Esta tierra no es eterna y pasará tan rápido como el día de ayer

A propósito de Devocional de Mujeres
[]

Por Miriam Carrasquillo

“Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día” (2 Pedro 3:8).

“Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria…” (Isaías 65:17).

Es interesante oír las diferentes opiniones de los evolucionistas concerniente a la edad de la tierra. Algunos han llegado a la conclusión que la tierra tiene millones y miles de millones de años de existencia, y otros certifican que tiene aproximadamente siete mil años de edad.
De acuerdo a los relatos bíblicos la Biblia se afilia a la segunda versión. En ella hay genealogías bien detalladas que nos revelan la edad lindante de la tierra. En ella descubrimos que desde que Dios creó la tierra hasta Abraham pasaron aproximadamente dos mil años (Génesis capítulos 1, 5-11), desde Abraham hasta Jesús más o menos dos mil años más (Mateo 1, Lucas 3:23-38 (compare con Génesis 5-11)), y desde Jesús al presente dos mil y algo de años; con un total de casi siete mil años.

La Palabra nos revela que la tierra tiene alrededor de siete mil años que Dios la creó. Y si le comparamos con la eternidad de Dios (que no tiene principio ni fin) nos daremos cuenta que relativamente siete mil años no son tanto. Lo podemos comprobar relacionándolos de esta manera: siete mil años caben entre 70 personas viviendo cien años una tras la otra consecutivamente (visualice esto y se dará cuenta que este lapso de tiempo no es tan largo como parece), y visualice también que entre esas 70 personas vivieron los grandes hombres de la Biblia: Noé, Moisés, Jesús, etc.. Si analizamos esto a fondo percibiremos que en realidad no hace tanto tiempo que ocurrió el diluvio; que el mar rojo fue dividido; que nuestro Señor y Salvador Jesús vino a salvarnos, en realidad no hace tanto.

Quizás usted se estará cuestionando ¿cómo que no hace tanto, estamos hablando de 7 mil años? Bueno, al punto de vista humano parecerán mucho, pero en realidad no lo son comparados con la eternidad de Dios. La Biblia dice que para Dios mil años es como un día, y un día como mil años, lo dice 2 Pedro 3:8: “Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día”. Se podría decir en forma figurativa que en el parámetro de tiempo de Dios 7 mil años serian siete días, ¡Se imagina! La creación en si viene siendo como un paréntesis en la eternidad de Dios. En el Salmo 90:4 el Salmista dice: “Porque mil años delante de tus ojos son como el día de ayer, que paso, y como una de las vigilias de la noche”.
Cabe mencionar que no deberíamos vivir la vida creyendo que nuestra existencia terrenal no caducará pronto, porque no es así. Los años que Dios nos ha prestado en esta tierra pasarán rápido, tan rápido como una de las vigilias de la noche. Sin embargo muchos de nosotros estamos como en un letargo mirándolos pasar. Nuestra eternidad esta en los cielos, y con esta perspectiva prendida a nuestros corazón debemos vivir, equipándonos para la eternidad, sin desperdiciar ni un minuto de nuestra existencia.

Si Dios en su gran amor y misericordia le plació revelarnos que la vida en esta tierra es corta y perecedera – porque pudo habérselo reservado – entonces debemos saber que no vale la pena apegarnos tanto a este mundo, ni a las cosas que están en este mundo, porque perecerán.
Sabiendo esta gran verdad debemos arraigarnos con pasión a todas las bellas promesas que Dios nos ha dado: “El mundo pasa, y sus deseos; pero EL QUE HACE LA VOLUNTAD DE DIOS PERMANECE PARA SIEMPRE…” (1 Juan 2:16-17); “el cielo y la tierra pasarán, MAS SU PALABRA NO PASARÁ” (Mateo 24:35). “Porque he aquí que yo creare nuevos cielos y nueva tierra; y DE LO PRIMERO NO HABRÁ MEMORIA...” (Isaías 65:17).

Solo Dios sabe exactamente el tiempo que le queda a esta tierra, nos toca a nosotros vivir nuestra estadía en ella para agradarle a Él. ¡Dios te bendiga!

Comentarios

 
 

hermosas e inteligentes palabras. Dios te bendiga

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato