Sermón 27 de septiembre 2015: El poder de la visualización

A propósito de Sermones
[Dr. Roberto Miranda]
  • Presenter: Dr. Roberto Miranda
  • Fecha: September 27, 2015
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

Génesis capítulo 30, vamos a ir al versículo 25 y no voy a leer todo el pasaje porque es demasiado largo así que les voy a establecer el escenario y entonces entramos en el pasaje mismo que quiero, los versículos que quiero enfatizar y usar como punto de partida. La historia trata acerca de los años que Jacob pasó en casa de su tío Laabán que era un hombre muy astuto pero Jacob era mucho más astuto que él, él no sabía a lo que se estaba metiendo porque Jacob le llevaba mucho en astucia y por eso de hecho, Jacob tuvo que salir corriendo de su hermano a quien engañó, Esaú, y ustedes saben la historia, y esta es una lucha de titanes en la malicia, Jacob y su tío Laabán.

Y lo que pasa es que Laabán habíá engañado a Jacob, ustedes recuerdan la historia, muchos más años de lo que originalmente habían acordado para que Laabán le permitiera casarse con su hija Raquel que era evidentemente prima de Jacob si era hija de Laabán su tío. El caso es que Laabán engañó varias veces a Jacob y siempre le estaba posponiendo el número de años que tenía que trabajar para él para poder casarse con Raquel pero Jacob siempre le sacaba ventaja al asunto.

Y en una ocasión Jacob le dijo a Laabán: okay ¿tú quieres que trabaje contigo? bueno no me pagues dinero, lo que vamos a hacer es lo siguiente: en el rebaño de Laabán habían cabras, habían ovejas y habían otros animales, y todos eran mas bien de colores sólidos, y solamente de vez en cuando, es muy raro cuando uno de estos animales salía con manchas o salpicadas de color, las ovejas por ejemplo, sino que era siempre de color sólido.

Entonces en el versículo 32 Jacob le propone: “Yo pasaré hoy por todo tu rebaño poniendo a un lado todas las ovejas manchadas y salpicadas de color, y todas las ovejas de color oscuro, y todas las manchadas y salpicadas de color entre las cabras, y esto será mi salario” pero lo que acuerdan ellos es lo siguiente: del rebaño existente que tiene Laabán Jacob no va a coger ni una sola de esas ovejas sino que va a sacar las que están pintarrajeadas o de diferentes diseños las va a poner aparte, pero simplemente él no las va a tocar, él va a coger las de color sólido y esas son las que él va a apacentar porque pel era pastor de las ovejas de Laabán, y es más; para asegurarse de que él no hiciera ningún truco Laabán separa las ovejas que son así de diferentes colores y se las lleva, y se las da a un hijo porque él sabía quién era Jacob y que podía hacer una treta, y se las envía a tres días de distancia de donde está Jacob para que no pudiera acercarse a las ovejas esas.

Y entonces Jacob le propone: mira todas las ovejas que nazcan de aquí en adelante pintarrajeadas, con cosas raras en la piel van a ser mías y esas van a ser mi salario, y Laabán piensa: bueno son tan raras las que salen así wow, qué tonto, qué estúpido, claro que sí vamos a hacerlo de esa manera. Y le dice: está bien no hay problema, entra de acuerdo con lo que le propone Jacob pensando que se va a salir con la suya pero Jacob tiene otra cosa en mente.

Entonces se va Jacob a la distancia con sus ovejas de color todas de color sólido y aquí entramos en el versículo 37, dice: “Tomó luego Jacob varas” y antes de leer el pasaje, ¿por qué estoy usando yo este pasaje? porque siempre me ha causado curiosidad y es que yo quiero hablar acerca del poder de visualizar, el poder que tiene lo que uno ve en la mente, lo que uno visualiza, lo que uno anticipa en la mente. En otras palabras el poder raro que tiene la mente para gobernar el mundo de la materia y cómo muchas veces lo que nosotros visualizamos, lo que vemos en la pantalla de nuestra mente en una manera u otra en la vida tiene que ver mucho con los resultados que experimentamos en la vida, por eso es que yo hablo del poder de la visualización, y este pasaje en una forma muy curiosa y muy rara, y muy controversial de hecho, nos muestra yo creo el poder de cuando tú fijas tu visión en algo de lo que pasa y cómo el mundo de la mente y del cerebro puede afectar el mundo de la materia y del tiempo, y del espacio.

Entonces dice aquí que: “Jacob luego tomó unas varas verdes” es decir que era de un árbol que estaba joven y flexibles, “verdes de álamos, de avellanos y de castaños” tres tipos de árboles, cortó las ramas y cogió varas de esas “y descortezó en ellas mondaduras blandas” en otras palabras la corteza de esos árboles él cogió con un cuchillo y cortó pedazos de la corteza de manera que habían intercalados en las varas pedazos donde había corteza todavía y pedazos donde había simplemente la parte blancuzca de la vara, “descubriendo así lo blanco de las varas y puso las varas que había mondado delante del ganado en los canales de los abrevaderos del agua donde venían a beber las ovejas” es decir donde venían a beber los canales estos donde se echaba el agua, él ponía las varas delante de ella, esas varas que estaban cortadas con diferentes diseños.

No solamente las cortó él en redondos así a lo largo de toda la vara sino que también parece que cortó como diferentes diseños para romper la monotonía de un solo color en las varas. Entonces dice: “las puso ahí donde venían a beber las ovejas las cuales procreaban cuando venían a beber” parece que cuando estaban relajadas, estaban contentas allí pues tenían sus amores y muchas quedaban encintas cuando estaban en el abrevadero y por eso él escogió ese lugar.

Entonces en el versículo 39 dice que: “Así concebían delante de las varas y daban a luz” y después claro que quedaban encintas concebían las ovejas delante de las varas “y parían borregos listados, pintados y salpicados de diversos colores.” Esto es algo raro y de hecho ha sido un punto de controversia porque han dicho: no eso es imposible, eso no obedece a las leyes de la genética, lo ven como un reflejo de la superstición en la Biblia pero aquí se nos está diciendo que eso fue lo que sucedió y yo les voy a explicar un poquito más acerca de eso.

Entonces cuando ellas se fijaban en las varas, cuando concebían, cuando venía el momento de la concepción se daba como una interacción entre lo que estaban mirando, la intensidad de ese momento quizás o lo que fuera y lo que concebían dentro cambiaba la genética de esas crías, y de hecho cuando nacían reflejaban la experiencia de haber mirado esas, como que una impartición del simbolismo de las varas sobre la matriz de estas ovejas “y sus crías salían con esos mismos diseños; borregos listados, pintados y salpicados de diversos colores, y apartaba Jacob los corderos, y ponía con su propio rebaño los listados, y todo lo que era oscuro del ato de Labán, y ponía su ato aparte y no lo ponía con las ovejas de Laabán.”

¿Usted se puede imaginar la reacción de Labán después de pasan semanas y meses, y las ovejas que nacen son todas así de colores? yo me imagino que habrá estado bien frustrado y bien bien molesto así con Jacob, y preguntándose ¿qué diantres estará haciendo este hombre para que esto suceda?

Y entonces versículo 41 dice: “Sucedía que cuantas veces se hallaban en celo las ovejas” es decir cuando se estaban en su tiempo de celo, de desear tener contacto las ovejas más fuertes, Jacob ponía las varas delante de las ovejas en los abrevaderos para que concibiesen a la vista de las varas” óigame, qué malicioso era este hombre Jacob y qué astuto, pero cuando venían las ovejas más débiles no las ponía, así eran las más débiles para Laabán y las más fuertes para Jacob, y se enriqueció el varón muchísimo, y tuvo muchísimas ovejas, y siervas y siervos, y camellos y asnos.”

Qué interesante. Primeramente, de nuevo: en realidad a mí no me importa ni siquiera tanto entrar en la discusión de que si esto es, yo creo que mire, si hubieran salido varas cuando las ovejas vieran la luz en vez de borregos yo hubiera creído la historia, yo creo que lo que dice la Palabra del Señor es así y así es. Ahora: yo creo que muy posiblemente Dios estaba en ese asunto también y honrando la fe de Jacob porque era un hombre bendecido por Dios y que Dios tenía un gran propósito para él si era el progenitor de toda la raza hebrea después de Abraham y de Isaac, el Señor bendecía con José todo lo que él hacía y el poder de la fe es increíble, y puede tornar.

Lo que yo veo acerca del mundo y eso se los van a decir los poetas, los artistas que el mundo es afectado por los símbolos y eso es lo que nosotros creemos continuamente cuando levantamos manos, cuando nos arrodillamos, cuando danzamos, cuando estas jovencitas están aquí ejecutando actos de poder, estas cosas que son simbólicas afectan el mundo del espíritu y afectan entonces también como consecuencia también el mundo del tiempo, del espacio y de la realidad; por eso es que existe la religión, por eso existe el arte, por eso existe la literatura, por eso existe la escultura y todas las demás cosas porque el hombre sabe que los símbolos, las metáforas son como llaves mágicas que operan sobre la realidad abstracta y entonces directamente operan sobre el mundo real.

Entonces yo creo que de alguna manera estas acciones de Jacob él entendió, quién sabe, si estas ovejas en ese momento tan intenso de estar teniendo un contacto sexual, perdonen lo gráfico de, si eso al enfocarse afectaba en una manera mucho más poderosa que si fuera en una manera mucho más sencilla si las estuvieran mirando cuando estaban caminando, uno no sabe, o quizás Dios en Su Poder dijo: Mira ¿sabes qué? Yo voy a bendecir a mi hijo y él está usando este método de hacer las cosas, está siendo diligente en buscar su bienestar, lo voy a bendecir y le voy a dar lo que él está ejecutando.

¿Cuántas veces hermanos cuando nosotros emprendemos las cosas en el mundo creyendo que Dios nos va a bendecir y confesándolo y visualizándolo Dios lo hace aunque estemos usando métodos inclusive que no son correctos pero Dios de todas maneras endereza las cosas? porque lo que yo veo acerca del poder de la visualización, yo no estoy hablando como de magia simplemente, como que visualiza las cosas y acuéstate a dormir no te preocupes, no busques trabajo, simplemente visualiza que Dios te va a dar un carro, una casa y una esposa bonita y te va a venir, no. Usted tiene que esforzarse ¿verdad que sí?

Si usted no le pide la mano a la muchacha, si no se declara su amor no es como que Dios le va a decir: mira fulanito se está muriendo por ti y dile que te vas a casar con él ¿no? usted tiene que hacer su parte, pero sí ayuda cuando nosotros emprendemos cosas en la vida para cambiar nuestras circunstancias, ayuda también el creer que Dios está conmigo y tener como confianza que lo que yo hago va a tener resultado, eso cambia mucho, es como un viento suave que está detrás de ti que impulsa tu nave.

Porque de nuevo: digamos en eso de un barco, hay una interacción de dos cosas, hay una interacción de un barco con unas velas digamos en un barco de velas que tiene que estar allí y lo otro es el viento que empuja las velas. Si no hay velas no importa cuánto viento haya el barco no se va a mover porque las velas como hacen un espacio tan grande el viento se tropieza con ellas y queriendo salir las empuja las velas y empuja el barco, lo que quiere decir que el mundo siempre es una combinación de acciones que nosotros emprendemos y también de bendiciones que Dios nos da, y es las dos cosas como dice ese gran versículo que todos conocemos: ayúdate que yo te ayudaré, el otro: a Dios orando y con el mazo dando, por si acaso los nuevos en la Iglesia esos no son versículos son dichos, no quiero confundirlos después están ¿dónde fue que dijo el Pastor esto? no lo encuentro.

Pero son dichos porque reflejan un entendimiento de la humanidad, la humanidad sabe instintivamente que el éxito en la vida es una combinación de esfuerzos que nosotros emprendemos pero también de una bendición que Dios provee, el apoyo, el respaldo de Dios abriendo camino y nuestros esfuerzos ayudando. Por eso Pablo le dice a Timoteo: “Te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía sino de poder, de amor y de dominio propio”. Dios había bendecido a Timoteo con una impartición, con un don pero ahora Pablo le dice a Timoteo: coge ese don y avívalo, tú tienes una parte que jugar. mi bendición va a estar contigo pero si tú no haces algo te vas a quedar ahí aplatanado y el don se va a quedar ahí como muerto ¿no? hay una parte que nosotros tenemos que hacer.

Por eso yo no le estoy proponiendo como que simplemente visualización o un tipo de brujería evangélica, no, no se refiere a eso, estamos hablando de que tú necesitas creer y necesitas visualizar, y hay que usar los principios de la fe, entonces también lanzarse en el Nombre del Señor y Dios respalda tus esfuerzos. Y aunque quizás seas torpe en la manera en que estás entendiendo las cosas como que Dios te bendice de todas maneras y te saca hacia adelante.

Entonces yo creo que algo así es lo que puede haber estado pasando aquí, claro que la Biblia no nos dice todos los detalles de las cosas, no importa que genéticamente esto no sea cierto pero lo que importa es que el Dios que estaba detrás de Jacob bendijo sus esfuerzos por depararse una vida positiva y por salir de las trampas en las cuales le había metido su tío maliciosamente.

Pero fíjese que no quiero que eso, simplemente estoy explicando cómo yo puedo creer en estas cosas y yo te aseguro que eso no me turba a lo menos, eso es fácil de creer para una persona que se mueve en la visión sobrenatural del Evangelio y de la Palabra de Dios uno no debe tener ningún problema con lo que pasó aquí aunque usted sea un científico.

Pero lo que a mí me impacta de este pasaje es que hace bien gráfica esta idea que yo quiero transmitirles a ustedes acerca del poder de la visualización, del poder de lo que nosotros vemos en nuestra mente, del poder de cómo tú te ves a ti mismo, de cómo tú ves tu futuro, de cómo tú ves el Reino de Dios, de cómo tú ves tu relación con Dios y cómo tú ves a Dios, qué es lo que pasa en la pantalla de tu mente continuamente aún cuando tú no sabes que estás visualizando cosas porque uno siempre está viendo; la mente está funcionando 24 horas al día, 60 minutos por hora. Usted nunca deja de ver cosas en su mente sea subconscientemente o sea conscientemente y esas imágenes que usted entretiene en su mente pueden ser positivas y optimistas o pueden ser negativas y pesimistas, y muchas veces depende de cómo usted ve las cosas así va a funcionar su vida.

Eso me hace pensar en un dicho que leí una vez en un afiche que ví, dice en inglés lo voy a traducir: no voy a pensar negativamente porque de todas maneras no funcionaría. Como que la persona ni siquiera se inmuta por pensar negativamente por pensar negativamente porque ni siquiera eso, piensa que nada puede cambiar su existencia, de todas maneras qué importa, si yo me quejo eso no va a hacer nada así que ni siquiera me voy a molestar en quejarme, no es que no se queja porque cree que algo bueno va a pasar sino porque no cree que eso va a hacer una diferencia, y muchas veces nuestra mente es así, que creemos que ni para lo negativo nosotros creemos que pueden cambiar las cosas, como que ya creemos que ya todo está hecho, mi destino está determinado, yo nací así, yo soy así, el mundo es negativo y no importa lo que pase.

Hay mucha gente aún en las iglesias por ejemplo cuando yo le decía acerca de esto de venir a los talleres de las jornadas ¿qué piensa usted en ese momento cuando usted oye al Pastor invitarle a tomar un fin de semana y le dice el Pastor: esto va a ser de bendición para tu vida, Dios va a hacer algo, te va a cambiar tu forma de pensar, vas a tener una relación más profunda con el Espíritu Santo, en ese momento ¿en qué usted está pensando?

Muchos quizás piensan: ah yo tengo tantas cosas que hacer y de todas formas eso es un evento más y van a ser tres días que yo tengo que invertir o muchas horas, si usted se pusiera a analizar qué es lo que usted está visualizando simplemente un evento común y corriente, rutinario y por lo tanto usted no se inmuta en tratar de internalizar esa invitación. Otros quizás que tienen un espíritu más positivo, más expectante van a decir: wow el Pastor está diciendo esto, pues mira yo voy a tener que hacer algún arreglo, sí yo necesito esto, voy a hacer los arreglos y voy a ir, uno quizás que podría ser bendecido igualito, otro que está pensando en algo positivo.

Porque quizás ya en su vida ha aprendido a apreciar oportunidades, ha visto que cuando invierte se abren puertas, es una persona que ya tiene como un track record, tiene un récord de hacer otras cosas que trató y resultaron, esa persona está mucho más abierta a la posibilidad de que vaya a funcionar y cuando escucha eso visualiza una experiencia que va a ser de bendición para su vida y es de bendición. La otra persona dice: no, esto va a ser una cosa más y tiene razón, va a ser una cosa más y no va a ir.

Creo que fue Confucio el gran sabio chino que dijo: el que piensa que no puede y el que piensa que puede ambos tienen razón. En otras palabras el que piensa que no puede va a ver su profecía negativa realizarse y el que piensa que puede va a ver su profecía positiva realizarse, los dos tienen razón, y muchas veces eso pasa en nuestra vida ¿no? que algunos tienen una pantalla blanco y negro de esos televisores gruesos y de profundidad de hace 20 o 30 años, otros tienen una pantalla HD alta definición bien finita, bien grande así de buen tamaño que puede proyectar las imágenes en alta definición, depende cómo es la imagen de la pantalla de nuestra vida y de cuántos colores, cuánta definición tiene nuestra pantalla con la que visualizamos las cosas de nuestra vida, así va a ser nuestra vida y eso va a determinar mucho.

Lo que este pasaje me sugiere a mí es eso ¿no? de que estas ovejas por alguna razón en el estado en que estaban, al ver este diseño como de que alguna manera eso se transmitió a su interior y determinó lo que dieron a luz, y yo creo que así pasa con muchos de nosotros también, que a veces Dios nos dice algo o concebimos algo en nuestros corazones y por alguna razón algunos podemos creer que eso es así y se da, y otros simplemente: qué va; es como cuando usted tira una palabra de estímulo y es como una piedrecita que usted tira en un pozo hondo que de tan lejos que cae abajo ni siquiera se oye cuando llega al fondo porque no tenemos una capacidad para que haya resonancia en nosotros, y Dios está ahí queriendo bendecirnos, queriendo sacarnos adelante diciéndonos: No, tú puedes, Yo estoy contigo, tú puedes cambiar tu destino, esfuérzate, haz tu parte y Yo voy a ser la mía, tú no vas a poder fracasar, trata, y algunos dicen: sí Señor, se lanzan y otros están tan soñolientos que no pueden escuchar las palabras de estímulo del Señor.

Y yo les digo hermanos: lo que nosotros visualizamos, lo que vemos en nuestra mente, el tipo de vida que nosotros creemos que hay para nosotros en el futuro, si tú crees que tu vida va a ser un desastre y que simplemente va a ser la misma cosa de siempre muy posiblemente tu profecía se va a cumplir. Si tú crees que cuando llegues a la vejez vas a estar solo, decrépito, sin dientes, nadie quiere hablar contigo metido allí en un apartamentito mirando a una escena urbana allá abajo horrible muy posiblemente tu sueño se va a cumplir o tu pesadilla como tú quieras ponerlo, todo depende de lo que nosotros creamos y veamos acerca del futuro, lo que hay en la pantalla de nuestra mente, y yo creo que ese es el problema de muchos de nosotros, que la pantalla nos la apagaron cuando éramos jovencitos o determinaron que no iba a tener muchos colores porque no nos animaron a creer en nuestro sueños, no celebraron los pequeños logros que hicimos cuando estábamos comenzando algo, no se nos dijo: tú puedes, tú tienes, tú eres, Dios tiene un propósito para tu vida, y entonces como que nunca desarrollamos esa capacidad para visualizar cosas positivas para tener ánimo acerca de la vida.

Entonces cuando llega el momento que entramos a los caminos del Señor simplemente transmitimos esa misma inercia mental, visual, la transmitimos al Reino del Señor, nos damos cuenta que hemos entrado a un Reino preñado de posibilidades donde Dios dice: Yo estoy contigo, Yo quiero llevarte hacia adelante solamente esfuérzate y sé valiente, Yo estaré contigo donde quiera que tú vayas.

Y por eso es que tenemos que preguntarnos: Señor ¿cómo es la calidad de mi mente, de mi capacidad para visualizar? y esto empata con lo que yo he estado predicando como les dije de vez en cuando, y vamos a estar predicando acerca de la salud mental, emocional, de cambiar nuestras circunstancias.

Este tema empalma con todo lo que hemos estado diciendo acerca de la importancia de la salud mental, emocional, cambiar nuestras vidas, usar las circunstancias de la vida para ir hacia adelante, yo creo que entre las cosas que determinan la salud emocional y el éxito de las personas es eso, es la capacidad para visualizar en la pantalla de su mente cosas buenas, positivas y de ver las cosas en tres dimensiones. Yo le pedí al Señor que me diera capacidad para comunicarles a ustedes este punto que parece muy sutil y como muy exótico, a mí no me gusta predicar sobre temas que la gente no pueda agarrar, mi deseo es que el más sencillo pueda pegarse a lo que estoy enseñando y que puedan recibir algo práctico para su vida, no espero que no estoy con cosas muy exóticas y muy abstractas allá arriba.

Esta idea de que lo que tú visualizas, lo que tú anticipas, cómo tú ves a Dios, cómo ves el propósito de Dios para tu vida, los sueños que Dios tiene para ti, tu capacidad para soñar para ver el futuro como algo bueno, positivo en Cristo, en el Señor, tu capacidad para ver las cosas en tres dimensiones, eso tiene un impacto terrible sobre la vida de uno sea negativamente o positivamente.

Yo le puedo dar muchas historias de mi vida de cómo la capacidad para ver las cosas cambia. Uno de los ejemplos que quizás yo lo he aludido antes quizás es este edificio, como que por allá antes del año 1998, nosotros compramos el edificio primero allá en el 93, diciembre del 93 y fue como en el 94 cuando todavía estábamos trabajando aquél edificio que yo ví sentado en uno de los salones del segundo piso allá mientras, recuerden una caja de leche de metal de esas antiguas las que venían, sentado allí con todos los escombros alrededor de mí, del edificio todavía, me vino a la mente este edificio. Fíjese que ni siquiera habíamos avanzado mucho en la construcción del primero, pero me vino a la mente este edificio; este era todavía un desierto, un edificio con un pequeño estacionamiento en el primer nivel, con un auditorio, con un balcón alrededor, como este, y un cuarto piso arriba.

Yo me dije a mí mismo: el día que nuestra Iglesia crezca como para llenar este edificio dos veces los domingos ya será tiempo para construir ese edificio y yo lo tuve en mi mente. Y un tiempo después, después de ya estar acá muchos años como diez o más años antes que nosotros comenzáramos a este edificio yo me acerqué al arquitecto que lo diseñó, Glenn Knowles, recuerdo bien dónde en Roxbury en una reunión en que me encontré con él porque lo tenía en mente, ya lo había conocido antes, le dije: Glenn quiero reunirme contigo y le propuse que él fuera el arquitecto; no teníamos dinero, no teníamos nada pero le propuse si él podía darme unos dibujos, años antes de ni siquiera comenzar a hacer nada y gloria a Dios mire dónde estamos, estamos en ese edificio hoy en día.

A través de mi vida yo me he beneficiado mucho, por eso es que le hablo acerca de esto, de esa capacidad de visualizar las cosas en tres dimensiones y de conceptualizar y soñar, y ver las cosas en algo, hay una pantalla en su mente, y eso es lo que nos ayuda por ejemplo en las matemáticas. Cuando usted puede sostener un número en su mente, hacer una operación matemática en su mente, sostener el número 13, 9, 12 o lo que sea usted está viendo los números y es como si usted los estuviera viendo en un pizarrón. Si usted no tiene esa capacidad para visualizar es muy difícil que usted pueda avanzar tecnológicamente o artísticamente.

Un artista por ejemplo ve una lata de sopa Campbells y dice: esto es una obra de arte como lo hizo Andy Warhole uno de los famosos artistas ¿y sabe cuántos millones de dólares él le sacó a esa lata de Campbell pintada? esa es una de las pinturas más famosas del siglo XX y vale millones de dólares. Él no vió una lata de sopa Campbells, él vió una obra de arte en un objeto acerca del modernismo, el mundo consumerista y las marcas, y todas estas cosas, y la pintó, y esa obra de arte es una de las más famosas y caras del siglo XX.

Entonces los artistas pueden ver algo mundano, algo común y corriente y ver algo exaltado, pueden ver un micrófono y no ven un micrófono ven una nave lista para despegar hacia el espacio, eso es lo que hace la capacidad para visualizar ¿no? y eso es es lo que tenemos que, porque muchas veces la visualización correcta cambia el mundo.

Hace muchos años yo tenía como 18, 19 años, eso hace como unos 10 o 20 años más o menos (risas), estaba en la República Dominicana en una playa que se llama Boca Chica, estaba mi hermana Mercedes Antonia, estaba yo y creo que una de mis otras hermanas si no me equivoco, Boca Chica es una playa muy llana y usted puede caminar bastante adentro, y todavía le da el agua como a la cintura. Entonces mi hermana Mercedes Antonia y yo, esta otra persona estábamos allí metidos en el agua, estábamos conversando y esto y lo otro, y a ella se le cayó el anillo y se le cayó dentro del agua en la arena de esa playa.

Yo no sé qué me entró a mí, ella se estaba lamentando de ese anillo que ella tanto amaba, yo no sé si fue Dios poniéndome a profetizar, yo no sé si lo dice de juego y entonces se convirtió en algo real, pero yo dije: Mercedes Antonia no te preocupes, cuando yo meta la mano y la saque el anillo va a estar en mi mano. Yo visualicé eso, yo no sé qué me dió a mí y por eso me pregunto ¿qué fue lo que pasó en ese momento?

Ahora imagínese un anillo que cae dentro del agua, como tres pies de agua o lo que sea de agua, cae en la arena ¿cuáles son las posibilidades estadísticas matemáticamente de que uno pueda meter su mano y aún en un área circunscrita bastante limitada y que uno meta la mano y saque el anillo? pues ¿sabe qué? cuando yo metí la mano, increíblemente yo mismo no lo podía creer, cuando saqué la mano ahí estaba el anillo de mi hermana. Porque yo creo que, de nuevo: quizás yo dije algo escandaloso y Dios dijo: mira ¿sabes qué? Yo voy a honrar la fe de este renacuajo y le voy a dar el anillo, porque esto empalma con otro principio que fue el último que yo discutí en la última sesión que tuvimos acerca de esto de las palabras, ustedes recordarán, lo que tú confiesas, lo que tú dices con tu boca también es lo que tú visualizas porque las palabras están conectadas a la mente, muchas veces lo que tú confiesas afecta lo que tú ves y otras veces lo que tú ves afecta lo que tú confiesas.

Entonces es muy importante ¿no? uno visualizar: yo puedo, yo creo. Yo quisiera capturar mi estado mental cuando yo le dije a mi hermana: yo voy a sacar ese anillo porque si lo pudiera capturar quizá lo pudiera reproducir y sería un genio entonces, tendría millones de dólares, tendría gente a mis pies arrodillándose y adorándome continuamente, pero desgraciadamente esa fue una vez solamente. Pero yo sí recuerdo el principio que estaba detrás de ese momento y fue que yo pude creer, pude visualizar el anillo en mi mano y cuando metí la mano eso fue así.

Entonces hermanos yo les animo porque esto es algo muy complejo y me siento tentado inclusive a, si fuera un hombre sabio quizás terminaría aquí pero no lo soy, así que denme unos minutitos más solamente y voy a terminar porque de momento esto se expande muchísimo, muchas otras cosas que yo puedo hablar acerca de eso.

La Biblia está llena de referencias a que lo que tú crees en Dios, porque aquí yo no estoy diciendo como un motivador de estos motivadores de corporaciones, no, esto yo creo que en Cristo Jesús, en el Poder de Dios, lo que tú visualizas siendo un hijo de Dios, estando en el Reino de Dios, lo que tú visualizas, cómo tú te ves a ti mismo, cómo tú ves a Dios, cómo tú cultivas ciertas cosas porque la Biblia está llena de esa idea de que conforme a lo que ciertos hombres y mujeres de Dios vieron en su mente así fue el resultado que obtuvieron y la Biblia nos anima una y otra vez a visualizar antes de recibir.

Por ejemplo nuestras oraciones, nuestras oraciones deben ser una visualización detallada y concreta. No le pidas a Dios que simplemente te dé digamos una casa, no, dile al Señor cómo es esa casa, cuántos cuartos, cómo son los mostradores de la cocina, el piso, el baño, las escaleras, visualízala exactamente, visualízala y preséntale al Señor una orden detallada, concreta y específica, y eso te va a ayudar a ti a fortalecer tu fe y va a fortalecer más tu oración, y te va a permitir entonces tener más éxito en lo que tú le pides al Señor. Yo creo que el Espíritu Santo nos hace responsables, y cuando tú le dices: Señor dame esto, okay pero cómo es eso, de qué color, dónde está ubicado, de qué se compone.

A Dios le gusta la persona que cree en Él lo suficiente como para pedirle algo concreto y específico, porque si usted supiera que alguien va a poder concederle su petición y es algo concreto como un carro ¿usted cree que yo sé que voy a su oficina y me va a conceder el carro que yo le voy a decir: dame un carro? no le voy a decir: yo quiero un bentley con asientos de cuero y un radio que me vuele la tapa de los oídos cuando yo lo ponga, y el color, y todo, yo se lo voy a pedir exactamente como yo, y de nuevo el modelo del carro, y todo lo demás, así mismo es con Dios.

Muchas veces nosotros no podemos visualizar lo que le estamos pidiendo a Dios y entonces Dios dice: Mira dame algo con qué trabajar. Y de nuevo: ¿cómo visualizamos a Dios, cómo tú ves a Dios? ¿tú lo ves como un ser uraño allí y malhumorado siempre con un rayo esperando que tú hagas algo y tirártelo para carbonizarte? o ves a Dios como tu Padre amante, compasivo, paciente, fiel, bien intencionado para tu vida, que te conoce desde el vientre de tu madre y que está comprometido contigo hasta el último día de tu vida, y que aunque tú falles dice: Yo estaré contigo siempre, Yo no te voy a dejar, no te voy a desamparar, no te voy a rechazar, no te voy a despreciar, mientras tú te acerques a Mí Yo voy a estar contigo, o tú lo ves como que si tú fallaste una vez ya, cuenta cerrada, vete no quiero hablar contigo más porque así era tu papá o así era otra persona de autoridad en tu vida, ¿cómo visualizamos a Dios? ¿lo vemos como ese ser que está dispuesto a darnos los anhelos de nuestro corazón como nos invita la Palabra a creer?

¿Cómo vemos nosotros la vida cristiana? ¿la vemos simplemente como algo que es venir a la Iglesia, ponchar la tarjeta el domingo e irse a la casa tal y como llegamos? o lo veo como un encuentro con el Espíritu Santo y que cada vez que yo vengo a la Iglesia algo bueno se me pega y salgo con una vitamina más para mí, para mi trabajo del día y el Señor está ministrándome y esas aguas del Espíritu están bañándome en la adoración.

¿Cómo tú ves la adoración? cuando tú vas a adorar ¿cómo tú la ves? es más a veces ni siquiera la vemos. Muchos de nosotros estamos allí y están adorando, y esta gente se está deshaciendo tratando de inspirarnos y nosotros mascando chicle allí pensando en el día de mañana, tenemos que planchar la ropa cuando lleguemos a la casa y las habichuelas, se me acabó el ajo y tengo que ir ahora al mercado para sazonarlas, etcétera, ¿por qué? porque no le ponemos atención, no estamos visualizando la adoración como algo maravilloso, excepcional que si yo pongo de mi parte Dios me va a hablar, me va a bendecir, me va a inspirar.

¿Cómo visualizas tú todas las demás cosas de la vida? una y otra, los jóvenes ¿cómo visualizan su futuro? ¿puedes tú visualizar un futuro lleno de bendición y de éxito, y que Dios está contigo y por lo tanto tú no puedes fracasar? así que yo voy a esforzarme, yo voy a poner de mi parte porque si tú sabes que vas a tener éxito en algo pero se requiere que tú trabajes, porque tú vas a trabajar con mucho esfuerzo porque eso te va a dar ánimos para seguir adelante.

Ahora: muchas veces como nosotros tenemos un récord de fracasos o de muy pocos logros en el pasado se toma un esfuerzo como activo para llegar al punto de que eso se convierte ya en algo natural en nosotros, entonces en ese caso lo más importante, si tú no tienes muchos logros en tu vida tienes entonces que creerle a Dios y creer que el procedimiento fungió, y que si tú comienzas a confiar, a visualizar, a confesar, a creer aunque hay muchas dudas que te están asaltando pero tú comienza, da pasos pequeñitos, comienza con algo bien pequeñito, algo que tu mente diga: esto yo sí lo puedo hacer. No le pidas el mercedes benz, pídele un porsche del año 2010 porque quizás tú no has tenido ni una bicicleta así que pedirle un mercedes es demasiado para ti, bueno pídele un porsche focus ahí del 2010, y después cuando te llegue eso pídele del 2012 y ve creciendo en logros porque Dios es lógico también ¿no? comienza con algo que tú puedas alcanzar, que tú puedas creer.

Si quieres perder unas cuantas libras no pienses: yo voy a ser como Charles Atlas o como Arnold Schwarzenegger ahí todo, no no, piensa no sé en alguien que sea un poquito más modesto pero que sea mejor que donde tú estás ahora mismo y lánzate a ese nivel, y entonces después sigue más adelante porque muchas veces lo que pasa es que con el paso del tiempo según tú más logras, más alcanzas en Dios más tu fe crece.

Yo recuerdo lo que me costó a mí la idea de conseguir $75.000 para el primer edificio de la Congregación y ustedes habrán notado que yo mejoré muchísimo en estos últimos años para pedir dinero a la Congregación, me era muy difícil (risas y aplausos) de paso algunos dicen: al Pastor se le pasó la mano aprendió demasiado bien (ríe), pero yo recuerdo, yo veo algunos de los sermones que yo predicaba tratando de animar a la gente en esos tiempos para que dieran algo y me río de mi mismo porque era tan minúscula mi fe, y ustedes también, ustedes han mejorado muchísimo dense un aplauso (risas) y estoy comprometido con hacerlos mejorar más con el paso del tiempo.

Pero tenemos que comenzar, si usted no está acostumbrado a algo así comience con cosas pequeñas, con metas pequeñas, crea que usted está magnetizado por Dios y usted se puede ver entonces como caminando un camino en el campo que es su vida, y usted está caminando en ese camino, y el bien y la misericordia del Señor no sé, pueden ser una nubecita bonita de colores o un pajarito bien lindo que le sigue, donde quiera que usted va el bien y la misericordia de Dios me seguirán todos los días de mi vida, usted puede convertir eso en una visión para su vida, y entonces a esa visión echarle agua como una matita todos los días.

Déjenme contarles una historia ahora que digo matita y con eso termino. En el patio de mi casa había una matita este verano, ojalá Meche esté acá porque no me deja mentir, era algo bien raquítico, por alguna razón se había secado y ya eran las hojas secas y solamente los tallos de la mata que estaban bastante maltrechos también, estaban en un tarro en un lugar donde yo me siento allí de vez en cuando por la mañana, y de nuevo: yo he aprendido a creer en que Dios cambia, a mí me encantan las cosas que parece que no prometen nada para trabajar en ellas para verlas realizarse, hay muchas matas acá que cuentan esa historia también de allí de la esquina, a mí me gustan las cosas que uno tiraría al piso, al suelo y a la basura como son muchos de estos edificios que parecían totalmente destruidos y Dios los ha convertido en lugares llenos de vida y de bendición.

Dios nos ha puesto a hacer eso y yo he aprendido, entonces he desarrollado un gusto por las cosas deshechas, maltrechas y que no prometen mucho para dedicarles tiempo y ver la gracia del Señor levantarse. Entonces esa matita si usted la veía en la carne imposible. Pero me interesó la matita como un reto y comencé a echarle agua a la matita y también me compré miracle growth ¿cuántos saben lo que es el miracle growth? porque de nuevo hay que ayudar a Dios ¿no? no solamente Dios allí, hay que ayudarlo.

Entonces comencé y cuando yo veía esa matita me encariñé con ella, y cuando yo la veía yo creo que mi cariño, mi amor hacia ella, yo creo que esa matita sabía que yo estaba allí presente porque yo me sentí pegado y me gusta ejercitar esos principios donde parece que no hay vida etcétera.

El caso es que esa matita creció, es como una enredadera, ahí habían flores blancas, habían flores rojas, usted nunca podría jamás haberse imaginado todos los diferentes colores, y esa matita se desparramó por todo el tarro, estaba tupida y yo la veía en mi mente según iba desarrollándose, creciendo, tupiéndose y derramándose y así mismo fue, todavía está allí dando flores aún ya entrando casi en octubre y Meche decía: no eso no va, y yo entiendo, era imposible que eso diera, no eso está ya muerto; no, la matita está preciosa y para mí eso es como un pacto, yo a veces he ido, le hablo a la matita, le digo: my precious I love you, oro por ella, le echo su agüita especial y yo tengo una preferencia para esa matita, yo creo que mi amor por ella la ha resucitado y le ha dado vida, pero hay que creer.

Yo tenía que ver esa matita dando a luz y prosperando porque si yo la veo simplemente como estaba cuando me encontré con ella primeramente se hubiera quedado así, se hubiera muerto completamente entonces y así es la vida de uno. A veces nuestra vida es como una matita raquítica que llegamos ahí arrastrándonos al Evangelio todos destartalados por la vida, pero si nosotros creemos en el Dios y a largo plazo vemos nuestra vida retoñando, echando ojas, echando flores, siendo bendecida mi hermano, pero eso tiene que ser en Cristo entiéndeme, porque esa es la diferencia, porque es que tú tienes que creer, eso como que cobra poder y fortaleza, y tracción cuando tú metes el amor y la bendición, esa bondad de Dios que te seguirá todos los días de tu vida que aunque andes en valle de sombra de muerte tú no temerás porque el Señor está contigo, aunque andes en un desierto Dios va a ir delante de ti.

Tienes que visualizarte así, tienes que visualizar la buena Voluntad de Dios, las promesas de Dios, hay que visualizar. Yo podría estar aquí mucho más tiempo, de hecho uno de mis temores era que no iba a tener bastante material para llenar el sermón de esta mañana pero es que la Palabra de Dios comienza a desgranarse es lindo verla florecer como la matita también. Cree, visualiza, desarrolla tu capacidad para visualizar cosas buenas en tu vida que te vienen porque tú eres el escogido de Dios, porque Dios te ama y tiene buenos propósitos para ti, y Él está contento contigo, y Él ya declaró que el exámen tú lo vas a pasar.

Yo te animo: cambia el programa de tu mente y visualiza las cosas bellas que tú quieres que pasen en tu vida, tanto al nivel amplio, general, la visión general de tu vida como las visiones pormenorizadas de los detalles de los proyectos mínimos que cada día emprendemos. Por favor: cambia el programa de tu mente y reemplaza el programa decrépito por un programa de afirmación y de fe, y de creerle a Dios por cosas grandes.

Yo quiero que Dios me ayude a mí primeramente a eso porque yo les digo esto y he aprendido tanto a través de los años pero todavía dudo francamente, esto es una batalla como que uno tiene que ponerse esa vestidura de esperanza todos los días y cultivar esa visión, esa expectativa de la bondad de Dios.

Vamos a bajar nuestras cabezas un momento, deja que el Señor te sature con esa idea. Padre yo, vamos a creer por cosas buenas, yo visualizo esa canción Tuya de alegría y de victoria persiguiéndome todos los días de mi vida mientras camino por los senderos de este mundo, y yo creo que esta Iglesia no morirá sino vivirá, no solamente aguantará sino triunfará y prosperará, no solamente persistirá sino que conquistará y avanzará, y alcanzará, y que todos los buenos propósitos y principios que Tú has declarado Señor sobre nuestra comunidad se cumplirán. Nuestros hijos serán bendecidos, restaurarán las ciudades caídas, las ruinas antiguas las restaurarán.

Ninguno de nuestros hijos se perderán, nuestras familias serán bendecidas, nuestros cuerpos serán saludables, nuestras finanzas serán sólidas y seguras, y ahora mismo renunciamos a todas las imágenes de destrucción y de muerte que el diablo quiere implantar en nosotros, las reprendo en el Nombre de Jesús y abrazamos buenas expectativas Señor, buenas cosas, nos olvidamos del pasado y con sus fracasos, sus derrotas, cerramos esa puerta Señor y creemos que Tú hoy abres un destino nuevo y diferente para mi vida en Cristo Jesús. Creemos, confiamos, esperamos, recibiremos, lograremos, emprenderemos, alcanzaremos, podremos, tendremos, por el poder de Cristo en mí por lo que Él ha hecho en la cruz, Él se hizo pobre en la cruz para que yo fuera rico, Él se hizo enfermizo en la cruz para que yo tuviera salud, Él se despojó a Sí Mismo para que yo recibiera así que Padre, así que Padre en esta mañana ayúdanos a creer eso, nos apropiamos.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato