Sermón 27 de agosto 2016: Despierta y ve

A propósito de Sermones, Sermones de Mujeres
[Valerie Gonzalez]
  • Presenter: Valerie Gonzalez
  • Fecha: August 27, 2016
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

El tema de esta mañana es “Despierta y ve” y hay cuatro cosas que quisiera compartir con ustedes que necesitamos despertar y ver, lo primero que quisiera hablar en esta mañana es que tenemos que despertar y ver que somos la Iglesia. En este día quiero hablarle un poco sobre una historia que es bastante conocida y por causa del tiempo no voy a leer todo el capítulo pero voy a estar hablando sobre el Libro de Jonás capítulo 1.

Muchos de nosotros conocemos la historia de Jonás, Jonás era un profeta, un profeta es alguien que escucha y obedece la Voz de Dios. El trabajo del profeta es conocer el corazón de Dios y ayudar a otros a entenderlo, el profeta vive y depende de los deseos de Dios. Cuando encontramos a Jonás en el capítulo 1 es importante conocer que Jonás no era un creyente nuevo, él no estaba tratando de ver qué era él en el Cuerpo de Cristo, en ese tiempo no conocían a Cristo, sino en la Iglesia, él conocía el propósito de su vida, él conocía su identidad, ya él había estado activo un tiempo, él venía y funcionaba con su relación con Dios como profeta.

Así como Jonás la Iglesia no es una institución nueva, nosotros conocemos nuestra identidad, somos la novia de Cristo, nos sometemos y obedecemos a nuestro esposo, somos el Cuerpo que físicamente realiza y demuestra los pensamientos de la Cabeza que es Cristo, nosotras también tenemos que conocer el corazón de Dios. La Iglesia vive y funciona, y depende de cada palabra que sale de la boca de Dios, Jesús es nuestra fundación. Cuando saben que Jesús es nuestra fundación estamos fundadas sobre la roca, y Jesús es el que nos dió Su sacrificio para que podamos vivir como Iglesia dependiendo de la Gracia de Dios, esa es la Iglesia, vivimos de la Palabra de Dios y dependemos de Su Gracia, y con mucho gozo aceptamos los cambios que la Gracia trae a nuestra vida.

La Gracia de Dios nos permite ser como Cristo, transforma nuestra imagen así como cuando Jesús transformó Su imagen para estar con nosotros, vivimos de acuerdo a la Voluntad de Dios por Su Gracia así como Jesús vivió de acuerdo a la Voluntad de Dios cuando estuvo aquí en la Tierra y después la Gracia nos torna en instrumentos para la transformación de otros así como cuando Cristo se apareció para decirle a los discípulos: Vayan y transformen a otros.

Pero en algún lugar de nuestra vida cristiana, y no estoy hablando en particular a las mujeres de León de Judá, hablo con ustedes de ustedes pero no solamente de ustedes porque nosotras somos partes del Cuerpo de Cristo y hay una gran preocupación por el Cuerpo de Cristo, porque en el Cuerpo de Cristo hay personas que se han enamorado tanto de la gracia, de lo lindo que hace la gracia para nosotras, nos da una nueva imagen y nos pone tan bonitas que nos quedamos en el espejo mirando y diciendo: wow, mira lo que hizo en mí, y nos hemos enamorado tanto de lo que la gracia hace por nosotras que el yo comienza a distraernos y comenzamos a tornarnos en personas que no están dispuestas a salir y a decirle a otros de la gracia que hemos recibido.

Cuando creemos en el poder de la gracia y comenzamos a pensar que la gracia es aplicada a nuestra vida selectivamente comenzamos a perder el poder activo y efectivo que hay en ser la Iglesia porque hemos sido llamadas a ser una Iglesia activa y efectiva llena de poder y yendo a través del mundo, y diciéndole a todos que Cristo vive, que Cristo cambia y que Cristo viene otra vez, ese es el poder que se encuentra en la Iglesia de Cristo.

Pero así como la obsesión de America con la cirugía plástica y con mantenernos todas súper jóvenes nos hacemos adictas de la gracia para que nos mantenga frescas y no queremos meternos en nada que nos vaya a desgastar o algo que cueste algún esfuerzo porque no queremos sudar para nada, pero la gracia no vino para que no sudaras, así como Jonás la Iglesia de hoy ha decidido correr de la seguridad de las cosas que conocemos.

La Biblia dice en Romanos 8:28 que esto es lo que conocemos, nos concentramos tanto en decir que oh, todo obra para bien para los que aman a Dios y han sido llamados de acuerdo a Su propósito, siempre decimos esa parte pero el verso comienza diciendo que: esto es lo que conocemos. Tenemos que estar fundados en lo que conocemos que somos pero mucha gente ha decidido correr hacia la incertidumbre de un mundo desconocido, aún la Iglesia ha comenzado a tornarse a una jornada donde la salvación está cerca pero las demandas están lejos.

Eso es lo que Jonás estaba tratando de hacer, él no quería correr de Dios, él quería mantener a su Dios pero quería alejarse de lo que Dios le pedía porque lo que Dios demandaba de él era algo que lo iba a hacer sudar, era algo que él no quería hacer, era algo que él no esperaba. ¿Sabías tú que había un tiempo en la historia donde la gente sabía que la Iglesia era el lugar donde si tenían dificultades y problemas podían venir? Si tú te encontrabas enfermo la gente no pensaba en los hospitales, pensaba en la Iglesia.

La Iglesia era un lugar de refugio, la Iglesia era el lugar que Cristo dijo que íbamos a ser, era la casa de oración y en la Iglesia habían guerreros que activaban efectivamente el Poder de Dios, allí existía la gente que sabía cómo comenzar conversaciones con Dios que terminaban con la manifestación del increíble Poder que hay en nuestro Jesús, la misericordia y la Gracia de Dios era como una fuente que se abría con las oraciones de los santos pero ¿qué ha sucedido? que hoy en día la Iglesia si tú miras está siendo criticada, está siendo atacada, no es un lugar presentado como un lugar donde podemos ir para hacerla nuestro refugio.

Yo creo que podemos echarle la culpa a muchas diferentes cosas pero es importante que entendamos que nosotras como el Cuerpo de Cristo hemos permitido que muchos de nuestros propios deseos entren a lo que es la Iglesia, hemos permitido que nuestro yo se ponga entre lo que es la Iglesia de verdad y lo que el mundo está viendo, y lo que sucede cuando la Tierra se pone entre medio del sol que es Jesús y la luna que es la Iglesia que se supone que tiene que dar luz en medio de las tinieblas. Cuando el yo que es la Tierra y mis deseos carnales se pone entre medio del sol y la luna, ahí es donde se causa un eclipse lunar donde hay obscuridad en todo lugar, por eso nosotras tenemos que asegurarnos que estamos fundadas sobre lo que en verdad somos, somos la luna y no reflejamos nuestra propia luz.

La luna refleja la luz de Cristo, la luz del sol es lo que vemos en la luna y no podemos permitir que el yo se meta en medio de ello. Jonás estaba reflejando la luz hasta que llegó algo que no parecía ya gustarle más, y lo segundo que creo que tenemos que despertar y ver es que tenemos que despertar y ver que nuestras prioridades tienen que cambiar, primero tenemos que despertar y ver que somos la Iglesia.

Lo lindo es ver que aunque haya un eclipse lunar el sol todavía es el sol, la luna todavía es la luna, la tierra todavía es la tierra, nuestro propósito todavía está, simplemente tenemos que ubicarnos donde tenemos que estar y podemos comenzar a hacer eso si despertamos y vemos que nuestras prioridades tienen que cambiar.

Fue el Dios de la tormenta que vino a demostrarle a Jonás que su fe estaba inestable y que sus prioridades estaban desordenadas. En algún momento en la vida de Jonás el profeta que vivía al servicio de Dios a lo mejor sin darse cuenta, Jonás terminó poniéndose a sí mismo como prioridad, los deseos de él comenzaron a ser más importantes que los deseos de Dios, pero desde el principio de la fundación del mundo Dios creó una separación entre el cielo y la tierra.

Hay un debate teológico muy grande sobre lo que sucedió en el verso 1 y el verso 2 del Génesis porque la Biblia dice que Dios creó todo en orden y de repente todo estaba desmoronado como decimos los puertorriqueños, estaba vacío, estaba sin forma, y no sé exactamente la respuesta, yo no vine a decirte que tengo la respuesta porque no la tengo y a lo mejor no lo vamos a saber hasta que lleguemos al cielo, y la verdad que eso no me importa tanto, lo que me importa es que suena a que hubo una tormenta que intercambió las cosas, vino y sacó las cosas de su lugar, las desordenó y cuando las cosas están desornenadas o pasa una tormenta después tú las ves y están como que casi no se pueden reconocer.

En el Génesis dice que la oscuridad que se suponía que habitara en la profundidad de la mar ahora está en la superficie de la mar, en otras palabras esas cosas estaban al revés. Dios había creado algo perfecto y bello pero ahora está al revés así como estaba Jonás, así como estamos algunas de nosotras que estamos al revés que casi ni nos reconocemos a nosotras mismas, no podemos ni siquiera señalar exactamente el punto donde las cosas comenzaron a cambiar, pero sabemos que no estamos alineadas ¿y cómo lo sabemos? porque no estamos siendo la luna que refleja la luz del sol, no estamos en un lugar donde la gente me puede mirar como miraban a Ana y decir: esa luz me está dejando saber que yo puedo brillar también.

Los sentimientos personales de Jonás hacia Nínive tuvieron mas prioridad que los deseos de Dios para esa ciudad pero eso es fácil, si no te gusta lo que quiere Dios pues vete para otro lugar y eso es lo que dijo Jonás, en ese tiempo ese era el fin del mundo, él quería irse ya para donde Dios no me pueda ni tocar decía él, pero si tú eres como yo, a mí me encanta viajar, y yo he ido a cruceros anteriormente, y cuando uno tiene que ir a un crucero tú comienzas a empacar tu maleta ¿verdad? y yo por lo menos necesito 15 pares de zapatos cuando voy a un crucero, y yo empiezo a empacar, pero cuando tú empacas, estás guardando toda tu ropa y haciendo tú no te puedes llevar el clóset completo, tú no te puedes llevar todos tus productos de belleza porque hoy en día necesitas 20 para hacer una cara normal (risas), y no te puedes llevar todos los lujos que tú tienes en casa, todas tus cosas preferidas no te las puedes llevar contigo.

Entonces tú comienzas a guardar tus cosas y cuando terminas ves: yo no puedo cerrar esta maleta y no me puedo llevar siete maletas, so yo empiezo a comparar las cosas y mirar a ver qué es lo más importante, y tú dices: mira yo pensé que podía llevarme esto y yo puedo vivir sin esto una semana así que yo la cambio y pongo otra cosa, así que cuando la maleta llega a la barca ya ha pasado por un proceso de escoger por prioridades y decir que lo que tú te estás llevando eso es lo más importante para el viaje que tú tienes.

Me imagino que todos los marineros en la barca que estaban con Jonás hicieron ese mismo proceso y dijeron: esto es lo más importante que va en la barca conmigo; pero cuando se levanta la tormenta y los vientos comienzan a soplar, y tú estás en medio de la barca los vientos comienzan a cambiar tus prioridades, porque la verdad es que la única manera de ayudar a la barca a sobrevivir es comenzar a echar las cosas que tú pusistes en la barca que dijistes que eran tan importantes, de repente te das cuenta que no necesitas tacos para nadar, que esa camisetita tan linda que tú tenías tú la intercambias rápido por ese bálsamo anaranjado que ni te pega con el pelo ni con nada tú rápido lo cambias, porque en el momento donde llega la tormenta uno comienza a evaluar y la cosa es que nosotras tenemos que saber que hemos estado cargando con pesos que no son tan importantes, hemos dado prioridades a cosas que no nos ayudan a actuar como lo que somos, la Iglesia de Cristo.

Por un momento en el tiempo Jonás creía que había encontrado su descanso en esa barca pero yo quiero que tú sepas en esta mañana que aún si te sientes calmadita con todas tus posesiones Dios siempre tiene un plan para que nosotras podamos llegar a las prioridades que nosotras tenemos para nuestras vidas y muy a menudo eso incluye una tormenta. Algunas de nosotras tenemos que evaluar y echar a la mar cosas que no debemos estar cargando.

Algunas nos hemos estado quejando de las tormentas en nuestras vidas pero Dios las envió para que tú te hagas una pregunta, la pregunta es: ¿cuánto en verdad yo necesito esto? ¿necesito esto para cumplir mi propósito o el valor de esto me va a hacer que si me aferro me hundo? Nuestras prioridades tienen que cambiar Iglesia, tenemos que concentrarnos en los valores que la Palabra dice que nos define como la Iglesia, tenemos que despertar y ver: somos la Iglesia de Cristo, tenemos que estar orgullosas de saber que somos la Iglesia de Cristo, tenemos que despertar y ver que nuestras prioridades tienen que cambiar.

Y por tercero despertar y ver que nuestro Dios es el Dios de la tormenta. Muy a menudo la Biblia nos enseña que el enemigo viene a robar, matar y destruir, y la tormenta cuando viene lo que hace es un desorden y trae desorden, trae muerte y destruye, y nosotras rápido le echamos la culpa al enemigo, le echamos la culpa al diablo por todo, el pobre diablo a veces me da pena (risas), porque él dice: yo ni pasé por allí y todo el mundo echándole la culpa al diablo.

Hoy tú necesitas saber que ese Dios lindo al que tú le estabas cantando que estaba entronado Él no solamente habla autoridad a tu vida pero los vientos y la mar también lo tienen que escuchar y Él es el Dios de la tormenta, y Él usa la tormenta para mostrar Su Poder y control sobre todas las cosas, las cosas a nuestra vista parecen estar fuera de control, pero Dios siempre está en control, Él es el que muestra Su Poder y autoridad.

En Génesis cuando se habla de que la Tierra estaba desordenada lo que me impactó a mí sobre el versículo 2 es que aunque no conocemos qué fue lo que causó el desorden y puede ser que mucha gente, mucha gente dice que puede ser el demonio y eso pero yo creo que Dios es el que tiene el control sobre todas las cosas, porque dice que aunque la oscuridad estaba sobre la faz de la mar, aún cuando las cosas estaban al revés el Espíritu de Dios se movía sobre las aguas porque los vientos pueden venir, las olas pueden atacarte y pueden mover todas las cosas pero tu Dios es un Dios inmovible, a tu Dios nada lo puede mover si Él no se quiere mover.

La verdad es que Dios es el Dios de la tormenta, por eso en las buenas yo le doy gloria y cuando vienen las malas yo le doy gloria porque Él es el Dios de la tormenta, así como es el Dios de los días soleados, en medio de esa tormenta Él las permite para mostrarnos verdades sobre nosotros mismos. Si la tormenta no llegara no conoceríamos cuáles son las cosas inmovibles y cuáles son las cosas que rápidamente se mueve, no sabemos cuáles son las cosas que pueden ser manipuladas por una tormenta y cuáles son las cosas eternas en nosotros, sin una tormenta no vas a saber si estás sobre la arena o sobre una roca, pero gracias a Dios por esas tormentas que no vienen para ahogarnos, vienen para dejarnos saber que hay un Dios misericordioso que está pendiente de cada una de nosotras y Él está dispuesto a rescatarnos y a hacernos darnos cuenta de la condición en la que estamos de verdad.

Dios en las Escrituras ha establecido que hay propósitos en la tormenta, con Noé Él reveló que Él puede usar una tormenta para separar la justicia del pecado. En Pedro Él pudo revelar que la realidad de la fe de Pedro, porque Pedro creía que ya había madurado todo lo que tenía que madurar en la fe, pero Dios le quiso enseñar a Pedro que sólo se necesita un poco de fe para que Dios sea glorificado. Jesús usó una tormenta para revelar la paz que trasciende todo entendimiento y con Pablo Él causó una tormenta para revelar su fidelidad, porque Pablo era un creyente en medio de muchos incrédulos y cuando él hablaba la Palabra de Dios nadie estaba escuchando pero cuando Dios envió una tormenta, todo el mundo quería saber de Pablo y todos salieron de ese lugar salvos.

Con Jonás Dios envió la tormenta para mostrarnos y revelar que Dios puede retornar la fe a aquéllos que la han perdido. Esta historia no es para que critiquemos a Jonás, esta historia es para que veamos el buen pastor, que cuando queramos irnos del redil Dios usa hasta a las tormentas para retornarnos al lugar donde tenemos que estar, donde Él nos cuida, donde Él nos sana, donde Él nos llena de gozo, Él nos llena de Su paz porque Él es el buen pastor, tenemos que despertar y ver que Dios es el Dios de la tormenta. ¿Cuántos pueden darle gloria a Dios por la tormenta presente que está en tu vida?

Y por último tenemos que despertar y ver que este mundo está desesperadamente pidiendo oración. Yo sé que dices: oh, no, no eso no es aquí en América porque la gente ya no quiere orar, están sacando la oración de todos los lugares, ¿sabías tú que tus buenas y malas decisiones afectan a otros?

Somos llamados a ser salvavidas, pescadores de hombres, entonces cuando nosotras caminamos fuera de la Voluntad de Dios y del llamado de Dios no solamente estamos poniendo nuestra vida en riesgo, estamos poniendo la vida de otros en riesgo porque somos llamados para ir y salvar a otros.

Jonás cuando se paró en esa barca puso sus pies sobre la barca, en ese momento fue cuando él puso en acción esa tormenta, pero esa tormenta no lo iba a afectar a él solamente, iba a afectar a todos los que estaban con él en esa barca, por eso tenemos que tener cuidado cuando tomamos decisiones basadas en nuestras emociones.

Los marineros en ese lugar tenían temor de esa tormenta, ellos no eran marineros nuevos, ellos sabían lo que era ser un marinero en medio de una tormenta y tenían experiencia de qué hacer en medio de una tormenta, pero aún en medio de esa tormenta ellos pudieron discernir que esa tormenta no era una tormenta normal, hay algo diferente en esa tormenta, hay algo como que la matemática no está resultando bien, por eso ellos comenzaron a clamar a sus dioses y a orar, y cuando nadie respondía ellos dicen: esto no es normal y la culpa es de alguien aquí.

Ellos sabían que eso no tenía nada que ver con lo que estaba pasando afuera, tenía que ver con todo lo que estaba pasando dentro de la barca y comenzaron a decir: ¿quién tiene la culpa? Y cuando encontraron a Jonás estaba dormido no con el mismo sueño que tuvo Jesús porque Jesús dormía con la paz de que todo estaba bien, Jonás estaba dormido porque se tomó una pastillita para no saber qué es lo que estaba pasando con el mundo alrededor, y yo entiendo que necesitamos nuestros doctores y medicaciones pero hoy yo vengo a hablar en contra del espíritu de la depresión y de médicos que siguen haciendo a personas adictos para que se duerman a través de la vida, y Dios no te llamó a dormir a través de esta vida, Él quiere que estés despierta porque tiene vida y vida en abundancia para ti mujer.

Jonás quería olvidarse de su mundo y cuando los marineros lo encontraron, oh wow lo que dijeron debiera chocar a cada uno de nuestros corazones. Las preguntas que le hicieron las escucho el día de hoy, suenan diferente, es más, suenan como acusaciones; por eso nos miran y nos critican como Iglesia, pero nosotros tenemos que entender que la razón por la que están mirándonos y echándonos críticas es porque saben que tenemos las respuestas y no hay nada más frustrante que ver a algo que ha sido llamado a ser luz escondiéndose debajo de la mesa, tenemos un templo precioso pero no es para esconder la luz aquí, y ya ustedes vagan por todas estas luces bellas para que alumbren, pero hay un mundo de oscuridad que necesita que tú vayas y lo alumbres.

Y cuando el capitán le dice: ¿cómo es que tú puedes dormir? ¿cómo es que tú no te das cuenta lo que está sucediendo alrededor? Todo este terrorismo, toda esta violencia, todas esas cosas que están sucediendo ¿qué puedes hacer tú, qué puedo hacer yo? La Biblia dice que el amor es la respuesta, el amor de Dios nunca falla contra el terrorismo, el terrorismo no es más grande que el amor de Dios, la violencia no es más grande que el amor de Dios, tenemos la respuesta.

Y el capitán dice: ¿cómo es que tú puedes dormir? y el inconverso le da la respuesta a la Iglesia de cómo nosotros podemos sobrellevar esto, le dice: levántate y clama a tu Dios, despierta y clama a tu Dios, despierta mujer y clama a tu Dios. Yo ví un anuncio que decía que las mujeres iban a orar, es tiempo de despertar y clamar a nuestro Dios, los políticos no encuentran la respuesta, el mundo no encuentra la respuesta porque la respuesta está en que nosotras clamemos a nuestro Dios.

Dice: puede ser que si tú clamas Dios toma nota de nosotros y no perecemos. Toda esa violencia es un mundo tratando de llorar y decir: si tú clamas puede ser que Dios me rescate a mí también, porque nadie quiere morir, todos queremos vivir, pero si tú clamas puede ser que tu Dios tenga misericordia de otros.

La Iglesia es la mejor institución que hay en la faz de la Tierra, nosotros vivimos en contra del pecado, nosotros servimos al Dios que es el único que puede deshacerse del pecado pero no nos podemos volver un gigante durmiente, tenemos que levantarnos, ¿cómo podemos dormir en este tiempo? Es tiempo de despertar y ver que tenemos que clamar a Dios que tiene todas las respuestas para los tiempos en los que vivimos.

Después le dice: ¿quién es responsable por hacer todo este problema para nosotros? Y le preguntas a la Iglesia y la Iglesia te señala a tantos diferentes puntos en la historia y la gente, y que si esto, que si lo otro pero yo creo que es tiempo que la Iglesia tome ese dedo y se lo torne así (apuntándose a sí misma), ¿en qué hemos sido responsables, qué es lo que hemos hecho para dejar de hacerlo? Tenemos que dejar de hacer ciertas cosas para que el sol sea sol y nosotras seamos la luna.

Le preguntaron ¿de qué parentela tú eres? ¿saben por qué? porque a veces nos tenemos que enfrentar con una pregunta ¿de dónde tú eres? para que nos recordemos quiénes somos. Yo sé que Dios escogió que el capitán le haga esas preguntas a Jonás para que nosotras en este día podamos tener la iluminación de que Él es el que estaba preguntando a través del capitán estas cosas y las preguntas no las hizo porque las respuesta no las sabían, las preguntas nacieron porque Jonás se olvidó y decidió dormirse en un tiempo donde Dios quería salvar.

Hazte la pregunta: tu Dios ¿todavía está buscando restaurar y salvar? Tu Dios ¿quiere usarte a ti para restaurar y salvar? Tenemos que despertar y ver que somos la Iglesia de Cristo, pedirle a Dios que nos ayude a cambiar nuestras prioridades, entender que Dios es el Dios de mi tormenta y despertar, y ver que el mundo desesperadamente está pidiendo la oración.

Hay gente que dice que el avivamiento que ha sido prometido por muchos años a Nueva Inglaterra que nunca va a suceder aquí, porque la gente especialmente la gente de Boston son muy intelectuales, ustedes son demasiado intelectuales, ustedes tratan de entender a Dios con tanto detalle que se lo pierden, las escuelas I believes comenzaron con la fundación de Dios pero al tratar de entenderlo al final dijeron: parece que no hay Dios y ya la gente ha comenzado a decir que en Su avivamiento no va a pasar por aquí, porque ustedes no parecen gente que van a causar un avivamiento.

Y mientras alguien muy inteligente en su inteligencia y en su astucia me estaba tratando de explicar por qué Dios no va a traer un avivamiento a Nueva Inglaterra mientras él hablaba yo me empecé a emocionar, y él me estaba mirando y yo decía: oh my God, oh my God, y él me decía: es que como, tú sabes, tengo tanta mucha más inteligencia que tú, déjame ponerlo en palabras que tú puedas entender, entre más él decía yo: ay, no podía yo enojarme con su ignorancia, porque él no conocía lo que estaba pasando en mí, mientras él decía esas palabras yo recordaba que Él siempre se aparece en los lugares que menos esperamos, y yo decía: wow Él está confirmando que Dios en verdad va a cumplir Sus promesas, y yo lo espero; pero para que el avivamiento llegue tenemos que despertar, tenemos que despertar y ver, el avivamiento no sucede con sonámbulos.

Dios en esta mañana Dios me envió simplemente para ser tu alarma, y aquéllas que no les gusta la alarma (sonido de golpear la alarma) pero Dios quiere despertarnos y ver, nos hemos metido tanto en lo que no queremos hacer y en lo que las tormentas nos han causado que nos hemos perdido el enfoque real, y yo sé que vine en un día en que el corazón está un poco pesado, pero creo que esta Palabra es muy apropiada porque el dolor no puede quitarte el enfoque de lo que Dios ha querido hacer, de lo que la hermana Ana fue fiel en hacer.

Nosotras somos llamadas para ser la luz y tenemos que despertar a esa luz para que alumbremos donde quiera, para que Dios pueda lograr en cada una de nosotras que nos convirtamos en esa luz que salva a otras, porque la gracia no es sola para mí, la gracia llega a mí para que yo dé gratuitamente lo que yo he recibido. ¿Cuántas en esta mañana están listas para abrir sus ojos?

Ahí donde tú estás cierra tus ojos. Si en esta mañana, yo voy a orar por estos cuatro grupos y tú puedes, si tú no te has sentido como la Iglesia de Cristo, si tú nunca has conocido y has aceptado a Cristo como tu Señor y Salvador yo te voy a invitar a que vengas adelante en esta mañana, yo voy a orar contigo. Si mientras estaba hablando más temprano tú te diste cuenta que tus prioridades no están en su lugar, que hay ciertas maletas que tú tienes que echar del barco, no es fácil hacerlo, no es fácil decirle adiós a las cosas que tú pensabas que eran importantes, pero si esa eres tú queremos orar por tu vida en esta mañana, si tú eres aquélla que has estado echándole la culpa al diablo por la tormenta que Dios ha traído para traer tu atención a cosas importantes yo quiero orar contigo.

Y si tú eres esa persona que se ha dado de cuenta que el mundo sí quiere escuchar de Cristo, porque la mentira más grande que el enemigo tiene ahora es que la gente no quiere escuchar de Dios, por eso cuando llega la tormenta lo primero que hacen es: claman, claman, claman, en verdad ese vacío nunca se va, existe en cada creación, las huellas digitales de Dios están en cada una de nosotras, pero también están a través del mundo y esas huellas dejan un vacío si tú no tienes a Dios, que Dios nos dé la gracia para alcanzar a aquéllos que niegan querer conocer a Dios, esas son las oraciones que haremos en esta mañana, si esa eres tú, ven rápido al altar a orar.

Yo no sé si hay, quiénes son las ministras de la casa que nos ayuden a ministrar a las mujeres mientras vienen pero, mi oración es que entre todas las cosas que hemos aprendido hoy, este es el primer capítulo de una serie que estoy escribiendo sobre: la oración camina (prayer walks) porque creo que la gente que cree en Dios debe hablar con Él, y en la Iglesia uno de los errores ha sido que la gente se ha creído que la oración es opcional, pero nosotras dependemos de nuestras conversaciones con Dios, y esas oraciones nos van a ayudar a activar el poder efectivo de la oración, y por eso la oración es muy importante, no la tomemos en poco.

Si habrá alguien en esta mañana vamos a orar, si no hacemos una oración general. Levanta tus manos donde estás: Señor yo te doy gracias por estas mujeres, Señor Tú nos conoces y así como Jonás Tú nos persigues. Señor desde aquí hasta el asiento donde están o hasta donde se han ido sus mentes, la distancia Tú la puedes medir y tú las puedes alcanzar en cada lugar donde ellas están, Tú conoces sus necesidades, Tú conoces el destino que Tú tienes para cada una de estas mujeres.

Señor te damos gracias por no rendirte de cada una de nosotras, te damos gracias porque nuestros caprichos nos pueden desviar pero no nos pueden robar el destino que Tú tienes para cada una de nosotras porque Tú nos retornas a Tu Voluntad, Tú nos persigues Señor con Tus propósitos.

Yo te pido que en esta mañana estas mujeres puedan despertar y ver que Tú has querido llamar su atención, Tú las estás llamando a clamar a Tu Nombre porque hay un mundo que está recibiendo tormentas a causa de las decisiones que hemos tomado. Señor no podemos olvidarnos del Dios de la tormenta en estos tiempos, Señor que podamos despertar y clamar, y no solamente clamar por nuestra salvación pero Señor, que todos aquéllos que están atemorizados por lo que está sucediendo a nuestro alrededor puedan encontrar la salvación a través de estos pasos en este lugar, úsalas Señor para Tu gloria, Señor úsalas para que este lugar esté repleto de almas nuevas, Señor que dos cultos no sean suficientes, Señor que vengan como multitudes a Tu Casa conociendo que esta es la casa de oración, aquí hay poder, aquí hay respuestas, aquí hay sanidad, aquí hay libertad, está aquí y está en ellas mientras ellas caminan este mundo, ayúdalas a resistir la tentación de huír y mantenerse firmes Señor en Tu Palabra, gracias Padre, te bendecimos en el Nombre de Jesús, te bendecimos por estas mujeres Señor y te damos gracias.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato