Sermón 4 de junio 2011: Antes que haya un nosotros, hay un yo (parte 1)

A propósito de Sermones de Mujeres
[Lilian Gutierrez]
  • Presenter: Lilian Gutierrez
  • Fecha: June 4, 2011
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

El tema para el día de hoy es, “Antes que haya un nosotros, hay un yo.” Y aún si ya eres un nosotros, todavía eres un yo. Y a veces nos enfocamos y nos preocupamos tan todo por el nosotros, nosotros, nosotros, que nos olvidamos del yo, yo, yo. Hoy aunque estés soltera, comprometida o ya casada, o lo que sea, es la voluntad de Dios que salgamos de este lugar determinadas que vamos a cuidar de nosotras mismas, porque si no lo hacemos nadie más lo va a hacer, no tus amistades, no tu esposo, no tus hijos, no tu vecina, no tu supervisor en el trabajo, tienes que ser tu misma cuidando del yo.

Antes de que se siente, dile a dos o tres, “Hoy voy a cuidar de mí. Hoy se trata todo de mí. Cuando me vaya de aquí hoy, estoy determinada de cuidar del yo. De este punto en adelante, se trata de mí, mí, porque esto es lo que Dios quiere que yo haga.” Amen.

Pueden sentarse, si quieren mantenerse de pie, está bien conmigo. Trabajé en el sistema público de escuelas de educación de Nueva York por 33 años, y a veces tenía que enseñar con niños sentados, niños parados, estudiantes corriendo, hablando, masticando chicle, hablándole para atrás de vuelta a la maestra, si te acostumbras a eso puedes ministrar en cualquier capacidad. Si lo puedes hacer en el Bronx lo puede hacer dondequiera. Amen. Si lo puede hacer en Boston de seguro lo puede hacer dondequiera.

Quiero hablar primero acerca de la visión del mundo de lo que es la vida soltera. La vida soltera todavía es un asunto. Algunas personas tienen problemas con las personas solteras. Si ve los programas de televisión la mayoría de ellos, son personas en relaciones buscando el amor. Tiene el programa del que está soltero y la chica soltera, Harry se encuentra con Susy, el Señor y Señora Jones, todo se trata de personas en relaciones. Los libros tratan también con los solteros, Qué verdaderamente desean las mujeres?

Quién sabe lo que quieres sino tu? Pero el mundo tiene todas estas ideas sobre la vida soltera. Aún una conocida cantante, cuántos de ustedes conocen a Beyoncé? Ustedes saben que una de sus canciones más populares se titula “Todas las mujeres solteras” y en toda la canción, qué ella dice? Todas las mujeres solteras… Yo no tengo el cuerpo de Beyoncé pero tu sabes que [inaudible]. Disculpa hermano. Toda la canción se trata de eso, de las mujeres solteras, levanten las manos. Y luego qué dice? Porque si verdaderamente te gustó, hubieses puesto anillo.

Todo se trata de estar en relaciones. Hay un problema entonces con las mujeres solteras. Y ese es el punto de vista del mundo en el cual vivimos. Estamos rodeadas de televisión, libros, canciones.

Voy a compartir un poco de mi experiencia. He sido soltera por mucho tiempo. He estado en relaciones. He estado comprometida. Me fui de la casa para casarme. Dios siempre cerraba esa puerta al último minuto. A veces, pero no todo, pero hoy era una conferencia para solteras, esto tenía que suceder, pero muchos de los lugares en que voy a ministrar, cuando me presentan lo que dicen es lo siguiente: Hoy tenemos a la Reverenda Lilian Gutierrez, de la iglesia del Bronx que se llama Love gospel assembly. Enseña en la escuela dominical, es una maestra ya que se jubiló del sistema de educación de Nueva York, ella enseña la palabra de Dios y es soltera.

Les voy a hacer tres preguntas. Número uno, por qué la persona tuvo que hacer eso? Piensen, por qué tuvo que hacer eso? Porque no es ahí como parte del paquete, es simplemente lo dicen a lo último. Por qué tienen que hacer eso?

Porque quizás estén incómodos de que soy una mujer soltera. Quizás curiosos, quizás no están de acuerdo que soy una mujer soltera. La segunda pregunta, qué pasa con la audiencia cuando la persona me presenta de esa manera? Están curiosos, ellos quizás se preguntan, pero qué le pasa a ella? Y en estos días tu sabes la pregunta mayor, será lesbiana?

Después de un servicio un pastor me jaló al lado, y me dijo, pastora, le puedo hacer una pregunta personal? Dije, está bien, dice, te gustan los hombres? Y le dije, no pastor, me encantan. De hecho, me encantan demasiado y ese ha sido mi problema. Pero es una pregunta que la gente tiene.

Y ahora la tercera pregunta. Qué tengo que hacer yo entonces cuando me presentan de esa manera? Tengo entonces que dirigirme a esa declaración. A veces uso el sentido del humor, digo, “Soy soltera pero todavía estoy buscando. Soltera sin compromiso.” No estoy casada todavía pero todavía hay esperanzas. Tengo que hacer eso para que la gente se olvide de esa declaración y pueda yo ministrar la palabra de Dios. y esto todavía sucede en el 2011. La gente tiene problemas en la iglesia y fuera de la iglesia con personas que son solteras.

Yo quiero mirar lo que Dios tiene que decir sobre la vida soltera. Si van conmigo a Primera de Corintios, Capítulo 7, vamos a mirar el verso 1 al 2 y luego el verso 7 al 9.

Había un problema en la iglesia de los corintios con personas solteras. Pablo tenía que dirigirse a ese problema. Si está ahí diga, “Todas las mujeres solteras…” Diga alabado sea el Señor, gracias Jesús. Primera de corintios, Capítulo 7, versos 1 y 2, y luego el verso 7 al 9. Tienen que tener sentido del humor.

Cuando primero fui cristiana, yo sentí que siendo una mujer cristiana tenía que ser tan seria, pensé que no podía sonreír, que no podía decir un chiste, me estaba matando. Porque mi personalidad natural es una persona contenta, me gusta ser optimista. Yo siempre estaba en las fiestas, “Pon la música, pon la música.” Después me di cuenta que Dios mismo tiene un sentido del humor y la Escritura dice que Dios se ríe. Estoy segura que se ríe de mi a cada rato. Y la Escritura también dice que un corazón alegre es medicina a los huesos.

Científicos y psicólogos también están averiguando eso. Cuando te ríes, de hecho aún cuando te sonríes, el cerebro suelta químicas que viajan a nuestros órganos, especialmente a nuestro corazón y le da fortaleza. Tenemos que aprender a reírnos, especialmente en el mundo en el cual vivimos.

Vamos a ver lo que Pablo dice sobre los solteros. Había un problema en la iglesia con la vida de solteros. Pablo dijo:

“… En cuanto a las cosas de que me escribisteis… ─ y de eso le escribieron, que había problemas en la iglesia con personas solteras, personas que no se estaban casando, y Pablo dice ─ … bueno les sería al hombre no tocar mujer. Pero, a causa de la fornicación, cada uno tenga su propia mujer y cada una tenga su propio marido…”

Vamos a pasar al verso 7: “… Quisiera más bien que todos los hombres fuesen como yo, pero cada uno tiene su propio don de Dios, uno de un modo y el otro del otro. Digo pues, a los solteros y a las viudas, que bueno les sería quedarse como yo. Pero si no tiene don de continencia cásense, porque mejor es casarse que estarse quemando…”

Estoy tentada de decir, quemarse, quemarse. Es mejor casarse que quemarse. Si quiere casarse, se casa. Y ¿Saben qué? El matrimonio es siempre una posibilidad. No importa tu edad.

No sé si compartí con ustedes la última vez que tengo un tío que trabajaba en un asilo de ancianos, su nombre era Al, y por las noches, él trabajaba por las noches, y a veces leía el periódico a las 2 de la mañana, y él escuchaba que le decía, “Al, Al.” Él se iba de su escritorio e iba a la habitación donde estaba Mrs. Smith. La Sra. Smith tenía 95 años, en su cama estaba el Sr. Jones que tenía 92, después que el señor se iba, hizo lo que tenía que hacer, él no podía pararse para regresar a su cama. Mi tío tenía que cogerlo y colocarlo de nuevo en su cama.

Y él nos decía, “A veces meses pasaban y una mañana a las 2 de la mañana mientras leía el periódico, estaba esa vocecita otra vez, “Al, Al.” El punto es el siguiente, nunca tienes mucha edad para casarte, para enamorarte. Nunca eres muy viejo para entrar en una relación.

Conocí a una pastora que se casó a la edad de 82 años. se casó con un hombre más joven. Él tenía 79 y sabes, siguió pastoreando hasta que ella tenía como 90. Nunca es muy tarde, hermanos. Pero antes que lleguemos a nosotros y aún si nunca llegamos al nosotros, o llegamos al nosotros más adelante en nuestra vida, siempre hay un mí que debo de cuidar.

Pablo dice: “… Es bueno permanecer solteros…”

Y la palabra que usó para bueno, en el griego es la palabra kalon y significa, “digno, aceptable, una persona placentera, opcional, dignificado.” Lo que Pablo estaba diciendo a aquellos en la iglesia que estaban solteros, a aquellos querían quedarse solteros, es aceptable, es preferible, es su opción, es placentero y algo que merece dignificarse. No mejores ni peores que aquellos que estén casados.

Como una persona soltera, no somos ciudadanos de segunda clase. No somos menos que aquellos que tengan familias o esposos. Vamos a cuidar de mí y dignificar el yo y saber que el yo es importante para Dios. y de hecho, el yo tiene el mejor esposo que yo algún día pudiera encontrar, y su nombre es Jesucristo.

Pienso en el libro del cantante [inaudible]. Hay muchas interpretaciones sobre ese libro. Es sobre el amor y las relaciones. A algunos no les gusta tocar ese libro porque habla de estar mamando en los senos. Pero hay muchos simbolismos ahí, y una interpretación de ese libro es que Salomón tomó esa mujer sunamita en contra de su voluntad, porque tenía un novio, ella tenía alguien el cual ella amaba, pero el rey la quería y se la llevó al palacio, y ella lloró y sufrió estando ausente de su amado.

Y creo que es en el Capítulo 2 que el Señor le habló y le dijo lo siguiente: “… Te vi cuando estabas en la sala llorando, tomé mi dedo, moví la cortina a un lado, y te vi llorando, y esto es lo que tengo que decir: Ven conmigo mi amor, que te amo con un amor eterno. Aún cuando tu novio no esté presente, estás ahí en contra de tu voluntad, sepa que estoy ahí contigo y soy el mejor amado que puedas tener. Aún el rey Salomón, que tenía miles de concubinas, de todos los tamaños, trasfondos, su conclusión en la vida fue esta: después de todas estas mujeres, tus besos, Señor, son mejores que el vino. Porque las mujeres le besaban para ver qué podían recibir, pero el Señor le besaba para darle lo que necesitaba. El mejor beso que puedes recibir es el beso que el Señor te da, el mejor abrazo que puedas recibir es el abrazo que el Señor te puede dar. El mejor compañero en la noche es el Señor Jesucristo.

Cuando me acuesto en la noche una de las últimas cosas que digo, “Buenas noches, Jesús.” Y cuando me levanto en la mañana una de las primeras cosas que digo, “Buenos días, Señor. Ha sido una buena noche contigo. Gracias por levantarme en esta mañana.”

Si ves en las Escritura hay muchos solteros en la Escritura, Viejo y Nuevo Testamento. El Apóstol Pablo mismo, nunca se supo si fue soltero, casado. El punto es que se mantuvo soltero aún si en el pasado fue casado o no. jeremías fue soltero, Daniel fue soltero, Ezequías fue soltero, Josea fue soltera, María y Marta fueron también mujeres solteras. Hay muchos ejemplos bíblicos de una vida soltera y es algo que debemos aceptar, dignificarlo y vivirlo a su pleno potencial.

Harold Smith que trabaja en ministerios de solteros escribió un libro “Positivamente soltero” y en este libro él identifica cuatro categorías o cuatro maneras de pensar que algunas de nosotros podemos caer en ellas si no somos cuidadosos, especialmente por el ambiente en el cual estamos.

El primero que él menciona lo llama pensamiento de arca. Por qué arca? Qué simboliza el arca? Se acuerdan de Noé en el arca? Familia. Algunas personas, algunos solteros, en la iglesia y fuera de la iglesia, su mente está en arca, en familia. Tengo que casarme, tengo que tener hijos, tengo que tener un hogar, tengo que hacerlo. Algunos de nosotros desde que nacemos, especialmente ciertas culturas, especialmente nuestra cultura latina, muchas veces las madres llaman a las hijas ‘mamita’, y a los hijos ‘papito’, es algo cultural pero es inconsciente desde el momento que nace pones en su consciencia y subconsciencia mamita, mamita, mamá y papito, padre. Es en la persona y es algo difícil de uno poder sacarse a veces. Y después la sociedad también lo alimenta, tu familia también lo alimenta. Todavía tengo familia que me dice, “Bueno, cuándo te vas a casar? Te estás poniendo vieja. No vas a poder manejar un esposo. Tienes que darte prisa.”

Todavía trato con eso. En las iglesias en el mundo, también en la iglesia tenemos que tratar con eso. Pero le dicen, tenemos que sacudir eso porque sea yo parte o no de una familia, todavía soy suficientemente importante para Dios que tengo también que dignificar el yo. Esté yo en un arca o no todavía soy una mujer dignificada, una mujer soltera de Dios y no me hace falta nada.

Después de todo Jesús dice, “busca primeramente el reino y su justicia y todas las demás cosas serán añadidas.” Y si Dios tiene alguien para ustedes, hermanos, Dios va a enviar a esa persona cuando menos lo esperes.

Tenía una amiga que siempre buscaba a su esposo, y siempre que iba a la iglesia decía, tengo que vestirme bien porque quizás esta noche sea la noche. Iba a todo evento al cual fuera invitada, cruceros para solteros, compañerismo para solteros, desayuno para los solteros y nada sucedía. Un sábado por la mañana, estaba en su bata, tenía rolos en su pelo, y estaba barriendo el frente de su casa, y un carro se detuvo y el caballero le dijo, “Mira, me puedes dar instrucciones, necesito llegar a esta dirección.” Para acortar la historia, ese fue su esposo.

El día que ella no tenía maquillaje, rolos en su cabello, una bata, chancletas viejas y ella barriendo el frente de su casa, ese fue el día que el Señor le envió su esposo. Él llegó a ver quién verdaderamente ella era. Cuando se puso maquillaje él le dijo, “Guau, eres hermosa!”

Tenemos que evitar este pensamiento de arca. Hermanos, salgan del arca. Deja que el arca se vaya por el río y se una mujer soltera digna de Dios.

El segundo sistema que él menciona, él le dice pensamiento de cenizas. Por qué cenizas? Qué representan las cenizas? Luto, culpabilidad, viviendo en el pasado, ese dolor, oh, yo debería haber hecho esto, o hubiese hecho aquello, nunca me debería haber involucrado con ese, o nunca debería haberme casado con este, o nunca me debería haber divorciado del otro. Y muchos viven sus vidas en cenizas, siempre viviendo en el pasado. Eso es una atadura tan grande.

Porque la palabra de Dios dice, “Aquel que el hijo libertare será verdaderamente libre.” Que quiere decir que cuando Cristo te hace libre, te hace libre completamente, por lo tanto el pasado está detrás.

Pablo le dijo a la iglesia de los filipenses, “No estoy donde debo estar, no soy perfecto, pero una cosa estoy determinado a hacer, dejando todo atrás y prosigo a lo que Dios tiene por delante.”

Olvídate de tu novio anterior, olvídate de aquel que te abusó, te usó, olvídate de tu padre que quizás abusó de ti sexualmente, porque estas son ataduras que nos mantienen en el pasado. No somos llamadas para ser víctimas sino victoriosas sobre lo que sufrimos.

Saben cuál es la verdad? de una manera u otra, todas nosotras hemos sido víctimas, alguien nos dijo algo que no debería, gente nos hicieron acaso algo que no deberían haber hecho, quizás su mamá no le dio suficientes besos, quizás tu papá dejó a tu mamá cuando eras una niña, quizás el sapo que besaste nunca se convirtió en príncipe. Olvídate del pasado. Vivimos en un nuevo día y la sangre de Cristo tiene el poder de transformar, tiene el poder de borrar todo error que cometiste en el pasado, todo lo que fue hecho o dicho contra ti, y Dios quiere que vivamos en el presente y miremos hacia el mañana.

Quita las cenizas. Isaías dijo, “Él te dará un vestido de alabanza en vez de las cenizas del luto.” Es tiempo que dejemos el luto y que caminemos en el gozo de Dios, y saber que en Cristo soy una mujer completa, una mujer digna, una mujer que tiene honor y merece respeto. No importa dónde he estado, lo que importa es dónde estoy parada hoy y hasta dónde me llevará mañana. Suelta el pasado, olvida las memorias porque Dios está haciendo algo nuevo.

A la tercera manera de pensar él la llama pensamiento de mono. Y por qué mono? Qué les gusta hacer a los monos? Les gusta imitar y copiar a otros. Eso nos da un espíritu de competencia porque si tal y tal está involucrado, o tal y tal se casaron, pues yo tengo que hacerlo también. Y nos esforzamos para ser como los demás. No debemos hacer como los demás sino lo que Dios quiere que seamos.

Hicieron una encuesta de jóvenes cristianos y la pregunta fue la siguiente: si pudieras ser cualquier otra persona, quién te gustaría ser? Saben cuál fue el resultado sorprendente? Muchos escogieron ser estrellas de Hollywood, políticos. Querían ser Oprah, Jane Fonda, Clint Eastwood, Eddie Murphy, Denzel Washington, yo puedo entender eso. Y saben quién más? Y esto es una declaración de las mujeres y la iglesia. Saben quién las jóvenes querían ser? Quiere ser Lady Gaga. Esa es una declaración triste. Estas son tus hijas, tus sobrinas, tus nietas, la joven mujer en la iglesia, esto fue hecho con cristianas solteras, no del mundo. Quieren ser Lady Gaga, que se presenta en brasier y panties y en trajes con casi nada, y las personas quieren ser como esta gente.

Efesios dice en el Capítulo 5, “Sed imitadores de Dios mismo. No imites al hombre, imita a Dios mismo.”

Pablo dijo a los creyentes, “Imítame a mí como yo imito a Cristo. El día que yo deje de imitar a Cristo ya no me imiten más.”

Y el mejor modelo que tenemos es el Señor Jesucristo mismo. Si hay alguien que yo aspiro ser como, no es Oprah, no es Lady Gaga, no es Hillary Clinton, no es ni mi madre, y yo amo a mi mamá, yo quiero ser como el Señor Jesucristo, porque es el máximo modelo. Esfuérzate para ser como Jesús.

El último pensamiento él le pone como título, el pensamiento de pedir. Por qué? Pedir más y más y más. Nuestra cultura se alimenta con el egoísmo, uno ser avaro, quiero más, quiero más, quiero una casa más grande, un carro más grande, zapatos más caros, quiero una cartera de Coach, quiero zapatos de Manolo, yo quiero estar de compras en Anne Klein, solamente compro en Anne Taylor. Es quiero más, dame esto, dame lo otro, y muchas veces miras a tu esposo o tu novio, y quizás algún día digas, “Quiero un mejor hombre. Quiero un esposo más atractivo. Quiero un esposo más rico”, porque este es el pensamiento en el cual hemos caído.

Pablo dice, “He aprendido a estar contento en cualquier estado en el cual esté, tengo yo mucho o tenga yo poco, me esté sintiendo bien o enfermo, tenga muchas amistades o no, estoy contento en el lugar en que estoy, porque mi satisfacción está en Cristo Jesús.”

Durante los 60, 70 yo era una hippie, yo fui a todos los conciertos de rock y uno de mis grupos favoritos que todavía están vivos, los Rolling Stones. Yo pensaba que Mick Jagger era el hombre más sexy, me encantaban sus labios grandes. Pero una de las canciones que cantaba, que todavía está cantando, está en sus 60, está todo arrugado, pero todavía canta la misma canción, y la canción es “No puedo recibir ninguna satisfacción”, he tratado, he tratado pero no puedo recibir ninguna satisfacción.

Por qué? El probó con drogas, con el alcohol, con mujeres, hombres, ha tratado la fama, también las mansiones, todo lo que el mundo tiene para ofrecer y todavía él canta no puedo encontrar satisfacción. Por qué? Porque no ha encontrado a Jesucristo.

Esto es lo que Jesús le dijo a la mujer samaritana en el pozo. Recuerdan que él dijo, “Vete y busca a tu esposo” y ella dijo, “Yo no tengo marido.” Dijo, “Bien has dicho ahora porque has tenido todos esos hombres y todavía no estás satisfecha. Tuviste cinco maridos, estás con el número 6, pero aquí tengo algo que decirte hoy, el número 7 está en escena y el número 7 es el número de la perfección.”

En otras palabras, lo que Jesús le estaba diciendo a esa mujer, todo lo que anduviste buscando en 6 hombres, que aún no has encontrado, lo vas a encontrar hoy en mí, porque soy el único que puede satisfacer lo que necesitas. Solo Jesús puede satisfacer tu alma. No importa lo que busques pide más grande, casa, zapatos, nunca encontrarás la verdadera satisfacción fuera de Jesús.

Tenemos que llegar a esa realización, así entonces no vamos a sentirnos frustradas, llenando con esto y lo otro en vez de ministrarle al yo. Cantamos esa canción de adoración, Jesús entrando a tu espíritu, viviendo en ti.

Yo no sé de ti, pero cuando yo pienso que el Dios del universo mora en mí, una pecadora, me vuela la cabeza que Dios saque tiempo para mí, alguien que no quería saber de Dios.

Casi todos conocen mi testimonio, me reía de las cosas de Dios. yo le decía a mi mamá que esas cosas de Jesús son para personas ignorantes, personas que no tienen nada más que hacer que sentarse en una iglesia, pero ahí estaba mi madre un día, tu vas a encontrar a ese Jesús, y aún me reí e hice tantas cosas, viví en Europa, fui hippie, fui a California, decidí comprar una tienda de licor para hacer dinero, pero un día, me postré y doblé mis rodillas ante Jesucristo y ese fue el día que mi alma fue satisfecha. Ya van 30 años, no tengo lamentos, di todo, dejé todo, la tienda de licores, el dinero, el novio rico, Señor… yo lo dejé todo y no lo he lamentado porque con lo que Jesús me dio, ningún hombre me lo pudo dar. Ni el licor, ni fiesta, ni drogas, nada.

Cuando pido, pido más de él. Eso es lo único que quiero más, más y más de Jesús. Quiero más de él.

Tenemos que salir de esos sistemas de pensamiento, y yo sé que es difícil porque me acuerdo que cuando todavía enseñaba, muchas veces en la cafetería se sentaban los maestros y todos hablaban sobre la cita que habían salido y el hombres que habían conocido por el internet, con el cual ella hablaba, o con el que se encontraron en Facebook.

De hecho, esta mañana cuando me preparaba encendí las noticias y vi que en Boston había un grupo especial para los solteros de Boston. Se trata de todos los 25.000 solteros que están por ahí. Llama al número y puedes unirte a actividades de solteros en toda la ciudad, a cenar, a bailar y de esto estamos.

Sé que es difícil porque he estado ahí pero Dios te dará la fuerza para hacerlo, para mantenerte en tu curso y para que no seas jalado en tu pensamiento, para que no vivas en frustración y defraudada.

Me acuerdo, hace mucho tiempo, alguien me hizo una cita a ciegas, porque sabes que la belleza está en los ojos de la persona que lo ve. Me dijo, “Este hombres es buen mozo, se parece a Enrique Iglesias”. Yo dije guau, y ella me dijo, “Tiene dinero, buen trabajo, tiene un condo, tiene un buen carro, le encanta cenar en buenos restaurantes.” Y yo dije, está bien, estoy de acuerdo para ir, y en ese tiempo no era cristiana, él llegó a la casa y vino con una botella de champán. Tan pronto abrí la puerta dije, “Él no es ningún Enrique Iglesias.” Ya estoy estancada aquí entonces déjame seguir con la cita. “Vamos a abrir la botella de champán y vamos a tomarnos una copa antes de salir.”

Abrió la botella de champán y supongo que él había meneado mucho la bolsa subiendo, cuando la abrió, el champán se explotó por todos lados y le cayó por sobre su cabello. Yo busqué un papel para secarle el pelo. Era un tupé que se comenzó a mover. Yo grité y no solo eso, la tapita del papel se quedó estancada la peluca barata. Salí con un hombre con una peluca que tenía pedazos de papel tissue. Fue la peor cita de mi vida. Fue la última cita a ciegas que fui.

No tenemos que ponernos en esa situación, porque soy una mujer digna. Pablo dijo que es bueno que se mantenga uno soltero. Ser soltero es algo bueno, es algo placentero, es algo que dignifica, es algo que vale la pena, es honorable a los ojos de Dios ser una persona soltera.

Una cosa, cuando digo alimentando el yo para que pueda estar yo balanceado, para no permitirme que esté frustrada, o ansiosa, o deprimida, hay ciertas necesidades que todos tenemos como seres humanos, sea soltero, divorciado, casado, viejo, joven, hombre, mujer, no importa su género o su edad, todos tenemos necesidades básicas humanas.

Abrahán Maslow, que fue un psicólogo de comportamiento, identificó necesidades que todos tenemos y el enfoque fue que si no satisfacemos estas necesidades y no desarrollamos a la persona, no edificamos el yo, entonces lo vemos que nos falta algo, nos sentimos menos que otros, o frustrados o ansiosos.

La primera necesidad que identificó que todos tenemos son las necesidades físicas. Qué es eso? Es la necesidad de ropa, de comida, de una casa, descanso, cuidando del cuerpo. Y como personas solteras dejamos de lado esas áreas de nuestras vidas y entonces no tenemos balance. Tenemos que enfocarnos en quiénes nosotros somos y satisfacer nuestras necesidades físicas. Y cómo lo podemos lograr? Lo suplimos con un trabajo, siendo independiente, siendo autosuficiente, teniendo tu propio hogar, apartamento, cuidándose una misma, alimentándose bien. los alimentos tienen mucho que ver con nuestras emociones. Ciertas comidas que comemos nos hacen emocionalmente no balanceadas. Una dieta que sea saludable, y yo no la sigo todo el tiempo, me gustan los dulces, el helado, las galletas, pero tan pronto me de esa necesidad de azúcar, estoy en problemas. Por eso tenemos que tener cuidado con lo que comemos porque afecta la persona emocional.

Te afecta el dormir y la falta de sueño no es muy saludable para ti, porque cuando no somos suficientemente fuertes emocionalmente, este es el momento cuando el mundo entonces nos atrae mucho, es cuando el enemigo sabe que estamos en un momento débil, y comienza a poner pensamientos en nuestra cabeza. Y comenzamos a decir, “Tienes 42 años y todavía soltera. Mira todas las arrugas en el espejo. Mira tu barriga cómo te cuelga. Mira también los senos cómo te cuelgan y necesitas un brasier más fuerte.” Y comenzamos a entretener todas estas cosas y hace que tengamos una vida no saludable. Tenemos que cuidar de estas necesidades para que estemos balanceadas.

Otra área que él menciona, las llama necesidades de cuidado, teniendo un ambiente seguro, protección del peligro, de la enfermedad, sea en su hogar o en su trabajo. Y cómo podemos lograr eso? Esta es un área que nosotros como solteras estamos en falta. Tenemos que asegurarnos que tengamos un sistema de apoyo de nuestra familia y amistades, y vecinos, y compañeros de trabajo, personas en la iglesia, solteros y no solteros, para que nos sintamos seguras.

Yo tengo mi propio hogar y cuando viajo, por el fin de semana o por un par de días, tengo un vecino que tiene la llave de mi casa, confío en ella. Ella abre la casilla de correo, ella recoge la basura de mi propiedad, me hace muchos favores y eso me da un factor de seguridad. No tengo que preocuparme de mi casa cuando viaje. Me aseguro de establecer ese sistema de seguridad para mí misma. Y esto es lo que debemos hacer.

Tenemos que tener seguro médico. Tenemos que saber que si tenemos que ir a un médico, podemos ir. Y si hay una emergencia, tienes que tener números de personas a quienes puedes llamar, sean familia o amistades porque cuando no lo tienes y algo pasa comienzas con “Ay, esto es porque soy soltera. No tengo a nadie, si solo tuviera un marido, si solo tuviera hijos, si solo tuviera familia, si solo tuviera el arco…” Entonces comenzamos a tener pena de nosotros mismos, en vez de nosotros conscientemente comenzar a establecer un sistema de seguridad y en edificar el yo tengo que estar segura que estoy protegida.

Otra área que él identifica, y esta tarde haremos un poco más de esta sección, él la llama necesidades de amar y pertenencia. Todos necesitamos relaciones, todos necesitamos compañerismo, todos necesitamos amor. Fuimos creados de esa manera y las dos áreas que él identifica que edifican el amor y la pertenencia, un área es el compañerismo. Lo peor que se puede hacer como una persona soltera es pasar demasiado tiempo sola, porque ahí es cuando verdaderamente te pones ansiosa y frustrada, y deprimida y de hecho, los cristianos sufren de depresión. Yo sé que años atrás no se podía decir esto en la iglesia. La gente pensaba, “Oh, no un cristiano puede estar deprimido.” No somos robots somos humanos como todo el mundo. Y si no nos cuidamos podemos caer en una depresión, especialmente mis hermanas, aquellas que estén en la edad media. Yo sé que muchas son jóvenes, las personas siempre me ven alegres, contenta, tan pronto llegué a la menopausia, tan pronto como mis niveles de hormonas subían y bajaban, yo me encontraba llorando porque cualquier cosa. Yo nunca había sido así. Yo me sentía deprimida a veces, todo lo que oía me deprimía, tenía que luchar conmigo misma para sacar toda esa tristeza. Pasamos por estas etapas en la vida por lo tanto mientras más tiempo pasas sentada sola mientras contemplas quién eres, qué está pasando, qué no está pasando y lo peor entonces estarás.

Tienes que tener un círculo de amistades, si hay un círculo exterior de amigos, personas con las cuales sales a cenar, personas con las que hablas en el trabajo, vecinos, pero también debes tener un círculo íntimo de amigos, estas son las personas con las cuales puedes compartir cosas íntimas. Y recuerda que hay algunas cosas que no puedes compartir con nadie solamente con Dios, porque no todos pueden manejar todas las cosas.

Cuando vienen las parejas conmigo a buscar consejería, yo a veces tengo que decirle al esposo o a la esposa, “Debes orar porque quizás no puedas compartir eso.” No todos pueden aceptar todo. Es difícil para un hombre casarse con una mujer que ha pasado por diferentes violaciones. Es difícil, es difícil. También es difícil para una mujer salir con un hombre que también fue violado. Hay cosas difíciles de compartir. Tenemos que en oración compartir las cosas con ciertas personas nada más.

Había una hermana que estaba dando su testimonio en una iglesia. Su esposo estaba sentado en la Congregación, ella había sido infiel a su esposo y su esposo lo sabía, pero en su testimonio ella dijo, “Yo le fui infiel a mi esposo tantas veces, hasta me acosté con su propio primo en nuestra propia cama.” Su esposo no lo sabía y se enteró de eso en la iglesia. Él se levantó, salió y se divorció.

Tenemos que tener cuidado con ese deseo de pertenecerle a alguien, y ser amado. Tenemos que tener cuidado con qué compartimos en ciertos tiempos y ciertas maneras. Vamos a hablar sobre la comunicación más tarde.

Y además del compañerismo habla sobre el amor y el romance. Todos queremos el amor y el romance. Todos quieren enamorarse. Todos quieren una relación romántica. Es algo natural, es algo bueno, nuestra cultura lo alimenta, y la iglesia también lo alimenta.

Recuerden las películas, libros, canciones, pero como persona soltera tenemos que tener mucho cuidado con el amor y el romance. Y hay ciertas cosas que tenemos que proteger edificando el yo.

Lo primero que tenemos que proteger yo lo voy a llamar la puerta del ojo. Esto es como una puerta, se abre para dejar que las cosas entren y se cierra para no permitirlo. Tenemos que proteger lo que vemos. Hay ciertos programas de televisión que yo no voy a mirar porque a veces el ambiente sexual son demasiado para mí.

Años atrás en las novelas se besaban y se abrazaban, pero era en un contexto. Pero en estos últimos tiempos, porque mis padres no podían salir mucho comenzaron a ver estas novelas. Y a veces cuando yo iba a visitarlos estaban viendo estas novelas. Guau! Algunas de las escenas eran demasiado apasionadas. Mi papá falleció en febrero, él estaba en una silla de ruedas y estaba enfermo y no podía moverse mucho, pero ciertas escenas en esas novelas vi la silla de ruedas de mi papá que se movía. Le dije, “Papi, no debes estar mirando eso. Al Señor no le gusta eso.” Y él me dijo, “El sabe que yo no puedo hacer nada. No puedo ver quizás un poquito de eso?” Le dije, “No es bueno para ti, no es saludable.”

Mis hermanas, no es saludable. Ciertas películas no son saludables. Ciertos programas no son saludables. Ciertos libros no son saludables para leer. Ciertas revistas no son saludables para mirar, porque cuando abres esa puerta de tu ojo y permites que todos esos mensajes entren, de repente vas a escuchar din, din, din. Es peligroso.

Otra cosa que tenemos que proteger es la puerta del oído, las cosas que escuchamos, especialmente la música. Hay ciertas canciones que no me gusta escuchar porque traen muchos recuerdos. Una canción que no puedo escuchar es “Hello, es a mí a quién estás esperando?” yo no puedo escuchar esa canción, porque esa canción despierta todo. No puedo escuchar esa canción porque me trae cosas pasadas. Yo no puedo escuchar esa canción porque me traen muchos recuerdos y despiertan todo. Todo lo que yo pensaba que estaba dormido se despierta cuando escucho esa música.

Tengo que protegerme. Aún cuando estoy en el carro mejor estoy escuchando música de adoración porque cuando comienzo a escuchar esas canciones viejas, no es bueno. Entonces para protegerme y edificar mi yo, para ser una mujer saludable soltera, tengo que alejarme de cierta música. “Este huevo no necesita sal.”

También tienen que proteger, aunque no lo crean, tienen que proteger también la puerta de su nariz, porque saben que las fragancias también levanta nuestra sensualidad. Por eso es que ahora tienen un sistema de aroma terapia, porque algunas de estos aromas despiertan ciertas cosas.

A veces me he sentado en una iglesia y el hermano papa camina delante de mí y tiene perfume de Armani. Y estas compañías a propósito usan químicos en sus fragancias porque despierta esa sensualidad. Alguien alguna vez alguien va a pasar a mi lado, yo quizás esté adorando al Señor pero cuando la persona pasa a mi lado, “Ay, qué rico, Dios mío, ese hermano huele tan bien.”

Se acuerdan hace unos años se usaba musk porque encontraron que el ciervo, estaban intentando hacerlo también con los seres humanos. Yo hago un chiste de esto pero debemos tener cuidado.

Hay diferentes químicas y olores que levantan y despiertan el deseo sensual. Cuidado con lo que usan por la noche porque lo vas a oler y vas a empezar din, din, din.

Otra cosa que tienen que proteger, además de los ojos, los oídos y la nariz, es el tacto. Necesitamos que nos toquen, tenemos que tocar a la gente y tenemos que ser tocados también. A mí me gusta tocar a la gente, me gusta besar. En mi familia nos besamos 20 veces, un saludo portorriqueño. ‘Bendición, bendición’. Así fui criada en mi cultura pero como mujer soltera, y especialmente como pastora y estoy en una iglesia grande tal como ustedes, muchos de los hermanos vienen y me abrazan, pero lo que mi pastor viejo me enseñó, como mujer soltera cuando vayas a abrazar a alguien, dale un abrazo de lado, no un abrazo de frente. Aprendí que hay mucha verdad en eso. Es más seguro abrazar a alguien de lado que dar un abrazo de frente.

Y hoy en día, mis hermanas, no es solo con los hermanos, hay ciertas hermanas a quienes no debes abrazar frente a frente. Tenemos que protegernos, estamos tratando con el yo, con la realidad, así fuimos creadas. Fuimos creadas con deseos sensuales y son muy buenos en el contexto de matrimonio, entre un hombre y una mujer. Así lo creó Dios y así le gusta a Dios.

Y sabes qué más? La puerta de la boca, los besos. El besar también es peligroso. Cuando las parejas jóvenes vienen para consejería, una de las cosas que preguntan “Es bueno entonces un besito de buenas noches?” “Si se quedaría así está bien, pero cuando el beso es más largo, profundo, más envuelto, hay peligro al besar demasiado.” Porque el besar es un acto íntimo.

Y Pablo le dijo a los corintios “Ojalá que todos se quedaran solteros. Sería bueno si todos fueran solteros pero reconozco que algunos tienen este don y otros tienen este don.”

Y cuando Pablo habla de la vida de soltero en forma de don, dice que el celibato es un don, no muchos nacieron con ese don. La mayoría de nosotros no tenemos el don del celibato, pero como mujeres solteras cristianas tenemos el poder de abstinencia.

El Espíritu Santo nos da el poder para abstenernos. Dios nos ha dado el poder de amor, nos ha dado dominio propio, nos ha dado una mente para usar la sabiduría, entonces no me voy a poner yo en una situación con el hermano papa sola en un carro. Yo le digo el hermano papa para que nadie se ofenda. Si me pongo en una situación que estoy en peligro voy a estar en problemas. Tengo que alejarme de ciertas situaciones.

Tengo que velar por lo que miro y lo que escucho, lo que toco, a quién beso, tengo que protegerme. Tengo que practicar el dominio propio. Saben una manera buena para manejar la sexualidad, que ha funcionado por los siglos, toma una ducha fría o siéntate en una bañera fría, va a congelar todo de nuevo. Lo que estuviera encendido se va a apagar. Lo que estaba caliente se va a enfriar.

Y les voy a dar una clave que escuché a un psicólogo compartir hace tiempo, porque mucha gente lucha con los sueños o cuando están en su cama por la noche. Es cuando tu vida de soltera entonces se convierte en un problema. Dijo, “Cuando te vayas a acostar por la noche has algo simple, asegúrate de vaciar tu vejiga completamente, porque muchas veces cuando la vejiga está llena o casi llena, presiona tus órganos sexuales y los despierta.

Y por eso es que muchas veces cuando estás en la cama se despierta tu sexualidad o cuando te duermes tienes sueños sexuales. Si algo tan simple… exprime la última gota, exprímela hasta la última gota. No dejes ni una allí adentro porque esa gotita te puede arruinar. Esa gotita va a crecer en algo mayor. Es algo muy simple. Pero siempre recuerdo que él compartió eso y lo practico lo más que puedo.

Otra área de la cual él habla es necesidades de estima. Todos tenemos que tener auto estima y necesita ser edificada para que nos sintamos dignas. Tenemos que edificar nuestro nivel de confianza en nosotros mismos, y todos pasamos momentos en los cuales nos sentimos inseguros.

La gente no cree en esto cuando lo comparto. Cada vez que me paro para predicar o enseñar me pongo ansiosa, todavía me dan mariposas en el estómago, mis manos se humedecen, me pongo nerviosa, pero tan pronto me paro, confío en Dios que me dará la fortaleza para hacerlo.

Pablo dice, “Todas las cosas las puedo en Cristo que me fortalece.” Y esa fortaleza me empuja hacia delante, yo puedo hacer todo lo que me pida Dios porque él mismo me va a empujar. Y cuando siento que no puedo Dios me empuja y me dice, “Sí, tu puedes.” Porque con Dios es “Sí, se puede” porque si Dios quiere que lo hagas él te va a equipar para que lo logres. No estoy aquí con mis propias fuerzas, estoy aquí porque Dios me pidió que lo hiciera, confío en él que me ayude y me está empujando para hacerlo.

Y como todo en la vida, todo lo que tengas que hacer lo vas a hacer en el nombre de Jesús y por el poder de su fuerza lo puedes lograr. Tienes que edificar tu propia confianza. Es bueno si tienes a alguien que te da una palmada en la espalda y te diga, “Lo estás haciendo bien. Lo puedes hacer.” Pero no siempre tenemos eso, tenemos que darnos consuelo nosotras mismas.

El rey David pasó por un momento difícil en su vida. No había profeta, no había sacerdote, no había nadie que lo consolara, entonces David tomó su propia fuerza y se animó el mismo en el Señor y dijo, “Lo haré porque Dios está conmigo y me dará la fuerza para hacerlo.”

Tenemos una fuente poderosa, su nombre es Jesucristo. Nosotros podemos hacer todo lo que tengamos que hacer, sea que esté alguien con nosotros o no, el Señor nos levantará. David dijo, “Aunque mi padre y mi madre me dejaron, con todo Jehová me recogerá.”

Otra cosa que debemos edificar es nuestro nivel de competencia. Si hay algo que quieres hacer, tienes que estudiar y prepararte. Quieres pararte y predicar? Estudia la palabra. Quieres orar? Métete ante la presencia de Dios. Quieres ser un adorador? Adora a Dios. Edifica tu nivel de competencia. Edifica tus propias destrezas.

Todo tenemos dones. Pablo dijo, “Algunos tienen estos dones y otros tienen otros dones.” Todos tenemos dones y cualquiera sea tu don Dios mismo lo depositó en ti, entonces tienes que edificarlo. Tienes que estudiar y prepararte. Ve a la escuela, estudia, lee los libros, ve a las sesiones, ve a seminarios, busca todo lo que puedas, recibe de todos y edifícate a ti misma.

Edifica tu competencia con metas cortas y metas largas. Por estos meses voy a hacer esto y lo otro, en 5 años voy a estar en tal lugar. Pon metas porque cuando alcances esas metas elevarás tu confianza en ti misma.

Y otra área que como solteras y cristianas a veces descuidamos es tu apariencia física. Yo me visto para mí. Yo compro cosas que me gustan para mí. Yo me pongo las joyas que me gusta. Me gustan los colores que me gusta usar. Yo no me visto para nadie, me visto para mí. Me siento cómoda, me hace sentir bien, porque si te ves bien te sientes bien.

Tienes que mirarte en un espejo y poder decirte a ti misma, “Nena, te ves bien!” aun si nadie más lo dice. Tienes que decírtelo a ti misma. Yo sé que esto es Boston, quizás usted diga “Me veo muy bien hoy!” pero en el Bronx, “Te ves muy bien, nena! Te ves muy bien!”

Te tienes que edificar a ti misma. Te tienes que para ti. Tienes que ponerte maquillaje para ti misma. Debes vestirte para ti. Edifica tu yo, porque si a ti te gusta a otras personas también le vas a gustar. Porque a veces las mujeres solteras… como esa amiga que se vestía para conocer a su príncipe azul, y el día que lo conoció no tenía maquillaje, tenía rolos en su cabello, y chancletas sucias.

Por lo tanto, lo que hacemos por nuestra apariencia es para nosotros, porque créanme, si te gusta como te ves te vas a sentir con más confianza, más competente, más digna y vas a estar satisfecha contigo. Arréglense. Compra el maquillaje, compra las lindas gafas, vestida bien pero en el contexto de sus finanzas. No quiero que se pongan en deuda pero no me avergüenzo de decirles esto: yo compro en K-Mart, yo espero las ventas especiales, sí me gusta Anne Taylor, me encantaría comprar en Calvin Klein, me encantaría comprar en …., yo miro en …. Y en …. Markets, pero compro en Target y K-Mart, pero lo pongo todo junto y me siento bien y estoy contenta con lo que compro.

Me estoy complaciendo a mí misma y estoy edificando el yo. Pero yo tengo que mirarme en el espejo y tu apariencia física tiene mucho que ver con tu estado emocional y mental. Aprenda a arreglarse. Compre el perfume que le guste, la crema de manos que te guste. Ve al gimnasio, has ejercicios, mírate bien.

No tienes que verte como Jennifer Lopez para verte bien. y ya les dije que ninguna de nosotros se va a ver como Beyoncé, pero en el mejor contexto que nosotros podamos, podemos vernos bien para nosotras mismas y edificar el yo.

La última área que él menciona es la necesidad de auto actualizarse. Y esta es la necesidad de convertirnos en lo que Dios nos ha llamado a ser. Esto es cumplir con tu destino. Muchos no llegan a esta área, y lo rechazan porque piensan que es muy tarde o que no pueden, o no están en el lugar correcto en el tiempo correcto, pero tienes que llegar a tu potencial en Cristo.

Hay un destino para cada uno de ustedes. Hay un lugar para cada uno de ustedes. Hay una audiencia para cada uno de ustedes. Para alguien como yo, yo no lo pedí, ha sido la voluntad de Dios, he tenido audiencias de miles de personas, pero me gustaría si Dios me pusiera en una audiencia de uno o dos personas, eso es maravilloso, porque Dios toma el tiempo para un individuo. Tu audiencia quizás sea tu vecino, tu compañero de trabajo, puede ser tu supervisor, una sobrina que necesita consejo, alguien que quizás te encuentres en la calle un día, o audiencias de miles o cientos. Pero dondequiera que Dios quiera que estés ahí estarás actualizada.

A pesar de todo el temor que tengo para pararme a predicar no hay un mejor lugar para mí de donde yo estoy ahora. Donde yo me siento más satisfecha es cuando predico la palabra. No sé si me entienden. Nada más me da como esta altura, nada más me hace sentir tan satisfecha y completa, que estar parada en el lugar donde Dios me puso. Yo no lo quería.

Cuando Dios primero me habló, me salvó hace 30 años, me dijo que iba a predicar en naciones, yo lloré y dije, “No, no quiero eso. Quiero enseñarle a los niños en la escuela dominical, pero fui superintendente de los niños de la escuela dominical, me rechazó y me dijo que no. y cada vez que trataba de hacer otra cosa Dios me cerraba esa puerta. Entonces, finalmente dije, “Está bien, me rindo, voy a hacer lo que tu quieras que haga.”

Y tan difícil que es, lo más …. Que me da las mariposas en mi estómago, no lo cambiaría por todo el dinero del mundo. No lo cambiaría por el hombre más buen mozo del mundo. No lo cambiaría por la mansión más grande del mundo, porque este es el lugar que Dios tiene para mí y en este lugar es donde soy la verdadera Lily Gutierrez. Esto es donde me siento más llena.

De hecho, quieren saber algo? Esto es mejor que cualquier encuentro sexual, si puedo decir esto. No puedes comparar 30 segundos con esto. Vamos a hablar, vamos a ser sinceras, somos todas mujeres adultas aquí, verdad? Tu sabes que no son más que 30 segundos, quizás 45. Esto es mejor que esos segundos que puedo tener. Porque esto es cuando Dios dice, “Ve, niña!” Aquí es cuando Dios está satisfecho, cuando Dios dice, “Vamos, predica! Edifica mi cuerpo. Ministra al pueblo. Estoy en el lugar donde Dios quiere que esté.

Y cuando tu estás en el lugar donde Dios quiere que estés, quizás sea hablando con los hombres en la bodega, pero cuando lo hagas vas a sentirte tan bien en Dios, tan completa, sabrás que estás en el lugar que debes estar, en el tiempo correcto, en el lugar correcto, haciendo lo correcto.

Y, hermanas, en Cristo, voy a cerrar con esto, vamos a Colosenses, Capítulo 2, versos 8 al 10. Los colosenses también tuvieron problemas con los solteros. Esto fue un problema en el primer siglo tal como lo es hoy. Pablo tenía que seguir escribiendo estas cartas para dirigirse a estos problemas que había en la iglesia. En Colosenses había falsos maestros en la iglesia que enseñaban que algunos podían contraer matrimonios y otros no, algunos podían tener sexo y otros no, daban reglas específicas. Algunos podían comer ciertas comidas y otros no, comenzaron a añadirle al Evangelio de Cristo.

Colosenses, Capítulo 2, Pablo dice, “Mira que nadie os engañe por medio de las filosofías y huecas sutilizas según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo y no según Cristo, porque en él habita corporal de toda la plenitud de la deidad y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad.”

Y esto es lo que Pablo decía, olvídense de los que dicen si debes casarte o no debes hacerlo, debes hacer esto o no debes hacer lo otro. En Cristo Jesús eres una persona completa, si eres soltera estás completa, si eres casada estás completa, si eres una persona joven estás completa, si eres ya una persona anciana estás completa, en Cristo Jesús estás completa.

Nadie te puede completar. Nada te puede completar. Un marido no te puede completar. Los hijos no te pueden completar. Tu trabajo no te puede completar. Tu hogar no te puede completar. Las personas y las cosas te pueden complementar pero no te pueden completar. El único que puede llenar el vacío en ti es Cristo Jesús mismo.

Y la palabra que usa para completo es la palabra plero que significa completamente desarrollado, perfeccionado, maduro, y me encanta esta definición, pon un parche y detén la gotera, y a través del mundo y de algunas de las cosas que hemos atravesado tuvimos muchas goteras por todos lados.

Tu corazón estaba goteando, tu mente esta goteando, tus emociones estaban goteando, tu sensualidad también, pero él está diciendo, cuando vienes a Cristo, él toma un parche grande y lo pone en tu corazón y detiene la gotera. Toma otro parche y lo pone en tu cerebro y deja de gotear. Toma otro parche, lo pone sobre tu sexualidad y hace que tu sexualidad deje de gotear, porque Dios no quiere que estemos goteando por todos lados.

Dios está diciendo, “Estoy tapando los agujeros. Yo no quiero que mi pueblo esté goteando, quiero que mi pueblo esté completo, que tenga dignidad, que tenga honor, que tenga respeto por sí mimso, que tenga auto estima, que tenga confianza en quiénes son, para que sepan que pueden hacer todo lo que les pida, para que sepan que los puedo levantar, los puedo hacer girar, los puedo mover hacia delante. Dios toma las cosas necias para avergonzar a los sabios, las cosas débiles para avergonzar a los poderosos. Dios toma las cosas pequeñas para hacerlas grandes en las manos de un Dios poderoso.

Eres una mujer completa. Eres una mujer completada. Estás toda cubierta de parches, estás vendada en el Espíritu Santo y la única agua que fluye en ti es la presencia del espíritu de Dios. y Dios está diciendo, “No permitas que se salga y te haga sentir incompleta e inferior, porque yo te he hecho completa y lo que yo deposito en ti es para que tu lo desarrolles en ti. Desarrolla ese yo. Desarrolla quién eres. Desarrolla quién necesito yo que seas. Desarrolla dónde quiero que vayas. Edifica el don que ya está en ti. Levanta tu cabeza, sepa que estás completa aunque estés casada o no, soltera o no, joven o no, eres una mujer completa en Cristo.

A mí no me falta ninguna pieza. Cuando vine a Cristo yo era un desastre porque el mundo me arruinó. Yo era como Humpty Dumpty que estaba sentado en la pared. Se acuerdan de Humpty Dumpty? Recuerdan que se cayó y no pudieron volver a poner las piezas juntas? Yo estaba como ese huevo que estaba todo arruinado.

Pero Dios me tomó pedazo por pedazo, tomó mi mente, mis emociones, mi pasado, mi sexualidad, mi persona, mis dones, mi corazón, mi yo y me unió y ahora estoy completa en Cristo Jesús. No me falta nada. Si encuentro a alguien y entonces me convierto en nosotros, esa persona me va complementar no completar. Y si nunca encuentro a nadie y nunca me convierto en nosotros, todavía sigo un buen yo porque estoy edificando el yo esta mañana.

Y Dios le está diciendo a cada una de ustedes “Te he llamado a ser una mujer de dignidad, de honor, de auto respeto, de confianza, una mujer segura en quién has creído.

Pablo dijo “Estoy convencido que aquel que comenzó la obra en mí la va a completar hasta el día de Jesucristo.” No soy perfecto aún pero he recorrido un largo camino y todavía me resta mucho por recorrer. Pero entretanto estoy con parches y no me falta ni me gotea nada porque soy una mujer completa en Cristo. Soy una mujer, escúchame rugir. Soy una mujer completa en Cristo Jesús.

Dios puso algo extraño en mi corazón compartiendo con la pastora Meche, quizás podamos hacer esto rápidamente. Quiero que estén de pie conmigo.

Yo no sé dónde estén en tu caminar con Cristo. Yo no sé si eres cristiana de muchos años, o nueva, o quizás no seas y estás aquí hoy, cualquiera que sea tu estado, soltera o casada, joven o vieja, Cristo nos dice a cada uno de nosotros “quiero que salgas de este lugar hoy sabiendo de que en mí, no te falta nada porque te he llamado a ser una mujer completa, una mujer competente, una mujer segura de sí misma, una mujer actualizada, porque en mí puedes lograrlo todo.”

Quiero que hagas una determinación hoy que de este punto en adelante, soltera o no, vas a comenzar a edificar el yo. Y aquellas que estén casadas, van a tener que decirle a su esposo, “Enciende la televisión un poquito” y díganle a los hijos, “Ve a leer los libros de tarea, porque yo me voy a tomar algo de tiempo para mí, pero tengo que pasar tiempo en el Señor para edificar el yo porque necesito fortalecerme en Cristo Jesús. Mi mente necesita estar completa, mi corazón necesita estar completo, mis emociones necesitan estar completas, mi sexualidad necesita estar completa, mi vida necesita estar completa en Cristo.

No sé cuántas de ustedes conocen el pacto del zapato. En el libro de Ruth, se acuerdan cuando Boas fue a redimir a Ruth. En esos tiempos hacían un pacto de zapato, tenías que quitarte el zapato derecho y tenías que entregárselo a alguien como una señal que estabas formando un pacto.

Tenías que hacerlo delante de testigos, cuando Boas entregó su zapato, su sandalia, la tradición era que tenían que caminar en frente de los testigos, tenías que … un poco y las personas que estaban presenciando debían gritar bendiciones:

“Cuando Boas entregó su sandalia los ancianos comenzaron a gritar bendito seas tu y tu casa. Que tus cimientes sean bendecidas, que todo lo que tocas se prospere, que tengas larga vida, que tengas buena salud, que tengas paz, que tengas gozo, que tengas buenas finanzas, que tengas un gran hogar, que tengas todas tus necesidades satisfechas, que tu levantar tu acostar sean bendecidos, que tu venir y tu ir sean bendecidos.

El Señor puso algo extraño en mi corazón, quiero que levantes su zapato derecho al Señor, porque vamos a hacer un pacto con el Señor y el pacto es el siguiente:

De este punto en adelante yo voy a trabajar en el yo antes de ser un nosotros y si nunca me convierto en un nosotros, y si lo logro más adelante en la vida, entre tanto yo edifico el yo. Hago un pacto con Dios que voy a edificarme, y me voy a cuidar, voy a satisfacer mis necesidades, que voy a ser la mujer que él quiere que sea, iré donde él quiera, hacer lo que él quiera, decir lo que él quiere que diga, hablar lo que él quiere que hable, dar lo que él quiere que de, voy a ser todo lo que él quiera que sea, y mientras hacemos eso todos vamos a gritar bendiciones las unas a las otras, bendiciones de paz, bendiciones de prosperidad, bendiciones de esperanza, bendiciones de futuro, bendiciones de vida, bendición de salud, paz y gozo, para sus hijos, bendiciones para los hijos de sus hijos.

Esto es lo que quiero que hagan. Van a salir de su asiento. Vamos a caminar alrededor del templo y al que cojear, mientras van caminando vamos a gritar bendiciones las unas a las otras. Comienzan por aquí, dan la vuelta, y comiencen a gritar, paz, gozo, salud, finanzas, larga vida, tus hijos, los hijos de tus hijos, su casa, sus vecinos, su trabajo, sus compañeros de trabajo, todo lo que tu tocas, tu levantar, tu acostar, tu salida, tu entrada.

Gozo, paz, salud, fortaleza, tu destino, tu pasado, tu presente, tu futuro, todo lo que Dios tiene, toda bendición, toda promesa. Hermana, siga moviéndose. Sigan, sigan, vengan hasta por el medio.

Paz, gozo, esperanza, fortaleza, buena vida, finanzas, tus hijos, los hijos de tus hijos, su hogar, su vecindario, su trabajo, su familia, su país, todo. Todo lo que Dios tiene. Bendice a alguien hoy. Bendice a alguien hoy.

Profetiza vida, profetiza salud, profetiza paz, profetiza gozo. ¡Aleluya! Prosperidad, salud, paz. ¡Aleluya!

¡Aleluya! Gozo, paz, salud, larga vida. ¡Aleluya! Todas las promesas, todas las promesas de Dios, cada promesa de Dios, cada promesa, porque voy a edificar el yo. Vamos, levanta el zapato, voy a edificar el yo. Yo voy a edificarme. Yo voy a levantar el yo. Voy a tomar tiempo para mí. Voy a ministrarme a mí misma. Voy a trabajar en el yo porque yo soy yo y siempre seré yo. Voy a edificarme. Edifica el yo. Edificando el yo.

¡Aleluya! Levanta el zapato. Gracias, Señor. Mientras van a sus asientos, levante el zapato y dile, Señor, estoy haciendo un pacto, estoy haciendo un pacto con el Señor Jesucristo. Y desde este punto en adelante, desde este punto en adelante voy a cuidar del yo. Voy a ser yo, voy a edificarme, voy a tomar tiempo para mí. Voy a animarme, me voy a hablar a mí misma, voy a edificar mi nivel de confianza, voy a levantar mi nivel de confianza, voy a cuidar mi apariencia, voy a verme bien para mí misma, voy a sentirme bien para mí misma. Voy a comer bien para mí misma, voy a hacer ejercicios para mí, voy a descansar para mí, me voy a edificar porque esto es lo que Dios quiere que yo haga, porque estoy completa en Cristo. Con esposo o sin esposo, yo estoy completa, con hijos o sin hijos yo estoy completa, con casa o sin casa, yo estoy completa, con dinero o sin dinero yo estoy completa, con títulos o sin títulos yo estoy completa, porque Dios me ha llamado a ser una mujer completa.

Tu estás completa en Cristo Jesús, no importa dónde estuviste, todo lo que importa es dónde estás ahora y a dónde vas mañana. Estoy caminando aquí ahora y estoy yendo hacia mañana, porque tengo un pacto con Dios y voy a ser la mujer que él quiere que sea. Denle un grito al Señor, denle un grito al Señor. Dele un grito de júbilo al Señor, porque el Señor es bueno.

Hermana, eres un yo. Esta tarde vamos a hablar del nosotros, pero entre tanto eres el mejor yo que hay. Tienes que decirte, soy el mejor yo que hay. Espérate, yo sé que esto es Boston, pero quizás me vean un poco más vieja, hágalo como en el Bronx, soy el mejor yo que tengo.

Todas las mujeres solteras, todas las mujeres solteras, porque soy el mejor yo que puedo ser.

Sermón de Lilian Gutierrez grabado 4 de junio 2011 en Congregación León de Judá Oir | Ver (100K) | Ver (400K)


Oir y ver más presentaciones grabados 4 de junio 2011


Archivo de Sermones

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato