Dr. Roberto Miranda: El cetro de la maldad no permanecerá en la tierra dada al justo

A propósito de Sermones
[Dr. Roberto Miranda]

Transcrito de la reflexión dada en "Sanando a Nuestra Ciudad – Servicio en memoria a las victimas del Maratón de Boston" 18 de abril, 2013 en Boston MA (English Version)

Mientras oraba sobre que iba a compartir esta mañana, las palabras confortadoras del salmista vinieron a mi mente:


“No prevalecerá el cetro de los impíos
sobre la heredad asignada a los justos,
para que nunca los justos extiendan
sus manos hacia la maldad.” Salmo 125:3

Como hemos comprobado tan gráficamente esta semana, la maldad sí existe en este mundo. Pero las Escrituras nos aseguran que Dios también le ha puesto un límite. Tan solo se puede manifestar por un momento, pero luego tiene que cederle el espacio a un Poder más Alto y Noble, quien a final de cuentas ejerce todo el control.

Esta es la razón por la cual nos reunimos en un momento como este, como gente de fe — para ir más allá de la dimensión inmediata de terror, muerte y pérdida, y elevar nuestra mirada a esa esfera sagrada, para ubicar esta terrible tragedia en un contexto más alto, en una luz más brillante que la redima e impregne con elementos de esperanza, amor y unidad.

Si no pudiésemos navegar hasta esa dimensión en donde el Bien infinito se sienta en Su trono, mirando fijamente con amor a esta ciudad, condoliéndose con aquellos que literalmente han perdido su vida o sus extremidades, entonces quizá la maldad hubiese alcanzado la victoria que buscaba tan ineficazmente en el Día de los Patriotas.

Pero somos gente de fe. Creemos en un Dios benévolo que sostiene con una mano estable la historia; quien aunque permite que el odio y el fanatismo tengan su momento, también ha declarado una y otra vez, a través de las muchas voces de creencias mileniales, que al final el bien prevalecerá; que, sí, “el llanto podrá permanecer por la noche, pero el gozo viene en la mañana” (Salmo 30:50).

Eventos como el que nos rozó esa tarde soleada de lunes, un par de días atrás, nos recuerdan que vivimos en un mundo misterioso, en donde un Dios amoroso y soberano algunas veces permite que una pequeña chispa de energía negativa penetre nuestro ámbito, pero tan solo para ennoblecernos, y para extraer de nosotros una medida aún mayor de generosidad y bondad.

El dilema de la maldad es que aún mientras lleva a cabo su trabajo obscuro y siniestro, siempre termina reforzando el bien y haciendo resplandecer con más fuerza la misma luz que tan desesperadamente trata de extinguir.

Todos hemos sido inspirados por las imágenes y las anécdotas de heroísmo y bondad que surgieron desde el primer momento que ocurrió esta terrible tragedia: En nuestra debilidad, nos hemos hecho más fuertes. En nuestros sufrimientos, hemos sido inspirados a orar los unos por los otros. En nuestras heridas, hemos extendido consuelo. En nuestra diversidad, nos hemos unido. En nuestra perplejidad, hemos sido inspirados a correr hacia Dios, y a recordar que no importa cuán fuerte, veloces o exitosos seamos, somos, a la larga, frágiles hijos de la eternidad, capaces de encontrar verdadera esperanza y consuelo solamente en el abrazo del Padre, en la dimensión de la oración y la humildad espiritual.

En esa paradoja de debilidad en la que hemos entrado podemos hacernos más fuertes, mejores canales para que la gracia de Dios fluya en este mundo caído.

Tenemos que admitir que esto es un débil consuelo para aquellos que actualmente se encuentran en una cama de hospital contemplando una vida que ha sido irrevocablemente transformada, o que lloran la pérdida o el sufrimiento de un ser querido herido. Oramos, sin embargo, para que ellos también reciban la gracia para ver más allá de este momento de sufrimiento, y para creer que sus vidas están aún muy lejos de haber terminado; para que puedan ponerse de pie sobrepasando su dolor y su perdida y convertirse en seres humanos espiritualmente más fuertes y más agiles; para que puedan encontrar plenitud de vida y felicidad y alcanzar la realización personal en la nueva normalidad del mundo en que habitan.

Ojalá que nunca permitan que la amargura o el odio se posen sobre sus almas por más de un breve momento. Permita Dios que reciban la paz que sobrepasa todo entendimiento. Que puedan traducir en su propio lenguaje espiritual las palabras de tranquilidad del apóstol Pablo:


¿Quién nos separará del amor de Cristo?
¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?
Como está escrito:
Por causa de ti somos muertos todo el tiempo;
Somos contados como ovejas de matadero.
Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
(Romanos 8:35-37)

El amor de Dios todavía tendrá la última palabra. Dios no se ha olvidado de Boston. Dios no se ha olvidado de nuestra nación. Él sencillamente teje un tapiz hermoso y radiante que incluye unos cuantos hilos oscuros.

Por fe, abandonaremos este lugar sagrado y continuaremos con la noble narrativa de patriotismo, sacrificio personal y esfuerzo sencillo que fue interrumpida por un momento por la maldad impotente, pero que ahora ha de continuar, más rica, más densa y más penetrante que antes.

Permita Dios que nuestra fe sea fortalecida, y que abandonemos este lugar con esa convicción. Que Dios nos bendiga a todos. Amén.

Comentarios

 
 

Gracias León de Judá Gracias Pastor Miranda estas palabras son para la familia de Marcela, una joven asesinada brutalmente, en Lomas de Zamora, Argentina, muy cercana a mi familia, un bálsamo de amor en medio de tanto dolor, dolor que desgarra el alma porque los argentinos nos vamos enterando que la corrupción mata, que la voracidad de los gobernantes no tiene límites y ya sabemos donde está el dinero que debería destinarse para combatir la inseguridad, educar, proveer salud y establecer la justicia social que tienen la desfachatez de pregonar. Como dice Ud. pastor, en medio de tanto horror, el amor, la fe en un Dios Vencedor que tiene la última palabra, la fraternidad y cuantos más valores, brotaron como manantiales alrededor de la familia y los vecinos.Señor, danos mas fe fortalécenos, conforta nuestra alma, solo en Ti esperamos.Amen

 
 

desgarrada por la situación de mi país Argentina, donde quiere reinar la corrupción, la injusticia; los gobiernos se han organizado para desmantelar la economía del pueblo. me encuentro muy afectada, me toca de cerca, con una muerte cercana e injusticia y corrupción. dolorida, impotente.
orando para que el Señor derribe esas fortalezas de iniquidad.
le ruego que nos ayude en oración por la situación gubernamental y mi situación particular.
y el Dios de paz esté siempre con ustedes, y con nosotros. los bendigo.

 
 

Dios lo bendiga pastor miranda; deseo con todo mi corazón y en ele nombre de jesus que los corazones heridos sean sanados,restaurados y fortalecidos por el poder de la palabra de Dios,padre bueno tu que todo lo vez y lo haces a tu voluntad permite señor restaurar esos corazones que hoy se encuentran abatidos por circunstancias que nadie las esperaba levanta señor nuevamente esa nación dales fuerza para seguir adelante en medio del dolor hazles ver señor que sus vidas aun no han terminado padre.
bendice el ministerio león de juda que cada día nos regala una palabra de aliento y fortaleza, bendice a tu siervo que hoy por hoy a compartido tu sabia palabra con nosotros en ele nombre de jesus Amen.

 
 

Querido Pastor Miranda, verdadero mensaje de poder, desde la paradoja de la debilidad, el que Dios pone en sus labios y su Ministerio Pastoral, para llevar su bálsamo de infinito amor y consuelo sobre cada vida irrevocablemente transformada, cuyo indescriptible dolor me conmueve hasta las lágrimas y la oración, desde mi experiencia de la discapacidad y la vida del hijo enfermo que pendía de un hilo por cuatro años...

No sabíamos, usted y la Iglesia Global que Dios le ha confiado ministrar, que los mensajes de poder de las semanas previas, eran una preparación para la gran prueba que hoy toca a Boston y donde León de Judá tiene un especial llamado a sentar las bases espirituales de aquella lluvia tardía que mostrará la gloria de Dios, sobre la adversidad momentánea, propia de la escalada espiritual que conocemos como hombres y mujeres de fe y de servicio.

Quedemos junto a Cristo, unidos en una interminable oración, porque esta indescriptible tragedia, da cuenta que la gloria de Dios sobrepasará lo soñado e imaginado.

Adelante Pastor Miranda, empeño León de Judá, ¡Fuerza Boston, tenemos un Dios poderoso!...

 
 

Un mensaje poderoso que el señor Lo siga bendiciendo.saludos de Puerto Rico

 
 

hay muchas situaciones que Dios no pued impedir, no porque no tenga el p poder para hacerlo, sino porque él dejo la libertad para que el hombre tomara sus decisiones. Amamos la libertad para servirle. El es el Dios eterno.

 
 

GRACIAS DIOS POR TODOS LOS TIEMPOS VIVIDOS ENNUESTRAS VIDASDESDE LOS EXELENTES HASTA LOS MAS CRITICOS.EL MUNDO ES TUYO Y SU PLENITUD Y TU PERMITES ODO LO Q ASA A NUESTRO. ALREDEDOR PARA ENSEÑARÑOS QUE SOLO TU PUEDES PONER Y QUITAR Y Q. VIVIMOS ES POR. TUS GRANDES MISERICORDIAS.GRACIAS LEON D JUDA POR TAN EXCELENTE. SERVICIO.

 
 

DIOS LOS BENDIGA POR TODAS SUS PALABRAS Y VERSICULOS DE LA BIBLIA
QUE UD, NOS ENSEÑAN YA QUE DE USTEDES APRENDEMOS Y REFLEXIONAMOS
DE NUESTROS PROBLEMAS Y DEL MUNDO ENTERO, GRACIAS Y BENDICIONES A TODO EL UNIVERSO, PIDO POR LOS TRABAJOS DE TODA MI FAMILIA,

 
 

Bendito Padre Dios todo Poderoso en tus manos estan las vidas de todos aquellos que por un momento pasaron esta situacion y este pais que tu amor y tu presencia les cubra y que tu justicia sea grande Señor. Bendice a tu siervo que a dado tu Palabra y que los hombres que han oido sean tocados por tu Santo Espiitu Padre a ti sea la honra, la gloria y poder en el nombre de JESUS. AMEN.

 
 

Que palabras tan bellas ademas de cierta.
Me uno a la oracion de todos mismhermanos en Cristo, para que seamos fotalecidos en El y que aquellos que no lo conocen, se den la oñortunidad de hacerlo y venir a Sus pies para recibir consuelo.
Se que es mas facil decir que hablar, pero no cuando hablanos con nuestro Bendito Padre
Señor, danos fortaleza y que siempre, siempre, estemos tomados de Tu mano, amen

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato