No podemos ser indiferentes

A propósito de Devocional de Mujeres
[]

19 de marzo del 2012 - Por Myriam Díaz

En la tarde de ayer me encontré con el libro de Abdías. Corto pero impactante.
La visión de Abdías se trata de la condenación que vendría sobre Edom, por no ver ayudado a los Israelitas cuando fueron atacados por naciones enemigas, sino que se quedaron apartados, indiferentes y sin hacer nada por ellos. Los edomitas inclusive le robaron a los Israelitas después que el enemigo los había derrotado.

“En el día que te mantuviste aparte,
En el día que extranjeros llevaron su ejército cautivo,
cuando extraños entraron por su puerta y sobre Jerusalén
echaron suerte, tú eras como uno de ellos.” Abdías 1:11

Lo que me impactó de esta hermosa reflección es que la separación e indiferencia de Edom ("te mantuviste aparte") fue grandemente rechazada por Dios (tú eras como uno de ellos). O sea al Edom no hacer nada y mantenerse aparte, neutral, espectador, y no defender a Israel durante sus batallas, estaba en contra de Israel de acuerdo al versículo 11.

Como yo sé que la Palabra de Dios es viva y eficaz y el pan nuestro de cada día, inmediatamente le pregunté al Señor si había alguna área en mi vida en la que yo estuviera actuando indiferente o con soberbia, como actuaron los edomitas con Israel. El en su santa misericordia me confronta con algo que había estado pasando en mi vida.

Yo había estado separada de algunas personas, pero ahora el Señor me dice que es tiempo de ayudar a esas personas. No importa que estemos alejados de alguien, si esa persona está en necesidad debemos de socorrerles. El ayudar a nuestro prójimo es necesario y exigido por Dios (ama a tu prójimo como a ti mismo)

Como un relámpago me llegó a mi mente:

El que no está conmigo, está contra mí; y el que conmigo no recoge, desparrama.
Mateo 12:30 Reina-Valera 1995 (RVR1995)

Revelador. Algo viejo toma un sabor diferente en mi paladar espiritual. O sea me doy cuenta que no puedo tomar una posición indiferente cuando hay personas siendo afectadas, atacadas por el enemigo, robadas de sus bendiciones, abusadas, necesitadas en diferentes maneras. No puedo estar indiferente cuando alguien murmura acerca de otro a mi lado, no puedo permanecer como si nada estuviese pasando. Lo sabía y lo había archivado, lo había dejado de aplicar. Tenemos que intervenir, no podemos ser pasivos e indiferentes.

Había escuchado en lo secular: "el que calla otorga". Hoy entiendo que en los ojos de Dios el que calla es participe con los que hablan, es culpable de igual manera. Me doy cuenta que no puedo actuar como que nada pasa cuando algo si pasa. A Dios no le agrada.

“La soberbia de tu corazón te ha engañado,
a ti, que moras en las hendiduras de las peñas,
en tu altísima morada, que dices en tu corazón:
“¿Quién me derribará a tierra?” Abdías 1:3

Orgullo muy escondido detrás de la pasividad.

Perdóname Señor. Reconozco que el haberme mantenido aparte de mis hermanos y de mi familia cuando me necesitaban es como participar con aquellos que los abusan, desprecian, roban...

Querida hermana la necesidad de tu hermana (o), de la cual ha estado separada, es una oportunidad para la reconciliación, amor y misericordia.

Comentarios

 
 

Hola:bendiciones del señor para todos.gracias y dios lo bendiga mucho pastor.
es una tremenda verdad,que e recivido de parte de dios,esta palabra,es muy de dios,por que cuantos nos echamos a un lado,como que no es nuestro problema.mientras un mundo de los que deves amar se derivan,es muy fuerte lo que dios a de sentir.que entre en cada entendimiento de nuestros corazones.amen!!

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato