ya sabemos que es para siempre pero Pedro fue más amplio en su lenguaje, y me imagino yo que si yo estoy preso o me van a matar o voy a dar mi vida al Señor y no tengo nada más, el futuro mío está ahí, se acabó el futuro, cuando yo leo la Carta de Pedro que dice: mira tengo una esperanza viva, porque esa esperanza es una herencia que vas a recibir del Señor, que no solamente es del Señor sino que es indestructible, mira: nada la va a destruir. Tu cuerpo va a ser destruido pero tu herencia no la van a destruir.

Tu cuerpo puede ser contaminado pero tu herencia no va a ser contaminada. Tu cuerpo se va a poner viejo, nos vamos a poner viejos, nos vamos a poner a hacer muchas cosas, nos vamos a ir, nos vamos a morir, pero nuestra herencia permanece intacta como nos la dió el Señor el primer día. Y dice: "Tal herencia está reservada en el cielo para ustedes."

Aquéllas personas que trabajan en el campo de las finanzas, invertir dinero, invertir stocks, los mutual funds, ellos saben que con esta cosa de invertir hay que orar, porque si allá en Japón deciden subir lo que vayan a subir afecta al mercado norteamericano, si en el Middle East deciden bajar el precio del petróleo afecta un sinnúmero de cosas.

Yo trabajé en un sitio que mi jefe tenía en su televisión siempre en la oficina el canal de Blooming Dale y él vivía 24 horas con ese canal viendo cómo las cosas subían y bajaban, porque ahí estaba el dinero con que se iba a retirar y eso lo tenía a él pendiente. Cuando la debacle del 2008 mucha gente se suicidó, perdió los trabajos, ¿se acuerdan de Lehman & Brothers que eran muy seguros y fiush, se desapareció de este planeta? pero no así con lo que Dios nos ha otorgado. En esa herencia viva podemos descansar.

En esa herencia viva no vamos a perder el sueño. En esa herencia viva no vamos a generarnos ansiedad porque yo no tengo que hacer absolutamente nada más que creer, creer que es una experiencia viva, creer que es indestructible, creer que está incontaminada, creer que no se va a marchitar, creer que está en el mejor banco, en el mejor banco, en el Reino de los Cielos.

También la pregunta puede surgir: bueno, este negocio del Evangelio como que no lo entiendo. Este Pedro nos ha predicado que nos entreguemos a ese Señor Jesús que no conocemos, que profesemos una fe de alguien que nunca hemos visto, que le hablemos a otro mientras estamos siendo matados y perseguidos de ese mensaje del Evangelio y nuestra recompensa ¿no es en la Tierra? esto no hace sentido. ¿Tengo que morir para poder ver mi recompensa o puedo ser levantado en el rapto de la Iglesia para ver mi recompensa?

Pedro sigue diciendo, verso número 5: "A quienes el poder de Dios protege mediante la fe hasta que llegue la salvación que se ha de revelar en los últimos tiempos." Hasta que llegue la salvación que se ha de revelar en los últimos tiempos.

Pablo está hablando ahí de un evento que a veces en la vida de muchos cristianos hay que sacarle el polvo, porque es un evento que se nos olvida, es un evento crucial en la vida de la Iglesia y Pablo le recuerda a estas personas de ese evento. Cuando habla de que llegue la salvación no está hablando de salvación de fe, está hablando de la salvación de la Segunda Venida del Señor Jesucristo, un evento real y crucial en la vida de la Iglesia.

Ellos esperaban que Él viniera en el primer siglo, no vino en el primer siglo. Y como parte de esa experiencia viva, como parte de ese recibimiento que ellos han tenido a través de los años él le recuerda a ellos: no se preocupen. En otras palabras parafraseando lo que él quiere decir es: no se preocupen. Su herencia es tan y tan real que más adelante él y Pablo abundan, y dicen: "En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, al sonar de la final trompeta, aquéllos que hayan muerto creyendo en Cristo serán resucitados y levantados, y luego nosotros, los que estemos vivos nos levantaremos para recibir en gloria al Cristo de la gloria."

Por eso dice: "esto es para ustedes motivo de gran alegría" no solamente de alegría, de gran alegría, porque a pesar de que hasta ahora han tenido que sufrir diversas pruebas por un tiempo, entonces nos comparan con el oro. ¿Cuántos de ustedes saben que son oro? no diamante, no perlas. Pedro nos compara con el oro, entonces levante su cabeza. Siéntese erguido, erguida, usted es oro.

El problema es que el oro lo van a pulir (risas), es lo que Pedro nos dice más o menos ¿no? al oro lo van a quemar y lo van a quemar bastante para poder sacarle todas sus impurezas. Mientras más lo queman al oro más limpi queda, más puro se vuelve, más brilla, más su esencia es real. Hágase de cuenta que usted es más valioso que oro de 24 kilates porque por usted se derramó la sangre del Señor Jesucristo.

So even though no tenemos mucho que ofrecer pero usted le puede decir a su hermano al lado: yo soy oro limpiado y quemado a través de la prueba, pero yo soy genuino. Yo no soy copia, yo soy genuino.

Un compañero de trabajo me pregunta esta semana: ¿de qué vas a predicar el domingo? cuando le estoy explicando lo que voy a predicar él me dice: oh a mí me gusta el oro, ¡me encanta! Yo le digo: oh qué bueno, pero él me dice: pero explícame algo porque ustedes los religiosos, ustedes no son pro tener mucho dinero. Yo le dije: espérate, a nosotros nos gusta trabajar y ganar el dinero, y gastar en nuestras vacaciones, y no se olviden del puente, es importante (risas), pero esto que está aquí es una comparación, una analogía ¿qué hace Pedro?

Para esta gente que está sufriendo, porque ahora nosotros estamos escuchando un mensaje de hace 2000 años atrás en un contexto completamente diferente. Tú estás cómoda, tú estás cómoda donde tú estás ahora, a pesar de que los problemas que tú tengas han llegado a la casa del Señor. Quizá el problema es que no tenías una sombrilla o tu carro no tenía los whipers, pero tú estás cómodo; estás sentado, estás tranquilo en una buena silla, buena calefacción, no estás pasando frío, escuchando la Palabra del Señor, has cantado, pero la gente a la que Pedro le está hablando no están en esta situación, ellos no saben si mañana van a estar vivos.

Y cuando él les dice a ellos: ustedes son como el oro que han de sufrir, van a ser quemados, pero les dice: "Así también la fe de ustedes que ale mucho más que el oro, al ser probada por las pruebas, que es digna de aprobación, gloria y honor cuando Jesucristo se revele."

Se han encontrado unos documentos en unas excavaciones de la Iglesia primitiva, unas cartas en las cuales en una de ellas hace referencia al pasaje de Pedro, y en una de las cartas, uno de los que escribe le escribe a otro diciendo: "Es diferente el haber sido echado a los leones y ver a mis compañeros de Iglesia caminar hacia los leones con una actitud sabiendo que habrían de perecer, pero en su interior entendían que ellos llevaban las marcas de la cruz en ese oro."

Ese oro es diferente. Ese oro no es italiano. Ese oro no es de la Tierra, ese oro ha sido puesto al nacer nosotros por segunda ocasión, el nuevo nacimiento, ese oro me da a mí esencia. Ese oro me dice quién yo soy. Ese oro me dice a mí que yo no soy cualquier cosa, soy oro, oro, valorado por el Señor, ¡qué mejor que eso! no hay que ir a Fort Knox para saber mi valor, hay que llamar a Jesús y Él tiene mi número y mi valor. Por lo menos ese oro no me lo van a robar ¿cuántos dicen amén?

Que tú estés parado mañana yendo para tu trabajo en la estación de tren o en la estación de los autobuses, o manejando para tu carro, llegando a tu trabajo y llegaste a tu trabajo con una sonrisa: aquí llegó el siervo o la sierva del Señor que lleva en su ser el oro. Oh, un oro brillante.

Si pudiéramos tener ojos espirituales veríamos a nuestra gente brillando, brillando. Y mientras más brilla es porque más pruebas ha pasado, mientras más brilla es porque más sufrimiento ha pasado.

La idea no es pasar solamente sufrimiento o la derrota, o la victoria, es que al final de todas esas etapas nos podemos levantar y decir: gracias Señor Jesús, te puedo alabar como decía Pedro, alabado sea Dios, alabado sea Dios, que es Padre de nuestro Señor Jesucristo.

Dice en el verso 8: "Ustedes lo aman a pesar de no haberlo visto y aunque no lo ven creen en Él, y se alegran con un gozo indescriptible y glorioso pues están obteniendo la meta de su fe que es su salvación."

En el griego la palabra: gozo, en este momento, en este contexto habla de una alegría que no puede ser medida. ¿Cuántos de nosotros, pensemos por unos minutos, en nuestros momentos difíciles, cual sea tu momento por el que estás pasando ahora, momentos de tribulación o momentos de enfermedades, cuántos podemos decir: sí, no tengo deseos de reírme pero la alegría que Dios puso en mi corazón no ha sido quitada? todavía tengo esa paz en mi ser que produce una alegría. Produce un compromiso de que aún cuando mis ojos físicos y terrenales solamente puedan ver lo negativo, lo que no hace sentido a la vida todavía yo puedo decir: Señor gracias porque todavía tengo esa fe que Tú me otorgastes y la he trabajado para demostrar Señor Jesús, que te amo, aunque no te haya visto.

Te amo aunque los que estén cerca de mí no crean en Ti. Te amo aunque todavía esté en medio de esa prueba. Te amo aunque no vea la salida de mi situación. Señor yo te amo, porque aún cuando soy débil o te he fallado y no he sido muy comprometido con tu causa hasta ahí Señor, hasta ahí Señor Tú has sido fiel y yo te amo.

Padre yo te amo porque ese amor es indestructible, incluso aunque no tenga el deseo de alabarte, pero la alegría, la alegría. Yo me gozo en el gozo del Señor, yo me gozo en la realidad de ese Evangelio. ¿Qué puedo darle yo al Señor? absolutamente nada, comparado con lo que Él me ha dado a mí; una herencia que es viva, una herencia que es real, una herencia que yo entendiendo y creyendo que es incontaminada e inmarchitable no necesito nada más.

Cuando me paro a predicar, cuando yo me paro a cantar, cuando yo vengo y toco un instrumento, cuando estoy sentado en el santuario y me paro a ser parte de la adoración y música, o cuando estoy escuchando la predicación yo me siento también alegre, porque llegado a su casa creyendo, y vengo de un sinnúmero de circunstancias diferentes difíciles que no me permiten quizás venir con el deseo de hacer las cosas para el Señor pero he llegado. He llegado porque creo que lo que Él me tiene es vivo, es real. Nadie lo puede contaminar, nadie lo puede marchitar, y aunque nadie me vea si yo pudiese abrir mi pecho, si yo pudiese abrir mi carne y pudiera enseñarle al enemigo qué es lo que yo tengo por dentro le enseñaría que es oro, un oro del cielo, un oro que no se puede marchitar, un oro que no tiene valor terrenal sino valor eterno, y ese oro me lo ha dado Dios, ese oro es mío y a mí nadie me lo va a quitar porque me lo ha puesto el Señor todo el tiempo, y aunque yo no tenga muchas cosas que ponerme yo le puedo decir: Padre gracias, Padre amado gracias en medio de los problemas porque lo que Tú me has dado esta Tierra no me lo puede quitar, esta Tierra no me lo puede quitar, y este oro es Tuyo, este oro es Tuyo.

Lo último que se pierde según los filósofos es la esperanza, y para ellos es una incógnita, es un desafío que los creyentes jamás pierden la esperanza porque ellos nunca han entendido que la esperanza ha provenido de una raza o un sentir humano, la esperanza viene porque viene del cielo y es real, y es viva. Dios nos bendiga en esta mañana. Vamos a ponernos de pie.

Cantemos una alabanza más, aleluya, alabado sea el Señor. Meditemos en esta mañana antes de irnos y llevémonos a nuestras casas el mensaje de esta mañana. La vida es difícil, la vida se va a poner más difícil. Mientras más años pasan más se acerca la persecución. La Iglesia en Estados Unidos de Norteamérica no ha pasado persecución como la pasan en Europa o en el África, o en los países soviéticos. Sí pasamos persecución pero no ese tipo de persecución y hasta ahora Dios nos ha protegido.

Pero déjame decirte algo: Dios no protegió a los apóstoles de la gran persecución. Dios no ha protegido a Europa y a África, y a Asia de la gran persecución. En algún momento en la historia de este país nosotros vamos a probar nuestra fe a través de la persecución, ya sea nuestra generación o la generación de nuestros hijos, o la generación de nuestros nietos. Pero una cosa llévate en esta mañana para que le cuentes a tu familia, para que le cuentes a tus hijos y para que tus hijos le cuenten en el futuro a sus hijos.

Lo que Pedro le dijo a la Iglesia primitiva Pedro lo repite hoy: cuando llegue ese momento di lo que dice Pedro: "Alabado sea Dios, alabado sea Dios" porque aunque haya de padecer o de sufrir, o de morir lo que Dios me ha dado nadie me lo podrá quitar, ni aún el mismo enemigo de las almas nos podrá tocar el oro que Dios nos ha dado.

So en esta mañana cuando llegues a tu casa y en el transcurso de los días y los meses recuerda: las cosas se van a poner peor pero nuestra herencia no cambiará, nuestra inversión no va a sufrir porque nuestro banco no va a ser jamás tocado porque está protegido por la sangre derramada del calvario.

Llenados hasta toda la plenitud de Dios

TRANSCRIPT

Voy a estar hablando en el libro de Efesios, la carta a los efesios, en el capítulo 3, versos 14 al 19: “…Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra para que os dé conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su espíritu para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones a fin de que arraigados y cimentados en amor seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios…”

Dios bendiga su palabra en esta mañana. El Apóstol Pablo a principios de esta carta a los efesios establece un patrón en que explica el misterio de las edades. Y me llama la atención porque estando Pablo preso, mientras escribe esta carta, comienza esta porción de este capítulo 3 diciendo, “Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo…” Y eso como que no dice mucho.

Para nosotros es común ver a alguien que se arrodille y ore, pero para un judío la oración se hacía de pie con las manos extendidas hacia el cielo. Y de esa manera Pablo le está diciendo a este grupo de gentiles y judíos, esta oración que Pablo está haciendo desde la cárcel tiene un significado mayor, tiene un significado profundo y tiene que ver con el futuro de la iglesia.

Es increíble que Pablo está preso. Pablo está sufriendo. El gran Apóstol, el hombre de Dios, no tiene libertad, pero aún desde su prisión, aún desde su circunstancia Pablo reconoce que hay una causa mayor que su propia circunstancia. Y esta causa mayor le hace a él el escribir de una manera pasiva e imperativa y les dice a los efesios en otras palabras, yo tengo que someterme y humillarme ante el Padre, porque yo entiendo lo que la iglesia significará en el futuro. Y tiene que ver con que estamos sembrados – y más adelante voy a hablar de eso – y estamos cimentados y vivimos en el amor de Dios. Si no lo sabías ahora lo sabes.

No nos movemos si no es dentro de ese amor de Dios. Es un pensamiento paulino. En Romanos dice, “¿Quién nos separará de ese amor?” Él enfatiza eso.

Verso número 15, en esta forma sumisa, en esta forma humillante él le dice a ellos, “estoy orando en estos momentos pero no es a cualquier Padre, es de quien toma nombre en toda familia en los cielos y en la tierra.”

No hay otra forma de explicar esta frase a menos que entendamos que dentro de ese amor en que vivimos, que caminamos, que respiramos, que nos mueve, que nos dirige, que nos guía, que nos une, como una sola familia de los que ya estamos aquí y los que hemos partido, somos partícipes sin saberlo de ese gran amor de Dios, que no solamente antes éramos gentiles, antes no le conocíamos. Antes no estábamos ni pensando en servir a nuestro creador, pero ahora Pablo desde su prisión dice, a ese que yo estoy orando, me ha dado nombre, pero no cualquier nombre, me ha hecho parte de la familia, me ha insertado, me ha traído, me ha hecho de él, me ha dado posición que antes yo no tenía, no porque yo la merezca, no porque yo sea mejor, no porque yo tenga dinero, por el amor de Dios me ha hecho partícipe, que ahora me puedo llamar hijo de Dios. Ahora puedo andar con mi cabeza erguida, no importa cuál ha sido mi pasado, no importa cuál ha sido mi historia, no importa dónde yo me encontraba, Jesús, al que Pablo le está orando, nos está diciendo, ahora yo soy parte de la familia. Ahora yo soy, como decía Pedro, soy real sacerdocio, soy nación santa, soy linaje escogido por ese amor de Dios que sobrepasa todo lo creado.

Ya no soy solamente Isaías Rivera, soy Isaías el hombre por quien Cristo dio su vida. Soy Isaías la persona porque quien el Señor Jesús me levantó y me salvó. Que aunque yo no pueda mantenerme perfecto en mis caminos, el amor de Dios es tan profundo, no hay forma de poderlo medir.

Yo me imagino que estas personas que están escuchando esta carta pensarán, pero ¿por qué Pablo no nos escribe de sus problemas? ¿Por qué Pablo no nos habla de su situación? ¿Por qué Pablo no se queja? ¿Por qué Pablo no dice algo en contra de la causa? Que es lo que establece en el verso 14, “por esta causa,” no porque yo quiera, no porque yo lo desee, no porque lo haya estudiado o lo haya escuchado, es por lo que yo he recibido, es por lo que yo he sentido en mi vida, es por lo que he visto que yo tengo que doblar mis rodillas e interceder y decirle al Padre que tome acción porque la iglesia que estaba formando en aquel entonces, va a necesitar una intervención divina para poder ser iglesia en el futuro.

Y es importante que pensemos en eso. no es lo que nosotros podamos hacer como pueblo de Dios, no son nuestras energías, no es nuestra fuerza, no es nuestro dinero, no es nuestra sabiduría, es el amor de Dios que vive en nosotros y nosotros en ese amor que promueve, que nos ejercita.

Si fuéramos nosotros los que estuviéramos presos, como Pablo, y esta es una cárcel diferente, no es una cárcel moderna, ¿cuántos de nosotros en la posición de Pablo hubiésemos hecho una carta de esa manera? La carta diría, “No me dan buena comida, la comida es fría. Mi compañero de celda no se baña a menuda. No tengo mucha oportunidad para hacer ejercicio.” O también diría si la persona es más joven, “tráeme unos sneakers pero tienen que ser Nike y no puede ser [Inaudible]” ¿Me van siguiendo?

Un actitud egoísta, una actitud de un corazón que no ha conocido, ni ha entendido lo que es el amor de Dios. Oh, si entendiésemos a cabalidad, lo que implica ser amados por Dios. Si entendiésemos la plenitud de ese conocimiento de que no fue que yo le amé, fue que él me amó a mí, y no solamente me amó, él lo demostró, porque como dice la escritura, “dejó toda su gloria,” dejó todo lo bonito, dejó toda adoración, para venir a esta tierra, a formar parte de un cuerpo corrupto, un cuerpo que no sirve, para decirle a la criatura que había creado, ahora yo voy a tomar tu lugar, ahora yo voy a morir por ti, ahora yo voy a llevar tu pecado, no porque tu seas bueno, seas mejor, es porque yo te amo, es porque yo te amo y es porque yo te amo.

En esta mañana démosle al Señor un abrazo espiritual. Ese es mi amado. Y Pablo entendió eso, por eso Pablo pudo pasar sus vicisitudes, por eso Pablo en estos momentos tan traumáticos, se olvida de sí y piensa en la causa. ¿Cuántos de nosotros en nuestros momentos traumáticos que nos vienen en nuestras vidas, nos olvidamos de la causa y pensamos en nosotros? Y no solamente eso, somos peor que Pedro, porque por lo menos Pedro no tenía la historia, nosotros sabemos la historia de Pedro y la repetimos.

En una ocasión un monje estaba orando y quería explicarle a su pueblo qué es el amor de Dios y lo que quería hacer de una manera más visual, no quería traer palabras, traer poesías, y estuvo orando un tiempo, y se le ocurre abrir una misa a las 7 de la noche, cuando ya no había luz del sol, e invita por un mes a su congregación, que esos domingos en particular a las 7 de la noche él va a hablar y va a enseñar de manera palpable lo que es el amor de Dios. Y cuenta él que siempre venían estas personas a su congregación y ese domingo se llenó, casi mil personas y gente afuera del templo, porque él iba a hablar de lo que es el amor de Dios.

Cuando llegaron a la iglesia él no permitió que se prendieran las luces, sino pusieron un sin número de velas para que la gente por lo menos pudiera caminar y sentarse. Entonces cuando llegó el momento de la predicación, este cura fue hacia la cruz, la imagen de Cristo con una linterna, porque del altar tampoco se veía nada y le dice a esa congregación, “Esta es la mejor manera de explicarles a ustedes lo que significa el amor de Dios.” Y él cogió su linterna y enfocó la cabeza de la imagen, la corona; después enfocó las manos clavadas; después enfocó los pies clavados y termina diciendo, “Esta ha sido la expresión más grande para la humanidad de lo que significa el amor de Dios. Dios les bendiga.” Y con eso él terminó su sermón.

Karl Barth, teólogo famoso, bien famoso, está en una conferencia en Holanda y le preguntaron, “¿Cuál ha sido tu momento más importante en tu vida como teólogo?” Y cuando él fue a contestar estaba todo el mundo pendiente para empezar a escribir porque es Karl Barth, y él le dijo, “Cristo me ama, Cristo me ama, Cristo me ama, la Biblia dice así.” El amor de Dios.

Aunque el mundo nos rechace, aunque las circunstancias sean negativas, aunque yo haya crecido sin que me hayan abrazado o me hayan demostrado el amor, la pasión como familia, ahora yo tengo a alguien que me ama por toda la eternidad. Ese amor no se acaba.

Ese amor no depende si hiciste las tareas con tu esposa o tu esposo. Ese amor no depende si eres bueno o no en tu trabajo, porque ese amor no depende de ti, ese amor no depende de usted, ese amor depende del amor divino y pleno y suficial de nuestro Señor Jesucristo, demostrado no solamente en la cruz del calvario, aún hoy en día con nuestros errores y problemas y denials, nos vamos para atrás y no queremos caminar, él nos sigue amando. Como Pablo decía, “¿Quién, quién, quién nos separará de ese amor?” Porque nos está amando el amor del Padre, el amor del Hijo y el amor del Espíritu Santo.

Y no solamente Pablo se queda en la oración, verso 16 dice, “Para que os dé conforme a las riquezas de su gloria.” Para que nos dé conforme a las riquezas de esa gloria que nosotros no conocemos. ¿Qué podemos pensar? Quizás es una riqueza como la que tiene Donald Trump, quizás algo posicional de propiedades.

Hace algunos años tuve la oportunidad cuando trabajaba en hospitales, estuvo el jefe de seguridad de Donald Trump hospitalizado y empezamos a hablar ya que nos unía que él es bien fanático de los Yanquis y ustedes saben que yo soy fanático de los Yanquis. So, empezamos a hablar por el deporte, nadie es perfecto, y yo le pregunto, “¿Cómo es esa vida?” Y él me dijo, “Donde entra Donald entro yo, si Donald reserva un hotel bien lujoso ahí también yo tengo mi habitación.” Y yo le vuelvo a decir otra vez, “Yeah, pero ¿cómo es tu vida en esa vida?” y él me dijo, “No tengo paz, no tengo tranquilidad. La gente que está cerca de mí no porque me aprecia sino porque estoy cerca de Donald Trump. So, yo no sé quién es sincero, quién es honesto. Cuando estoy en actividades bien grandes, tengo que estar pendiente de Donald Trump, no puedo estar pendiente de nada más.”

Le digo, “Guau!, ¿y te gusta esa vida?” Me dice, “Bueno, es un buen salario, pero no tengo vida.” Entonces, me pregunta a mí, “¿y usted qué hace?” “No, yo soy el director de mantenimiento aquí, pero no tengo que estar pendiente de los pacientes, ni tengo que estar esperando a los médicos, porque yo tengo a uno que yo conocí en mi juventud, que no solamente vela por mí, él es el dueño y Señor, no solamente de la tierra, de todo lo creado en el universo y ese que yo conozco es quien me protege, es quien me vela, y no solamente porque yo sea algo importante, yo no soy nada, pero porque él me ama, me hace ser especial. Yo soy especial porque el amor de Dios es reflejado, es depositado, vive en mi vida.”

Y me acuerdo que él me dijo, “Guau! ¿Y cuánto te paga el pastor?” Él quiso decir los diezmos, y yo le dije, “No, solamente el 10% y otra cosa.” Él me dijo, “Yo daría todo lo que yo tengo por tener eso, alguien que me ame.”

“Para que os dé conforme a las riquezas de su gloria.” Tu te imaginas que está hablando de una gloria y unas riquezas que no hay que ponerlas en el banco, que no se dañan, que no se corrompen, que son eternas, y aun aunque yo pierda mi vida, aunque yo parta de este mundo, esa gloria que Dios me ha dado, dentro de esa riqueza que él ha puesto en mí corazón, ha puedo en mi vida. Nadie me la puede quitar porque la ha puesto él. Yo soy propiedad y pieza del Señor y yo llevo ahora dentro de mi ser esa riqueza, esa gloria. Aleluya! Yo me alegro en esta mañana que aunque yo no sea un ángel, soy un ser humano que voy a morir, pero yo pose en mí ser el recipiente. Soy la copa que recibe ese amor divino de Dios y puedo decir, aunque no tenga mucho, yo tengo dentro de mí la gloria y riquezas que Pablo quería que tuviésemos y que nadie me la puede robar. Me puedo acostar tranquilo, puedo dormir tranquilo, nadie puede quitarme lo que Dios me ha dado y ha puesto en mí.

Esa es la magnitud y esplendor de ese amor de Dios. Y no solamente esa riqueza, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su espíritu. Pablo ahí se la puso un poquito más difícil a los efesios, él quiere que la iglesia, ese fortalecimiento espiritual comience desde adentro, está hablando de carácter, está hablando de virtudes, está hablando de valores, está hablando de lo que reflejamos por fuera. Él quiere que ese poder comience a trabajar desde adentro. Ese hombre nuevo, esa nueva mujer, que esos valores cambien.

Yo le decía a la clase de discipulado los otros días, cuando uno viene al Señor y uno va caminando en la vida de uno, y conoces al Señor, yo cambié mi dirección completa. Conocí al Señor y ahora en ese caminar, ya que he sido justificado, la santificación es un proceso. Pablo dice, que me dé el poder para que ya yo no esté siguiendo en el mismo estilo de vida sino ya yo he cambiado y tengo el poder por el espíritu de Dios. Como dijo Jesucristo, “me voy pero dejaré un paracleto,” un abogado, una ayuda, alguien que nos guíe para que yo pueda continuar en ese poder, no porque yo quiera, es porque el poder de Dios cimentado en ese amor divino y eterno, me hace alejarme y permanecer para que entonces mi carácter, mis valores sean diferentes a cuando yo caminaba sin el Señor.

El dilema está, el problema está que muchos de nosotros, no en esta iglesia pero en otras iglesias, siguen el mismo estilo de vida. Y quieren reclamar el amor de Dios pero siguen su estilo de vida. Es como si le dieran una licencia para pecar. No. eso no es lo que dice la Biblia. Es que ya yo cambié. Estoy en un nuevo caminar. Soy un nuevo hombre. ¿Por qué? Porque siento en mi vida, respiro ese amor de Dios, ese aliento, que aunque la vida se vea amarga, yo tengo los espejuelos que me dicen, “No, aunque la vida se vea oscura, Dios sigue amándome como yo soy.”

Pablo sigue diciendo, verso 17, “para que habite Cristo por medio de la fe en vuestros corazones.” Habitar, que viene del griego, tiene que ver con morar permanentemente. So, el mensaje y la oración de Pablo y el mensaje del Evangelio, hermanos y hermanas en esta mañana, amigos y amigas, es que el Evangelio, ese amor que Dios ha puesto en tu vida, ese cambio que sentiste en algún momento en tu vida, en ese caminar, es algo permanente para que él more. Él no viene a quedarse dos o tres días contigo. Él no viene como un invitado. Jesús quiere ser el dueño de tu vida. Él quiere habitar y cuando Jesús es el dueño de mi vida, porque yo en ese amor y he visto que he me sometido… estaba perdido y no tenía esperanza, me encuentra el Señor, me encontró Dios, yo me encontré con él, él viene a mi vida no para decir Hi five.

Él viene a mi vida para habitarla. Él viene a mi vida porque él creó mi vida. Él está retomando lo que él ha creado en un principio. Él viene, I’m here, y vengo para quedarme. Vengo para hacer casa. Vengo para construir, vengo para levantar. Vengo para edificar. Vengo para hacer algo completamente nuevo. Reclama en esta mañana las bendiciones de esa nueva vida que no solamente es algo emocional o algo filosófico o algo teológico, es algo real en nuestras vidas. El Señor de los cielos, es el gran misterio que Pablo descifra, el Señor de los cielos habita en mí vida, es parte de mí y es mí dueño. Yo tengo un amo, yo tengo un Señor por eso le digo a él, “Señor, porque tu posees mi vida, porque tu eres el dueño de lo que yo hago. Y lo gracioso de todo esto es que aunque yo sea imperfecto tu sigues siendo mi dueño y me sigues amando.”

Dice, “a fin de que arraigados…” eso es como las plantas, sembrados, cimentado como los edificios, fundación. Oh, qué bendición, hermanos y hermanas, amigos y amigas en esta mañana, estamos descubriendo que no solamente es algo mental, el Señor de los cielos ha sembrado su vida en mí. Me ha cimentado en las profundidades de ese amor. So, si yo estoy sembrado y estoy plantado en el terreno que se llama amor, nuestro fruto debería ser amor. Si no estamos sembrados, eso quiere decir que cuando estamos sembrados… no sé cuántos aquí han visto un huracán en persona, no por televisión.

Cuando yo vivía en Puerto Rico años atrás, anunciaron que venía un huracán, yo estaba como en high school y un amigo mío nos pusimos graciosos y manejamos para la playa porque queríamos ver si de verdad las palmas se aguantan en un huracán. Y estábamos en ese vehículo, un vehículo viejo, pequeño, sin pensar que el vehículo lo podía coger el huracán y voltearlo. Nosotros estábamos parados en la playa de Luquillo, al lado de una palma a esperar. Okay, sí, sí, ahora viene, con un radio de batería, y ahí está el huracán, la fuerza bla, bla… y cuando la palma comenzó a hacer así que yo miro para un lado, mis amigos se habían ido. Yo me quedé solo con el radio y el huracán. La palma se doblaba pero no la pudo arrancar.

Yo por poco vuelo. Asimismo. Somos como la palma, deberíamos ser como la palma. Cuando yo estoy plantado en ese terreno fértil, no es terreno cualquiera, es el terreno que posee la sangre derramada en la cruz del calvario, es el terreno que refleja el amor divino y amplio de nuestro Señor Jesús, cuando yo estoy parado ahí, que me han sembrado. Que no me he sembrado yo, yo no he hecho el hoyo. Yo no he preparado el terreno. Dios ha preparado el terreno. Dios me ha sembrado. Dios me ha cuidado. Dios me ha protegido. No importa cuán grandes sean los vientos. No importa cuán grandes sean las tormentas. No importa que me doble, no importa que me tumbe, no importa cómo me ponga. Dios me ha sembrado en su amor y el amor de Dios cubre absolutamente todo.

Yo creo que eso es algo que el enemigo envidia porque fuimos creados menos que los ángeles, pero el amor que nos tiene el Señor… cuando a veces dicen que no tenemos oportunidades, que no podemos hacer nada en la vida, cuando vas a hacer nada, la gente se olvida que nuestro pronóstico ya ha sido escrito.

Jesús dice en el mundo tendrás aflicciones, pero confiad, yo he vencido al mundo. Cimentados en el amor de Dios. Regocíjate en esta mañana, celebra en esta mañana, no es que solamente podemos cantar “tengo un amigo que me ama,” yo tengo al Señor Dios soberano de todo el universo que me ama, me ama y me ama.

A veces pensamos, ¿nos amará alguien? ¿Nos querrá alguien? Dice Pablo, verso 18, “seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos – y esta es una fraseología preciosa – cuál es la anchura.” No hay manera de medir cuán ancho es ese amor, aunque los Evangelios, Mateo, Marcos, Lucas y Juan, nos hablan de experiencias vistas de ese amor. Su longitud no tiene fin, es eterno. So es un amor que es ancho, es un amor que es eterno, es un amor que es… Pablo quería decir con altura, en el griego, es que ese amor es tan y tan alto que nos coge donde nosotros estemos y nos lleva inmediatamente por ese amor a la presencia de Dios, solamente por tener el amor de Dios.

Y es tan profundo que llega a nuestras profundidades. Quiero leer lo que el salmista escribió acerca de esto en el salmo 139, cuando él dice, verso 7 al 12, “… a dónde me iré de tu espíritu? A dónde huiré de tu presencia? Si subiera los cielos, ahí estás tu. Si en el seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tu estás. Si tomare las alas del alba y habitare en el extremo del mar, aún allí me guiará tu mano y me asirá tu diestra. Si dijera, ciertamente las tinieblas me cubrirán aún la noche resplandecerá alrededor mío.”

No porque soy Isaías Rivera, es porque Dios me ha amado desde el principio y aún su amor sigue fluyendo, fluyendo, fluyendo, fluyendo. Alabado sea el Señor. Es una fuente inagotable. Es una fuente incesante. Pablo dice a esta iglesia, en esos momentos, tienen que entender, tienen que comprender que para poder entender ese amor de Dios necesitas tener en tu vida a Dios. Si no sería algo completamente filosófico y no creemos en filosofías.

Al final del verso dice, verso 19, “y de conocer el amor de Cristo que sobrepasa a todo conocimiento para que seáis llenados hasta toda la plenitud de Dios.” El amor perfecto de Dios hace posible en nosotros un crecimiento y una estabilidad. El amor perfecto de Dios hace posible en nosotros el crecimiento y una estabilidad. Una vez más, el amor perfecto de Dios en nuestro corazón hace posible que crezcamos y seamos estables.

So, en esta mañana primero que nada, regresemos a ese momento y piensa y medita, en mi caminar con el Señor, en mi caminar de esta vida, en la cual estoy caminando, debo sentirme primeramente seguro porque estoy caminando, o debo estar caminando dentro de ese amor de Dios. Segundo, voy a crecer siempre y cuando mis pies, mi vida, esté sembrada. Y ¿qué significa estar sembrado y cimentado en el Señor? Significa que todo lo que yo soy, que es un pensamiento paulino, ¿se acuerdan lo que dice? Yo no vivo yo, más vive Cristo en mí. Eso suena muy bonito pero ahora en el contexto de ese amor es que todo lo que yo soy, mi mente, mi corazón, mi cuerpo, mis intereses, mis metas, mi familia, lo que yo poseo, ya no me pertenece a mí. Yo no lo he alcanzado porque yo soy mejor, yo no lo he obtenido porque soy muy bonito, todo lo que yo tengo, si yo estoy sembrado, si yo estoy cimentado, hay que estar cimentado ciento por ciento. Lo que yo quiero hacer tiene que ser dentro de ese amor que Dios quiera. Aún, aún, las finanzas de mi vida personal, si yo estoy sembrado en el Señor, no me pertenecen a mí. Él no quiere la mitad tuya, él no quiere la mitad de tu vida.

Y yo te voy a decir algo, yo hago muchas visitas a los hospitales, pero voy a hablar de gente que yo he visitado antes del año 2000 en Nueva York. Aquí no hay nadie que ha vivido en Nueva York. Uno de los problemas cuando hablamos de estar cimentados y estar sembrados en el Señor, es que estamos todo menos nuestro bolsillo. Eso no pasa aquí, estoy hablando de Nueva York, okay? Y mire, estamos comprometidos y nos gozamos y expresamos Aleluya! Expresamos amén y somos agradecidos de ese gran sacrificio de Jesús hasta que tocan nuestras finanzas, hasta ahí llega nuestro compromiso. Pero cuando has caído en el hospital, cuando no tienes alternativa, cuando no hay nada que se pueda hacer, tu darías todo lo que tu tienes por un milagro del Señor. So, ¿por qué esperar a estar en una situación de esa manera?

No solamente en el hospital, el problema de la familia, problemas de divorcio, problemas de que Dios no me escucha, los hijos no me quieren seguir, problemas de drogas, hijos presos, maridos presos, no consigo trabajo, no me promueven, la gente no me quiere. ¿Pero realmente tu estás cimentado y fundamentado en el amor de Dios? Piensa en eso en esta mañana, porque si yo estoy cimentado y fundamentado cuando se habla de las finanzas, cuando se habla de mi corazón yo le entrego al Señor mi bolsillo. Y no es que ahora yo estoy hablando… ¿pastor usted está hablando de que cuando usted cobre usted va a dar todo el dinero a la iglesia? No. es que hay gente en Nueva York que no le dan nada a la iglesia. Disfrutan de lo que la iglesia tiene, aprovechan los ministerios de la iglesia, ministerios para niños, ministerios para jóvenes, consejería pastoral, consejería prematrimonial, ministerio de cárceles, ministerio de I wanna los viernes, ministerio de discipulado, ministerio de alfa, ya no, yo estoy en Nueva York.

La realidad, hermanos, si nosotros, la iglesia del Señor, hablamos mucho de compromiso y de que estamos arraigados pero cuando llega a nuestras finanzas no hay quién nos hable. Tu no has conocido lo que significa el amor pleno del Señor en nuestras vidas. Un amor que dice que él va a proveer. Yo no tengo que darle a esta iglesia porque van a construir un puente. Yo tengo que darle porque ese es mi deber como creyente. Yo no tengo que esperar que venga Roberto y me diga, hay que dar, hay que prometer. No. cuando yo estaba en ese camino de pecado y Jesús vino a mi vida y yo cambié y empecé una nueva vida, yo entendí que toda mi vida, hasta mi cartera, le pertenecía a Dios. Y si yo quería bendición yo tenía que comprometerme, porque yo estoy sembrado, yo estoy fundamentado.

El Dios que yo conozco respalda y responde. Qué bueno es servir al Señor. Qué bueno es disfrutar del Señor. Le dije a la iglesia, a los que vinieron el miércoles que he perdido 21 libras, he rebajado. Se lo debo a una dieta y a crossfit. Y entendí que para poder perder peso en esa dieta tenía que comprometerme. Era comer todo tipo de carne, y a mí me encanta usar el adobo. So, no podía usar adobo, solamente ajo. Me quitaron el pan, la pasta, solamente huevo en la mañana, turkey, bacon, unas porciones y de agua o líquidos, café sin azúcar y negro. Pero en algo material, algo del cuerpo, lo hice por 30 días perdí 21 libras.

Si vamos a lo espiritual a la realidad, como iglesia, cada gente de Dios, como familia de Dios, Dios te ha dado su amor. Dios te ha dado su amor. Dios tomó tu lugar. Dios tomó tu lugar en la cruz. Dios nos dio lo que no nos merecemos. Dios nos dio lo que no hemos trabajado. ¿Qué solamente pide el Señor? Que te comprometas, que dejes que él te siembre. Pero para sembrarte tienes que ser sumiso.

Pablo comienza la oración de rodillas, como decía al principio, algo que no es judío. Se sometió. Deja que él haga ese hoyo en la tierra y te siembre. Hermanos, prueba al Señor, tómese el riesgo. Iglesia, prueba al Señor. Pon tus finanzas en las manos del Señor. Entrega tus finanzas al Señor y pruébalo, solamente pruébalo. Tu verás que él no te va a faltar porque hasta ahora el Señor no nos ha faltado.

¿Cuántos dicen amén por eso? para que seáis llenados hasta toda la plenitud de Dios. La aspiración de Pablo es que al final de sus días, cuando ya no esté en esta tierra, él pueda pensar, aunque ya yo no estoy aquí, ya no hay Apóstoles, ya ha pasado todo, si Pablo pudiese venir ahora y ver la iglesia, el producto de 12 hombres con un Maestro y cómo eso impacta un época y cómo eso ha impactado la historia. Pablo pudiera decir, el Señor contestó mi petición porque yo me humillé, la gente entonces comenzó a entender y a comprender que no soy yo, que no es lo que yo poseo, no es lo que yo tengo, es que el amor de Dios me ha cubierto y el amor de Dios es suficiente para yo poder recibir y entender su plenitud. Cuando llegue a ese cuerpo glorificado allá en los cielos, yo diré, Señor, qué bendición el haber sentido en la tierra en un cuerpo humano la bendición de ser amado.

Ya yo no puedo andar solo ni andar como que nadie me ama. Yo tengo no un amigo, yo tengo un rey que me ama, que me ama, y nada me podrá apartar de ese amor. Dios los bendiga en esta mañana.

Un tesoro en vasos de barro

TRANSCRIPT

En esta mañana voy a estar hablando sobre Segunda de Corintios capítulo versos del 7 al 12, es un pasaje de nuestro amigo y hermano, apóstol Pablo. Y dice: "Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia de poder sea de Dios y no de nosotros; Que estamos atribulados en todo, mas no angustiados. En apuros, mas no desesperados. Perseguidos, mas no desamparados. Derribados, mas no destruidos; Llevando en el cuerpo siempre, por todas partes, la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos. Porque nosotros que vivimos siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal; De manera que la muerte actúe en nosotros, y en vosotros la vida." Dios bendiga Su Palabra en esta mañana.

Estuve leyendo un artículo de cómo construyen los pianos Steinway, pianos que son bien famosos y son usados por pianistas bien famosos. Y me llamó la atención que una compañía que tiene más de ciento cuarenta años todavía en el siglo XXI mantiene la misma secuencia en el proceso de fabricar un piano. Es interesante que ellos usan doscientos diferentes artesanos para un piano, y un piano Steinway tiene doce mil partes. Los que han ido a conciertos de sala y ven los grand piano, se ven muy bonito ¿no? parecen de una pieza, pero ahí hay doce mil partes y eso es el trabajo de doscientos artesanos.

Pero antes de que ese piano salga de la factoría, de la fábrica para ser vendido, ellos cogen ese piano y lo llevan a un cuarto de prueba, y le ponen una máquina que toca las teclas diez mil veces para asegurarse que el teclado y el sonido va a ser el mismo. So después de haber sido tocado diez mil veces, entonces el piano es enviado a la tienda que lo va a ofrecer en venta. Doscientos artesanos, doce mil partes y diez mil toques para asegurarse de que el piano va a ser excelente.

Cuando yo miro esa historia y la comparo con nosotros, yendo al pasaje, verso número 7: "Pero tenemos este tesoro en vasos de barro." Pablo le está escribiendo a una Iglesia en Corinto, una Iglesia griego-judía, y era común en esa época, en esa área, ellos mantenían unas vasijas en las cuales ponían sus tesoros, sus ollas. Y la idea que existía era: que como la vasija no tiene valor, como la vasija no tiene nada atractivo, nadie se va a imaginar que en esa vasija está un tesoro. Nosotros hoy en el siglo XXI no ponemos nuestro dinero en una vasija.

Mucha gente va a los bancos y rentan cajas en el banco. Les ponen sus documentos importantes, algunos ponen dinero para no pagar taxes, lo hacen solamente por eso. O tienen en su casa, en su closet una caja fuerte de alta seguridad a prueba de fuego; si se quema la caja, o el apartamento por lo menos dentro de esta caja de seguridad están las cosas más valiosas y más importantes para mí. ¡Qué hecho diferente a nuestro Señor Jesús, que Él escoge una vasija, un vaso de barro, para poner en él el tesoro más preciado que puede existir!

Si a nosotros nos dijeran: mañana viene el Señor Jesús y nos va a visitar, encárgate de todos los preparativos y aquí tienes una tarjeta de crédito para que prepares todo ¿qué haríamos? la mejor limosina, el mejor hotel, avión de primera clase, alfombra roja, porque viene Jesús, porque es lo más importante. Se nos olvida algo muy importante, ¿dónde Jesús pasó Su primera noche cuando vino a esta Tierra? en un pesebre. Una forma humilde, una forma que no tiene gloria, una forma que no llama la atención.

La vasija, nosotros, no llamamos la atención porque somos de barro. Nos enfermamos, perecemos, no somos tan atractivos, pero lo que ha sido puesto en nuestra vasija demuestra la gloria y el poder de Dios, para que yo no me gloríe porque no viene de mí. Si quizás me buscan a mí quizás buscan made, hecho en la Tierra, pero lo que yo tengo dentro de mí, lo que me Dios me ha dado como dice el apóstol Pablo, no fue hecho en la Tierra. No fue desarrollado en la Tierra, no tiene ningún tipo de involucramiento con seres humanos; es algo completamente divino, es algo completamente puro, es algo completamente especial, es algo completamente que viene del mismo cielo, que aunque yo soy vasija, aunque el mundo externo me vea como vasija, me vea como que no sirvo, como que no tengo ningún valor, como que no puedo hacer absolutamente nada, el mundo no sabe que dentro de mí habita la Presencia y la gloria del Señor.

Eso suena muy bonito hasta que somos probados. Dice aquí en los pasajes siguientes, verso 8 "que estamos atribulados," esto es un juego de palabras que tiene Pablo, "en apuros, mas no desesperados." La palabra apuro en el griego es la que se usa para describir cuando a una persona la está buscando la gente a la cual le debe y no tiene con qué pagar, es ese apuro. En esta época pues no nos buscan, nos mandan ¿qué? carta o mail al trabajo, le quitamos el volúmen al celular para que no nos llamen pero estamos desesperados.

Ahí es cuando nos viene ese pensamiento: yo no sé cuánto más soportar, o yo no sé cuánto tiempo más me puedo mantener haciendo esto. ¿No has pasado por esa etapa en tu vida? no lo puedo hacer más, me voy a tirar atrás. ¿Por qué la gente me hace esto? ¿por qué la gente me trata así? ¿por qué Dios lo permite? Después decimos: pero si yo oro, leo la Biblia, soy obediente, ¿por qué me pasa esto?

Dios ha puesto Su tesoro en vasijas o vasos de barro y nos vamos a quebrantar, nos vamos a romper, va a ser algo que cuando nos rompamos, sí hermano, nos vamos a romper porque somos frágiles. Mientras más nos rompemos, más nos dañamos, más nos salen grietas, más reflejamos la luz de Cristo que habita en nuestras vidas.

En una ocasión había un hombre de finca y tenía un asno, ese era su mejor asno. Y dice que él siempre lo dejaba amarrado porque el asno automáticamente se iba caminando por un predio. Y dice que la noche anterior se olvidó amarrar su asno, y él estaba también construyendo unos pozos. Es de noche, el asno no está amarrado, comienza a caminar y cae en el pozo. Por la mañana él está buscando su asno y escucha los quejidos del asno, hasta que va al pozo y encuentra que el asno está en el pozo. Él no lo puede levantar, so él pensó: déjame ir y buscar a mis vecinos y amigos, para que me ayuden a levantar al asno.

Dice que vinieron los vecinos, tiraron sogas pero no pudieron levantar al asno. So después de algunas horas él decide, para que el asno no siga sufriendo: vamos a enterrarlo en vida. ¿Cuántos se han sentido así? están en un pozo y no pueden salir. Y cuando crees que tienes un grupo que te puede ayudar el grupo decide: ya no podemos orar más, vamos a enterrarte.

Dice la historia que el asno cuando empezó a sentir que le estaban tirando tierra, pensó y dijo: esta gente me tira a mí tierra. Y el asno hizo, frente a cada pala de tierra que representa dificultades en nuestras vidas, que representa retos en nuestras vidas, que representa el estado de angustia o desesperación, o de apuro en que yo me encuentro, el asno comenzó a sacudirse la tierra. Y la tierra fue cayendo al lado, y se fue amontonando, y el asno comenzó a subir, y comenzó a subir, y comenzó a subir, y comenzó a subir, hasta que salió afuera otra vez. Si tenía tierra encima, lo habían dado por muerto, no tenía esperanza, pero el asno entendía que aunque era una vasija de barro, él tenía por dentro algo más poderoso y más suficiente que lo que la gente tenía (aplausos).

Gracias a Dios que el asno no habla, porque yo imaginaría que el asno le diría a su amo, quizá le diría: si te creías que yo no venía, aquí estoy, he llegado. Sucio, con tierra encima, pero he llegado, he pagado mi precio. Y Pablo está hablando no solamente porque se lo imaginó, lo soñó o lo estudió, en este momento Pablo ha sufrido latigazos treinta y nueve veces, ha estado en naufragios tres veces, él está preso.

Repite conmigo en esta mañana, verso número 8, dile al que está a tu lado: "Estamos atribulados en todo, mas no angustiados." Aleluya, eso sonó bonito. Estamos reconociendo como estamos pero no nos estamos rindiendo, somos realistas. Sabemos que hay una realidad que nos maldice, que nos persigue, que nos castiga, que nos limita, que nos quiere mantener como el asno abajo, pero en esta mañana le recordamos a nuestra alma, a nuestra mente, a nuestra familia, a nuestro ser, que aunque estemos como el asno abajo nos vamos a levantar, aleluya.

Una de las características del creyente es, no sé ni a cuántos les gusta el boxeo. Yo he visto boxeadores que los han tumbado en el primer o segundo round, pero como la pelea dura doce o quince rounds ellos se han levantado y han noqueado al adversario, y yo he visto que han caído boca abajo. En el creyente nos van a tumbar y nos vamos a caer, pero nosotros no caemos boca abajo, nosotros caemos de rodillas. Y cuando caemos de rodillas, y nos han roto parte de nuestro vaso o vasija y se ha agrietado le estamos dejando saber al mundo secular, o le estamos dejando saber a las tinieblas, o le estamos dejando saber al mundo espiritual que dentro de nosotros habita alguien que es mayor que nosotros, que aunque nuestra vasija sea rota ellos no pueden romper ni quebrantar a quien está delante de nosotros.

"Perseguidos mas no desamparados" diga eso conmigo, perseguidos mas no desamparados. "Derribados, pero no destruidos." Se cuenta de una vasija en el primer siglo, en que decidieron ¿qué vamos a hacer, cómo mantener este pergamino, este rollo para que las próximas generaciones puedan leerlo? y escogieron esta vasija que estuvo escondida por casi dos mil años, cuando descubren la vasija en el año '72, descubrieron que la vasija contenía el himno que cantaban los discípulos cuando eran llevados a ser matados y yo quiero leer brevemente ese pasaje, un pasaje bien conocido pero que para ellos era un himno.

Filipenses capítulo 2 verso del 5 al 11, es el himno que se cantaba por los mártires cuando iban caminando para ser matados: "Haya pues en vosotros este sentir que también hubo en Cristo Jesús, quien siendo por naturaleza, de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse. Por el contrario, sino que se despojó de sí mismo tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; Y estando en la condición de hombre se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz, por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dió un Nombre que es sobre todo nombre, para que en el Nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, en la tierra, y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor para gloria de Dios Padre." Y los mataban.

Ellos no iban gritando, ellos no se estaban compadeciendo, ellos no estaban cuestionando, ellos no estaban negando. Ellos no estaban rechazando, ellos estaban seguros que la muerte en ese entonces, la muerte física, la persecución era parte de ser vasija. Y a veces creemos que porque somos vasija y tenemos Su Presencia dentro de nosotros, y servimos a un Dios Todopoderoso nunca nada nos va a tocar. No vamos a ser atribulados, no nos vamos a caer. Es una alusión un poco fuera de la mente, creemos que somos como Superman, que nada nos va a tocar, que somos inmunes, que porque le servimos al Señor nada llegará a nuestras vidas. Al contrario, la vasija se va a romper, la vasija se va a romper pedazos, la vasija va a haber que meterla de nuevo al fuego, la vasija va a haber que nuevamente darle forma.

Lo importante es que, aunque una y otra vez se rompa la vasija, el mismo que la diseñó, el mismo que la edificó, el mismo que la construyó la va a hacer otra vez de nuevo. Esa es la garantía, esa es nuestra garantía.

Yo diría que en esta mañana podríamos decir: Señor rómpeme, Señor rómpeme para que ese pueblo sepa que yo soy mortal, que yo tengo necesidades, que yo fracaso, que yo me equivoco, pero Tú estando conmigo Tú eres grande, Tú no te equivocas, Tú no me desamparas, Tú no me dejas solo.

Noviembre 10, 2010, 10 de la noche, unidad de terapia intensiva para heridas de cerebro. Tengo a mi hijo Isaías en la unidad, en un coma inducido, ya van 48 horas desde que el neurólogo nos dijo: tiene 72 horas, so, yo sé lo que es dolor. Sé lo que es estar apurado, he sentido en mi carne lo que es estar solo. Me acuerdo cuando mi esposa era enfermera, entramos al cuarto cerca de las 10 de la noche mi esposa, mi otro hijo Isaac y yo. Y yo le pregunté a mi esposa Vivian: Vivian, dime ¿por qué yo debo orar? tú puedes leer el récord, porque para mí el récord está en chino, pero ella puede entenderlo, y yo voy a orar por lo que está en ese récord, porque a Dios hay que pedirle cosas específicas.

Y me acuerdo que nos pusimos los cuatro alrededor de la cama de Isaías y comenzamos con una oración de gratitud. Yo tenía razones por las cuales quejarme, me sobraban las razones para cuestionar a Dios, pero en ese momento clave de mi vida personal y la de mi familia, no les digo que no tenía mis dudas. Por ejemplo cuando me llamaron y me dicen que tuvo un accidente, que llegó al hospital dos días antes, yo fui solo, no avisé a nadie porque quería saber cómo estaba él antes de hacer una llamada por teléfono. Y me acuerdo que me pusieron en un cuarto donde siempre daban las malas noticias, ya yo conozco ese cuarto porque estaba en el otro lado, pero esta vez yo estaba en el otro lado.

Y cuando el médico comenzó a explicarme y a decirme que me dejaron solo yo dije en mi mente al Señor: Señor, tanto que yo he hecho por Ti, tanta gente a la que yo le he predicado. Señor que he sabido salir de mi trabajo después de haber trabajado diez horas y en el camino llamarme alguien que tiene una necesidad, y yo cambiar mi rumbo para ir a ese hospital para estar con esa familia, Señor ¿qué ha pasado, qué yo he hecho? esa es mi parte humana.

Dos días después estamos en la cama y comenzamos orando: Señor, te damos gracias. Señor, sin Ti no podemos hacer nada. Como familia Tuya, gente Tuya, ¡te adoramos! Una enfermera que estaba cerca que hablaba español, después de llorar me dijo: ustedes son raros. Ustedes son raros. Yo le dije: no, yo no soy raro. Raro es mi Señor que es sobrenatural.

So después que hago la oración y oro por la salud de Isaías llega el jueves, a las cinco de la tarde son las 72 horas y me acuerdo que llegamos al hospital temprano, y estamos esperando a las cinco de la tarde porque va a ser el meeting con el cuerpo médico, y de momento viene una enfermera al medio día y nos dice: eh, tenemos que hablar con todos ustedes y tiene que ser ahora, y yo en mi mente dije: wow, se fue o ya no tiene remedio ¿no?

So todos nos movimos rápido, llegamos al cuarto de conferencias, están los médicos, está el neurólogo cirujano, yo miré así alrededor y digo: ok, no veo ningún capellán so la noticia es buena. Y me acuerdo que el médico dijo: él va a recuperar y va a recuperar como en un año. La familia nos quedamos como, what? Este neurólogo fue el mismo que atendió a Teddy Brusky de los Patricks, él estaba trabajando en Washington D.C. y nos dice: y yo veo a Isaías en el futuro, mi hijo, tiene una vida normal, y yo estoy pensando, desde que hago la oración el día antes: pero ven acá, pero si él todavía está entubado, todavía está en un coma inducido, no ha despertado ¿cómo este médico sabe que él va a recuperar?

Le bajaron los medicamentos, lo despertaron del coma inducido y no sé por qué el médico cuando se acerca al que está despertando, le preguntó a él: Isaías ¿cuál es tu equipo favorito de béisbol? y él dijo: ¡Yankees! y yo dije: despertó. Aleluya.

Mi punto en esta mañana no es hacerlo sentir triste, es que así mismo como el apóstol Pablo pasó por unas experiencias amargas que se reflejan a veces a nuestras experiencias Dios nos rompe. Mire hermano que nos siga rompiendo el Señor, que nos siga quebrantando, que nos siga enseñando a través de nuestras experiencias que aunque somos insuficientes poseemos al que es todo suficiente, al que es Todopoderoso.

Isaías ahora está haciendo un internado de trabajo en State Street por algunos meses, so la familia hemos visto cómo recuperó de despertar y no poder caminar ni hablar a lo que puede hacer ahora. Creemos en un Dios, creemos en un Dios Todopoderoso.

Dice, hay alguien llamado Charles Hoch que escribió un libro de teología y él toma estos versos de Pablo, y los parafrasea. Y dice: si yo fuera a decirlo en mis propias palabras lo diría de esta manera: "Todo el poder es de Dios. Estoy tan perplejo, perseguido, oprimido y expuesto hasta a la muerte como para que sea evidente que una fuerza divina es ejercida en mí. Preservación y eficacia continua, mi continuar vivir y trabajar con éxito es una prueba de que Jesús vive. Estamos atribulados en todo pero no angustiados, estamos desesperados pero no perseguidos. ¿Cuánto más podemos entonces agradecer al Señor?"

Yo diría entonces que cuando estemos en esos momentos, como habla el apóstol Pablo, que no sabemos lo que vamos a hacer como dije al principio, nos quejamos: no puedo seguir más, debes levantarte y comenzar a decir: yo soy salvo y no esclavo. Yo soy bendecido para vivir una vida que no esté oprimida. Yo soy de barro pero yo llevo la gloria del Dios eterno dentro de mí, y aunque el mundo me vea de barro, aunque el mundo piense que mi cuerpo externo no dice nada, que no tengo nada que ofrecer sí tengo a alguien que puedo presentar y ofrecer a través de mi vida, a Cristo Jesús crucificado, a Cristo Jesús glorificado, Su gloria.

Imagínate que los ángeles y los querubines hubieran deseado ser portadores de ese mensaje y Dios escoge a algo simplemente humano, algo que a veces negamos en quién creemos, a veces no queremos seguir. Es como que andamos con un ancla y no podemos seguir ¿no te ha pasado eso? O es tanta la presión externa que en vez de seguir un proceso normal de crecimiento te estancaste, te quedaste en la tribulación.

Y mire hermano, y yo lo he dicho otras veces aquí, es como mi mamá en Puerto Rico. Fuimos a una cueva en Puerto Rico, en Camuy, Puerto Rico, y las cuevas tienen luces, no tienen su iluminación pero es una luz poca, y ella entró a la cueva con gafas oscuras. Ella camina detrás de mí y me dice: Isaías que no veo, es que no hay tanta luz, pero: mami pero camina si aquí hay luz. Cuando yo miro para atrás la vieja tiene gafas puestas. Y yo: pero mami, quítate las gafas, y ella me dice: pero ¿qué tú esperas de una mujer de 65 años? Y yo esta mañana te digo hermano, hermana, amiga: ¡quítate las gafas y deja, y ve esa gloria del Señor! Yo quiero ser vasija, yo quiero ser vaso de barro, yo quiero ser instrumento para que la gente vea que no soy yo; que no es mi inteligencia, no es mi destreza, no es mi educación, es que yo tengo por dentro la Presencia eterna y divina del poder de Dios. Para Él siempre sea la gloria, nada de lo que yo hago merece reconocimiento, es lo que el Señor hace a través de nosotros, ¿cuántos hemos estado en ese último momento?

En una ocasión muchos años atrás, trabajando para una universidad, trabajaba en el departamento de limpieza y yo era el mánager. Y me acuerdo que faltaron unas personas que tienen que limpiar los dormitorios, y yo pues me asigné un dormitorio, y me fui a limpiar el dormitorio. Era como las 8 de la mañana, yo estoy limpiando los toilet, limpiando todo, como no hay nadie a esa hora, los estudiantes no madrugan, se acuestan tarde pero ellos no madrugan. Yo estoy ahí y empecé a cantar para mantenerme en ritmo un coro bien latino que dice: "Soy yo, soldado de la cruz y siervo del Señor, no temeré llevar Su cruz, sufriendo por Su amor; después de la batalla Dios nos coronará, nos coronará en aquélla salvación. Más allá, más allá, en aquélla salvación."

Había una joven escondida en uno de los toilets que se iba a suicidar, tenía en sus manos un bote de pastillas para tomárselo, una muchacha que había sido criada en el Evangelio estaba apartada, y decidió que en esa mañana iba a ir al toilet, se iba a tomar esa soda con treinta y dos pastillas. Su vasija estaba rota, se sentía desamparada, no había nadie que la pudiera consolar, pero, pero, pero, pero, el Señor que hizo la vasija, el Señor que nos construyó, el Señor que nos conoce y tiene el control de todas las cosas, que nada se mueve si Él no lo permite. La gente puede decir las cosas pero si Dios no lo permite las cosas no suceden.

Y como dice Timmy Jakes: los momentos que son de obstáculo y de problema, a los momentos de oportunidad, a los momentos de bendición porque Dios siempre está en control, Dios nunca llega tarde, Dios nunca deja que la vasija se desaparezca. La muchacha es americana pero criada en España, so habla español. So ella sale y yo digo: ay, yo me equivoqué, yo estoy en el baño de las mujeres. Me dice: no, no, este es el baño de los hombres. Yo digo: ¡oh, te equivocastes! y me dice: no, es que... y comienza a llorar. Me enseña las pastillas y lo que iba a hacer.

Yo le digo: vámonos al lobby del dormitorio, porque me pongo a orar por ella en los baños de los hombres. Ahí fue la gloria del Señor; la gente va a decir: ¿qué hace ese hombre con esa mujer dentro del baño de los hombres?

Anyway, estando en el dormitorio, en su lobby area oramos por ella y llamamos a unas personas. La muchacha se recupera se gradúa de la universidad y la semana pasada recibí de ella un correo electrónico: lleva tres años como misionera en África del Sur (aplausos). Somos bendecidos, somos bendecidos, somos bendecidos.

Si Dios te ha dado a ti algo y ha puesto algo en tu vasija para que Él te muestre y enseñe Su gloria, no tengas miedo, no tengas miedo. Si ustedes han leído el pasaje de Gedeón cuando él va a atacar, es interesante que después de tener tantos miles de hombres se reduce a trescientos hombres. Ellos tenían unas antorchas tapadas con unas vasijas. So ellos caminaron hasta donde llegó la orden de tocar la trompeta, hacer ruido, y romper la vasija para que se viniera la antorcha, y la antorcha confundió al mundo sirio en esos momentos. Ha llegado un momento crucial en nuestras vidas.

Yo no sé en este caminar dónde tú estás, no sé dónde estás pero en esta mañana yo quiero que cuando salgas de aquí en esta mañana pienses: sí, yo soy de barro, sí, yo soy frágil, sí, no tengo nada que ofrecerte. Heh, Él sólo quiere tu vasija para poner en ella la luz especial. Si se ha roto tu vasija, se ha quebrantado y se ha ido la unción que tenías, Dios te dice a ti en esta mañana: no te preocupes, no te preocupes, porque aunque estés roto o rota, aunque estés quebrantado o quebrantada, aunque estés afligido, aunque pienses que ya se ha acabado lo que puede hacer por ti el Señor Dios te dice en esta mañana: No te preocupes, Yo lleno tu vasija, Yo lleno tu vasija, Yo arreglo y tapo las grietas, Yo te hago nuevamente nuevo para que Mi gloria, para que Mi gloria sea expandida, sea exaltada. Y a última hora no es la vasija.

Mire, si usted va a un buen restaurant y usted tiene una buena comida, y al final de su comida le preguntan: ¿qué fue lo que más te gustó? y usted dice: oh, como me trataron. Los cubiertos eran increíbles, la vista, impresionante. Pero usted no fue al restaurant ni por los cubiertos, ni por lo que lo trataron, ni por la vista; usted fue por la comida, pero no habló de la comida que es lo que cuesta.

En nuestro caso cuando le preguntan a otra persona: ¿qué tú crees? no, esa vasija está demasiado sucia, polvorosa, pero esa vasija sucia, polvorosa, en la esquina, por ella el Señor la ha llenado y la ha puesto al frente. No es de cerámica para que luzca muy bonita, no es de plata para que resplandezca ni es de oro para que valga mucho porque no es la vasija, es lo que la vasija contiene, es lo que la vasija tiene, es lo que la vasija en esta mañana podemos tener, la Presencia real de Dios para que cuando yo esté en el mundo, yo me vaya a mi casa, cuando se acabe el servicio y yo me vaya para mi casa, y esté en mi casa, y esté en mi trabajo mañana, y esté en la semana que ya no hay Iglesia, ya no tengo hermanos alrededor mío y voy otra vez a ese ambiente de persecución, a ese ambiente en el que como que estoy atribulado, como que es un círculo que no puedo salir te recuerdes: no importa que no puedas salir, no importa como yo me sienta, yo sé que tengo dentro de mí la esperanza porque la esperanza ha hecho habitación en mi vida, la esperanza que Jesucristo es una realidad juntamente conmigo.

He recibido Su gloria y no la voy a dejar ir aunque no pueda expresarlo con palabras, aunque no tenga un movimiento nadie podrá arrancar de mi vida lo que Dios me ha dado, es mi vasija y es lo que Dios me ha dado a mí, es mi gloria, es mi bendición, es un unción. Alabado sea el Señor, alabado sea el Señor, lo que Dios me ha dado costó la vida, ¡aleluya! que lo sepa el mundo. No solamente que yo me lo he imaginado, me lo he soñado, me lo han dicho, me lo han profetizado, ¡no! yo lo tengo por dentro porque yo lo siento en esos momentos terribles, en esos momentos que me he caído de rodillas yo he visto Su Gloria, he visto Su grandeza, he visto a un Dios Poderoso, a un Dios que sana, a un Dios que cambia, a un Dios que tiene el control sobre todas las cosas. Yo tengo a Dios de verdad aunque yo sea de barro, aunque yo sea débil, aunque yo sea frágil, pero le sirvo al Señor de señores, al Rey de reyes, al Dios de todo el universo, lo tengo dentro de mí.

Aleluya. No nos podemos cansar de Su gloria, no nos podemos cansar de Su gloria. No podemos negar lo que somos, no podemos negar lo que somos; somos vasijas de barro y llevamos en nuestras vidas la shekinah de Dios. Lo que antes moraba en el templo ahora mora dentro de mi vida y nadie va a quitarme eso de mi vida, nadie me lo va a arrancar porque Dios me dió eso a mí y eso es mío, eso es mío, esa es mi bendición, esa es mi gloria. Dios me ha puesto en un sitio especial aunque sea vasija de barro, aunque sea vasija de barro Dios me ha puesto en un lugar especial.

Si estás trabajando en áreas corporativas o áreas de salud, o áreas de educación, o trabajo de cuello azul, o trabajo de landscaping Dios te ha puesto a ti como vasija de barro en ese sitio para que seas quebrantado, seas quebrantada y le enseñes a ese mundo que aunque tú eres insuficiente tú posees la gloria del Dios eterno, posees la gloria del Dios de toda circunstancia.

Terminamos diciendo y quiero que repitan conmigo, vamos a ponernos de pie, el verso 7 y 8, y 9, vamos a repetir, pero vamos a repetirlo que lo creemos. Y yo sé que es sufrir, padecer, ser quebrantado, estar en el pozo solo, eso no es fácil pero es parte de la realidad de nuestras vidas. Y repite conmigo: "Pero tenemos este tesoro en vasos de barro" ¿para qué? "para que la excelencia del poder sea de Dios y no de nosotros." Una vez más: "Para que la excelencia del poder sea de Dios y no de nosotros, que estamos atribulados, pero no estamos angustiados, que estamos en apuros, mas no desesperados, perseguidos, mas no desamparados, derribados, pero no destruidos." Yo soy de barro, yo soy de barro, pero llevo la gloria del Señor en mi vida.

Vete esta mañana pensando, cuantas veces sea quebrantado, Dios le enseñará a mi amigo, a mi amiga y a mi mundo que yo poseo Su gloria, y si yo poseo Su gloria no importa dónde yo esté, si yo estoy en pozo, sacúdete, sacúdete y llegarás arriba. Dios les bendiga en esta mañana.

Vasos de honra

TRANSCRIPT

Daniel, capitulo 5, es un pasaje bien conocido pero en esta mañana yo quiero enfatizar cómo tú y yo nos vemos reflejados en este pasaje, o somos Daniel o somos Beltsazar. Este pasaje en el Libro de Daniel es como si Dios hubiera hecho una pausa en el caminar de Daniel y muchos nos vemos reflejados o nos identificamos con Daniel porque él era un inmigrante y aparte de ser un inmigrante en Babilonia su nación, su pueblo era esclavo. Y una de las cosas que me atrae mi atención sobre Daniel es que él no se olvidó quién él era ni tampoco se olvidó de quién era su Dios.

Sigamos al contexto que antecede a este pasaje. Se ha hablado mucho de la escena cuando ellos llegan recientemente a Babilonia y se ven confrontados por la idea de comer de la comida que comía todo el mundo. Ellos deciden no comer de esa comida, ellos no están en Israel, no están en Jerusalén están en tierra extraña y podían actuar diferente, nadie se iba a dar cuenta; pero ellos no se olvidaron de dónde venían ni las instrucciones que habían recibido desde niños.

Y ellos deciden como dice la Escritura en el contexto histórico y bíblico no participar de esta comida y si sigue leyendo los pasajes referentes a ese evento ellos se vieron más robustecidos, más saludables por no haber comido de esta comida y ahí comienza el drama de la historia de Daniel. Establece desde el principio: aunque yo estoy en tierra lejana, aunque no estoy en mi cultura, aunque estoy en un pueblo que no conoce a mi Dios, aunque estoy en un sitio que quizás nadie ha escuchado el Nombre de Dios yo conozco a Dios y si yo he conocido y escuchado de ese Dios donde quiera que yo viva, donde quiera que yo trabaje, donde quiera que yo hable yo tengo que reflejar el Dios que yo conocí desde mi niñez. Y a veces es más fácil decirlo que hacerlo.

Daniel encuentra en sus amistades favores, ocupa puestos muy importantes y ellos estuvieron bajo el reinado del rey Nabucodonosor un rey poderoso en aquéllos años, de hecho él construyó una de las maravillas del mundo antiguo: los jardines colgantes de Babilonia. Pero como todo llega a su fin Nabucodonosor pasó a otra vida y entonces vino Beltsazar.

Beltsazar se cría en palacio, Beltasazar el hijo de Nabucodonosor sabe lo que su papá ha pasado con el Dios de Daniel. Desde la estatua, el horno de fuego y comer y vivir entre los animales y llegamos a la historia de hoy. Beltsazar sabe no porque lo ha leído sino porque lo ha vivido. A Beltsazar no le han contado una historia lo ha visto con sus ojos y comienza la Escritura.

El rey Beltsazar ofrece un gran banquete, es tan grande que son mil personas invitadas a este banquete y dice el escritor que bebió vino, tanto bebió con ellos hasta emborracharse y mientras brindaban Beltsazar mandó que le trajeran las copas de oro y de plata que Nabucodonosor su padre había tomado del templo de Jerusalén. A veces cuando la gente se emborracha, en Puerto Rico se ponen graciosos y Beltsazar se puso gracioso.

Estos utensilios, estos vasos del templo que eran dedicados en aquel entonces en una ceremonia bien ritual para el servicio y la adoración de Dios tenían un uso específico: eran vasos de honra. Eran vasos que cuando los sacerdotes los usaban recordaban que esos vasos fueron mandados dentro de esa orden levítica, algo puramente santo. Eran momentos ocasionales.

Algunos escritores de la antigüedad mencionan que cuando los sacerdotes tomaban su turno para poder llegar a usar estos vasos era un regocijo, se decían entre ellos: mañana ha llegado mi turno para cuando yo vaya al templo después de diez años esperando como sacerdote yo puedo tomar y ofrecer sacrificio de ese vaso que ha sido separado específicamente como un vaso de honra. Muchos pasaron la vida viendo los utensilios pero nunca tocando los utensilios.

Y ahora este hombre ¿qué sabe? porque él ha visto cómo Dios bregó con su papá, se metió dos tragos, se puso gracioso y se olvidó del Dios que consagró esos vasos de honra. Si Dios te ha consagrado a ti, si Dios te ha consagrado a ti, si Dios te ha consagrado a ti como un vaso de honra en esta mañana créelo porque tú eres un vaso de honra y no podemos ser contaminados.

Y dice que trajo, él no dice que pidió, ordenó y así se hizo. Le llevaron las copas, con ellas bebieron el rey, sus no menos de mil personas junto con sus esposas y concubinas y dice: "Ya borrachos se deshacían en alabanza a los dioses de oro, de plata, de bronce, de hierro y de madera." ¿Cuántas veces en nuestro caminar hemos tomado lo que Dios nos ha dado, aquéllo que ha sido consagrado para nosotros, para el servicio de Dios y por seguir a la muchedumbre, a la multitud, a las amistades, a las comunidades contaminamos lo que Dios nos ha dado y lo tenemos de por menos?

Tenemos tanto éxito que se nos olvida quién nos ha dado el éxito. Subimos tan alto ya sea en nuestros trabajos o sea por nuestra educación o sea porque el dinero nos sobra que se nos olvida que nosotros, este cuerpo es un vaso de honra. No es un vaso de oro ni es de plata ni es de bronce ni es de madera, este vaso fue concebido y limpiado por la sangre que fue derramada en la cruz del calvario.

Yo me imagino a Beltsazar: vamos a beber ahora y el que no beba porque yo soy el rey, todo el mundo a beber está pagando el rey y es gratis, es free y después ahora vamos a beber en los vasos que han sido consagrados al Dios Jehová como si él fuera el rey del Dios Jehová, como si él estuviera en control de nuestro Dios soberano y muchas veces nos creemos que estamos en control de nuestro Dios soberano, nos creemos que tenemos a nuestro Dios en el bolsillo. No... muy pronto Beltsazar va a descubrir quién está en el bolsillo de quién.

Y dice el versículo 5: "En ese momento" en la mejor parte de la fiesta, mire ellos han tomado y tomado, han celebrado, está todo el mundo fiestando y olvídate que esto es hasta el amanecer y de repente ¡cataplum! una mano comienza a escribir, es como si dijeran: prendan la luz que se acabó el party: llegó la policía. Yo sé que aquí nadie ha pasado por esa experiencia ¿ok?

Yo trabajaba en un sitio que habían unos dormitorios para estudiantes y los dormitorios en estas universidades son famosos por lo bueno y por lo malo. Y cada dormitorio tiene una característica, tiene una distinción. Por ejemplo: si alberga jugadores de la cross se conoce por el olor, el sudor es fuerte. Si alberga el equipo de baloncesto femenino el dormitorio huele bien hasta que abres las puertas de los cuartos.

Me acuerdo en una ocasión en este dormitorio en particular el fin de semana está todo bien easy, es de noche, no se puede tomar dentro de esta escuela pero usted sabe: siempre hay alguien que se pone gracioso. So comienzan a tomar, tienen una fiesta en el lobby de este dormitorio, ellos deciden poner sábanas negras para tapar las ventanas so no sale luz hacia afuera pero adentro había un baile y una fiesta que era increíble y había alcohol. No tomaron el tomar alcohol y vino un gracioso, tomó con un lighter para fumar ¿no? y lo puso en el sprinker no sabiendo que si automáticamente sale uno van a salir todos. So lo que parecía algo gracioso fue que se tiraron todos los sprinkers, automáticamente se activa la alarma de fuego que va al departamento de bomberos.

Por lo que yo sé en ese colegio me llamaron y llamaron a otras personas y cuando llego está el departamento de bomberos el chief de ese pueblo, está la policía, la cosa es que no hay nadie en ese lobby; tú puedes ver las sábanas oscuras, las botellas de alcohol, alguien dejó un radio, dejaron unos CDs, habían unas computadoras pero no había ni una sola alma y en ese dormitorio hay 160 estudiantes ¿cómo tú descubres quién estaba en ese party?

La persona que trabaja como adulto cuando tocamos la puerta porque no había salido él salió todo mojado, el director del dormitorio estaba todo mojado. Él alega que fue a tratar de cerrar el sprinker, yo no sé cómo él lo va a cerrar porque eso son los bomberos, firemen ¿no? so él admite que él está envuelto en esto. Fuimos puerta por puerta, como están los muchachos y las muchachas bajo los efectos del alcohol nadie se cambió de ropa so todos los que estaban mojados habían estado en el party. Hubo uno que dijo: no, fue que sentimos bautizar y eso fue la mejor manera.

A lo que quiero llegar es: algo tan simple, algo tan sencillo por seguir a la multitud estuvieron todos en una suspensión del semestre. Cuando Dios te ha dado algo, cuando Dios ha escogido tu ser para hacerte un vaso de honra que te ha hecho diferente, que tus características son únicas no hay una copia de ti, tú eres único, unique tú eres bendecido, bendecida, tú eres luz, tú brillas; tu forma de hablar, tu comportamiento es diferente porque eres un vaso de honra y ha llegado una circunstancia, un momento, una tribulación, un evento que te llama para que sigas. Tú tienes que ser la diferencia y decir: no porque yo soy un vaso de honra, que los demás sigan pero yo no voy a seguir.

Si yo hubiera estado en ese party, si tú hubieras estado en ese party no nos emborrachamos yo espero. Lo segundo es: desde el momento que Beltsazar dijera: tráiganme los vasos que mi papá trajo del templo ahí mismo yo digo: time up, not with me no conmigo yo los veo después, yo los veo después porque de donde yo vengo había que pelear para tocar esos vasos; gente murió viéndolos sin poderlos ministrar, gente creció escuchando las enseñanzas judías de que eso era dedicado, eso era único para el servicio del Señor ¿cómo yo voy a coger ahora eso y lo voy a vender como si fuera absolutamente nada? ¡lo que Dios me ha dado no lo puedo vender, no lo puedo regalar porque Dios me lo ha dado a mí y no lo puedo deshonrar, aleluya!

Que otros lo deshonren, que otros vendan lo que Dios les ha dado pero no pongo en tela de juicio lo que Dios me ha dado, piensa de esa manera. Lo que Dios te ha dado poséelo. Si te ha dado una llave para la victoria úsala para la victoria y una vez Dios te dé esa oportunidad y Dios te haya bendecido y tengas éxito y seas ejemplo no deshonres lo que Dios te ha dado.

Siempre he escuchado no sé qué tan cierto es que si una persona está bajo los efectos de alcohol y está embriagado, embriagada que tome café sin azúcar, café negro no sé qué tan cierto es eso porque eso les quita la embriaguez y yo no voy a practicar para saber si es verdad o no pero es lo que he escuchado ¿no? pero aquí Beltsazar vió otro café. Cuando Beltsazar dice en el verso número 6 vió esa mano escribiendo dice que: "Su rostro palideció" se puso pálido.

¿Ustedes creen que él se puso pálido porque estaba viendo un ghost, un fantasma? ¿o se puso pálido porque su consciencia le recordó? no se cuántos se acuerdan de esto hace muchos años en los 60, yo no soy tan viejo pero sé de historia ¿no? había una serie de televisión que era Perdidos en el espacio, la familia Robinson y había un robot yo lo ví en Puerto Rico ¿no? como niño que decía: peligro, peligro, danger, danger ¿no? so cuando Beltsazar vió esto que palideció fue como que el robot dijo: peligro, peligro pero that's too late.

Y dice: "Las rodillas comenzaron a temblarle" pero él no usaba pantalones ni usaba falda ¿cómo sabe el escritor que sus rodillas estaban temblando? ¿qué movimiento físico tuvo que hacer Beltsazar el que poco antes estaba dando órdenes, el que poco antes era el rey de Babilonia, el que poco antes le importaba poco y nada qué pensara la gente de Babilonia porque él tenía el poder ahora solamente por ver una escritura sus rodillas comienzan a temblar.

So quiere decir que ese movimiento, no era bailando merengue porque ahí no había música, la música paró, ahí se acabó la música ¿tú nunca has estado en una situación así? que te sientes en control; you have the power ¿no? lo que yo digo es así y se acabó y de momento te das cuenta que no tienes nada de poder y de momento todos los que están contigo hacen: yo no estoy con él, yo no ando con él, yo no ando con ella.

Dice que: "Apenas se podía sostener" ¿qué hizo él? bueno dice el verso 7 que él mandó que vinieran los hechiceros. Wrong, wrong, wrong incorrecto, incorrecto, incorrecto pero una mente que no honra lo que Dios ha hecho no puede pensar correctamente porque desde el principio pensó incorrectamente. Él no puede llamar a Daniel, él ni se acuerda quién es Daniel porque él está ahí tan grande que se olvidó que aunque Daniel no estaba ahora en su nueva administración, aunque Daniel ya no estaba en el poder de contacto que tenía antes Daniel seguía siendo el vaso de honra que Dios había escogido y Daniel estaba seguro de eso.

Daniel no necesitaba que le pusieran la primera página ni que le tocaran trompeta ni nada, Daniel entendió: yo soy un vaso de honra esté en la primera página o esté en la página de atrás, me siente al frente o me siente atrás, tenga un puesto en la Iglesia o no lo tenga: yo soy un vaso de honra porque a mí me ha honrado el Señor de señores.

Dice que aparte de hechiceros llamó a los astrólogos, a adivinos, a sabios. Llamó a todo el mundo como a veces hacemos nosotros cuando nos encontramos en problemáticas circunstancias que están fuera de nuestro control llamamos a todo el mundo menos a los vasos de honra. Sacamos el celular y sacamos la lista de contactos para llamar porque tenemos un problema: ok mira tengo un problema ayer la hermana no me saludó, ya estás mal porque tú eres un vaso de honra; no que un día no me reconocieron en la Iglesia, no me dieron una carta.

Tú eres un vaso de honra. En la comunidad hay issues y en vez de ser agentes de paz en esa comunidad nos convertimos en agentes echando carbón prendiendo fuego y somos llamados a ser agentes diferentes. Dice en el verso número 8: "Todos los sabios" bueno los sabios de acuerdo a Beltsazar dice: "Se presentaron pero no pudieron descifrar lo escrito" por supuesto si no lo pueden descifrar no le pueden decir qué es lo que está escrito ahí.

Esto hizo que el rey se asustó más y palideció más y los nobles, los que estaban con él tomando estaban confundidos. Yo me imagino que si eso fuera en esta época estaríamos llamando en nuestros iPhones: déjame adelantar mi pasaje para irme de aquí porque tengo que irme de aquí, búscame un carro para irme porque ya no queremos ser parte de ese problema pero todos eran parte de ese problema porque compartieron con él mismas características, mismos eventos pero como siempre.

Los hombres en esta mañana me van a perdonar. La que no estaba invitada, la esposa, la mujer del rey llegó muy serena. ¿Usted imagina el caos que hay en ese momento? una mano escribiendo no se ve brazo, un lenguaje que ellos no entienden, todo el mundo está que se le fue la borrachera sin café porque es un café diferente, traen a los expertos del rey y eso es importante porque él llamó a lo que él consideraba experto, él llamó a lo que la sociedad consideraba expertos pero no acudió a lo que Dios había honrado como gente experta y ese es el momento para usted y yo brillar, el momento que tenemos que actuar.

Y dice ella, yo me imagino a ella esto es muchos siglos atrás donde la mujer no tiene mucho poder, llegó la reina muy serena, muy tranquila porque ella tiene la respuesta; ella sabe a quién hay que llamar. Ella reconoce quién es el vaso de honra que aunque no estuviera en la presente administración ella sabía que durante el tiempo del papá de su esposo ese hombre había sido diferente y le dice a él: "Que viva su majestad" él se sentiría muy halagado ¿no? "por siempre y no se alarme ni se ponga pálido" ¿cuántos han pasado por eso?

Yo me acuerdo cuando Vivian estaba dando a luz el segundo hijo yo estaba con ella en la sala de parto y no duré mucho en la sala de parto porque me acuerdo que yo me preparé, cuando llegue ese momento ahí yo voy a estar ahí, soy el esposo, I'm the couch I'm behind her ahí voy a estar yo y me acuerdo que cuando le dijeron a ella: push y yo era diciéndole a ella: no te preocupes eso no duele cógelo con calma. Yo fui el erróneo vaso de honra en ese momento so ustedes saben el final de eso ¿no? no estuve en el final de esa película.

Pero en este caso es interesante notar y yo quiero detenerme ahí por unos minutos: Daniel no está en esta película, Daniel no está en la mente del rey. Daniel no está en la mente de los expertos porque ni los astrólogos, ni los hechiceros ni los sabios sabían de Daniel porque no lo mencionaron, no lo tomaron en cuenta, no era importante porque eso es lo que hace la sociedad: no somos importantes, eso es lo que ellos creen; somos muy importantes y claves en los momentos cruciales.

Y dice la esposa siguiendo en el verso 11: "En el reino de su majestad hay un hombre en quien reposa el Espíritu de los santos dioses." Yendo al contexto de ese momento, esa expresión tiene mucho significado porque era la creencia de los babilónicos que en un hombre poderoso, un hombre importante reposaba en él el Espíritu de un Dios. Pero cuando ella habla de Daniel desde su punto de vista babilónico dice: este hombre no tiene el espíritu de un solo dios, tiene el espíritu de todos los dioses.

Es que lo que tiene este hombre es demasiado poderoso para tener un solo dios, cómo Dios nos honra. Qué mejor publicación que esa. Y dice: "Cuando vivía el rey Nabucodonosor padre de su majestad, se halló que ese hombre poseía sabiduría, inteligencia y gran perfección semejante a los dioses." El padre de su majestad llegó a nombrar a ese hombre jefe de los magos, hechiceros.

Daniel es traído a la presencia del rey y yo quiero que meditemos antes de terminar esta mañana, ese momento va a llegar para nosotros que vamos a ser llamados para ejecutar como vasos de honra. Ese momento viene y cuando ese momento venga mira lo que el diablo te va a decir. Beltsazar le dice a Daniel en el verso 16: "Según me han dicho tú puedes dar interpretaciones y resolver problemas difíciles. Si logras descifrar e interpretar lo que allí está escrito, te vestiré de púrpura" vestido real "te pondré una cadena de oro" preferencia en el reino "y te nombraré tercer gobernante del reino."

De la oscuridad que estaba Daniel que nadie sabía quién era Daniel ahora le ofrecen vestirlo como alguien noble, como alguien real, darle una cadena del rey que lo va a hacer el preference treatment, un trato preferencial para él y lo va a hacer el tercer hombre en el gobierno; de la oscuridad ahora es algo y todo esto es algo antes de que Daniel dijera la interpretación ya el diablo le está diciendo lo que le va a dar a él pero un vaso de honra cuando llega ese momento clave va a decir lo que dijo Daniel.

Su majestad se puede quedar con sus regalos o dárselos a otro porque lo que yo tengo, lo que Dios me ha dado no es para que tú me pagues. Lo que el Señor me ha dado a mí no es para que me hagas importante. Yo no necesito la apariencia del mundo, yo no necesito los espejismos que ofrece el mundo. Yo estoy seguro que sin el traje púrpura, sin la cadena, sin ser el tercer comandante ya yo pertenezco al Reino de los Cielos.

Él le dijo lo que significaba y voy a terminar con estas palabras. Al final del capítulo verso 25 en adelante dice: "Mene, mene, tekel, upharsin, Dios ha contado los días del reino de su majestad y le ha puesto un límite. Su majestad ha sido puesto en la balanza y no pesa lo que debería pesar. Mene, mene, tekel, upharsin, el reino de su majestad se ha dividido y ha sido entregado a medos y persas."

Cuando llegue ese momento en nuestras vidas al final de nuestro journey, al final de nuestro camino, cuando llegue ese momento vamos a escuchar dos cosas o vamos a escuchar y escúchame bien: mene, mene, tekel, upharsin y ya tú sabes lo que eso significa no pidas interpretación o vas a escuchar: bien buen siervo fiel, en lo poco fuiste fiel en lo mucho te pondré entra en el gozo de tu Señor.

Dios nos bendiga en esta mañana, Dios nos guarde en esta mañana y Dios permita cuando lleguen esos momentos en nuestras vidas de ser agentes de diferencia podamos ser como Daniel que no vendamos lo que tenemos como hizo Esaú por un plato de lentejas. No vendas lo que Dios ha puesto en tus manos por un manto, por un collar de cadenas, por un traje púrpura porque te van a dar mucha importancia; eso es pasajero, eso es temporero. El mundo nos enseña que nuestro éxito es construido aquí. Nuestro éxito eterno es construido en la vida eterna, es que yo pueda decir en la eternidad: Señor cuando Tú me necesitaste yo fui un vaso de honra y jamás vendí lo que Tú me diste, jamás regalé ni menosprecié lo que Tú has puesto en mi vida.

No tendré mucho dinero ni seré muy famoso pero lo que Tú me has dado yo no lo vendo, lo que Tú me has dado no está puesto en venta. Aleluya. Vamos a ponernos de pie en esta mañana.

Que al salir de aquí en esta mañana y en el transcurso de la semana y en los días que vengan mantén en tu mente y en tu corazón que lo que Dios te ha dado como Dios te ha bendecido aunque otros no lo tomen ni lo tengan en cuenta Dios, Dios Todopoderoso, Dios soberano lo que Él te ha dado es especial y es único y si tenemos que protegerlo con nuestra vida lo protegeremos con nuestra vida porque no proviene del mundo proviene de Dios.

Dios te ha puesto en un lugar especial

TRANSCRIPT

En esta mañana voy a estar hablando acerca del tema: "Dios te ha puesto en un lugar especial" usando como base contextual bíblica el Salmo 118 versos 4 al 6. ¿Cuántos de ustedes han ido a una entrevista de trabajo y esos días antes de la entrevista de trabajo usted se memoriza lo que aparece en esa descripción de trabajo, lo que están pidiendo? Ahora en estos tiempos no solamente nos memorizamos lo que piden sino también vamos al website y vemos qué esa compañía ofrece, qué es lo que hace para que cuando lleguemos a esa entrevista tengamos todo cubierto y no haya una pregunta que no sepamos contestar.

Y cuando comienza la entrevista empezamos con muchos nervios ¿no? y si antes de esta entrevista vemos que hay muchas personas aplicando para esa plaza más nerviosos nos ponemos porque vamos a competir con muchas personas. Yo no sé ustedes pero yo he estado en entrevistas que no solamente miro cuántas personas hay sino si son más jóvenes que yo porque no solamente tengo que competir con cuántas personas son sino que son más jóvenes. So yo he estado también en ese sitio esperando por la entrevista.

En una ocasión estoy esperando en la sala de espera del hospital para ser entrevistado por una plaza y en una de esas ocasiones tan raras que me llevo a mi mamá para la entrevista mi hermano voy para esta ciudad, vente conmigo te llevo para el paseo y observo este hospital ¿no? cuando llego a este hospital en particular, mi mamá me dice sentados en la sala de espera: hijo ¿qué tú ves raro en las personas que están cambiando la bombilla en ese lobby? esta es mi mamá.

Yo le digo: bueno que hay siete, una escalera y una bombilla. So ella me dice: hijo cuando vayas a la entrevista y te pregunten: ¿qué tú puedes traer nuevo a este trabajo? menciona lo que tú has visto hoy en esa sala de espera. So cuando llegué a la entrevista me hacen un sin número de espera y llego a la pregunta: ¿y qué usted puede traer a esta compañía? yo me sonrío ahí de oreja a oreja bien contento, bien seguro; aquí voy con una respuesta sencilla, básica pero real. Le digo: bueno yo te puedo ahorrar el trabajo de seis empleados y di mi ejemplo.

Y él me dijo a mí: el trabajo es tuyo, esta compañía tiene un lugar para ti porque puedes ahorrarle dinero a esta compañía. Y yo me sentí hermanos contento, le dije a mi mami: tengo un trabajo, ahora voy a empezar como jefe, tengo muchas personas, el jefe ha dicho que ese lugar él lo tiene para mí pero yo no leí los fine prints, yo no sabía que había behind de decirme: tenemos para ti un trabajo y me acuerdo que al transcurrir los próximos días en este trabajo en particular descubrí que el lugar que tenían para mí no era tan especial. Era un trabajo que requería tres diferentes turnos y en el segundo turno había un tráfico de droga increíble dentro del trabajo.

So de pasar de una entrevista muy contento: tengo un trabajo ahora tener que lidiar con issues no muy bonitos. Lo que parecía especial y muy bonito ¡hmph! no tenía nada ni de especial ni de bonito. Pero en esta ocasión yo quiero traerte a un lugar que Dios nos ha dado y ese lugar es especial. Digan ahora, estamos en Salmos 118 versos 4 al 6: "Los que temen a Jehová que para siempre es Su Misericordia. Desde la angustia invoqué a Jehová y me respondió Jehová poniéndome en lugar espacioso. Jehová está conmigo, no temeré lo que me pueda hacer el hombre."

Lo que hace de este lugar especial primero: que es un lugar que Dios ha puesto Su Nombre, so desde el momento que yo puedo entrar a ese lugar que Dios ha escogido para mí yo estoy pisando un sitio que lleva el Nombre de mi Dios ¿y qué implica eso? que no tengo que entrar ni tomar en cuenta mi preparación académica, que Él no ha tomado en cuenta cuán hondo o sumergido esté yo en el pecado, cuán rechazado esté yo por la sociedad, cuán marginado me tenga a mí mi comunidad; al momento de nuestro Señor llamarnos para ese lugar especial, heh, yo entro no porque me lo he merecido ni por lo que me he ganado ni por lo que he pagado ni por lo que he hecho es que ya Él ha puesto Su Nombre de gloria.

Y cuando yo comienzo a caminar por el lugar que Él tiene para mí que es un nombre de gloria significa que las cosas me pueden ir mal, que las cosas se pueden complicar, que me puedo quedar solo o me puedo quedar sola, que la enfermedad puede llegar a mi vida pero me recuerdo que dentro de esa circunstancia, que dentro de ese problema, que dentro de esa soledad, que dentro de esa circunstancia que me están señalando o me están rechazando lo que tengo que hacer es recordarme que yo estoy en el lugar que Dios me ha llamado y que Él ha puesto Su Nombre, un nombre que no pueden quitar, un nombre que no pueden borrar, un nombre que no le pueden dar delete y se fue el programa, no. Ese Nombre está ahí puesto para siempre.

Y aunque yo esté débil, aunque yo esté enfermo, aunque yo esté fatigado es un lugar que yo puedo doblar mis rodillas y veo Su Nombre. Puedo levantar mi cabeza al cielo y yo veo Su Nombre, puedo mirar al lado y veo Su Presencia. Es como sentirse ¿se acuerdan la experiencia de aquéllos tres en la transfiguración, Pedro, Juan y Jacobo que no se querían ir? ellos no se querían ir porque ese lugar era especial. ¿Qué tal si yo te dijera que nuestra experiencia en el lugar especial es más grande que el momento de la gran transfiguración? Porque ellos vieron a Moisés y Elías pero usted y yo heh, en ese lugar especial no tengo ni a Moisés ni a Elías yo tengo al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo conmigo.

¿De qué otra manera yo puedo sobrevivir los embates de la vida si salgo fuera de ese lugar o cuántas tentaciones hay para salir de ahí? ¿a cuántos nos han dado una llave en algún momento de nuestra vida? La llave de la bendición, la llave que abre las puertas, la llave que encadena aquéllo que no es positivo ni espiritual pero por los embates de la vida hemos escondido o guardado, o perdido la llave y nos encontramos en ese sitio especial como perdidos, no sabemos qué vamos a hacer.

Clamamos y aparentemente no nos escuchan, lloramos y no hay quién preste oído a nuestro llanto. ¿Has pasado por eso alguna vez? que solo en tu recámara, en tu cuarto tu almohada es la que sabe cuántas lágrimas, cuánto dolor y a veces nos preguntamos: reunidos de tanta gente ¿quién se da cuenta de mi dolor? ¿dónde está ese Dios de los domingos? ¿Dónde está esa paz que se predica si en ese momento crucial yo me encuentro solo, yo me encuentro sola, yo me encuentro abatido?

Yo te quiero recordar en esta mañana que puedes estar derribado como decía Pablo pero no estás destruído. Puedes estar con congoja o abatido pero no podrás perder la paz porque esa paz que Dios ha dado está basada en el Nombre que ha vencido todo lo que existe en esta Tierra, un Nombre sobre todo nombre. Un Nombre que no está basado en una filosofía, un Nombre que no es una idea porque hasta donde yo sé el Nombre de Jesús a quien servimos, a quien adoramos todavía a esta altura, en este día, en este año siguen encontrando tumbas de Él pero siguen estando vacías lo que implica que Su Nombre sigue vivo, Su Nombre tiene poder, Su Nombre cambia, Su nombre lo respetan hasta en el infierno.

Por eso el salmista decía: aunque se levanten como río, aunque hagan mucho ruido, mucha turbulencia dice que Jehová plantará bandera porque está basado en Su Nombre, no en mi nombre, no en lo que yo tengo sino en el Nombre del Señor Jesucristo.

Mi esposa me decía esta mañana o ayer por la noche: Isaías tienes que predicarlo en dos servicios. Sí, cógelo con calma. Hay veces que yo creo que te va a dar un heart attack. Yo no sé ustedes pero yo me crié en esto y Dios me llamó a temprana edad a Su lugar especial y he mantenido siempre la vista en mi Dios a través de todas las circunstancias, porque he entendido que más grande que yo, heh, más grande que yo es el que me llamó a mí y cuando me he movido a ese lugar especial no me he movido porque lo planifiqué, porque lo busqué en Google o lo puse en GPS, el Señor ya había escogido, había definido, había fundado ya ese lugar especial para mí y también para ti.

Lo bonito de ese lugar es que yo no soy el dueño, hmph. So yo no tengo que pagarle renta ni firmar un list y como no soy dueño yo no lo he construído. Una de las cosas que nos pasa a menudo en el largo caminar del Evangelio es que a menudo estando en ese lugar especial viene a nosotros la desesperación por muchas circunstancias. A veces nos preguntamos: ¿cómo es posible que si yo estoy cumpliendo con el Señor, si yo he accedido a estar en ese lugar que Él ha preparado para mí, si yo creo que Él de verdad me ha llamado, si yo creo que de verdad Él me ha puesto, por qué me pasan tantas cosas negativas o malas?

Y aquél que es mi vecino, mi vecina o compañero de trabajo que no está en ese lugar especial, que ni conoce ni reconoce la gloria del Señor vive una vida como si nada le afectara y eso crea en nosotros una contienda interna espiritual: pero ¿cómo es posible que yo le sirva a un Dios tan y tan poderoso pero dentro de ese servir y ese caminar yo veo a otros que no te reconocen, que no vienen a la Iglesia, que no abren una Biblia, que no conocen de Dios, que se burlan del Evangelio, que se mofan de las cosas religiosas, que el domingo en vez de venir aquí están jugando golf prosperan? los promueven en sus trabajos, tienen dinero, no pierden los trabajos, no hay problemas en la familia aparentemente.

Entonces a los que estamos en el lugar especial es todo lo contrario, es como decía un amigo mío: mira lo ilógico de servir a Dios en un lugar especial es que tú llegas al Señor sin luggage, sin maleta, sin backpack y cuando sales de recibir al Señor Él te da luggage, backpack, maleta, muchachos, familia; alaba a Dios también.

¡Ah! so para ustedes la familia es un backpack, es un luggage (risas). Mire hermano, una de las bendiciones de ser ministro es que tú puedes ver a las familias en los momentos buenos y en los momentos malos y en los momentos difíciles como Pastor estando con ellos tú te enteras de todo lo que ha pasado en esa familia por años. Por ejemplo hace muchos años, eso no pasó en Massachussets ni pasó aquí voy a hacer este entierro ¿no?, voy a la funeraria, no es miembro de mi Iglesia pero me pidieron que ayudara so fui a la funeraria y veo que está la viuda, están los hijos y no hay mucha gente.

So comienzo a compartir más con ellos para saber más del que había fallecido, noto que la viuda no está hablando absolutamente nada y yo asumo que ella está bien dolorida por lo que ha pasado; es una familia que ha servido al Señor por cuarenta años so digo estas personas están en un lugar bien especial, cuarenta años para el Señor. So cuando termino de hablar con los hijos la viuda me dice: Pastor, quiero hablar con usted. Yo pensé: amen la hermana está, puede hablar positivo, ella me dice: le voy a pedir un favor. Sí dígame, un solo favor. Que usted se recuerde que cuando usted predique esta noche y mañana vayamos al cementerio no diga nada bueno sobre mi esposo.

Y yo dije: Señor Tu sentido del humor no hace sentido porque este lugar donde yo me encuentro ahora por fe sé que es Tu lugar, so yo comienzo a predicar manteniendo en mi mente: no puedo mencionar nada positivo pero yo no vine a predicar del muerto ¿entiende? Yo no vine a leer un elogio, yo vine a predicar el mensaje del Evangelio, mensaje de paz que cambia todo el tiempo. So cuando termino de predicar ella se para, me da las gracias y entonces me dice: Pastor mañana en el cementerio recuérdese, nada.

So llegamos al cementerio al día siguiente y hago mi parte y el señor que dirige el orden fúnebre me dice: Pastor es costumbre de esta familia que el más adulto hable y yo dije: bueno la de más edad es la esposa y yo no quise decirle a él que si ella habla no sabemos lo que ella va a hablar. So hermanos yo sigo orando y sudando ¿por qué Dios me mete a mí en estos lugares tan especiales?

Ella se levanta y pide la palabra, ya han tirado la rosa al ataúd ¿no? Yo estoy en la cabeza donde está el ataúd so al comienzo levanto yo, yo miré a donde estaba mi carro parqueado, cerquita, tengo la llave en mi mano so no hay problemas y ella se paró y dijo: yo quiero decirle a la familia y las visitas que este señor que fue mi esposo por 42 años, diácono de la Iglesia nos hizo vivir una vida de infierno. Y miren lo que ella dijo que es interesante: cuando llegaba del trabajo teníamos que mirar mis hijos y yo ok, el esposo llega en 15 minutos y teníamos que correr y sacar hielo de la nevera y ponerlo encima de la televisión para que cuando él llegase y tocase la televisión la encontrase fría so quería decir que la familia había estado orando.

Usted sabe, nosotros nos reímos ahora porque no somos la familia pero eso pasa en el siglo XXI en Estados Unidos. Y ella dijo: pero ese aguijón de esposo nos hizo unirnos como familia y buscar a Dios más y más de cerca. A veces llegaba el viernes, bueno ya predicó un mensaje, a veces llegaba el viernes y no había comida y había que esperar que él llegara a la hora que a él le diera su gana para entonces comenzar a cocinar a las 12 de la noche. Y dice ella: ¿y sabe lo que él hacía? escupía su comida para que nosotros no comiésemos de esa comida.

En ese lugar especial años después dos de los hijos son ministros. Ella partió con el Señor, salva pero siempre pudo decir: en ese lugar especial Pastor que para mí fue un infierno Dios pudo mantener lo más importante que yo tenía que era mi familia porque confié que había puesto mis pies como mujer en un lugar que tenía el Nombre del Señor Jesús. Dile al que está a tu lado: yo estoy en el lugar especial.

Gózate en esta mañana que eres parte de una familia que está en un lugar especial, un lugar clave, un lugar que nos define, un lugar que es para ser no solamente líderes de nombre sino para hacer en este mundo una diferencia. Y yo te diría más: Dios le habló a esta Iglesia años atrás y se ha construído un lugar especial que todavía no ha visto el máximo de su gloria, nos acercamos pueblo a un lugar especial que Dios puso Su Nombre como lo ha puesto en este templo. Cuando llegue el momento de inaugurar ese Templo, esa Arca, ese sitio del Señor piensa, medita: estoy entrando en el sitio que primero Él puso Su Nombre antes de construír, antes de romper, antes de hacer préstamo, antes de planificar Dios había escogido ese sitio para poner Su Nombre para glorificarlo, para hacerlo diferente.

Hermanos esto es tan especial ¿ustedes se acuerdan qué era lo que había ahí? pero llegó la Iglesia a su lugar especial creyendo en fe, la comunidad cambia. La gente cambia porque no pueden resistir al Nombre que es sobre todo nombre que viene con Su Gloria, que viene con Su Poder. Gózate en esta mañana que estás en el lugar especial; danza, brinca, baila porque es Dios que ha puesto Su Nombre, es Dios que ha puesto Su Nombre.

Algunos puede que estemos en la trinchera, otros estamos en el paraíso, otros estamos a mitad de camino pero sea en el paraíso o a mitad de camino o en la trinchera todos estamos en nuestro lugar especial, todos estamos en el lugar especial.

¿Qué sería de nosotros si no estuviésemos en el lugar especial? ¿cómo serían las pruebas si Dios no estuviera sustentándonos en ese lugar especial? Puedes pensar y meditar o reflexionar en tu propia vida, en tu propia familia, en tu comunidad. Los momentos en tu trabajo cuando parece que vamos a perder la paciencia o los momentos que no tenemos esa fe. Yo he tenido algunos de 19 años en Puerto Rico y me acuerdo de esta hermana que llega a nuestra Iglesia, miembro de la Iglesia cuando el esposo llegó llorando esa mañana domingo en la mañana porque hacía tres días que sus dos hijos varones no aparecían.

Imagínate se detuvo el servicio para consolar esta familia, para orar con ellos y me acuerdo que la madre hizo una exclamación de angustia y dijo: Pastor toda mi vida en la Iglesia dedicándole a Dios mi vida para estar en estos lugares especiales y hace tres días que no sé de mis dos hijos. Lo que supe fue que ellos dieron un tumbe de droga y están desaparecidos. Pastor dijo, vamos a hacer una oración y todos pasamos al altar.

Cuando todos estamos en sintonía y todos estamos en el mismo lugar que Dios quiere que estemos Dios puede hacer milagros. Y me acuerdo que hice una oración rara, diferente, dije: Señor donde quiera que estén estos muchachos yo quiero que Tú los arrestes y los traigas aquí. Terminó la oración, se continuó con el servicio.

Cerca del final del servicio yo estaba funcionando como ujier en la parte de atrás de la Iglesia y veo este van que viene manejando corriendo, abre la puerta y tira dos personas so yo corrí a ver qué pasó: los dos muchachos. Vimos y no les había pasado nada. Cuentan ellos que cuando estaban para matarlos ese domingo en la mañana el que tenía la pistola jaló el gatillo tres veces y no salió una sola bala. Dice que el jefe que quería matarlos le quitó la pistola y cuando fue a disparar el cuarto tiro vió una tercera persona alta blanca, aleluya al lado de esos dos muchachos.

Y él dice: yo no creo ni en la luz eléctrica pero esto es algo especial, yo no quiero problemas con quien ustedes le sirven y ¿sabe qué dijeron ellos? nosotros no servimos a Dios pero mi mamá que está en un lugar especial que ha sido creado por el Nombre de Jesús me imagino que habrá hecho una oración con gente especial que está en lugares especiales, aleluya. Y cuando uno hace una oración desde un lugar especial se abren los cielos, se ata al diablo, los demonios corren porque se ha aclamado al Nombre que es sobre todo nombre dentro de ese lugar especial ¿cuántos alaban a Dios en esta mañana? Oh alaba a Dios en esta mañana, oh alaba a tu Dios en esta mañana. Es lugar especial, es lugar de bendición, es lugar de victoria; se sufre, se sufre pero también se goza, se goza, se goza aleluya (aplausos). Alabado sea el Señor.

Un secreto que yo quiero compartir con ustedes: cada vez que predico los nervios me quieren heh, es increíble y eso siempre me hace acuerdo que al momento de predicar desde ese momento y ese lugar especial is not about me, there's nothing about me no tiene que ver conmigo, tiene que ver con el que me llamó y no me dejó solo; está conmigo en el lugar especial aunque yo no lo pueda ver, aunque yo no lo pueda sentir, aunque yo no lo pueda agarrar yo creo que Jesús está a mi lado en todo momento en mi lugar especial.

A veces hay que decirle a la gente, a la gente Señor ábrele los ojos para que vean que Tú estás ahí, que Tú estás ahí. Quiero terminar en esta mañana con una historia. Hace algunos años estando en un hospital atendiendo los días finales de una persona hermana de la Iglesia ella no se quería ir porque su familia no era convertida, no conocían al Señor y sus hijos estaban completamente perdidos. So después de haberle declarado que iba a morir en las próximas horas, días de alguna manera Dios aguantó ese cáncer por tres años más y en esos tres años ella regresó a su casa, ella tenía cinco hijos y su esposo, nadie era convertido.

Me acuerdo que tenían una casa de dos pisos, ella le pidió a la familia que quería dedicar un cuarto para el Señor de esa casa como un lugar especial y ella oró por cerca de tres años la misma oración: Señor antes de que Tú me lleves salva a mi familia, esa era su oración, oración de madre. Señor antes de partir contigo dame ese privilegio de ver a mi esposo y a mis hijos en Tus caminos.

Dice que yendo ellos en un viaje a las vacaciones manejando ella estaba con ellos en ese vehículo, fueron impactados por un tractor trailer; el vehículo dió varias vueltas, cayeron a un precipicio de unos 30, 40 pies, todos fueron al hospital, nadie sufrió absolutamente nada y estos muchachos cuentan con el esposo que mientras estaban dando vueltas con el vehículo todos tuvieron la misma visión: Yo estoy aquí porque Yo soy el Dios de su mamá y soy el Dios de tu esposa, ustedes han sido salvados porque tu esposa y tu mamá ha pedido desde el lugar especial por ustedes.

Cuando salieron del hospital fueron directamente a una Iglesia y lo gracioso es que durante el servicio ellos están sentados en la parte de atrás y le preguntan a los ujieres: nos queremos convertir, nos queremos convertir ¿cuándo tenemos que pasar? y los ujieres: tienen que esperar que pase el devocional, que se cante, que haga la predicación, que haga un llamado. So estuvieron dos horas hasta que pasaron con su mamá; cuando pasaron con su mamá que se convirtieron ella se desmayó y duró 48 horas. Estando en el hospital ya para partir ella despierta y se sienta en su cama y les dice a ellos: veo a seis y ellos se miraban: pero somos cinco, no. Es que el sexto me ha venido a buscar porque ahora yo estoy ready, Él me escuchó desde mi lugar especial. Dios le bendiga.

Donde Dios te tiene trabajando Dios te ha llamado a trabajar

Pastor Isaias Rivera.png

TRANSCRIPT

Quiero crear conciencias basado en el capítulo de Colosenses capítulo 3 verso 23 y solamente te quiero retar a que pienses en algo diferente. Pablo en esta Epístola, en ese verso dice: "Todo lo que hagáis hacedlo de corazón como para el Señor y no para los hombres." ¿Cuántos lo creen? ¿cuántos lo creen?

"Todo lo que hagáis hacedlo de corazón como para el Señor y no para los hombres." Mañana es lunes un día bien difícil en los trabajos después de un fin de semana agotador o de haberlo disfrutado bastante ¿vamos a trabajar mañana no? ¿Vamos a trabajar mañana?

Y muchos de nosotros vamos a hacer mañana a completar lo que dejamos de hacer el viernes. Tenemos lista como things to do, lo tenemos en el iPad, iPod, lo tenemos en un notepad, ya cuando suene mañana esa alarma me voy a levantar. La mujer prepara a los niños, no: todos preparamos a los niños, los dejamos en la escuela o el babysitter o en la parada para ir a la escuela; llegamos entonces a nuestros trabajos ya sea por transportación pública o manejando o caminando o en patineta, como sea llegamos al trabajo. Y muchos como yo somos fanáticos del Donkey Donuts ¿cuántos dicen amén a eso?

Pedimos el café, estamos en la fila acelerando porque queremos llegar al trabajo, queremos subir a la oficina ya sea en área corporativa o ya sea en la escuela en un salón de clases o ya sea en un camión, o ya sea haciendo landscaping o en un non-profit llegamos al trabajo. Y una de las características del creyente del siglo XXI es que tal parece que trabajamos para la agencia central de inteligencia, la CIA. ¿Qué quiero decir con eso? que llegamos al trabajo undercover, no saben que somos creyentes.

Bajo la excusa de que ese no es un trabajo donde permiten que se hable, confidencialidad, ética, sensibilidad, no queremos ofender, queremos asimilar la cultura en la que estamos trabajando, no queremos que nadie se ofenda y somos como agentes undercover. Y puede que en ese día en particular estemos en la cocina de nuestro trabajo tomando un break, tomando un café, haciendo algo diferente y en ese medio de ese break, de ese coffee break surgen a veces preguntas bien teológicas, bien profundas y nosotros independientemente del trabajo o área que estamos haciendo durante la semana hemos salido de nuestros trabajos para completar horas de trabajo no para hacer trabajo evangelístico.

Separamos esa naturaleza, la dejamos aquí hoy y la recogemos el miércoles y si no el próximo domingo no tomando en cuenta amigo, amiga que en ese momento que estás en tu trabajo surge una pregunta profunda ¿tú eres el hombre o la mujer de Dios que ha sido llamado a ese trabajo en particular para contestar esa pregunta en particular? Pero tienes que creerlo. Tienes que creerlo.

Preguntas que no son para Bill Gates o para Warren Buffett, preguntas que tienen que ver con vida o muerte, preguntas de familia o la pregunta de las bombas en el maratón de Boston. Y muchas veces no queremos hablar porque no nos queremos meter en problemas. Y muchas veces decimos que queremos tomar un café pero no en el trabajo, queremos evadir, queremos evitar. No queremos tener que lidiar con esa aspereza o esa espina.

Pero en esta tarde yo quiero que reflexionemos y pensemos: donde Dios me tiene trabajando Dios me ha llamado a trabajar ¿cuántos lo creen? Si Dios me llamó a hacer un trabajo en un hospital mi ministerio como hombre o mujer de Dios es trabajar en ese hospital. ¿Qué significa eso? cuando salgo de mi casa para el trabajo salgo con una mentalidad de servicio porque voy a servir, no voy a hacerme de dinero eso es lo que dice el mundo. Quiero fama, quiero dinero, quiero posición, quiero imagen y eso es lo que buscamos ¿no?

Lamentablemente si tienes al Señor Dios te ha dado posición, Dios te ha dado imagen, Dios te ha dado dinero. Dios te está bendiciendo, Dios te ha hecho luz para que estés en medio de las tinieblas. Para esas personas que posiblemente o tengan más educación o tengan un sin número de problemas tú estás ahí como la luz que Dios ha puesto. Tú tienes la autoridad, tú tienes el llamado, tú tienes la unción, tú tienes eso que Dios te ha dado que es mejor que el mundo pueda ofrecer pero en ese momento surge la pregunta ¿escondemos la luz?

Escondemos porque nos avergonzamos. No queremos que el mundo nos mire mal. Queremos estar con el mundo, no queremos que no nos promuevan si saben que somos cristianos, no queremos que nos discriminen porque somos creyentes.

Pero en esta mañana no te pido que hagas una parte en tu trabajo, ni que saques una pandereta en tu oficina, es que demuestres con tu vida que tú eres diferente, que has sido llamado. Que aunque no tengas muchas palabrerías hay veces que no hacen falta palabras, hace falta gente como decía hoy hablaba con una hermana que está en un hospital que dice que cuando está en la sala de emergencias ella no es enfermera ni es médico y ella persona es hispana y le han dicho en Emergencias que va a durar poco, ella aprovecha eso y le dice: ¿quieres que ore por ti? para por lo menos asegurarme que tu alma sea salva, que aunque Dios no te sane Dios te salve.

Aleluya. En esta tarde yo quiero que recalquemos: cuando yo salgo de mi casa para mi trabajo, el que sea yo voy a hacer algo que nunca he hecho y es que mañana por la mañana cuando llegues a tu trabajo y te sientes en tu área de trabajo, el trabajo que sea tú dices: esta área, esta área es el tabernáculo que yo voy a levantar aleluya. El edificio le puede pertenecer al diablo pero esta área le pertenece a Dios y yo estoy trayendo conmigo a Dios. Aleluya, aleya pero hay que creerlo, hay que reclamarlo.

Dios nos está poniendo a nosotros en posiciones importantes. Los que están en áreas corporativas: aleluya. ¿Dónde puso Dios a José? área corporativa. ¿Dónde puso Dios a Daniel? área corporativa.

Yo creo en un Cristo real, no hay que hacer mucho escándalo ni poner mucho las manos en un trabajo porque van a llamar a un psicólogo, un psiquiatra pero nuestros compañeros de trabajo necesitan saber por qué tú eres diferente, por qué tu familia es estable, por qué frente a los problemas de la vida tú no niegas lo que tú eres. ¡¿Por qué, por qué, por qué, por qué?! porque no depende de mí, no depende de lo que yo soy, no depende de lo que he estudiado, no depende de un diploma depende de que hace muchos años un señor, un carpintero fue clavado en la cruz. No se quedó en la cruz, fue enterrado. No se quedó en la tumba, se levantó al tercer día. ¡Aleluya!.

¿Por qué tengo yo tengo que esconder lo que yo soy? ¿Por qué si yo tengo la luz? Yo tengo la luz porque para poner el altar en mi trabajo yo tengo el altar en mi casa, yo tengo el altar en mi vida, yo tengo el altar con toda mi familia. Imagínate por un segundo: si mi familia tiene un altar, si yo tengo un altar y me uno con mi hermana y mi hermano y vamos al trabajo y ponemos altares, jejeje, cada pequeño cubículo que pisemos.

Yo tenía un jefe que era santero y nadie lo sabía. Era vicepresidente de un hospital y él dominaba a las personas con eso supuestamente. Yo siempre sentía cada vez que íbamos a una reunión con todos los managers y él hablaba yo decía: contra hay algo pero es que no puede ser, no puede ser lo que yo percibe ni lo que yo pienso. Y él está hablando un día ¿cómo dominar el estrés en los trabajos? Y ahí es cuando él dice: si ustedes saber cómo dominar el estrés nos podemos reunir después del trabajo para que reciban los santos y yo entendí, yo era el único hispano en el grupo junto a él yo dije: ok está hablando de otro santo, yo sé lo que él está hablando.

Para él eso era como un part time porque ponerse los diferentes santos costaba miles de dólares, eso era que hacía dinero y esto es un vicepresidente. Y un día llega con muchos collares, se olvidó de sacarse los collares, tenía collares fíjate que podía poner una joyería solo (risas) y estaba contento con los collares. Y él me dice: Isaías yo estuve los otros días en Brooklyn en una farmacia y me parece ¿tú estabas cantando con un grupo de una Iglesia?

Mi mente fue: si digo que no voy a mentir. Si digo que sí es mi jefe: ¿qué va a pasar? Dije: bueno, yo no puedo negar ni vender lo que yo soy. Entonces le digo: sí soy cristiano. Oh, ok ¿y cómo te va con eso? Me va bien y él me dice: bueno te va tan bien que nunca vas a llegar a mi posición porque lo que yo tengo yo lo he pagado y olvídense. Y yo le dije: bendito ¿cuánto has gastado en eso que tú tienes? Mucho dinero. Yo le dije: bueno este que está aquí tuvo que hacer así: yes Lord te acepto y Él pagó todo.

Pasan unos años, estoy trabajando en otro hospital, estoy trabajando en el turno de medianoche. Traen a alguien en una ambulancia de emergencia con una overdose de droga ¿quién era? el vicepresidente. Falleció, falleció. Lo que tú y yo tenemos para hacer los cambios en nuestras áreas de trabajo, en nuestras comunidades no costó absolutamente nada y eso es un poder que nadie lo puede contener ni parar. Cuando estamos en los trabajos tú solamente piensa: tú eres un hijo o una hija de Dios.

Pedro dice: "Tú eres real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios." ¿Cuántas potestades o dominios, principados se habrán levantado en los últimos años para impedir que esta Iglesia construyese ese templo? Bastantes pero se olvidaron que este grupo de creyentes unidos bajo la visión de un hombre, un cuerpo ministerial, un pueblo unido levantando altares día y noche, día y noche no han podido contener lo que viene. No lo van a poder contener, no lo van a poder parar porque no depende de ti ni depende de mí, depende del Cristo crucificado levantado al tercer día.

Comienza a echarle a ese altar no carbón ni fuego de la esquina, deja que el Espíritu Santo que está aquí hoy; llévatelo para tu casa y llévatelo para el trabajo y ahí en el trabajo testifica con tu vida. Llega temprano, haz tu trabajo, se respetuoso no tengas problemas hablando del jefe o de la jefa porque estás chismoteando, después no te van a respetar. Tu trabajo habla, tu trabajo habla.

En la mañana decía que yo le pregunté a mi esposa en la semana, mi esposa es enfermera y le dije: mira Vivian cuando tú, si tú salieras del apartamento en que vivimos y fueras para T.J. Naxx y fueras a comprar pero no te vas a ir en tu vehículo, vas a caminar y vas caminando con lo que necesitas ¿no? Credicards o cash y viene alguien en un skateboard, hace una maniobra, se cae y le da a un carro ¿qué tú haces?

Ella dice: bueno se activa que soy enfermera y corro a ver cómo está, si está respirando, si tiene los signos vitales, si está alerta porque Isaías yo soy enfermera; eso es algo automático, yo no rehuyo a esa situación ni me escondo ni espero al 911 a que lo llamen.

Aplica eso a nuestras vidas. Nuestros trabajos, surgen esas emergencias espirituales: ¿qué tú haces? ¿qué tú haces? Tú tienes el poder, tú tienes la autoridad. Por ejemplo ¿cuántas familias se comunican, hablan? ¿Cuántas familias saben dónde están los hijos después de las seis de la tarde? Tus compañeros, compañeras de trabajo ¿cuántos tienen hijos que están presos? Compañeros de trabajo.

Tú tienes la alternativa, tú tienes la alternativa. Quizá tengamos los mismos problemas pero somos gente feliz, somos gente feliz porque nuestra felicidad no depende de algo externo. Hace como van a ser tres años ahora mi fe fue probada bien grande, bien grande y mire que yo he sido probado pero de esa manera nunca. Trabajando en hospitales siempre ese cuarto que tienen preparado para cuando te van a decir que vas a perder un familiar ese cuarto está ahí y mi hijo del medio fue víctima de un accidente de carro hace tres años ahora y le dieron 72 horas y como familia eso fue algo.

Cuando tú piensas que vas a perder a alguien de esa manera yo pasé por un espacio de que todos mis problemas desaparecieron. Eso fue como por arte de magia, todos mis problemas se fiu. No sé si fue algo psicológico o el cerebro me hizo shutdown y delete pero todo se olvidó, ese problema fue lo más grande. ¿Saben lo que yo hice en medio de ese problema? ¿una crisis no? Fue darle al Señor gracias porque Él siempre está en control.

Durante los meses que él estuvo en el hospital que fueron como ocho o nueve meses, diferentes hospitales yo estuve todo el tiempo con él y Vivian y los muchachos ¿no? y era bonito escuchar a los otros pacientes y profesionales del hospital decir: ustedes son una familia diferente ¿no? porque vienen todos los días y aquí viene mucha gente religiosa y el apoyo y olvídate, yo no tuve que pedir algo. Yo no tuve que dar un tratado.

Vivir, vivir, vivir, vivir. Hay un teólogo que decía en el siglo XVI: mira no prediques el Evangelio, vívelo. Vívelo. Dile al que está a tu lado: no me digas que me amas demuéstrame que me amas.

Mañana a las cinco de la tarde o a la hora que tú salgas de tu trabajo la hora que sea hazte una pregunta: cuando cojas tu cartera o tu equipo de trabajo o estés estacionando tu tractor trailer que te vas a ir pregúntate esto: ¿habrán visto mis clientes o compañeros de trabajo a Jesús en mi vida? Porque siempre nos preguntamos: bueno ¿what would Jesus do? ¿qué haría Jesús en mi lugar? pero ahora la pregunta es diferente. ¿Ve la gente con la cual yo trabajo ocho, diez horas a Jesús en mí o ven a otra cosa?

Porque al final del día, al final de todo el día yo quiero escuchar del cielo cuando a mí me digan: bien buen siervo fiel en lo poco fuiste fiel en lo mucho te pondré, entra en el gozo de tu Señor. Dios les bendiga, Dios les guarde. ¿Qué vamos a hacer mañana, qué vamos a hacer mañana? hoy vamos a hacer altares en nuestras casas por fe. Comienza por tu vida: altar en la casa, altar en el trabajo y conquistamos a Boston. Dios les bendiga.

¿De dónde viene mi socorro?

TRANSCRIPT

Isaías capítulo 40, versos 25 al 31. En el contexto histórico de este pasaje, ya no existía la nación de Israel, el reino del Norte había desaparecido, solamente habían quedado las dos tribus que conforman el reino del Sur. Y de esa realidad para este pueblo del reino del Sur, es bien consistente con una tristeza, con una oscuridad, porque ellos se cuestionan ¿cómo es posible que siendo el pueblo de Dios, solamente quedamos dos tribus?. Solamente queda el reino del Sur.

Y cuando las cosas no nos ván bien, lo primero que nos ataca, que se nos pega, que se nos ocurre, que nos viene a nuestra cabeza, es la duda, y cuestionamos dónde está Dios. Muchas veces con nuestras voces, con nuestras bocas, declamamos, decimos, no, nunca hemos pasado por un momento de duda. Nunca hemos cuestionado dónde estaba Dios. Y muchas veces, como este pueblo, podemos estar en el desierto, podemos estar en el valle, podemos estar en la montaña, podemos estar en la arena, y cuando las cosas no nos ván bien, la duda hace centro de nuestras cabezas. Cuando tenemos dudas, estamos cuestionando si Dios sigue siendo Dios. Cuando tenemos dudas, no pensamos, en que no importando cómo seamos tú y yo, nos ocurre nuevamente esa pregunta dónde está Dios, porque en el desierto, a usted no le ha pasado que está ahorrando un dinero, y cuando usted cree que ya tiene ahorrado el dinero para lo que quiere hacer se le rompe la bomba de agua del carro y ahí se fué el ahorro.

Y cuestionamos dónde está ese Dios, y ahí es cuando nos tiene que recordar lo que dice Isaías, al pueblo Judío, cuando les dice con quién ustedes me están comparando, le dice ¿quién es igual a mí?, ¿con quién ustedes me están comparand, y quién que ustedes conocen es igual a mí?. Así que en el pasaje les dice a ellos, alzen sus ojos y miren a los cielos. No es solamente que alzemos nuestros ojos y nos miremos los unos a los otros, o miremos las estructuras, el principio bíblico es que no solamente estamos alzando los ojos como que estamos contentos, alzamos los ojos porque sabemos que nuestro socorro viene ¿de donde?, aleluya, estamos en el desierto que esté en el valle, en el desierto, ¿de dónde viene mi socorro?.

Aún cuando yo crea que soy la única persona en el desierto y nadie ha permanecido conmigo, cuando alzas tus ojos y miras a los cielos puedes ver al lado tuyo al caballero de la Cruz, que está junto a ti, que no te ha abandonado. Dice Jehová, a ellos: "Pueblo, ¿quién ha creado todo esto?", el que ordena la multitud de estrellas una por una y llama cada una por su nombre, Isaías dice: "Es tan grande su poder y tan poderosa su fuerza que no falta ninguna de ellas". Pero el pueblo Judío en este contexto se había olvidado de esto, porque ellos estaban viendo que sus hermanos habían sido destruídos, Señor te he dado todo y no prospero. Señor vengo a tu casa todos los días que tengo que venir y no consigo trabajo, Señor te he dado mi vida y mi familia está perdida, Señor te he sido fiel y no te puedo sentir, Señor estoy rodeado de gente pero me siento solo o me siento sola, ¿dónde estás Tú?, ¿dónde está ese Dios?. ¿Nunca ha pasado por esa situación?.

A veces creemos que lo que nos pasa a nosotros es la prueba más grande. Lo mío, hah, es la prueba más grande, la tuya no, la mía es la que es más grande. Escuchaba en una ocasión cuando estaba en Puerto Rico, escuchando el programa PTL en Español, entrevistaron a este ministro de Venezuela y él decía que estando abriendo una iglesia en unos campos, llegó una guerrilla, y cogió a su hija de dos años, y le dijo a este ministro: "mira, deja de predicar, o te matamos tu hija". Él siguió predicando, qué hicieron la guerrilla, le tomaron su hija, se la tiraron para arriba, y la niña cayó en la bayoneta, y se la mataron. ¿Dónde está Dios cuando pasan esas cosas?. Dios estaba ahí, ahíiii, hay mil maneras teológicas de entenderlo, ¿cómo es posible que siéndole fiel a Dios permitió que le mataran a su hija?.

Este ministro dice que tomó su niña y le dijo a la guerrilla, para que esta niña muriera había un propósito, porque muriendo esta niña ahora ustedes me tienen que escuchar a mí, ahora esta niña vá para el cielo, y yo tengo al que tiene la llave que me vá a permitir a mí verla a ella en el futuro en el cielo. Si yo te dijera esta noche decíle a este pastor, decíle a esta guerrilla, yo te ofrezco al Dios que vá a levantar a esta niña en el momento de la resurrección, que aunque yo estoy en un desierto porque me duele perder mi hija, pero no puedo dejar de decirte que al Cristo que yo le sirvo, sigue siendo Dios aunque las cosas estén oscuras, aunque las cosas estén cerradas, aunque no se vea la luz a través del túnel, aunque yo esté abandonado, aunque yo esté sin dinero, aunque yo esté triste, Dios sigue siendo Dios, aleluya.

Tú sabes la historia cuando el pueblo de Israel estaba en el desierto, que estaban sufriendo que comenzaron a criticar, a murmurar, ¿por qué nos sacaste de Egipto?, nos trajiste aquí para matarnos, ellos eran esclavos, ellos eran esclavos, no tenían libertad, y lamentablemente en el siglo XXI nosotros no somos diferentes, cuando las cosas ván mal, sacamos el don, el talento del dedo, alguien tiene la culpa, alguien ha hecho algo, algo no huele bien. En alguna parte de la biblia yo creo que yo leí que Jesús dijo: "El que quiera seguir en pos de mí niéguese a sí mismo, tome su cruz, y sígame." Toma tu cruz, no la del hermano, ni la del primo, ni la del vecino, toma tu cruz. Decía en la palabra de Isaías: "¿por qué murmuras?", estoy leyendo la versión internacional, dice: "¿por qué refunfuñas Israel?". Mire lo que dicen ellos, como no veían a nadie decían: "Mi camino está escondido del Señor", en otras palabras: "Dios se ha olvidado de mí", mi Dios ignora mis derechos, ¿dónde está ese Dios?.

Isaías entonces le dice al pueblo: "Acaso no lo sabes, acaso no te has enterado, que el Señor es el Dios eterno, creador de los confines de la tierra, que no se cansa ni se fatiga, y su inteligencia es insondable". Cuando estemos en ese valle o ese desierto, recuerda lo que dice el Señor, el Dios eterno. ¿Por qué hace este énfasis?, porque había otros dioses, pero éste del que está hablando Isaías es el eterno, el que no cambia, el que no desaparece de la escena, y eso es lo grande de mi Señor, que no importa que estemos en el desierto, o estemos en la montaña, o estemos solos, o tengamos problemas en la familia, o problemas en la comunidad, cuando ese Señor eterno llega a nuestra vida, la escena de vida cambia porque llegado el Señor eterno que tiene el control de todas nuestras escenas en nuestra vida.

¿Cuántos lo creen así?. Ay hermano pero dígalo que usted lo cree, ¿cuánto ha gritado el sábado en Nochebuena?. ¿Cuánto gritó cuando los Pétreos ganaron ah?. Gózese, gózese, ya se vá este año, ¿cómo lo comenzamos?, no importa, ¿cómo lo vamos a terminar?, sí importa, hacia dónde vamos, hacia donde tú estés, no importa donde tú estés, no importa donde tú estés, nuestro Dios es Dios del desierto, es Dios de la montaña, es Dios de la altura, es Dios de lo bajo, aleluya. Dice que Él fortalece al cansado, acrecienta las fuerzas del débil, ¿cuántas veces te has sentado, te has acostado a comer y estás solo?, ¿tú has pensado en eso?, estoy comiendo rodeado de personas pero estoy en un desierto. Estoy trabajando con compañeros de trabajo y tengo tantos problemas, y estoy solo. Estoy en la clase de discipulado, pero nadie sabe mi problema, so estoy solo, estoy sola. He venido el domingo a la iglesia, otros se gozan, yo no me he gozado y me siento solo, me siento sola, como que nadie se dá cuenta, de que yo estoy solo, de que yo estoy sola, de que estoy en el desierto.

Iglesia, iglesia, no estamos solos, no estamos solos. Díle al hermano que está a tu lado no estás solo, no estás solo, Dios no se ha olvidado de mí, Dios no se ha olvidado de mí, el Salmista decía, si Dios no hubiera estado presente, vivos nos hubieran tragado los enemigos, pero como Dios está presente los enemigos no nos han tragado todavía, y aunque si yo estoy en el desierto, por qué, o si estoy en la montaña, por qué, o si estoy en el valle, por qué, o si estoy solo, por qué, estés solo, desierto, montaña, como estés, yo en todo momento digo Señor, oh Señor Tú eres el Dios eterno, y si Tú estás conmigo no necesito a nadie más porque te tengo a ti, y si te tengo a ti lo tengo todo.

Quiero terminar leyendo los últimos dos versos al revés como lo leen los judíos ortodoxos. Caminarán y no se cansarán, correrán y no se fatigarán, volarán como las águilas, renovarán sus fuerzas, ¿por qué?, porque esperamos y confiamos en el Señor que es Dios eterno. Dice que la gente joven se cae y tropieza, se cansan y fatigan, pero Él acrecienta las fuerzas del débil, Él fortalece al cansado, ¿por qué?, porque aunque yo no lo sienta, aunque yo no lo vea, aunque mi fé me esté fallando, aunque no tenga el deseo de adorarle, Dios sigue siendo eterno, sigue siendo poderoso, autosuficiente. Cuando regreses a tu casa, ya sea el desierto, ya sea la montaña, ya sea el valle, ya sea tu soledad, acuérdate, no estás solo. El Dios eterno está contigo, está contigo, está contigo, créelo, aunque los tiempos digan una cosa diferente créelo, al Dios eterno hay que creerle.

Si no le creemos a Él ¿a quién le vamos a creer?. Vamos, Dios le bendiga, Dios le guarde.