Mujer victoriosa

A propósito de Expresiones del Alma
[]

Mujer Victoriosa

Por Patricia Sobalvarro

La semana pasada tuve la oportunidad de participar como oradora durante la IV Conferencia de Mujeres Latinas que se dio lugar en la Casa Estatal de Boston. Me pidieron que hablara sobre la reforma migratoria y los retos que una mujer enfrenta al emigrar a este país. En las semanas previas al evento, como parte de mi preparación decidí “entrevistar” a varias mujeres y preguntarles sobre los desafíos que enfrentan las mujeres inmigrantes. Cada mujer que entrevisté representaba distintos segmentos de la sociedad: algunas son madres solteras, otras son casadas, algunas solteras y todas de diversos niveles socioeconómicos. Aunque sus dramas son diferentes así como las razones que las trajeron a este país, había algo en común que todas mencionaban. Entre los retos mencionados estaba la dificultad del idioma, el bregar con culturas diferentes, el sentirse “sola” y triste por los familiares que se quedan atrás, el ser expuesta al mal trato en los lugares de trabajo y a veces hasta por otros inmigrantes. En fin, los desafíos fueron, en resumen los mismos. Pero, lo que más me impresionó fue la respuesta que todas me dieron cuando les preguntaba, “¿Qué es lo que te ha ayudado a sobrepasar estos retos?” Sin pensarlo mucho y sin tener que buscar palabras elegantes, todas me contestaron lo mismo: “el amor a mi familia y el deseo de verlos salir adelante”.

Unos días después de haber escuchando las historias (algunas de ellas muy tristes) de estas mujeres valientes y luchadoras, Dios trajo a mi mente la historia de Ester y como ella también tuvo que enfrentar varios desafíos por amor a sus seres queridos.
A la medida que reflexionaba sobre esta bella historia de valentía y de fe sobrenatural, inmediatamente podía ver tantas similitudes entre el carácter de Ester y el carácter de estas mujeres que entrevisté.

El día de la conferencia, yo sabía en mi corazón que si Dios me estaba dando la oportunidad de hablar ante casi cien mujeres en la Casa Estatal, no era simplemente para que hablara de estadísticas o de causas que ellas ya conocen porque las viven diariamente. Dios quería que les diera una palabra de ánimo. Y precisamente es eso lo que quiero hacer a través de esta pequeña reflexión. Ester, aunque en un contexto diferente al que estamos viviendo en el siglo 21, tuvo que tomar decisiones muy difíciles y enfrentar retos de vida o muerte. A pesar de quien ella era o no era, que tenía o no tenía, Dios honró su fe y le dio la victoria que ella buscaba. Ester a pesar de los retos inmensos, tuvo éxito porque su vida estuvo sostenida por 3 pilares: 1) su fe en Dios, 2) su amor por su familia y 3) su espíritu de guerrera.

Yo creo que la mujer inmigrante que lucha por sus seres queridos y pone su confianza plena en Dios no tiene por que preocuparse. Dios ya la convirtió en una mujer victoriosa. Y es en esos momentos de aflicción y desesperación cuando nos damos cuenta que es únicamente por la gracia de Dios que estamos firmes. Dios nos recuerda en su palabra que cuando somos débiles entonces somos fuertes. Cuando pensamos que ya no podemos dar un paso más, El nos dice “¡Si Tú puedes!” Recuerda tu ya eres una mujer victoriosa en Cristo Jesús. No hay nada ni nadie quien te pueda detener si tienes al Dios Todopoderoso de tu lado. Aunque los retos y desafíos de la vida nos quieran apagar, tu confianza en Dios y tu deseo de ver a tus seres queridos salir adelante es todo lo que tú necesitas. Busca ese espíritu de guerrera adentro de tí.

Comentarios

 
 

Me siento reflejada con la vida de Ester, al saber que la victoria viene del Señor.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato