Sermón 23 de octubre 2016: Cómo podemos resistir la seducción del diablo?

A propósito de Sermones
[Gregory Bishop]
  • Presenter: Gregory Bishop
  • Fecha: October 23, 2016
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

Apocalipsis 2. Como ustedes saben estamos estudiando las cartas de Jesús a las iglesias en Asia en la época de la iglesia primitiva. Jesús mismo escribió unos mensajes a través del Apóstol Juan que estaba en exilio en Patmos viendo la costa de Turquía moderna, y el Señor le habló. Unos mensajes para las iglesias bajo persecución, iglesias sufriendo duramente para ser cristianos y los mensajes son 7 de cómo ser una iglesia vencedora. Y hoy en día más que nunca la iglesia moderna necesita escuchar eso, porque hay presiones contra nosotros diferentes que en otros años, y nosotros queremos ser una iglesia vencedora. Así que nos conviene si tenemos oídos oír lo que el espíritu dice a las iglesias y. y hoy vamos a leer la carta de Jesús a Pérgamo, comenzando en Apocalipsis 2, versículo 12. Y escribe al ángel de la iglesia en Pérgamo:

“El que tiene la espada aguda de dos filos dice esto, ‘Yo conozco tus obras y dónde moras, donde está el trono de Satanás, pero retienes mi nombre y no has negado mi fe ni aún en los días en que Antipas, mi testigo fiel, fue muerto entre vosotros donde mora Satanás. Pero tengo unas pocas cosas contra ti que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam que enseñaba a Balak a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos y a cometer fornicación. Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco. Por tanto, arrepiéntete pues sino vendré a ti pronto y pelearé contra ellos con la espada de mi boca. El que tiene oído oiga lo que el espíritu dice a las iglesias. Al que venciere daré a comer del maná escondido y le daré una piedrecita blanca y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe.’”

Gracias Padre. Yo no sé qué es ese maná Señor, pero lo quiero. Señor, yo lo quiero para mi iglesia. Quiero que comamos de ti, Señor. Padre, quiero que nosotros seamos una iglesia vencedora. Ayúdanos, Señor, con palabras de consejo del Espíritu Santo, para mi vida y para mis hermanos, te lo pido en el en el nombre de Jesús. Amén.

Pérgamo, una ciudad importante, casi se puede decir la segunda ciudad después de Roma en la parte de Asia, del imperio romano, en lo que es moderna Turquía. Tu sabes que algunos países que tienen dos o tres ciudades principales, tienes San Juan en Puerto Rico pero también tienes Ponce y Aguadilla. Tienes Santo Domingo y también tienes Santiago. Tienes Tegucigalpa y San Pedro Sula, Boston y no hay nada más que Boston, pero otras ciudades. El pecado de orgullo en nuestra ciudad puede ser?

Pérgamo, una ciudad importante. El imperio romano reinaba fuertemente y también era un centro espiritual muy importante y dice la palabra de Dios que ahí estaba el trono de Satanás mismo. Así que era un centro de poder espiritual tanto como político. Nosotros sabemos que muchas veces los poderes terrenales y poderes espirituales se combinan, no siempre pero a veces. Por eso muchas veces aún en la política hay guerra espiritual y tenemos que orar y así fue en esa ciudad.

Y en esa ciudad por ser un centro espiritual el diablo estaba tratando de neutralizar la iglesia de Jesucristo. Usaba tácticas directas pero también unas tácticas indirectas y nosotros tenemos que aprender para que no seamos ignorantes de las artimañas de Satanás, que sepamos cuáles son sus estrategias para que no seamos engañados.

Así que era muy importante para comenzar saber que una vez más, no importa cuán malo y cuán poderoso el estado de Roma y el diablo, nosotros estamos escuchando la palabra de uno que tiene una espada aguda de dos filos. Nuestro Jesús no es pequeño y no es débil, él es más fuerte. Tal vez Roma tenía el poder de la espada pero nuestro Jesús tiene el poder de su palabra que es viva y eficaz, más cortante que toda espada de dos filos, penetra hasta partir alma, espíritu, coyunturas y tuétanos y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

Sí hay que honrar al emperador pero temer a Dios, porque él es el juez que al final no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia. Todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta. Si nosotros le tememos a Dios no vamos a temer a nadie más porque él sí es temible pero gracias a Dios es bueno.

Como la película de las Crónicas de Narnia, Aslan es un león temible pero es bueno gracias a Dios. Nuestro Dios tiene la espada de dos filos. Era bueno saberlo si tu vivías en Pérgamo donde tiene Satanás su trono. Cómo es tu vecindario? Esto es peor que el vecindario donde vives tu, pero gracias a Dios Jesús dice ‘yo sé dónde habitas, yo conozco tu vecindario, yo conozco aún a ese vecino que tu tienes, yo lo conozco.’ Ellos tenían peor que nosotros, un vecino espiritual muy fuerte, porque no tenemos lucha contra sangre y carne sino contra principados, contra potestades, contra gobernadores de las tinieblas de este mundo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

Nosotros sabemos que hay todo un gobierno detrás del gobierno humano, que muchas veces corresponde a gobiernos políticos y humanos. El profeta Daniel estaba intercediendo y orando y ayunando y el ángel Gabriel le vino y demoró y él dice ‘perdona la tardanza, me ocupé peleando contra el príncipe de Persia.’ Yo no sé quién es el príncipe de Persia pero era una potestad espiritual tan fuerte que hasta el ángel Gabriel tuvo que tomar un tiempecito para vencerlo. Así que hay príncipes espirituales que corresponden en el espíritu al ambiente terrenal.

Yo creo que uno puede pensar que todo país tiene su gobierno espiritual también, unos demonios con rangos diferentes asignados a tener influencia en estos países. Yo creo que hay diferencias en regiones, toda una geografía espiritual. ¿Lo has sentido? Tu vas de un país a otro y tu puede sentir el ambiente diferente en el espíritu. En algunos lugares puedes sentir un cielo más abierto y en otros una pesadez. Puedes cruzar de un barrio a otro y sientes la diferencia.

El Señor nos ha puesto aquí en este vecindario porque él sabía los principados que teníamos que pelear aquí en este punto. Por eso cada vez que nosotros hacemos ministerio con una persona saliendo de las drogas o el alcohol que es un principado de esta región, estamos haciendo guerra espiritual. Cada vez que ayudamos a un joven a ir a la escuela a través de [inaudible] estamos haciendo guerra espiritual y servimos a la comunidad inmigrante que evangelizamos aquí. Estamos quitando los aires espirituales malos que están aquí abriendo la luz del Señor.

Tu sabes que el CVS al lado no siempre fue un CVS. Antes se llamaba Liquorland, qué maldición sobre un vecindario. Tierra de alcohol, antes vendían veneno, gracias a Dios ahora se vende medicinas. Pero el Señor está cambiando este vecindario y somos parte de eso, guerra espiritual.

En Pérgamo vivía donde Satanás tenía su trono, un centro espiritual muy poderoso. Había muchos altares a varios dioses en esa ciudad. Había un dios de sanidad supuestamente que era del tamaño de una serpiente y la gente entraba ahí y dormía en un lugar cubierto por serpientes pequeñas toda la noche, y tenían sueños proféticos del dios de sanidad. Yo no quiero ser sanado de ninguna serpiente, gracias.

Había también el trono de Zeus, el altar a Zeus existía en esa ciudad. El dios pagano principal del ambiente griego, así que tiene sentido que Satanás, el verdadero Satanás, se ajusta a las supersticiones y mitología pagana para combinar lo espiritual con la mitología. Así que en ese altar existía un altar a Zeus que todavía lo puedes ver en Alemania, está en un museo en Berlín y así en ese altar ellos tenían un becerro de bronce y ellos ofrecían sacrificios humanos en ese altar, metían sus víctimas en el becerro y usaban fuego para calentarlo. Para mí esto es el trono de Satanás.

Yo creo que es interesante saber que ese trono, ese altar terminó en un museo en Alemania y se abrió al público en el año 1930 justo a tiempo para Hitler entrar ahí. Si tu eres fanático de las conspiraciones tu puedes pensar en eso.

Imagínate vivir ahí y no fue nada fácil porque su pastor principal, Antipas, fue asesinado sobre ese altar. Él fue sacrificado ahí. Y el diablo trató de espantar al pueblo de Dios y asustarlo, quería poner en ellos un terror de lo que él podía hacerles. Gracias a Dios los pergamitas eran personas invencibles en este sentido, curados de espanto en todo sentido. Eran fieles al Señor y no negaban el en el nombre de Jesús para nada, eran fieles. Como hablábamos la semana pasada, una iglesia vencedora es una iglesia probada y ellos pasaron esa prueba de susto y de amenaza y salieron más fuerte que nunca, dando gloria al Señor hasta la muerte.

Pero esta carta trata de que el diablo, si él no puede asustarte él va a buscar otro camino. Si él no te pude asustar e intimidar, él va a buscar seducirte, hacer lo malo en una forma linda y suave: la enseñanza de Balaam. Y por eso nosotros vamos a hablar hoy que una iglesia vencedora es una iglesia que no puede ser seducida.

Vamos a hablar de quién es Balaam. Si tu miras el versículo 14 dice, “pero tengo unas pocas cosas contra ti, que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam que enseñaba a Balak a poner tropiezos ante los hijos de Israel a comer de cosas sacrificadas a los ídolos y a cometer fornicación.”

Cuántos aquí saben quién es Balaam? Has escuchado de él? Él es un personaje del Antiguo Testamento, tu puedes leer su biografía en el libro de los Números 22 a 24. Él era un espiritista, un adivino, que leía las cartas a la gente, que pronunciaba maldiciones y bendiciones y sí él tenía un poder terrible, porque también escuchaba la voz de Jehová.

Tu sabes que a veces la gente combina la fe en Dios con la fe en otros espíritus, un sincretismo, una combinación. Eso es algo muy antiguo. Balaam hacía eso y era la época de los israelitas conquistar la tierra prometida. Habían salido de la esclavitud, estaban en el desierto, se enfrentaban con dos naciones poderosas y fuertes, una se llama Sión de los amoritas, y el otro Oug de bashan, naciones que nosotros ahora no lo sabemos pero eran famosas entonces.

Israel les ganaba en batallas porque Dios estaba con ellos. Y había otro rey que se llamaba Balak y él le tenía miedo a Israel y sabía que no puedo pelear contra ellos así que lo que voy a hacer voy a buscar ayuda de un espiritista, voy a pedir a Balaam que ponga una maldición sobre Israel para que yo les pueda ganar. Así que él buscó, él envió sus camellos, sus oficiales a visitar a este hombre, a este adivino Balaam, y ellos llegan a la casa de Balaam y piden, “Ven pues, ahora te ruego y maldíceme a este pueblo porque es más fuerte que yo.”

Así que Balaam se pone a orar, él creía en Dios también y se metió en su carpa y oró a Dios. ¿Dios qué quieres que haga? Y el Señor le contesta así, versículo 12, “entonces dijo Dios a Balaam, ‘No vayas con ellos ni maldigas al pueblo porque bendito es.” Esto lo decide, no? él le pidió a Dios, Dios cuál es tu voluntad? Tu quieres que yo vaya a maldecir a ese pueblo? Y el Señor le dice, ‘No, no vayas, son bendecidos.’ Así que Balaam sale y habla con ellos de mañana, versículo 13, y dice a los principales de Balak, “Volveos a vuestra tierra porque Jehová no me quiere dejar ir con vosotros.”

Qué bien, no? obedeció al Señor, ¿verdad? Escucha, ‘Jehová no me quiere dejar ir con vosotros.’ Escuchas? Yo quisiera maldecir a ese pueblo que Dios ama, yo quisiera hacerlo pero Dios no me quiere dejar ir con vosotros. Satanás puede oler ese corazón fácil. Un corazón que dice yo quisiera ir en contra de Dios pero Dios no me permite y el diablo dice, ‘Ahí le voy a seducir.’

Así que Balak envía otros mensajeros más impresionantes y llegan a la casa, camellos más grandes, dinero. A Balaam le gustaba ganar su dinerito por sus adivinanzas. Y le dicen, ‘Estás seguro que Dios te lo ha dicho que no vengas con nosotros?’ ‘Déjame orar otra vez.’ Una vez más, tal vez Dios cambie de idea.

Hermanos, no hay nada malo en orar mucho por algo, pero si Dios te ha dicho que no te conviene, para qué seguir pidiéndolo? Es peligroso por el castigo más grande que te puede dar a veces es lo que tu quieres. Dios te da lo que has pedido. Okay, vaya con ellos.

Así que él se mete en su burro y pedimos unas fotos, alguien tenía un teléfono y le tomaba unas fotos que se le apareció un ángel en el camino con su burro y se asusta el burro y va al campo, y después otra vez. Y después aparece en un callejón sin salida, se aparece el ángel con una espada delante de él y el burro se mete ahí al lado y le pega en la pierna y Balaam dice… el burro comienza a pegarle, ustedes saben la historia, y después el asno comienza a predicarle a Balaam, como Balaam él mismo es un asno predicando y ahora su asno le va a predicar. Y él dice, ‘por qué me estás pegando?’ ‘Bueno, porque estoy molesto contigo, yo soy tu burro, ¿verdad?’ ‘Sí.’ ‘Yo acostumbro a hablar contigo de esta manera?’ ‘No.’ Después se le abren los ojos y él ve el ángel delante de él, porque él estaba en un camino peligroso y cuando él va en contra de Dios, Dios mismo le resiste.

Así que Balaam se pone muy arrepentido y dice, ‘Ahora yo entiendo,’ el ángel le dice, ‘Yo iba a dejar a vivir al burro y te mato a ti.’ ‘Okay, si tu quieres entonces si no es tu voluntad que yo vaya, yo vuelvo a mi casa.’ Tu tienes que pedir eso? él ya se puso ahí, un ángel con una espada y tu osabas preguntarle otra vez? Okay, sigue entonces. Fue con ellos. Tres veces él intentó maldecir al pueblo de Dios. Ahora los altares que él tenía ahí… la primera vez, ahí está Balak que le está pagando, siete altares y 7 toros que están matando y él ahí, abracadabra, hace su no sé qué y después él dice, ‘Okay, ahora voy a hablar mi mensaje, por qué maldeciré yo al que Dios no maldijo?’ y Balak, ‘No digas eso,’ y él sigue bendiciendo, bendiciendo.

La segunda vez, él va a otro altar, porque a veces si tu le preguntas a Dios en otro lugar, tal vez él cambia de idea, tal vez tu puedes torcerle el brazo y convencerlo. So, él trata en otro lado, otro sacrificio, otro hechizo. Después él dice, ‘He recibido orden de bendecir. Dios dio una bendición y no podré revocarla porque contra Jacob no vale agüero ni adivinación contra Israel.’ Esta persona no es maldecible. Qué pasa? Todo se le rebota.

La tercera vez él trata una vez más y esta vez sí los voy a maldecir. Y él mira y ya ni puede hacer sus hechizos, él espíritu cae sobre él a pesar de su mal corazón y él alza sus ojos y vio a Israel acampado por tribus y el espíritu de Dios vino sobre él y entonces pronunció esta profecía ‘cuán hermosas son tus tiendas Jacob, y tus habitaciones, Israel, benditos sean los que te bendigan y malditos los que te maldigan.’

Imagínate. El Señor tomó la maldición y la giró en bendición porque Dios había dicho a Abrahán, ‘te voy a bendecir, te voy a hacer una nación grande y tu nombre será grande y todos los que te bendicen serán bendecidos y todos los que te maldicen serán maldecidos.’ Así que este pueblo es no maldecible, es imposible de poner una maldición sobre ellos.

Se molestó Balak y se encendió de ira, versículo 10, contra Balaam, “batiendo las manos y dijo, ‘para maldecir a mis enemigos te he llamado pero tu los has bendecido ya 3 veces. Ahora huye a tu lugar, yo dije que te honraría pero Jehová te ha privado de honra, no te voy a pagar nada porque no lo hiciste.’ Y Balaam dice, ‘okay, espera un momento, vamos a hablar un poquito.’

Y no sabemos lo que hablaron ellos pero sabemos lo que pasó después. Quiero que lean conmigo, número 25 dice, ‘que inmediatamente después de la conversación de Balaam con Balak el pueblo empezó a prostituirse con las hijas de Mohab las cuales invitaban al pueblo a los sacrificios de sus dioses. El pueblo comió y se inclinó a sus dioses. Así acudió el pueblo a Baal Peor, qué nombre de un dios, y el furor de Jehová se encendió contra Israel y 24000 mueren en una plaga.

Así que entiendes la estrategia de Balaam? Tu no puedes hacer que Dios los maldiga porque son bendecidos, pero tu sí les puedes tentar a que ellos se auto maldigan cometiendo pecado. Porque si ellos van en contra de Dios, Dios mismo los va a disciplinar. Así que no envíes tus soldados, envía a tus mujeres. Y tenemos mujeres de Dios aquí, no estoy castigando mujeres. No los mates, invítalos a comer delante de tus ídolos, que ellos adoren a los ídolos y Dios mismo se pone en contra de ellos con esa espada que Balaam mismo vio de cerca.

La enseñanza de Balaam es hacer la idolatría deliciosa, hacer que sea atractivo servir al diablo. Así que no pudo intimidarlos, no pudo asustarlos pero sí los podía seducir y tentar usando cosas atractivas. La idolatría era muy atractiva en esa época. Porque ahora se puede comer carne en cualquier lado, un buen chicharrón, un buen asado, en esa época tu ibas a un centro pagano donde sacrificaban un animal y comía la carne ahí de ese sacrificio. Tu lo comes ahí adorando un ídolo.

El Apóstol Pablo decía, si ellos después lo ponen en el mercado me lo como sin vergüenza, porque yo no fui al templo, pero la tentación era ir al banquete pagano y el Apóstol Pablo dice, mira, el ídolo no es nada, no hay un Zeus, esto es mitología, pero los sacrificios que ellos hacen los hacen a demonios, y yo no quiero que vosotros os hagáis partícipes con demonios. No puedes comer de la mesa del Señor y también de la mesa de los demonios. Es uno u otro, no se combina. Esa seducción hacía que ellos combinaran las 2 cosas.

También en los lugares, los templos paganos, siempre había prostitutas, personas que hacían eso en el templo, así ellos creían que esta sexualidad desataba poder espiritual de su dios. Así que se iba al templo pagano para comer, tener sexo y adorar un ídolo. Es muy atractivo, no? es una seducción terrible. El sexo, la relación sexual es algo súper espiritual. Dios dijo que el hombre y la mujer serán una sola carne por eso nosotros creemos que el matrimonio es un hombre y una mujer por vida, porque es una unión física y también espiritual. Por eso cuando hay esa unión hay un compartir de espíritus, por eso es que aún se puede contagiar de espíritus no tan buenos.

María Magdalena tuvo que ser liberada de 7 demonios después de su vida de prostitución. El gran rey Salomón, el hombre más sabio del mundo, el hombre que edificó el templo a Jehová y ministró delante del altar, él se casó con cientos de mujeres paganas y le invitaban a adorar sus dioses. Esa es una estrategia muy antigua, de usar este deseo humano para después enredarnos.

Si Dios no nos puede intimidar nos seduce. Y por eso había una advertencia fuerte, que una iglesia vencedora no puede ser seducida y todavía son tentaciones. Hay muchos que están saliendo de espiritualidades donde se combina la fe cristiana con prácticas supersticiosas. El Señor dice que ahora es tiempo de botar estas cosas y servir a Jehová solamente. Esa tentación y no es fácil, hermanos, porque a veces por esta práctica supersticiosa uno siente que hay buena suerte y si yo lo suelto qué me va a pasar? Tu Dios es el que tiene la espada de 2 filos. No te preocupes. El va a pelear por ti. Gente va a orar por ti. Tu puedes ser liberado de eso.

También la tentación de comida. Quién no es tentado por comida? Yo sí. Hay que tener cuidado. También la tentación de la sexualidad. Es duro, estas son cosas muy personales y muy fuertes para la gente. Nuestro Dios sabe y nos da fuerza y ayuda para que seamos libres de las ataduras que tenemos. Este lugar es un hospital para sanidad de ataduras, es un lugar de liberaciones, no un lugar para condenaciones ni tirar piedras. Jesús vino para ponernos en libertad.

Balaam te va a tirar lo que a ti te gusta. Balaam sabe. Él fue seducido por dinero y esto también es una seducción. Así que la avaricia es una forma de idolatría. Él te va a tirar lo que a ti te gusta y él va a escuchar lo que tu dices, ‘yo quisiera pero Dios no me deja.’ Ahí voy. Si yo quiero ser un cristiano vencedor tengo que bregar con el corazón, porque es peligroso.

Jesús dice, por tanto arrepiéntete pues sino vendré pronto hasta ti y pelearé con la espada de mi boca. Así que si nosotros nos metemos en contra de Dios ni es el diablo que está en nuestra contra, es el Señor mismo que nos está resistiendo.

Yo conté una historia esta mañana y no sé si es bueno pero voy a compartir eso. el Señor me habla en forma locas a veces. Hace 3 años yo llegaba de mi apartamento, yo vivía en el edificio de al lado donde están todos los apartamentitos y yo caminaba de ahí a aquí a la iglesia, una noche de Halloween fue y venía aquí para orar porque había un culto de oración, fue una noche de miércoles. Y yo venía en el camino y yo sentí algo contra mi espalda, como pum, y se cayó al piso y se rompió y yo miré era un huevo. Y después miré y había unos jóvenes riéndose, pero yo después yo sentí al Señor decirme, ‘no te preocupes, Gregory, muchas cosas se te van a rebotar.’ Pero cuidado porque yo sé que si yo me meto en contra de Dios este huevo yo lo voy a tener en la cara porque el Señor nos protege pero el Señor mismo nos resiste a veces.

Ahora yo quiero ser muy cuidados de decir que yo no creo que todo sufrimiento es un castigo, hermanos. Yo no quiero decir eso. el hombre Job sufrió mucho y era un hombre recto e íntegro, no fue un castigo. Jesús sufrió mucho y él no hizo nada malo, fue por nosotros. El Apóstol Pablo preso por la palabra de Dios. Así que yo no creo que todo sufrimiento es un castigo, por favor óigame, eso es importante decirlo, pero sí digo que a veces lo buscamos. Nosotros lo sabemos. Quién no lo ha buscado? Quién no ha escuchado a Balaam y ha probado algo y después aprende a las malas.

Y todas estas cosas del Antiguo Testamento fueron escritas y acontecieron como dice el Apóstol Pablo, en primera de Corintios 10, ‘como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros.’ Así que el que piensa estar firme mire que no caiga. Amén.

Yo tengo buenas noticias para ti, el Señor nos da el regalo del arrepentimiento. Eso significa que nunca es tarde, yo puedo cambiar. El enemigo me seduce, estás hablando con la serpiente, tal vez estás comenzando a escuchar y tienen sentido sus argumentos. No es tarde para tu parar del diálogo. Tal vez tu ya has probado la manzana, tal vez muchas manzanas, y tal vez estás escondido en – qué hicieron Adán y Eva? Se escondieron en los árboles. No es tarde, tu puedes salir de tu escondite porque la luz es el lugar más sanador del mundo para ti.

Porque a pesar de lo que el diablo quiere el Señor nunca es nuestro enemigo, porque hay uno que murió por nosotros, hay uno que sufrió el castigo que yo merezco, así que aunque él me seduce y a veces hacemos caso y sufrimos los resultados, siempre hay esperanza de arrepentirme y salir de eso y entrar en la luz. Y la Biblia dice, si andamos en la luz como él está en la luz tenemos comunión unos con otros y la sangre de Jesucristo, su Hijo, nos limpia de todo pecado.

Eso es el mejor jabón del universo, hermanos. La sangre de Cristo puede limpiar no solamente el cuerpo sino tu consciencia. Esa mujer María Magdalena que fue liberada de 7 demonios estaba al pie de la cruz con la mamá de Jesús, era una de las más allegadas a Jesús, unas de sus favoritas. Nunca es tarde. La luz.

Y no tiene que hacerlo solo tampoco, gracias a Dios esta iglesia es un ejército, pero también es un hospital donde se sanan los pecadores. Somos sanados aquí y podemos confesar los pecados los unos a los otros y orar los unos por los otros para que seamos sanados. Tu puedes buscar hermanos. Y yo le doy gracias a Dios que la ética de esta iglesia del pastor Roberto, es ser una iglesia donde tu puedes llegar tal como estás, que tu no tienes que esconderte, tu puedes venir a la luz y tomar tu proceso de sanidad y el Señor va a hacer la obra en ti y en mí porque todos estamos en los mismo. Y aunque el diablo piensa poner a Dios en contra nuestro el Señor nunca es nuestro enemigo, él dice, venid luego, dice Jehová y estemos a cuenta aunque vuestros pecados sean como la grana, como la nieve serán emblanquecidos, aunque sean rojos como el carmesí vendrán a ser como blanca lana. Si queréis y escucháis comeréis de lo mejor de la tierra.

Cómo podemos entonces resistir la seducción del diablo? Él nos ofrece cosas buenas, cosas tentadoras. Yo creo que uno de los mejores antídotos está al final de esa carta en las promesas que Dios te da, ‘al vencedor le daré de comer del maná escondido,’ y ahí se hace comida boricua muy buena. El Señor dice, ‘tu puedes resistir esa comida mala porque yo tengo comida mejor para ti.’

Tu sabes la historia de los israelitas que comían pan en el desierto, ese pan milagroso. La Biblia dice que es el pan de los ángeles y hecho en el lugar celestial que apareció en esta dimensión y se comía hombres, porque yo creo que en los cielos vamos a comer bien, hermanos. Este cuerpo va a dormir por un tiempo después de morir pero después se va a despertar con la voz del arcángel, con el sonido de trompetas, vamos despertar, vamos a tener cuerpos nuevos y vamos a comer con Jesús vivo. Amén.

Y hay maná guardado para ese día. Se guardaba el maná en una jarra y se metía en el arca y después dónde llegó ese maná? Tal vez todavía está escondido en la tierra en algún lado, pero Dios lo va a sacar y vamos a comer de ese maná y eso sí es pan rico. Yo quiero que pienses en el pan más rico que tu has comido en la vida. Yo tengo una confesión muy fuerte, yo viajaba en Guatemala y yo estaba en el lago de Atitlán y me hospedé con una familia indígena, se hablaba zutujil ahí, y la señora se despertaba a las 4 de la mañana y molía, y molía y molía y después hacía esas tortillas, y después mi amigo y yo fuimos a la iglesia y volvimos y había una montaña de tortillas frescas y unos huevos revueltos de las gallinas que tenía ahí y comía, comía sin vergüenza porque eran las tortillas más ricas del mundo. Y arepas de los cielos, pupusas de los ángeles, era pan tan rico, y yo siento al Señor decirme, esto no es nada comparado al maná que yo te tengo preparado. Sabe bien.

Así que cuando el diablo te ofrece sus delicias, sus cosas, tu puedes decir con Jesús, ‘yo tengo comida que comer que vosotros no sabéis,’ como Jesús dijo. ‘yo tengo un pan escondido.’ Ustedes creen que tienen todo escondido en su templo pagano, mi Dios tiene un pan guardadito para mí y es rico. Gustad y ved que Dios es bueno, Jehová, y yo puedo comer de eso.

Aunque yo creo que esto habla de la comida celestial en la resurrección, yo creo que podemos comenzar a disfrutarlo en una manera ahora. La Biblia dice que Dios nos ha dado el espíritu como un depósito. Anoche yo estaba con un grupo de africano-americano pentecostales que estaban orando arriba, era una locura total. Y yo me metí, como el gringo confundido que soy, si hay algo y yo soy el único diferente me meto, quiero eso, y yo sentí la presencia de Dios ahí. Yo sentí, dame ese maná escondido, Señor, yo quiero comer un chin. Jesús dijo, yo soy el pan de vida, el que a mí viene nunca tendrá hambre y el que en mí cree no tendrá sed jamás.

Pasión por Cristo. Disfrute de la presencia de Dios. Nos ayuda a decir que no a las tentaciones y las invitaciones falsas que Dios nos da, porque tengo buenas noticias más para nosotros, no lo tenemos que comer solo. La Biblia dice que Dios nos va a dar a todos una piedrecita blanca con un nombre escrito que nadie sabe sino la persona que lo recibe, esto es algo misterioso. Solo Dios sabe qué significa la piedrecita blanca, pero tengo mi opinión y debo compartirla. Yo creo que en la época de los romanos había atletas que corrían como en las olimpíadas y si tu ganabas la carrera tu llegabas y en la ceremonia de victoria de la carrera te daban su corona y también una piedrecita blanca que te invita al banquete de celebraciones. Esa piedrecita blanca era tu ticket, tu prueba que tu ganaste y que estás invitado al banquete especial con los ganadores, es tu invitación y tiene un nombre escrito.

La Biblia dice, vendrán gentes del oriente, del occidente, del norte y del sur y se sentarán a la mesa en el Reino de Dios. Esta fiesta del diablo no se compara a los banquetes del cordero, de las bodas del cordero. Hay un banquete mejor preparado para nosotros. Así que si el enemigo te invita a una fiesta indebida, a una situación que te tiente, tu puedes mirar la piedrecita y decir, yo tengo un compromiso previo. Yo tengo una fiesta preparada para mí, estoy comenzando a disfrutarlo ya y comer de ese pan que Dios ha preparado para mí.

Hermanos, podemos ser una iglesia vencedora. No importa dónde estás en el proceso, si estás en la lucha tu puedes vencer a través de la sangre de Cristo. Si estás tentado, eres un ser humano, todos somos tentados, la enseñanza de Balaam sigue, pero nosotros no tenemos que decir que sí a la invitación del diablo, porque tenemos otra invitación mejor. y hay un nombre escrito ahí y no puedo esperar a ver algo escrito en esta piedrecita blanca, un nuevo nombre que solo yo voy a saber.

Yo espero que tu tienes una vida privada con Dios, cosas entre tu y tu Señor que solamente tu sabes, tu y él. Él te ama y él te conoce por nombre, no lo que la gente piensa de ti, ni lo que tu crees de ti mismo, sino Dios te conoce de verdad. Tu eres la niña de sus ojos, el hijo de su mano derecha y él tiene un nombre para ti. Qué lindo! Yo quiero escuchar ese nombre para mí. Yo quiero recibir esa invitación.

Ser amado por Dios, ser invitado por él nos ayuda a decir, no thank you al diablo porque hay algo mucho mejor preparado para nosotros. Aderezas mesa delante de mí, en presencia de mis angustiadores, unges mi cabeza con aceite, mi copa está rebozando, ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida y en la casa de Jehová moraré por largos días.

Hermanos, amén. Pedí permiso si pudiéramos hacer la santa cena una vez más porque esta santa cena hoy es un símbolo del banquete en los cielos. Jesús dijo, no voy a comer de ese pan ni tomar de fruto de la vid hasta que lo haga de nuevo en el reino de mi Padre. Eso es un saborcito de lo que nos espera.

Tal vez por todo lo que yo he dicho algunos estarán pensando, pero ya dije que sí a Balaam muchas veces, tal vez no debo. Si tu confiesas tu pecado él es justo y fiel para perdonar tus pecados y limpiarte de toda maldad, la sangre de Cristo es la medicina. Confiesa tu pecado y participa porque tu sí tienes la piedrecita blanca invitándote a esta mesa.

Vamos a cerrar este tiempo con un momento sagrado. Yo voy a orar y después voy a invitar al pastor Isaías que va a oficiar en este momento, pero yo quiero orar primero, Padre, en el en el nombre de Jesús yo te doy gracias, Señor, yo te doy gracias que tu eres el que nos invita de verdad a un banquete de verdad, Señor.

Padre, ayúdanos, Señor, porque el diablo a veces nos toca donde nosotros somos más débiles. Él sabe vender el pecado a nosotros. Ayúdanos a ser personas astutas, personas entregadas y enamoradas del Señor, que podamos gustar y ver qué bueno es Jehová, Señor. Bendice a tu pueblo en esta mesa en el en el nombre de Jesús. Amén.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato