Sermón 27 de junio 2010: La iglesia y el pueblo de Israel

A propósito de Sermones
[Fumio Taku]
  • Presenter: Fumio Taku
  • Fecha: June 27, 2010
  • Ubicación: Congregación León de Judá, Boston MA

Nuestro predicador de esta mañana es nacido en el Japón, originalmente vino a los Estados Unidos a los 13 años. Su nombre es Fumio Taku y ha sido pastor. Es también administrador de empresas, graduado de Yale University. Tiene una maestría en administración de empresas. Ha vivido en Israel por varios años donde dirigió una Compañía israelí y también asistió y ayudó en una congregación mesiánica allí en Jerusalén y en Israel. Es un hombre que ama a Israel muchísimo. Es presidente también de una organización que se llama Cristianos y Judíos unidos a favor de Jerusalén. Es un gozo tener al pastor Fumio con nosotros. Digan todos, bienvenido Fumio.

Buenos días todos. Mis amigos y mis hermanos. Es bueno estar aquí hoy. Como ha mencionado el pastor Miranda, nací en Japón y fui criado en una típica familia japonesa. Nunca escuché la palabra Dios mencionada jamás en mi familia. Somos una familia muy secular, y no tenía absolutamente nada que ver con el cristianismo. No tenía nada que ver con los judíos. No tenía nada que ver con los latinos tampoco. Pero aquí estoy, todo por los milagros de Dios. Verdaderamente Dios reina en nuestras vidas, no es así? Y él dirige nuestros pasos.

Lamento decirles que mi esposa no está aquí hoy conmigo. No pudo reunirse con nosotros, pero hace muchos años fue a través de sus oraciones y sus testimonios que yo llegué a recibir a Cristo en mi vida. Si hay alguna persona aquí cuya esposa o esposo no ha recibido a Cristo todavía, no se de por vencido.

He tenido esta oportunidad de dirigir esta organización que se llama Cristianos y Judíos unidos a favor de Israel. Es una organización compuesta de judíos y cristianos que aman a Israel. Y estamos parados brazo con brazo a favor de Israel. Israel como la tierra bíblica y nacional para el pueblo judío, y sostenemos a Jerusalén como la ciudad indivisible que Dios tiene para el pueblo de Israel, su capital indivisible.

Estuvimos tan bendecidos de tener al pastor Roberto, Delmi Martínez, y muchos de ustedes en esa marcha en Boston a favor de Israel que tuvimos hace unas semanas. Todos los amigos judíos, y los rabinos judíso que son amigos nuestros, los que estuvieron allí fueron tan impactados en su corazón sabiendo que ustedes y otros cristianos estaban allí sosteniendo y apoyándoles.

Como cristianos somos estudiantes de las Escrituras. Como sabemos la Biblia fue escrita hace miles de años, y sin embargo hoy en nuestros días, si uno prende el televisor, o abren un periódico frecuentemente uno todavía lee noticias acerca de los judíos, Israel. Parecería que todos los conflictos del mundo dan vueltas siempre alrededor del mismo tema: Israel.

Hace tres semanas se reportó que el Consejo Rabínico de Judea y Samaria, un grupo oficial de judíos y rabinos ortodoxos en Israel hizo una declaración, que el reciente incidente de la Flotilla de Gaza, algo que sucedió hace poco, una protesta bien fuerte que hubo contra Israel, fue un esfuerzo por hacer una especie de protesta invasiva que venía de Turquía para entrar en Gaza, donde están los palestinos en esa parte de Israel. Esos rabinos hicieron una declaración oficial que esa situación se parecía muy cercanamente a la guerra que predice el libro de Apocalipsis de Gog y Magog, y otros libros proféticos, y esa es una de esas guerras que se dará en el fin de los tiempos, como dice en el libro de Ezequiel, capítulo 8:38 y 39, y Zacarías, capítulo 12 también habla de esta guerra de Gog y Magog, y en esa declaración los rabinos decían que todas las naciones del mundo se agolparán contra Israel. Pero, dicen ellos, al final de ese conflicto se dará la redención final del pueblo de Israel.

Ahora, como cristiano no podría estar más en acuerdo con ellos, estoy totalmente de acuerdo. De hecho, el tiempo del fin está cerca. En nuestros días el tiempo de la venida de nuestro Mesías Jesucristo está bien cercano y el tiempo de la redención final del pueblo de Israel también está muy cercano.

Quiero compartir con ustedes en esta mañana de la palabra de Dios, esa parte del pueblo de Dios que es el pueblo de Israel, el corazón de Dios para ellos y relación entre la iglesia, nosotros como iglesias, y el pueblo de Israel. Me alegro de estar entre gente que sabe que como pueblo cristiano se supone que amemos a Israel.

Voy a comenzar mi enseñanza esta mañana yendo a tres versículos primeramente. Vamos primeramente a Éxodo 24, versículo 12. Y después voy a ir a Juan 14:15 y 17 y Segunda de Corintios capítulo 3.

Éxodo 24:12: “…Entonces Jehová dijo a Moisés, sube a mí al monte y espera allá y te daré tablas de piedra y la ley y mandamientos que he escrito para enseñarles. Y se levantó Moisés con Josué, su servidor, y Moisés subió al monte de Dios…”

Ahora vayamos a Juan, capítulo 14, versículo 15 hasta el 17: “…. Si me amáis guardad mis mandamientos, y yo rogaré al Padre y él os dará otro consolador para que esté con vosotros para siempre. El espíritu de verdad, el cual el mundo no puede recibir porque no le ve ni le conoce, pero ustedes conocen ese espíritu porque ese espíritu mora con ustedes y estará en ustedes…”

Vamos a Segunda de Corintios, capítulo 3, versículo 2: “… Nuestras cartas sois vosotros escritas en nuestros corazones conocidas y leídas por todos los hombres , siendo manifiesto que sois carta de Cristo, expedida, escrita por nosotros, escrita no con tinta, sino con el espíritu de Dios vivo, no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón…”

Ahora, hablemos entre nosotros como cristianos un momento. En Segunda de Corintios, capítulo 3, versículo 2, Dios nos describe lo que es caminar como un creyente en Jesucristo, qué es lo que constituye, cómo se camina como un creyente. Como una persona que ha recibido salvación a través de Cristo Jesús, no por nuestras propias obras, sino por las obras de Dios a través de Cristo Jesús, esa salvación que ustedes han recibido por fe. Como cristianos Dios nos instruye que hemos recibido las palabras mismas de Dios, de Jesucristo, directamente a nuestros corazones, que Dios había escrito en sus corazones de carne las palabras de Cristo: quién es Dios, por ejemplo, lo que él ha hecho por ti, todas las promesas que Dios tiene para ti, su poder, su fuerza, so gozo, su amor, su misericordia, su bondad, todas esas cosas han sido impresas en sus corazones. Y estas palabras de Jesús, nos dice Dios, tienen que ser manifestadas, expresadas, a través del Espíritu Santo, por medio del Espíritu Santo.

Como cristianos, nos dice la palabra, se espera que no solamente que sepas quién es Dios, o quién tu eres en Cristo Jesús, sino también se espera que tu camines en el amor, en le poder, en la misericordia de Dios, en tu conducta expreses estos valores, no por tu fortaleza personal, sino por la unción, por el poder del Espíritu Santo. Ya sea que estemos hablándoles o encontrándonos con nuestros amigos judíos, o hablando con algún conocido amigo de África, de Sudamérica, de Asia, donde sea, no importa quién sea esa persona, dice la palabra que Jesús murió por nosotros, aún cuando estábamos pecando en contra de él. Fue un amor incondicional el que nosotros recibimos de parte de Dios.

Y se supone que nosotros amemos a los demás con ese mismo amor incondicional que muestra Jesús. Debemos orar por otros y orar para que sus cuerpos sean sanados por medio del poder del Espíritu Santo. Tenemos que venir en contra de cualquier espíritu demoníaco que esté atando a una persona y en el nombre de Jesús orar por ellos. Como cristianos hemos venido a ser el pueblo de Dios, como cristianos hemos venido a ser embajadores de Cristo Jesús. Y como dice la palabra, ya no vivimos nosotros sino que Cristo vive en y a través de nosotros.

Así que aquí en Segunda de Corintios, en este texto, Dios nos instruye, nos revela quién se supone que seamos como cristianos, pero no podemos terminar allí solamente. Regresemos un poco al tiempo de los corintios, cuando fue escrita esta carta. Esta carta fue escrita por Pablo, más o menos en el año 50 ó 55 dc, estamos hablando de unos 20 años después de la muerte y resurrección de Jesucristo, muy cercana a la vida y muerte de Jesús. Piense en eso un momentito, qué estaba usted haciendo hace 20, 25 años, en su propia vida, no hace tanto tiempo, ¿verdad?

Pongamos que esta sea la congregación de los corintios, el tiempo es el año 53 dc, hace solamente 20 años que Jesús murió y se levantó de los muertos. Quizás algunos de ustedes conozcan a gente que estuvo allí en ese momento, quien sabe si algunos de ustedes estuvieron allí en el mismo día de Pentecostés cuando vieron a 120 recibir poder de lo alto en el bautismo del Espíritu Santo.

Ahora, Pablo era un judío creyente, Jesús era un mesías judío, ahora esta congregación corintia comenzó cuando Pablo, ese plantador de iglesias judío, llegó a esta ciudad se encontró y conoció a una pareja llamada Aquila y Priscila. Estas dos personas se convirtieron en los primeros dos conversos en Jesús en la ciudad de Corinto y Pablo fue entonces a la sinagoga, la iglesia judía local, ahí en esa sinagoga donde se nos dice que los judíos locales y también algunos gentiles creyentes estaban allí orando en esa sinagoga, y Pablo llegó a ella. Y Pablo comenzó a enseñarles acerca de Jesucristo y de la salvación en él.

Y Pablo usó las Escrituras originales, es decir lo que llamamos hoy en día el Antiguo Testamento de las Escrituras judías que tenían disponibles en ese tiempo, y el libro de Hechos, capítulo 18 registra lo que pasó en esa ocasión en la ciudad de Corinto, cuando Pablo llegó allí; ahí se nos dice que a pesar de que la mayoría de los judíos que estaban en la sinagoga cuando Pablo predicó, rechazaron a Jesús, Crispas que era el líder de la sinagoga, como el pastor de la sinagoga en ese momento, sí aceptó a Jesús como su mesías, junto con toda su casa, su familia y varios otros judíos también de esa sinagoga y algunos gentiles también conversos judíos que también estaban allí en ese momento.

Así que aquí estamos en la ciudad de Corinto hace dos mil años atrás piensen muchos de ustedes son judíos de hecho, y muchos de ustedes son gentiles que han estado asistiendo a la sinagoga, y muchos de ustedes son paganos como era yo antes de conocer a Jesucristo. Y entonces aquí estamos. Y cuando Pablo escribe estas palabras a esa congregación mixta de judíos, de inconversos, de paganos, es una congregación mixta, como se pueden imaginar, ustedes si hubieran estado en ese momento cuando se lee esta carta, tendrían una comprensión mucho más cabal, más profunda de las palabras de Pablo que la que hoy tenemos a dos mil años de distancia, porque usted habrá crecido como judío, habría sido educado en una sinagoga. Usted se imagina en esa congregación las enseñanzas judías y los ritos y costumbres judías le habrían sido muy familiares a esa gente de ese tiempo.

El problema es que para nosotros hoy en el Siglo XXI, a dos mil años de distancia de esas palabras, nosotros nos hemos, como cristianos, nos hemos separado de nuestras raíces judías originales y verdaderamente no entendemos las conexiones entre nosotros como cristianos e Israel, como nación. No entendemos cabalmente cuánto verdaderamente Dios ama a su pueblo en Israel, cómo Dios ha establecido un pacto inviolable con su pueblo Israel y cómo a través del pueblo de Israel Dios hizo llegar la palabra suya a nosotros. Y fue a través del Mesías de Israel, Jesús, que nosotros recibimos salvación. Y es a través del pueblo de Israel que Jesús vendrá a la tierra otra vez, y acerca de lo que dijeron esos rabinos de los cuales me refería al principio, de que se daría entonces la redención final del pueblo de Israel.

Ahora, miren de nuevo en Segunda de Corintios 3, versículo 2, dice allí en la segunda sección: “…no en tablas de piedra, versículo 3, sino en tablas de carne del corazón…”

Pablo dice aquí claramente que la ley de Dios entonces había sido escrita no en tablas de piedra, como originalmente en el Antiguo Testamento, sino en tablas de carne, en el corazón humano. Cuando él escribió estas palabras él no estaba hablando solamente de que las Palabras de Dios no se deben entender solamente con los sentidos físicos, con la mente, sino que la palabra de Dios tiene que ser interpretada por medio del espíritu. Porque es nuestro espíritu el que el Espíritu Santo de Dios le da testimonio a nuestro espíritu.

Pero, no solamente eso, Pablo se estaba refiriendo a promesas específicas dadas al pueblo de Israel por profetas de la antigüedad. Ahora, nosotros hablamos acerca de esto de recibir la salvación de Jesús, de caminar por el espíritu de Dios, y de recibir lo que Cristo dijo de que este es el nuevo pacto en mi sangre, a veces nosotros pensamos que esa palabra de Jesús del pacto de sangre, de que este es mi carne molida por ustedes, como que estas cosas eran habladas solamente a nosotros los gentiles, no a los judíos. Pero no es así.

Esta promesa de la cual estamos hablando fue y ha sido dada a un pueblo judíos, hebreo, al pueblo de Israel. Vaya conmigo a Jeremías, capítulo 31:31

“… He aquí que vienen días, dice el Señor, en los cuales haré nuevo pacto…”

Esa palabra nuevo pacto, en el hebreo original brit hadasha, esa es la misma palabra, la misma expresión que Cristo usó es mí brit hadasha, en otras palabras este es el nuevo pacto en mi sangre, la misma palabra que Cristo usa cientos de años después.

De nuevo leamos, “… en los cuales días haré un nuevo pacto con quién? Con la casa de Israel y con la casa de Judá, un nuevo pacto con Israel y con Judá, no como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto…”

Así que Dios habló a través de Jeremías al pueblo de Israel, diciéndoles, “yo haré con ustedes un nuevo pacto”, no como el pacto que ustedes originalmente, les decía, recibieron cuando salieron de Egipto, ese pacto en el Monte Sinaí, tablas de piedra, cuando Moisés recibió esas tablas de piedra y recibió allí la palabra de Dios, sino que este nuevo pacto, declara el Señor, yo haré con la casa de Israel después de estos días, y oigan esto, yo pondré dentro de ellos en su corazón yo escribiré mi ley, dice.

Oyeron eso? En su corazón yo voy a escribir mi ley. Y luego declara, yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. Y entonces dice, y entonces ellos me conocerán. Quizá usted no se recuerde, pero cuando leímos Juan 14:17, hace unos minutos atrás, leímos que cuando venga el Espíritu Santo, dice el Señor Jesucristo, ustedes me conocerán porque el Espíritu Santo estará con ustedes y en ustedes. Y más adelante el Señor habló a través de Jeremías, dice, perdonaré sus iniquidades y sus pecados y no me acordaré más de ellos.

Así que aquí vemos en Juan y en Corintios que lo que Dios le había prometido a los judíos dos mil quinientos años antes, o 500 años antes de que Cristo muriera y resucitara de entre los muertos, Dios ya había dado a través del profeta Jeremías, esa promesa al pueblo de Israel que recibirían un nuevo pacto, ese brit hadasha, a través del cual él decía, ustedes, los judíos, me conocerán como su Dios, para que entonces la palabra de Dios sean escritas no en tablas externas de piedra, sino adentro en sus corazones, para que sus pecados sean perdonados y ya no sean tomados en cuenta jamás.

Esa es la restauración final del pueblo de Israel. Ahora, no solamente Jeremías sino también otro profeta, el profeta Ezequiel. Era un contemporáneo, vivía en el mismo tiempo que Jeremías, Dios le había dado a Ezequiel ese mismo mensaje. Si uno busca en Ezequiel, capítulo 36, versículo 24 al 28. Esto es lo que Dios le dijo al pueblo de Israel:

“… Yo os tomaré de las naciones, de todas las tierras y os traeré a vuestro país. Luego esparciré sobre vosotros agua limpia y seréis limpios de vuestras iniquidades, de todos vuestros ídolos os limpiaré, os daré un corazón nuevo, pondré un espíritu nuevo dentro de ustedes, quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne…”

Recuerden, ese corazón de carne al cual nos hemos estado refiriendo. Y entonces Dios dice a través de Ezequiel, le dice a los judíos:

“… y pondré dentro de vosotros mi espíritu y haré que andéis en mis estatutos… Y dice en el versículo 28, … ustedes me serán por pueblo y yo les seré por Dios…”

Así que una vez más a través de Ezequiel, Dios le prometió al pueblo de Israel que un día ellos recibirían su espíritu, el espíritu de Dios, que estuviera dentro de ellos. Eso de lo cual nosotros hablamos como cristianos, que el espíritu de Dios habita dentro de nosotros. Pablo dice en Primera de Corintios, capítulo 6 versículo 19:

“… que tu cuerpo, mi cuerpo, nuestros cuerpos han llegado a ser templos del Espíritu Santo, el mismo Espíritu Santo de Dios está sobre nosotros y dentro de nosotros, y que esa promesa que el mismo espíritu de Dios vendría a morar dentro de nosotros fue dada al pueblo de Israel hace miles de años atrás, 2500 hace Dios les dio esa misma promesa a ellos.

Ahora, si le ponemos mucha atención a lo que estudiamos en Ezequiel, Dios añadió otra pieza de información, que ese nuevo pacto que él iba a hacer con el pueblo de Israel, iba a tener lugar cuando Dios los trajera otra vez a su país de todas las naciones, que sabemos muy bien sucedió en el año 1948, después de 2000 años de estar esparcidos.

Ahora, tenemos que tener en cuenta que estoy hablando de las promesas de Dios al pueblo de Israel, ha tenido usted alguna vez una experiencia en la cual Dios le da una palabra, una visión, un sueño? Y uno se pregunta, caramba, me pregunto qué querrá decir esto, Señor? Y un tiempo después Dios le da otra visión la cual le da un poco más de entendimiento de la visión anterior.

Ahora, acabamos de leer aquí en Ezequiel, capítulo 36 acerca de esta promesa de Dios a Israel, y en Ezequiel 37, en el próximo capítulo vemos que Ezequiel describe otra visión adicional que él tiene, la cual da un poco más de iluminación y entendimiento sobre el primer evento al cual se refiere en el capítulo 36. Es una famosa visión, muchas veces se describe como la visión del valle de los huesos secos. Es un capítulo larguísimo, así que no lo voy a leer todo, pero quiero que lo lean en sus casas. Pero déjenme relatarles acerca del capítulo: Dios le dio una visión a Ezequiel acerca de un valle. Todo lo que podía verse eran huesos secos por dondequiera, y Dios le habló a Ezequiel y le pregunta a Ezequiel, profeta, tu crees que estos huesos pueden revivir? Y Ezequiel contesta, bueno, solamente tu lo sabes. Era diplomático el hombre.

Y Dios le dice a Ezequiel, profetiza sobre esos huesos secos y diles, revivan, vivan y Ezequiel vio que esos huesos se juntaban y formaban hombres, y pudo ver ese gran número de hombres levantarse y ponerse de pie. Pero estaban rígidos, no tenían vida, no tenían movimiento, no se movían porque no había aliento de Dios en ellos todavía.

Ahora, la palabra aliento en hebreo es ruac que también quiere decir, no solamente aliento, sino también espíritu. Ruac es el espíritu, el aliento de Dios. Así que Ezequiel le dice, pero Señor, no hay espíritu, no hay aliento, no hay vida en ellos, y le dijo, profetiza al ruac, al viento, al aliento, ven, espíritu, entra en ellos para que vivan. Y el aliento de Dios entró en esos seres inertes y tomaron vida y se convirtieron en un ejército poderoso.

Esto describe en más detalle exactamente aquello de lo cual venimos hablando, que cuando el pueblo de Israel regrese a su tierra y comiencen a formarse juntos en una nación, como los huesos secos, pero todavía la restauración final como esos huesos que están sin vida, todavía está por venir. El espíritu de Dios todavía, el aliento de Dios todavía no ha entrado en esa nación, en ese valle, y se espera que nosotros oremos para que el espíritu de Dios caiga y entre en ellos para que tomen vida y vengan a ser, para que la promesa de Dios para el pueblo de Israel sea realizada plenamente.

Ahora, como vemos esta es la promesa para el pueblo de Israel, entonces dónde encajamos nosotros, los gentiles? Cuál es nuestro lugar? Pensábamos que el nuevo pacto era solamente para nosotros, los gentiles, la iglesia gentil. Pensábamos como que era algo nuevo que Dios había hecho, completamente nuevo. Siempre estuvo en el plan de Dios, desde los tiempos de antaño. Así que cómo encajamos nosotros en todo ese plan de Dios?

Quiero ahora que vayan conmigo a otro profeta, Isaías esta vez. Isaías capítulo 49 en el versículo 6. Isaías era otro profeta de Dios enviado a la nación de Israel y esto es lo que Dios habló a Isaías para el pueblo de Israel,

Dice Dios, “…poco es para mí que tu seas mi siervo…”

Ahora, este siervo al cual se refiere aquí es el Mesías para el pueblo de Israel, ese Mesías que nosotros adoramos como nuestro Señor Jesucristo, que viene de nuevo, aquel Mesías a quien el pueblo judío actualmente todavía está esperando que llegue. Dice:

“… por que tu eres mi siervo para levantar las tribus de Jacob y para que restaures el remanente de Israel. También te di por luz de las naciones para que seas mi salvación hasta los postrero, lo último de la tierra…”

Casi 3000 años atrás Dios habló estas palabras, estas promesas tanto al pueblo de Israel como también a nosotros, los gentiles, que cuando venga el mesías de Israel él iba a hacer dos cosas: iba a trabajar, a esforzarse para restaurar la tribu de Jacob, levantarla de nuevo, esa es la promesa de la cual hemos estado hablando, y que un día pronto esa promesa va a realizarse. Que cuando el Mesías, Jesús, regrese de nuevo y que el espíritu de Dios caiga sobre su pueblo, que ellos recibirán este brit adasha y que ellos entonces serán restaurados, la tribu de Jacob, Israel. Y a la misma vez Dios también le asignó al Mesías Jesucristo una segunda misión, dice aquí, que él será luz a las naciones, para que la salvación de Dios alcance hasta los fines mismos, los extremos de la tierra.

Ahora, recuerden lo que dijo Jesús: dijo a través de sus 120 discípulos, quédense allí en el aposento alto y esperen porque pronto el Espíritu Santo caerá, vendrá sobre ustedes para que reciban poder de lo alto, para que me sean testigos en Judea, Samaria y aún los extremos, los fines de la tierra, como dice la tierra, como dice aquí; luz a las naciones hasta los extremos de la tierra. Jesús también dijo, en Mateo 24, que cuando ese mensaje de las buenas nuevas llegue hasta los fines de la tierra, entonces vendría el fin.

Y cuántos de ustedes aquí creen que el mensaje del Evangelio ya casi ha llegado hasta el final de la tierra? Estamos bien cerca. Así que lo que Jesús le dijo a las naciones gentiles, creyentes gentiles, que nosotros se supone que vayamos hasta los fines de la tierra con el mensaje de salvación de Jesucristo, ya casi eso se ha cumplido plenamente.

A la misma vez, esa promesa que Dios le dio al pueblo de Israel que ellos regresarían de nuevo a su tierra, que serían de nuevo levantados como una nación establecida, y como esos rabinos de los cuales hablamos al principio, ellos declararon que pronto la restauración del pueblo de Israel está ya a las puertas, está cercana.

Ven ustedes, este es el plan de Dios? Desde los tiempos antiguos Dios había declarado a través del pueblo de Israel las palabras de Dios, el plan de Dios y el Mesías del Señor. Salvación de Dios, brit hadasha, el nuevo pacto, y que nosotros, los gentiles, hemos recibido esa bendición de Dios a través del Mesías Jesucristo que vino de Israel. Y estamos casi llegando al final y ahora ha llegado el tiempo para no solamente nosotros ir hasta los fines de la tierra, sino para regresar al pueblo de Israel, orar por ellos, amarlos, pararnos junto a ellos en apoyo, gozarnos con ellos mientras esperamos ya la inminente venida del Mesías Jesucristo para verlos a ellos recibir restauración.

Ahora, vayan conmigo a Zacarías, capítulo 12, este es el versículo final al cual voy a estar yendo hoy, versículo 3.

Dice aquí, “… en aquel día yo pondré a Jerusalén por piedra pesada a todos los pueblos y todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella…”

Versículo 9 “… y en aquel día yo procuraré destruir a todas las naciones que vinieren contra Jerusalén…”

Estos son esos mismos versículos que esos rabinos de los cuales yo me refería al principio estaban usando para concluir, sí, definitivamente este es el tiempo en que las naciones van a estar juntándose para venir contra Israel. De hecho, no tengo tiempo para ir en todo el detalle, pero si ustedes estudian otros versículos en el libro de Ezequiel, aquí se nos dice que esas naciones que van a venir en contra de Israel, serán capitaneadas, dirigidas por el pueblo del norte que vendrá por las partes de Rusia, en alianza con los ejércitos de Persia, que están alrededor de Siria, junto con todas las demás naciones islámicas árabes, musulmanas, y que esas naciones se juntarán para venir en contra de Israel.

Y por eso es que nosotros lo podemos ver, según las profecías, y también esos rabinos ortodoxos pueden ver el mismo tipo de mensaje, que este tiempo de Gog y Magog y esa guerra final están cercanas. Pero escuche lo que dice en el versículo 10, y dice:

“…Y derramaré sobre la casa de David, es decir, judíos, y sobre los moradores de Jerusalén espíritu de gracia y de oración y mirarán a mí a quien traspasaron…”

A quién traspasaron los judíos? A Cristo Jesús. Esto fue escrito cientos de años antes y casi 2500 años antes de este momento.

Y aquí estamos ahora actualmente, el tiempo está cerca. La palabra de Dios está siendo cumplida aquí ante nuestros propios ojos. Atravesando miles de años Dios habló estas promesas al pueblo de Israel y Dios declaró estas promesas a ti y a mí, y esas promesas se están cumpliendo hoy.

Escúchenme bien, Dios nunca miente, las promesas y las palabras de Dios nunca fallan. El amor de Dios nunca te fallará. Dios nunca te dejará no importa lo que seas, quién seas, dónde estés, el Señor Jesucristo nunca te ha de abandonar. Él estará contigo hasta el final mismo de los tiempos.

Si uno prende las noticias y ve las noticias financieras del tiempo, sobre guerras y rumores de guerras en este tiempo y todas las demás cosas y temas con todas las demás cosas que quizás le estén pasando a sus vecinos y a sus familiares, uno se dice a uno mismo, qué les va a pasar a mis seres queridos y a mí en el día de mañana?

Recuerde, Dios quien expresó palabras de promesa y que las ha cumplido en nuestras vidas a través de muchos años, es una cosa muy sencilla que él puede venir y él estará contigo, te va a ayudar en los eventos de tu vida, donde tu te encuentras. Como yo les dije a ustedes, yo no soy nadie, yo nací en Japón, no tenía absolutamente ninguna idea de quién era Dios, y a través de mis seres queridos yo llegué a recibir a Jesucristo. El Dios todopoderoso que creó los cielos y la tierra y en el camino, el peregrinaje espiritual mío he hecho tantos errores, le he fallado a él, a mi familia y a mí mismo tantas veces, fui por acá cuando él me decía ve por allá. En un momento me llegué a desesperar y decir, Dios dónde estás? Pero saben algo, aún cuando nos apartamos de él, él nunca se apartó de nosotros. ¡Aleluya! ¡Aleluya!

Dios no te abandonará. Y Dios no abandonará al pueblo de Israel. Y Dios no abandonará al pueblo judío. La palabra de Dios llegará a cumplirse. ¡Aleluya! Gracias al Señor. Un aplauso al Señor. Amén, amén, amén.

Hermanos simplemente ya poniendo una pequeña nota a lo que dice Fumio. Si ustedes preguntan, bueno, cuál es la posición de la congregación León de Judá concerniente a el estado y el pueblo de Israel actualmente? Yo espero que todos entiendan que nuestra posición como iglesia es como decía Fumio, nosotros amamos al pueblo de Israel. Yo sé que Israel es un pueblo desobediente, un pueblo rebelde, sabemos que la nación de Israel actualmente es una nación secular, sin embargo, como decía Fumio, las promesas de Dios son incondicionales, se cumplen. Nosotros pecamos y abandonamos pero Dios nunca deja de cumplir sus promesas.

Hermanos, yo diría que una congregación, un cristiano que conoce las Escritura, un cristiano que conoce las profecías como Fumio las ha tejido en esta mañana, frente a nosotros, no puede abandonar a Israel en este tiempo. Nosotros tenemos que expresar apoyo por Israel en un tiempo en que todo el mundo está criticando y atacando a Israel, y cuando yo creo que un espíritu antisemítico está ahora levantándose de nuevo en las naciones, y donde yo veo aún evangélicos en esta nación comenzando a tirar críticas contra el pueblo de Israel.

Es decir, que la posición de un creyente que representa a nuestra iglesia y su posición, debe ser, nosotros respaldamos al pueblo de Israel. Hermanos, yo entiendo que la situación con respecto a los palestinos es bien complejo y yo sé también que Israel ha cometido sus errores. Que nación confrontando una situación tan compleja no cometería errores peores. Lo que yo sé es que Dios le ha dado esa tierra al pueblo judío, ni aún los judíos mismos tienen derecho a entregar una sola pulgada de esa tierra a nadie. Esa tierra Dios se la dio a su pueblo, Israel. Y Cristo viene por segunda vez a ocupar esa tierra.

Estudien las Escrituras y usted entenderá por qué nosotros estamos tan apegados a defender esa nación y a ese pueblo de Israel. Que Dios los bendiga. Y estudiemos las Escrituras en este tiempo más y `más cada día.

Señor, te damos gracias por este tiempo tan especial. Se han enseñado muchas cosas aquí y nuestra mente ha sido puesta en prueba, pero nosotros pedimos que tu selles tus enseñanzas y que nos des entendimiento, y nos des iluminación acerca de tu palabra para que podamos caminar por ella y estar preparados para los tiempos que vienen.

Pedimos por tu pueblo Israel, que venga el día de su redención, que vengan el día en que tu Espíritu Santo caiga sobre ellos y sus ojos espirituales sean abiertos y puedan mirar hacia su mesías y bendecir a aquel que traspasaron y entregar sus vidas y su nación a Cristo Jesús.

Pedimos en el nombre de Jesús. Amén, amén. Gloria al Señor.

Sermón de Fumio Taku grabado 27 de junio 2010 en Congregación León de Judá Oir | Ver (100K) | Ver (350K) | Ver (1200K)


Oir y ver más presentaciones 27 de junio 2010


Archivo de Sermones

Comentarios

 
 

Gracias por aclarar la escritura con respecto a Israel.Bendito Dios que ama a su pueblo,asi nos sentimos con respecto a nuestro padfre celestial,EL ES FIEL CON NOSOTROS.

 
 

Realmente es interesantísimo el hecho de que Dios el Eterno está despertando a la Iglesia Cristiana a beber de la raíz y de la vid verdadera. Comprendo que la Iglesia fue injertada al tronco para que bebiera de la verdadera sabia , pero no fue así; bebió de Roma; La pregunta es ¿Cómo reconciliamos esto?.

Necesitamos ayuda para comprender y volvernos al Dios de Abraham, Isaac y Jacob.

Bendecimos a Israel. La paz de Adonai sea sobre todo este pueblo bendito.Amen.

 
 

Llevo tiempo rogando a Dios x la paz de Jerusalen y creo que en mi y en mi familia se cumpliàn las promesas de Dios. Para todos los q amamos a su pueblo israel. En verdad amo al pueblo de Israel y a mañana, tarde y noche ruego a Dios x su restauraciòn: SEA LA PAZ PARA JERUSALEN, PAZ EN SUS FRONTERAS, NORTE, SUR, ORIENTE, OCCIDENTE, ARRIBA Y ABAJO SEA LA PAZ. PODEROSO DIOS, RECOGELOS DE LOS CUATRO PUNTOS DE LA TIERRA, VUELVELOS A SU TERRITORIO Y DALES LA PAZ, LA VERDADERA PAZ K SOBREPASA TODO ENTENDIMIENTO, K GUARDA LOS CORAZONES Y PENSAMIENTOS DE CADA UNO DE ELLOS EN CRISTO JESUS SEÑOR NUESTRO!!! REUNELOS EN SU TIERRA PARA K TE ADOREN EN ESPIRITU Y EN VERDAD X K TU PADRE CELESTIAL BUSCAS ADORADORES K TE ADOREN!!!

 
 

gracias a dios contamos con usted que si sabe quien es Dios

 
 

mi lindicimas hermanos yo soy un muchacho k kiere comsagrarme pero no se como y donde y con kien

 
 

Me ha sido agradable escuchar a un predicador de origen japonés y es más agradable todavía que sea un defensor del nación Israelita. Estoy contento que se hable bien del pueblo JUDIO. Esa nación nos ha dado dos perlas que no tienen precio:a JESUCRISTO Y LA BIBLIA. Todos los cristianos debemos unirnos en oración y bendición a aquel pueblo que se originó de lo lomos de Abraham, por gracia de nuestro DIOS.

 
 

Que Dios les bendiga y los prospere por defender y apoyar al pueblo de Dios; es primera vez que escucho que apoyen y defiendan a los judíos; hasta en las mismas iglesias se predica en contra de ellos, donde no los quieren, los desechan y ustedes no lo hacen.
siempre digo en mi iglesia que no podemos despreciar a los judíos porque entonces despreciamos al judío Jesús, a los profetas, a la Biblia que tambien es hebrea y se quedan callados cuando digo esto.
Dios los siga ayudando es mi oracion.

 
 

Muy preciosa la enseñanza.Primera vez que entro a esta pagina y doy gracias a Dios por haberlo hecho

 
 

Muy preciosa la enseñanza,El Señor te usa para este ultumo momento de la cual su iglesia tiene que preparase para su vuelta,queremos a Jesus de vuelta pero hay mucho que hacer,y el pueblo de Israel y sus profecias nos dice y nos alerta.Gracia pastor desde Bolivia agradesco por su cooperacion a nuestro ministerio.!!!!Sigamos orando por Jerusalen!!!
En el amor del maestro.
Nancy

 
 

Donde hay Fe hay, amor, donde hay paz, Està Dios y donde esta Dios

No falta nada.
De estas manera al señor vuestro Dios, y cumprireis durante toda tu vida las leyes y los mandamientos que yo os mandado a vosotro, a vuestros hijos y a vuestro nietos y asì viviray muchos años.
Ama al señor tu Dios con todo tu corazòn con toda tu alma y con toa tu fuerzas. Y comfia en el y tedara todo lo que le pida
no desmalle que tedara los hijo que ahnelas

 
 

AHORA ENTIENDO PORQUE MI PASTOR NOS PIDE QUE OREMOS POR LA PAZ DE JERUSALEM Y POR EL PUEBLO JUDIO.

 
 

Primera vez que entro a esta pagina y doy gracias a Dios por haberlo hecho. pertenesco a la Iglesia Israelita Hijos de Sion en chile, y el semon que acabo de leer refleja claramente nuestro pensamiento recpecto a la Nacion Judia, sentimos el mismo amor por ellos y nos concideramos injertados como ramas silvestres en la oliva que es Israel que el Señor les bendiga grandemente

 
 

Hermoso mensaje, que claro el concepto de porqué somos descendiente del pueblo de Israel y entender que debemos defenderlo y es además una señal de la segunda venida de Crito. Que el Señor lo siga bendiciendo pastor y le de sabiduria para sus prédicas. Amén.

 
 

dios les bendiga muy buena ensenanza

 
 

Las Escrituras claramente dicen: A los suyos vino y los suyos no lo recibieron, pero a los que le recibieron les dio la potestad de ser llamados Hijos de Dios. La diferencia básica, fundamental, doctrinal, teológica es que los judíos no aceptaron, ni han aceptado a Jesucristo como Hijo de Dios, ni como su Salvador.
No hay otro mediador entre Dios y los hombres que Jesús, eso tampoco lo han aceptado los judíos.
No nos enrredemos

 
 

Ola que Dios le bendiga grandemente les habla el hermsno Ronaldo Jose Medina Davila los mensaje son de mucha bendicion espero que ore por mi y mi esposa ya que tenomos 7 años de casado y no y Dios toda via no nos a dado hijos y poreso quiero que ore gracias

Att:Ronaldo Medina la paz este con ustedes

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato