Sermón 31 de mayo 2015: Autoridad espiritual

A propósito de Sermones
[Mick Da Silva]
  • Presenter: Mick Da Silva
  • Fecha: May 31, 2015
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

Hoy vamos a estudiar la Biblia y vamos a estudiar el tema de autoridad espiritual. Y vamos a ver qué dice el Señor y qué dice la Biblia sobre autoridad espiritual y para eso vamos a leer algunos versículos, no tendré tiempo de leer todos los versículos pero van a poner algunos versículos en la pantalla y vamos a ver algunos versículos sobre el estudio de autoridad espiritual. Gloria a Dios.

Comenzaremos con Romanos, capítulo 13, de 1 a 7. Después vamos a leer Lucas, capítulo 10, 17 a 19, y Lucas capítulo 9, versículo 1. Iniciaremos con romanos capítulo 13 de 1 a 7, y la palabra de Dios leemos en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Dice así la palabra del Señor, no es mí palabra, es la palabra del Señor.

“Sométase toda persona a las autoridades superiores porque no hay autoridad sino de parte de Dios – eso duele, ¿verdad?, pero no es palabra mía, es palabra del Señor. – Y las que hay por Dios han sido establecidas de modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste y los que resisten acarrean condenación para sí mismos. Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien sino al malo, quieres pues no temer a la autoridad? Haz lo bueno y tendrás alabanza de ella, porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo teme porque no en vano lleva la espada pues es servidor de Dios vengador para castigar al que hace lo malo. Por lo cual es necesario estarle sujetos, no solamente por razón de castigo sino también por causa de la conciencia pues con esto pagáis también los tributos porque son servidores de Dios que atienden continuamente a esto mismo. Pagad a todos lo que debéis, al que tributo, tributo, al que impuesto, impuesto, al que respeto, respeto, al que honra, honra.”

Les doy un minuto para rasgar su Biblia o salir corriendo de aquí. Dios bendice tu palabra leída clara, Señor, y ayúdanos a entender también lo que dice Lucas, capítulo 10 de 17 a 19 en el en el nombre de Jesús. Y dice así:

“Vinieron los 70 con gozo diciendo, Señor, a unos demonios se nos sujetan en tu nombre, y les dijo, Yo veía a Satanás caer del cielo como rayo, he aquí os doy potestad para hollar serpientes y escorpiones y sobre toda fuerza del enemigo y nada os dañará. Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujeten, sino regocijaos porque vuestros nombres están escritos en los cielos.”

Está fuerte. Capítulo 9, versículo 1:

“Habiendo reunido a sus 12 discípulos les dio poder y autoridad sobre todos los demonios y para sanar enfermedad.”

Mis hermanos, toda la vida el mundo, los negocios, la iglesia, el sistema, todo está bajo un principio, el principio de autoridad. Autoridad no es una palabra bella que inventaron para que la gente se someta a un jefe, a un líder, a una persona, autoridad es un principio divino. También el mundo religioso tiene sus propios conceptos de autoridad. En el Reino de Dios el concepto de autoridad es único, hay un propósito para esa autoridad para y el poder que también está sobre ella. Todo está bajo autoridad.

Cuando estoy viajando en el aeropuerto, por ejemplo, usted mira un avión grande, esos Boeing grande y se quedan mirando, ¿verdad? Qué grande! Y cuánto pesa un avión? Guau. y cuántas personas lleva ahí? 400. Unos más gorditos que otros, que hace la aeronave más pesada, ¿verdad que sí? Y cuántas maletas lleva? Como 1000 maletas. Guau, qué tremendo! Y usted de pronto aborda el avión, se siente confortable, esperan la comidita, y el avión despega. Y en pocos minutos parece que está como una pluma en el aire. Usted se pregunta cómo vuela un avión?

Es que todas las cosas están sujetas a una ley. Todo está bajo un régimen y cuando el avión está en el aire como una pluma, está bajo una ley. La ley de la gravedad. Por eso el avión puede ir tranquilo. La clave de la vida es entender las leyes y entender cómo funcionan las leyes. Todo lo que Dios creó funciona de acuerdo con leyes. Todo lo divino funciona bajo una ley. Su cuerpo, el mar, el universo, las aves de los cielos, cómo vuelan, la tierra, todo, si usted quiere tener éxito en su vida estudie cómo funcionan las leyes.

Y de pronto le digo que éxito no es algo que usted persigue, éxito es el sub producto de la palabra clave de la Biblia. Hay una palabra clave en la Biblia? Sí. La palabra clave de la Biblia es obediencia. El éxito es el resultado de vivir una vida en obediencia.

Autoridad también puede ser vista como un principio olvidado. La posición más poderosa en la tierra está bajo la autoridad, no está sobre la autoridad. La autoridad es el lugar más seguro donde puede estar todo lo creado por Dios. Descubrir su autoridad es la llave de una vida en libertad. Descubrir su autoridad es la llave de vivir una vida libre, libre de los conceptos, de los problemas, de los conflictos que están sobre mí, porque me manda, porque me da órdenes.

Cuando usted descubre esa libertad en Cristo Jesús y descubre que estos son principios bíblicos, las crisis que usted piensa que tiene en su trabajo con la autoridad, con este jefe aburrido que usted tiene, que usted piensa que es el peor jefe del mundo, va a pasar.

La falta de autoridad trae la autodestrucción. Proverbios, capítulo 11, versículo 14 dice;

“Donde no hay dirección sabia caerá el pueblo, más en la multitud de consejeros hay seguridad…”

Hay otra versión que dice, que en la multitud de consejeros hay sabiduría. Cuando vivimos bajo un concepto de autoridad, y aquí estoy saliendo de la introducción, va a comenzar el mensaje.

Qué es la autoridad? Me costó aprender ese principio. Hay dos conceptos que necesitamos clarificar para poder entender ese principio de autoridad en la Biblia. Primero, la diferencia entre autoridad y poder. Autoridad viene del griego exoucia, o sea, poder para gobernar, habilidad para sojuzgar, es un derecho de ejercer el poder. No hay autoridad sin el poder, no es delegado. No hay autoridad si el poder no es delegado por esa autoridad. Y no hay autoridad si el poder no os es dado por la persona a quién fue otorgada la autoridad.

Jesús dio a los 70, le dio dos cosas, cuando los 70 discípulos en un viaje misionero. Jesús les dio poder y les dio autoridad. Usted puede tener poder y no tener autoridad. Pero usted no va a tener autoridad si no tiene poder delegado sobre usted.

El poder viene del griego dundamis usado para describir fortaleza intrínseca o habilidad. Es el dinamismo que capacita a una persona para hacer que las personas que eestán bajo la autoridad haga algo, que cambie, que logre cosas, aún frente a circunstancias opuestas. El poder es la habilidad.

Todos nosotros tenemos poder y Dios no se impresiona con el poder que yo tengo. Dios no se impresiona con su poder. Sabe qué impresiona a Dios? Su obediencia. Dios no se impresiona con los cargos que usted tiene en esta iglesia. Dios no se impresiona si usted es un diácono, si usted es ujier, si usted es líder o si usted es pastor, Dios no está impresionado con eso. Dios está impresionado si soy obediente o no, porque hay un principio y hay leyes espirituales a ser obedecidas bajo un principio.

La autoridad es un poder otorgado. La autoridad genuina es un derecho legal, la autoridad hace que el poder se legalice. Si no hay autoridad bajo un principio de obediencia, el poder no es legal, es un poder ilegal. La autoridad es más importante que el poder porque el poder sin autoridad no es legítimo. El poder es energía, fuerza, algo que capacita, y la autoridad es un derecho, responsabilidad, por lo tanto autoridad es el derecho que usted tiene de usar el poder que está sobre usted.

Es un rompecabezas. Es casi eso. yo veo a Dios preocupado con la iglesia, preocupado en recobrar siempre la unidad del cuerpo de Cristo, pero para eso debe decir primero la vida de la cabeza, hay un principio de Dios. La vida en la cabeza seguida luego por la autoridad que está sobre la cabeza. Sin la vida en la cabeza no puede haber un cuerpo. Ahí está comenzando a montar el rompecabezas. Sin la vida de la cabeza no puede haber un cuerpo. Sin la autoridad de la cabeza no puede haber unidad en el cuerpo.

Cuando usted entiende el principio de autoridad entiende por qué existen todos estos problemas en las iglesias y muchas veces hermanos, porque las iglesias dividen. Se dividen. En mi país había una iglesia que se llamaba Iglesia Dios es Amor. Un grupo de esta iglesia decidió amar de manera diferente y sale de la iglesia y rentó un edificio frente a la iglesia y puso el nombre Iglesia Amor de Dios. Dios es amor competiendo con Amor de Dios. Ninguno de los dos grupos entendía un principio de autoridad porque no entendía la autoridad que estaba sobre la cabeza y para mantener la unidad del cuerpo debemos dejar que gobierne la vida de la cabeza. Si Dios no gobierna su vida usted no puede tener autoridad sobre nadie. Si Dios no es el dueño de su vida usted no va a saber cómo sojuzgarse a su jefe, no va a entender los conflictos que pasen en las familias y también en las iglesias.

Saben cuáles son los versículos preferidos de los maridos? Un día yo le dije a mi esposa, mujeres, ustedes sujetas a sus maridos. Pero yo me paré ahí. Ella dijo, sí, querido. Porque ahí viene la parte buena, y la parte buena es el versículo que más les gusta a las mujeres, que dice que los maridos amen a sus esposas como Cristo amó a la iglesia, y así mismo se entregó por ella. Los maridos batieron palmas en la primera parte, las mujeres en la segunda parte. Gloria a Jesús.

Un principio, mis hermanos, y los cristianos deben obedecer a la autoridad. No hay autoridad sino de parte de Dios y cuando digo esto yo sé que en su cabeza comienzan a venir algunos pensamientos. Y fulano? Estás pensando en algunos líderes rebeldes y están pensando en algunos líderes que hicieron mal a la comunidad. Tal vez piensas en Hitler, en Idi Amin Dada, de Uganda, y piensa en otros líderes terribles que hicieron mal. Yo no quiero hablar de República Dominicana, okay? Otros líderes terribles que hicieron mal al mundo. Ahorita les cuento que va a pasar con ellos.

Todas las autoridad han sido instituidas por Dios, le duela o no. la hacer investigación de todas las autoridades hasta llegar a su origen, invariablemente terminaremos en Dios. Dios es la cabeza de la autoridad, él está por encima de todas autoridades. La autoridad está bajo el gobierno de Dios. Al entrar en contacto con la autoridad entramos en contacto con el propio Dios.

Hermanos, básicamente la obra de Dios no es hecha por el poder que tenemos. Usted no hace más feliz al mundo porque usted tiene poder. Usted no predica el Evangelio a los necesitados y no ayuda a los pobres de la tierra porque usted tiene poder. Usted no ejerce un liderazgo en esta iglesia porque usted es una persona poderosa. La obra de Dios es hecha bajo un principio de autoridad y un principio de poder de Dios que es la cabeza de la autoridad. Él sustenta todas las cosas por la poderosa palabra de su autoridad así como las cosas fueron creadas también por su palabra como mandato de autoridad.

No sabemos cómo opera la autoridad de Dios. No sabemos cómo opera el gobierno de autoridad divino. Cuando Dios dijo, por ejemplo, haya luz, cuando Dios dijo, las aguas ahora se dividan… palabra, autoridad, cuando Dios sopla y produce la vida, autoridad. No sabemos cómo eso acontece en el reino espiritual, sin embargo sabemos que él hace todas las cosas por medio de una palabra, autoridad.

Ahí entendemos que autoridad viene de Dios. Ay, pastor, ese jefe viene de Dios? Por eso es necesario que entendamos algunos principios de autoridad y los versículos son muy rápido, no voy a tener tiempo de leer todos, entonces vamos aponer algunos versículos en la pantalla de los principios de autoridad. Ya leímos Romanos capítulo 3 de 1 a 4 que dice:

“Toda autoridad procede de Dios,” y esto incluye también la autoridad que usted está pensando, procede de Dios. Los [inaudible] de autoridad, toda autoridad es delegada por Dios y debe reflejar el carácter del líder que es Dios.

Juan capítulo 13, de 13 a 17, “Refleja el carácter del líder que es Dios.”

El otro principio solamente tiene autoridad quien está bajo la autoridad. Usted no puede ser líder o tener autoridad sobre nadie si usted está bajo el principio de rebelión. Sabe por qué? No hay espacio en el Reino de Dios para rebelión. Pero, pastor, aquí no hay rebeldes. No, no hay rebeldes aquí, aquí somos santos. Ovejitas, ¿verdad? Pero déjenme decirle una cosa, la Biblia dice que el pecado de rebelión es igualito al pecado de hechicería. O sea, todo rebelde es un hechicero. Aquí no hay ese tipo de gente ¿verdad? Por eso no somos rebeldes. Amén. Aleluya!

El quinto principio de autoridad es para edificación y no para destrucción. Segunda de Corintios, capítulo 10 de 1 al 9. Ese versículo lo puede apuntar y ver en su casa y conferir ese mensaje en su casa. La autoridad viene para edificar su vida y no viene para destruir su vida.

Hace unos momentos que usted pensó que la autoridad impuesta sobre usted y estaba haciendo usted y cometió algún tipo de pecado. No es pecado y vamos a ver en el final ese mensaje en ese estudio, cuándo es que podemos desobedecer a una autoridad. So, hay una manera, una vez en la vida que podemos desobedecer a una autoridad.

Principio número 6, sin sumisión no habrá edificación. Primera de Pedro, capítulo 5, de 2 a 6. Usted no puede ver el crecimiento de la iglesia si no hay sumisión, hay principios que deben ser obedecidos en la palabra de Dios. Y ese principio tiene como base fundamental obediencia.

El séptimo principio ese es duro, Dios no quiere gobernar a nadie que no quiera ser gobernado. Y tenemos que entender, mis hermanos, que hay principios que son establecidos y todos ellos están entre autoridad y obediencia. Si los hombres han de servir a Dios la sumisión a la autoridad es una necesidad absoluta, porque la obediencia trasciende lo que hacemos. Todo lo que hacemos, si usted canta, si usted toca un instrumento, si usted predica, si usted es ujier, si usted es un diácono, un pastor, no importa, es el principio de obediencia a Dios que transciende lo que usted hace. Porque lo que usted hace tal vez no sea tan visto. Hay personas aquí que tienen ministerios profundos e importantes y no son vistos.

Por ejemplo, los que oran, los que interceden. Alguien me preguntó, pastor, cuando tuvimos la vigilia de 24 horas, por qué no llenamos ese templo? Sabe por qué? Porque orar, interceder, no llama la atención. Orar, interceder por otros no da brillo, no da nombre, no da estatus. Queremos estar bajo las luces, queremos que los reflectores estén sobre nosotros y que las personas nos miren cómo somos, cuán importante somos. Lo que hacemos es bueno y déjeme decir lo que yo hago, lo que usted hace, no impresiona a nuestro Dios.

La obediencia transciende lo que hacemos. David tuvo cuántas oportunidades de matar a Saúl? Varias. Y David dijo, yo no voy a tocar a ese hombre, yo no tocaré al ungido del Señor, el ungido de Jehová. Sé lleno del espíritu de Cristo, sé lleno del Señor, significa estar lleno de obediencia. Sé lleno del Espíritu Santo y voy a repetir porque quiero que se grabe eso, ser lleno del Espíritu Santo, estar lleno del espíritu de Dios significa estar lleno de obediencia. Y es un principio.

Filipenses capítulo 2, ese lo quiero leer contigo. Es un pasaje precioso, me encanta y muestra cómo Jesús entró bajo ese principio de obediencia. Filipenses capítulo 2, de 5 a 11, dice:

“Haya pues en vosotros ese sentir que hubo también en Cristo Jesús el cual siendo en forma de Dios no estimó en ser igual a Dios como cosa que aferrarse, sino que despojó a sí mismo tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres…”

De quién está hablando? De Jesús.

“… y estando en la condición de hombre se humilló a sí mismo siendo obediente hasta la muerte y muerte de cruz.”

Jesús obedeció. Sabe para qué? Por lo cual Dios también exaltó hasta el sumo y le dio un nombre que está sobre todo nombre. Para que el nombre de Jesús doble toda rodilla de los que están en los cielos y en la tierra y debajo de la tierra y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor para la gloria de Dios Padre.

Y déjeme decirle algo, este líder que usted pensó antes, ese líder terrible que pensaste antes, pensaste que Hitler fue un hombre terrible, pensaste que Osama Bin Laden fue un hombre terrible, pensaste que Trujillo fue un hombre terrible, pensaste en otros líderes miserables de la historia, déjeme decirle, según mi palabra esos hombres un día van a postrarse delante del Señor y confesarán que Jesucristo es el Señor para la gloria de Dios Padre.

Déjenme decirle más, aunque tendrá que confesar y después ir al infierno, pero habrán de confesar que Jesucristo es el Señor para la gloria de Dios Padre. Jesús entró en obediencia. Sabe para qué? Para que cuando él [inaudible] su nombre, su nombre vaya con poder.

Se acuerda del centurión? Señor, tengo un hombre enfermo allá. yo sé que tu eres un hombre de poder y tienes autoridad y conoces el principio de autoridad, manda apenas una palabra y mi soldado será sanado. Palabra, una palabra.

Ya se le ocurrió alguna vez de pensar qué palabra fue esa? Y déjeme decirle la palabra de autoridad está en el en el nombre de Jesús. Yo me imagino a Jesús diciendo al centurión, vaya, pronuncie en el camino mi nombre y eyua, y cuando llegue allá diga, mi eyua, y él será sanado de la enfermedad.

Cuando esté en una crisis pronuncie el en el nombre de Jesús. Jesús, Jesús, Jesús, Jesús, Jesús. Ese nombre tiene poder porque es el nombre de la palabra, es el nombre de la autoridad, el en el nombre de Jesús.

Hebreos, capítulo 5, versículo 8 dice que Jesús aprendió la obediencia por el sufrimiento. Y déjeme decirle si tu piensas que Jesús trajo un plan de vida en esta tierra tu estás engañado. Él no tenía un plan, el único plan era subir a la cruz y lo hizo. Pero todo lo que vivió aquí no estaba bajo un catálogo, un plan, lo que Jesús vivió en esta tierra fue bajo la autoridad y lo que él vivió aquí fue obediencia, obediencia, lo llevó a la cruz, y aunque era Hijo, dice la palabra, por lo que padeció aprendió a la obediencia. Saber por qué? Por el sufrimiento.

Si tu piensas que tu jefe es un castigador, él no es un castigador. Él está enseñando a amar a Dios. Ay, pastor, así duele. Yo tenía una jefa tremenda. Teníamos reunión de staff una vez a la semana, los jueves, yo sudaba antes de la reunión porque sabía que ahí venía la cosa. Pero sabe qué hice? Empecé a levantar intercesores por mí, intercesores en Brasil, intercesores en África, intercesores en Asia, oren por mí. Hice el cerco. El día 18 de mayo de 2009, cómo tengo la fecha ¿verdad? Yo recibí un email, fulano de tal, no longer works for this company. Tres días después mi jefe entra a mi oficina y me preguntó, are you ready?

Yo siempre digo, I was born ready. Yo nací listo. What’s going on? You’re going to take the office over there. Así hace el señor. Dios la bendiga, amén. Dios la bendiga dónde esté, amén. Aleluya!

La naturaleza de la autoridad espiritual, la autoridad ejercida en la esfera espiritual o moral, es diferente de cualquier otra autoridad. La autoridad espiritual está íntimamente ligada al carácter, profundamente ligada al carácter. La manera cómo usted reacciona a la autoridad que está sobre usted, a su líder, a su jefe o lo que sea que está sobre usted, a un policía en la calle, cuando prenden las luces, la manera cómo usted reacciona define su carácter.

Pastor, qué es carácter? Carácter es la reacción externa de su personalidad. La psicología me enseñó que forma un niño hasta 6 años de edad, se forma la personalidad pero no forma el carácter. Lo que usted recibe después, la reacción externa de lo que usted vive forma su carácter, lo que usted es, y eso no tiene que ver con su temperamento, nada que ver. Si usted es colérico, si usted es sanguíneo, si usted es melancólico, nada que ver con eso, o si usted es una persona colérica. Usted piensa que yo soy calmado, yo soy muy calmado ¿verdad? No? el hermano dijo que no. yo soy tranquilo aparentemente tranquilo, pero por dentro tengo como un huracán. Ese huracán es apenas mi temperamento, porque mi carácter Jesús está moldeando cada día.

Pero, pastor, es una clase de psicoanálisis o autoridad? Es lo mismo, porque es la manera cómo usted entiende el gobierno divino, y cuando entiende qué usted es, y a dónde está plantado y lo que tiene que hacer, y los conflictos se van, en la casa, en la escuela, en el trabajo, en la calle, cuando caminamos, cuando confrontamos personas diferentes de nosotros, y pasamos a entender mejor personas que son diferentes a nosotros porque nuestro deseo es que todas las personas se parezcan a mí. Y eso no es cierto. Imagina dos Samuel. No, that’s not good. Imagina dos Betanias. That’s not good either, right?

La integridad de la selección moral es necesaria para que decidamos lo que queremos y quiénes somos. Debemos aprender a honrar la individualidad y la diferencia de las personas y esa es la manera que Dios usa para gobernar en uniformidad, o sea, sin unidad en la diversidad. Respeto a la personal privada y eso no puede ser violado ni por las autoridades que son llamadas por Dios para ejercer autoridad sobre otras personas. Son principios que deben ser obedecidos.

Bueno, pero cómo entiendo entonces para saber la autoridad que me es delegada? Cómo puedo entender eso? y hay 4 requisitos para desempeñar el papel de la autoridad delegada en la perspectiva correcta y que voy a desarrollar con ustedes en los próximos minutos.

Primer principio, leemos Romanos capítulo 3, versículo 1, la autoridad delegada debe entender que toda autoridad viene de Dios. Te duele? Toda autoridad viene de Dios. Eso es entendimiento que debemos tener.

Segundo, la autoridad delegada debe negarse a sí misma. Es la única manera que entender que vivimos bajo un principio. Y cuando yo disminuyo aquí para que la otra persona salga adelante ahí, es cuando yo entiendo que Dios me dio un ministerio pero a esa persona Dios le dio autoridad y yo debo someterme a esta autoridad. Es la única manera. Cuando yo bajo aquí para que Dios aparezca a través de mi hermano. Y eso nos hace entender algunas cosas, ¿verdad?

Por qué fulano tiene esa posición y yo no? es porque Dios dio a fulano autoridad para ejercer un poder.

Tercero, la autoridad delegada debe mantenerse en comunión constante con el Señor. Quiere tener autoridad? Busque de Dios. Deje que Dios le gobierno. Sea un creyente valeroso. Deje que su liderazgo, que las personas que están bajo su gobierno vean el Dios que hay en su vida.

Cuarto principio, la autoridad delegada debe también estar bajo una autoridad. Usted no tiene autoridad si no es una persona obediente, si no está bajo una autoridad. Y eso me recuerda algo. Dice la Biblia que Moisés tenía 2 hermanos. Cómo se llamaban los hermanos mayores de Moisés? María y Aarón, hermanos mayores de Moisés. Y Moisés un día se sintió solito y dijo, ah, yo quiero una esposa. Ah, yo quiero a alguien. Y Moisés vio una mujer y se encantó por ella. Y esa mujer era una negrita, bonita. Y dice la Biblia que era una egipcia.

Números, capítulo 12, era una egipcia. Y Moisés miró la egipcia y dijo, ah! yo quiero mezclar esos colores. La hermana mayor de Moisés que debería tener autoridad sobre él en la casa, como hermana mayor, decidió, llamó a Aarón y dejo, mira, Moisés con la negrita…. No le gustó. Ah, porque va a mezclar los colores, porque la familia los niños van a salir quemaditos, tostaditos. Mi suegra dijo un día, muy quemadito! [Risas] Muy quemadito y la hija dijo, así está bien.

Pero déjenme decirles qué pasó con María, hermana de Moisés. Dice la palabra del Señor, en Números, capítulo 12, que ella habló mal de su hermano y Moisés era hermano menor pero tenía autoridad de Dios. Y dice la palabra que Dios bajó de la nube a la puerta de la congregación y le dice a los tres, vengan aquí. y salen los tres y Dios dice a Moisés, usted se queda ahí. Vengan María y Aarón. Y Dios les dijo, ustedes se metieron en problemas conmigo. Y la palabra dice, hermanos, que María, algunas versiones llaman Miriam, quedó leprosa por 7 días y Dios dijo, pongan a ella afuera del pueblo, afuera de la congregación. Y Moisés fue a clamar a Dios, perdona, Señor, María habladora, perdona, perdona.

No hable mal de su líder. Cuide su boca. Cuide su lengua. En mi país se dice que las paredes tienen oídos. Pero yo te digo que Dios tiene oídos y no hay nada en este mundo que no esté bajo los ojos y el gobierno del soberano Dios, todo está bajo su autoridad. No hable mal, no salga por ahí con su lengua hablando mal de las personas. Hay personas que tienen la costumbre de hablar mal de sus líderes. Detecte este mal en su vida y bórrelo en el en el nombre de Jesús. Gloria a Dios.

Cuáles son las señales que identifican a una persona que entiende y vive bajo la autoridad? Estoy hablando de la autoridad espiritual. Yo puse aquí algunas señales que identifican. Primero, una persona que ha conocido la autoridad procurará donde vaya encontrar la autoridad e identificar la autoridad. Y si estamos hablando de la iglesia de Jesús identifique la iglesia que es su autoridad y entre bajo esa autoridad.

Segunda señal, una persona que ha tenido encuentros con la autoridad de Dios es mansa, tierna, ha sido ablandada y no puede ser dura ni legalista, es una persona apacible. La persona que tuvo un encuentro con la autoridad de Dios es una persona que debe estar dispuesta a cambiar y no me venga con cuentos de que yo nací así, voy a morir así porque el Dios en la cruz, el Jesucristo en la cruz, tuvo el propósito de cambiarnos completamente y la vida es holísticamente cambiable.

Yo me refiero de los pies a la cabeza. Puedes cambiar. No sea tan duro. No sea tan áspero. Sabía que hay cristianos que tienen una cara tan seria que parece un reloj cuando marca 6 horas de la tarde? Y déjenme decirte algo, no te hace más santo. Dios quiere que seamos 15 para las 3 como Miguelina. No sea tan duro. Sonría. A veces pedimos aquí, salude a su hermano de la derecha y de la izquierda y sabe cómo hacemos? Dios le bendiga. No miramos a los ojos. No preguntamos el nombre. A mí se me hace difícil grabarme el nombre de todos, pero a veces yo escribo en mi teléfono escondidito el nombre de la persona. Me costó grabar el nombre de Fanny, pero yo sé cómo es Fanny. Y lo grabé. Voy a decir algo, Fanny, me acordé Fanny. Así es cómo Dios hace con nosotros.

Una persona que de veras ha tenido un encuentro con la autoridad jamás quiere estar en autoridad. Déjenme decirles, la autoridad no es algo que usted está buscando por ahí sin jefe de nada. No, no existe. Es Dios quien pone, es Dios quien saca, quien quita, el que da y el que quita y tiene gobierno. No tiene la preocupación ni el interés de llegar a ser un líder, algo grande en la vida que la gente me reconozca.

Si usted ha tenido un encuentro con la autoridad no se complace en dar consejos y menos en dominar a otros. El líder no es un dominador. Todo dominador es un débil. Cuando usted ve un líder dominador, vea su historia, vea su infancia y vea sus debilidades.

Una persona que ha tenido contacto con la autoridad mantiene la boca cerrada. Está en sujeción y no se atreve a hablar descuidadamente porque en ella hay un sentido de autoridad. No deje que pase en su vida lo que pasó con María, hermana de Moisés.

Una persona que ha estado en contacto con la autoridad es sensible a todo acto de anarquía y rebelión que le rodee. Sensible. Cuando usted vea a alguien con actitud de rebelión trate de ayudar a la persona a reconocer el principio de autoridad. La iglesia se mantiene por dos elementos esenciales, primero es la vida, la vida que es recibida de nuestro Dios. Es una vida de sumisión regida bajo un principio de autoridad. Y el otro, es la propia autoridad que viene de la boca de Dios.

Pero qué hago entonces, pastor, cuando existen los conflictos de autoridad? Qué hacer cuando hay conflicto de autoridad? Primero tenemos que saber que hay dos autoridades que pueden delegar poder, estoy hablando de autoridad espiritual.

Primera, es Dios. La otra autoridad quién es? El diablo. La única manera de reconocer cómo puedo resolver los conflictos es saber bajo qué autoridad yo estoy viviendo en mí vida. Si yo vivo bajo la obediencia, estoy viviendo bajo la autoridad de quién? De Dios. Si yo vivo en rebelión, vivo a qué autoridad? El diablo. Y hay cristianos por ahí que dicen que el diablo no tiene poder. Déjenme decirle una cosa, la Biblia dice que el diablo sí tiene poder, pero él no es el Todopoderoso. No es un Dios, él es el Todopoderoso.

Nosotros no estamos bajo el poder de Satanás y no debemos obedecerlo en esos comandos. La obediencia, sin embargo, puede no ser absoluta. Ahí es cuando voy a explicar cuándo debo no obedecer una autoridad.

Alguna autoridad es necesario obedecer mientras que otras no, especialmente cuando están en juego los principios cristianos. El único derecho que le da al hombre a desobedecer a una autoridad es cuando la autoridad impuesta infringe los principios divinos. Si no va al en contra de la autoridad de Dios hay que obedecer a la autoridad que está constituida.

En qué áreas de autoridad espiritual usted vive en conflictos? En qué áreas de autoridad espiritual tengo más problemas? Con mis líderes? La manera cómo miro las personas que están sobre mí, con mi jefe, en la casa, mi esposa, esposo. Cómo está el aspecto de la sumisión interior manifestada en mi hogar, en la iglesia, en la escuela, en el trabajo? Que aspectos de ese tema toca mi vida y [inaudible]? Yo necesito cambiar mi actitud hoy delante del Señor de cambiar para vivir bajo la autoridad divina con autoridad.

Cada vez que una persona peca contra la autoridad, peca contra la autoridad de Dios. Cada vez que uno se opone a la autoridad constituida, según la Biblia, opónese al propio Dios. Una vez que sabemos que debemos sujetarnos descubrimos naturalmente nuestro lugar en el cuerpo de Cristo. Mi propósito hoy es hacerte descubrir tu lugar en el cuerpo de Cristo.

Yo podría hablar aquí por horas sobre autoridad, por horas sobre obediencias, pero una cosa quiero es que tu salgas de aquí hoy a la tarde sabiendo que hay una autoridad absoluta sobre tu vida, la autoridad divina, el único que tiene poder sobre todas las cosas, que es el Todopoderoso. Yo quiero que tu salgas de aquí sabiendo que eres el único que tiene poder de hacer cumplir la autoridad que está sobre ti. Esa autoridad no está viviendo bajo la autoridad divina, cambie. Eres el único que tiene poder de cambiar ese jefe que tu piensas que es malo. Dios apenas está usando a este hombre o a esta mujer para cambiarte, para hacerte una persona mejor, para hacerte una persona con principios verdaderos y absolutos en tu vida.

Que Dios los bendiga y los ayude. Amén. Quiero invitar al pastor Sam que venga aquí y vamos a orar a Dios, vamos a pedirle al Señor que nos ayude a entender sus principios y no sometamos a ellos. Amén. Usted entiende ese principio? Está dispuesto a someterse a la autoridad? Gloria a Dios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato