…Y gócese la que te dio a luz.

A propósito de Expresiones del Alma
[]

Meche López-Miranda

Alguien una vez dijo que un hijo es el corazón de una madre caminando fuera de ella. Toda madre puede identificarse con esta frase. Una mamá nunca deja de ser mamá. Desde el momento en que siente la primera patadita en su vientre hasta que llega al final de sus días sus hijos ocupan un lugar permanente en su mente.

He vivido a 1600 millas de mi madre por más de la mitad de mi vida. A pesar de la distancia tan grande que nos separa su presencia se mueve conmigo en formas tangibles e intangibles. Aún ahora en el ocaso de su vida siempre toma interés personal en todos los temas de mi vida y se preocupa por cada detalle grande o pequeño. Sus palabras de aliento del pasado y del presente son como lluvia fresca en medio del calor del verano. Su record de servicio entregado y generoso ha dejado huellas imborrables en mi espíritu. La sabiduría con manos y pies que vi salir de ella impactó mi vida en todas sus etapas. Hasta el día de hoy tomo agua de ese caudal y le doy a tomar a otros. Muchas veces como mamá me he encontrado en situaciones que ella pasó. En esos momentos, a veces difíciles, he podido apreciar profundamente lo que ella me enseñó y ponerlo en práctica.

Como madre, Milagros me impartió su fe en Jesús. Me dejó ver el fruto del Espíritu en acción. Me cuidó con intencionalidad demostrándome su deleite y afirmación a pesar de mis inconsistencias. Me confrontó hablando la palabra de verdad que yo necesitaba escuchar equilibrada con el amor. Me animó a conocer a Dios y a ser agradecida. Se hizo vulnerable permitiéndome conocer sus sueños, temores y frustraciones. Me demostró el arte de la reconciliación y el perdón. Me alentó a descubrir y usar mis dones y talentos. Se sacrificó por mí en mil y una formas. Supo darme tanto las raíces que me proveen estabilidad y seguridad como las alas que me han permitido crecer hasta el día de hoy. Me regaló el mejor fundamento para mi propia maternidad.

En este Día de las Madres haz una resolución de honrar continuamente a tu madre y a otras mujeres que te han nutrido maternalmente. Hónralas por medio de tus palabras de gratitud y reciprocando la fidelidad que han tenido para contigo. Pero más que nada hónralas por medio de una vida que ejemplifique, y aún supere, lo que tan generosamente sembraron en ti. …”Y gócese la que te dio a luz.” (Proverbios 23:25)

Comentarios

 
 

Hna Meche.. Siempre, pero siempre tomo la bendicion q Dios pone atraves de su palabra en Usted. Gracias por edificar mi vida. Dios siga llenando su vida de bendicion, tambien al Hno pastor Miranda. Gracias a los dos, gracias por este medio y todos los que sirvan para bendecir a otros q no pueden llegar a su Iglesia.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato