Visión : Primero la Casa de Dios

[]
  • Presenter: Roberto Miranda
  • Length: 24:00
  • Fecha: June 2, 2002

Hageo Capítulo 1, vamos a ir del versículo 2 hasta el final de este capítulo. Dice la palabra del Señor, versículo 2, así, “así ha hablado Jehová de los ejércitos” estas son palabras de Dios hermanos, diciendo “este pueblo dice: no ha llegado aún el tiempo, el tiempo de que la casa de Jehová sea reedificada. Entonces vino palabra de Jehová por medio del profeta Ageo diciendo: ¿es para vosotros tiempo, para vosotros, de habitar en vuestras casas artesonadas y esta casa, es decir el templo del Señor, está desierta? Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: meditad bien sobre vuestros caminos.

Sembráis mucho y recogéis poco, coméis y no os saciáis, bebéis y no quedáis satisfechos, os vestís y no os calentáis y el que trabaja a jornal recibe su jornal en sacos roto. Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad sobre vuestros caminos, subid al monte, traed madera y reedificad la casa y pondré en ella mi voluntad y seré glorificado, ha dicho Jehová. Buscáis mucho y halláis poco y encerráis en casa y yo lo disiparé en un soplo. ¿Por qué? dice Jehová de los ejércitos. Por cuanto mi casa está desierta y cada uno de vosotros corre a su propia casa. Por eso se detuvo de los cielos sobre vosotros la lluvia, y la tierra detuvo sus frutos. Y llamé la sequía sobre esta tierra y sobre los montes, sobre el trigo, sobre el vino, sobre el aceite, sobre todo lo que la tierra produce sobre los hombres y sobre las bestias y sobre todo trabajo de manos.

Y oyó Zorobabel, hijo de Sealtiel, y Josué, hijo de Josadac, sumo sacerdote, y todo el resto del pueblo, la voz de Jehová, su Dios, y las palabras del profeta Ageo, como le había enviado Jehová su Dios, y temió el pueblo delante de Jehová. Entonces Ageo, enviado de Jehová, habló por mandato de Jehová al pueblo diciendo: Yo estoy con vosotros, dice Jehová. Y despertó Jehová el espíritu de Zorobabel, hijo de Sealtiel, gobernador de Juda, y el espíritu de Josué, hijo de Josadac, sumo sacerdote, y el espíritu de todo el resto del pueblo, y vinieron y trabajaron en la casa de Jehová de los ejércitos, su Dios.” Bendiga al Señor su santa palabra.

Si pudiéramos tomar un título para este mensaje y les voy a ser bien breve hermanos y es reedificad la casa, reedificad la casa, no podemos entender completamente este texto si no entendemos el contexto histórico en el cual se da.

El pueblo hebreo, como nosotros sabemos, fue exiliado a Babilonia en el primer exilio y estuvieron 70 años en Babilonia antes de que el Rey Ciro de Persia, porque ya Babilonia había sido reemplazada por los persas, le permitiera a un grupo de judíos salir de la capital de Persia y regresar otra vez a Jerusalén. En esa primer emigración a Jerusalén vino un grupo de judíos dirigidos por Zorobabel y este hombre Josué, sumo sacerdote, llegaron a Jerusalén en el año 538 a. c y comenzaron inmediatamente a reconstruir el templo, la casa del Señor. Poco tiempo después de comenzar la reconstrucción del templo se levantó una gran oposición contra esa reconstrucción del templo, de parte de naciones paganas, que no querían ver ese símbolo del poderío judío otra vez levantado en la nación judía.

Hermanos déjenme decirles algo, hay oposición de parte del reino de las tinieblas contra iglesias saludables, iglesias sanas, por que el diablo sabe que una comunidad espiritual sana es una amenaza contra las huestes del infierno, una comunidad espiritual donde se adora en nombre del Señor en espíritu y en verdad es una fuente de renovación para toda una comunidad y el diablo va a hacer todo lo posible por mantener a las iglesias pobres, mal administradas, divididas, dirigidas en formas inapropiadas y manteniendo al pueblo ignorante para que la iglesia de Jesucristo no haga la obra para la cual Dios la ha destinado. Y el pueblo hebreo experimentó inmediatamente oposición cuando trató levantar la casa de Dios. Se denunció la obra al reino persa y de Persia vino una orden de que se detuviera la reconstrucción del templo. Años después que esa orden ya había perdido su vigencia todavía el templo seguía sin construir, y esta palabra de Dios viene a los judíos 18 años después que se comenzó la construcción del templo y que se abandonó casi inmediatamente.

Habían pasado casi 20 años y el templo permanecía totalmente destruido, sin construir y en esos 20 años el pueblo judío se había dedicado a sus labores seculares, a levantar sus casas, a construir sus habitaciones, a poner a correr la economía de la nación y la casa del Señor seguía totalmente ignorada. Y la molestia de Jehová se hizo sentir y Dios envió a su profeta para que trajera un mensaje al pueblo judío y Dios les dijo: “escúchenme: ¿Es apropiado que ustedes estén por allí diciendo no ha llegado el tiempo todavía, que estén trabajando en sus casas, que las estén embelleciendo los interiores, que estén embelleciendo los alrededores de Jerusalén y que la casa del Señor continúe descuidada y desatendida? díganme ustedes si eso es cierto casa de Israel”. Y el Señor les dijo “atiendan mi casa, preocúpense por los asuntos de mi casa”.

Y yo veo aquí hermanos algunas verdades que son bien importantes: número 1, el Señor quería que se reestableciera el orden adecuado de las cosas. En la mente de Dios hermanos, lo primero que tiene que ser atendido es la casa del Señor ¿cuántos saben eso? Lo primero que nosotros tenemos que poner nuestra atención es en los asuntos del reino de Dios, todos conocemos la palabra “Buscad primeramente el reino de Dios y en su justicia y todas las demás cosas os serán añadidas”.

Normalmente la gente que no conoce a Dios hace todo lo contrario. Ponemos primero las cosas humanas en el primer lugar, nos preocupamos por nuestra economía, por nuestro trabajo, por tener nuestra cuenta de banco bien, por tener todos los billes pagados y entonces decimos: O.K, ahora cuando ya todo está bien, ahora me voy a dedicar a bendecir la casa de Dios. Dios ha dicho que eso es un orden y no natural. El orden de Dios es siempre, primero preocuparnos por que la casa de Dios, los ministerios de Dios tengan todo lo que necesiten para influir positivamente en nuestra comunidad, para que se lleve a cabo la obra del Señor y entonces nosotros tenemos oportunidad para preocuparnos por todo lo demás.

Yo recuerdo en las escrituras uno de los pasajes más dramáticos es cuando el profeta Elías, después de una gran sequía y una gran hambre en Israel, Dios lo envía a la casa de una viuda, una mujer totalmente desprovista de sostén y cuando Elías llega a la casa de esta viuda, en una ciudad que se llama Zareta, descubre un panorama totalmente depresivo. Esta mujer en ese momento, cuando llega el profeta, se está preparando para coger el último puñadito de harina que tiene y un poquito de aceite que le queda y preparar la última comida, la última cena literalmente que le quedan a ella y a su hijo y para entonces echarse a morir, esperar morir de hambre porque en la tierra no se encuentra nada que comer.

Y a esa lugar envió Dios a su profeta. Y uno se pregunta por qué Dios no lo envió a otras naciones donde había abundancia. Por qué lo mandó a una viuda, que era símbolo de la pobreza y de la desprovisión. Porque Dios piensa de maneras diferentes como pensamos nosotros. Y cuando Elías entra a la casa de esta viuda le hace una petición escandalosa, yo diría inmoral y es la siguiente le dice: “mujer, prepárame a mí primero una torta, prepárame esa torta y usa ese poquito de aceite, dame un vaso de agua antes de que tu hijo y tú comer. Les estaba pidiendo hermanos su último sustento, les estaba pidiendo lo que les quedaba a ellos para comer y el les dijo: No te preocupes que Dios te va a proveer. Gloria al Señor que esta mujer se dejó llevar por la matemática de Dios e hizo lo que el profeta le pedía y le preparó su comida al profeta y ¿qué paso?. Dice la palabra que después de eso vino la bendición de Dios y vino la multiplicación de tal manera que esa mujer y su hijo comieron por mucho, mucho tiempo. Nunca les faltó comida porque cuando Dios pide, Dios promete también bendición para los que son íntegros para con El.

Y yo veo en esto hermanos un modelo, un principio espiritual establecido claramente y es que primero nosotros tenemos que velar por los intereses de las cosas del reino de Dios. Dios había enviado a su profeta, que era la palabra de Dios viva en Israel, para que fuera ministrado y envió a ese lugar para que fuera establecido un principio espiritual que gobernara por siglos y siglos. Este pueblo hebreo no estaba llevando a cabo ese principio espiritual, se estaban preocupando por sus cosas materiales y Dios les dice: “ustedes me dicen a mí que no ha llegado el tiempo.”

Hermanos, nunca es tiempo, en un sentido para diezmar y para ofrendar al Señor, nunca es tiempo, por que si usted mira siempre vamos a tener más deudas, siempre vamos a tener necesidades, siempre vamos a tener compromisos, siempre va a ver un mejor carro que comprar, siempre va a ver un arreglo adicional que hacerle a la casa ¿si o no? Nunca es tiempo o no nunca llega el tiempo de darle al Señor si haber vamos, y les digo algo, si llegara el tiempo ¿Sabe qué? No sería apropiado darle al Señor ¿Sabe por qué? Porque a Dios yo creo que hay que darle fuera de tiempo. A Dios hay que darle cuando nos duele, a Dios hay que darle cuando es incómodo.

Yo creo que lo que a Dios le agrada es cuando le damos en la zona de la incomodidad, si tu le das a Dios en lo cómodo, creo que no le estás dando lo suficiente, porque Dios le honra cuando uno toma en cuenta el echo de que El es el Rey del universo y El merece que nosotros le honremos, dando más allá de lo que nosotros inclusive nos sentimos cómodos dando. Mi meta es que con el paso de los años, yo me sienta libre, mi fe aumente para darle más y más al Señor, más de mi dinero, mas de mi tiempo, más de mi persona, más de mis talentos, cada día más y más y mas porque yo sé que cuanto más le doy al Señor más soy bendecido, más Dios me prospera. Ese es el orden de Dios. Dios honra a la persona que se esfuerza y que le da al Señor con generosidad. Dios dice que honra al dador alegre.

Uno de los pasajes más reveladores que tenemos en las escrituras, yo no se por qué a Dios le gustan tanto las viudas con respecto a dar y yo creo que es hermanos saben por que, porque las viudas en las escrituras eran símbolo del desamparo y de la pobreza y para una viuda, dar es precisamente una imagen de la generosidad para con Dios.

Dice la palabra que, el Señor Jesucristo estaba en el templo observando desde un punto ventajoso la gente que llegaba y que daba dinero en la urna, de los diezmos y el Señor podía ver a la gente rica llegar con sus vestiduras lujosas y echar dinero en la urna y el Señor entendía claramente que esa gente estaba dando de lo que le sobraba. Los ricos tienen mucho dinero y aunque daban grandes cantidades proporcionalmente para ellos era como nada. Pero dice la palabra que el Señor observó una viuda, pobre por definición, que se acerco y echó en la urna lo último que tenía, podría haber sido 25 centavos, para comprar un café, esta mujer no tenía más nada y el Señor con su sabiduría discernió que eso era todo lo que esta mujer tenía y dice la Biblia que El llamó a sus discípulos y les dijo: “esta mujer que en términos absolutos lo que dio fue una fracción infinitesimal de lo que dieron esta gente rica, ante Dios dio más porque dio de toda su pobreza, dio lo único que tenía, honró al Señor,con su amor”.

Como María que cogió el vaso de alabastro, que contenía un perfume caro, y lo quebró delante de Jesús y lo ungió al maestro y el Señor la alabó por eso. Yo no se por qué las mujeres son las que siempre se llevan la alabanza también en el dar, quizás porque aman más y porque son más tiernas para con el Señor. A veces nosotros somos muy resistentes con las cosas de Dios, nos rebelamos contra estas verdades, contra esas enseñanzas. Siempre hay gente en las iglesias, hermanos, que cuando se habla de dinero se molestan, se ponen incómodas, les entra de momento una incomodidad que quieren salir corriendo de la iglesia, o se molestan con el predicador sobre esto.

Me recuerda precisamente a Judas, cuando vio que ese vaso de alabastro se quebrantó y que el perfume caro fue usado para alabar a Jesucristo y pensó dentro de sí esto: “Caramba, este dinero se hubiera podido usar para los pobres”. Mentira, lo quería para robárselo porque el era ladrón y el Señor Jesucristo entendió lo que estaba pensando la gente y dijo saben que a los pobres siempre los van a tener con vosotros pero a mí no me van a tener siempre y esta mujer me ha honrado.

Hermanos, a Dios no le interesa tanto el dinero que tu le das, entiéndeme, yo creo que a Dios no le importa ni siquiera en última instancia, la cantidad que tu das. Y no te aproveches de eso para reducir tus diezmos y ofrendas. Hermanos, lo que a Dios le interesa es que lo que nosotros damos, esté vinculado a un deseo genuino de honrar al Señor, de darle al Señor conforme a nuestras fuerzas y más allá de nuestras fuerzas.

En otro pasaje, en Segunda de Corintios, tenemos a la alabanza un grupo de cristianos que dicen que dieron no solo conforme a sus fuerzas si no que dieron más allá de sus fuerzas y Dios los bendijo.

Nosotros tenemos, hermanos, que ser generosos con Dios. Nunca va a llegar el tiempo en que podamos decir ya yo di, ahora puedo concentrarme en dar. Dios pide las primicias. Dios pide lo primero. En el antiguo testamento, yo creo que ese es un principio que rige a través de toda la historia, la Biblia llamaba al pueblo hebreo a dar los primeros frutos, había que apartar los primeros animales, y eran animales que no tuvieran defecto, que no tuvieran ninguna enfermedad y había que apartar los frutos mejores y primeros para el Señor y hoy en día nosotros apartamos nuestros diezmos, nuestras ofrendas. Tu no puedes esperar primero a atender tus asuntos y entonces, de lo que te queda determinar improvisadamente: “a ver bueno, cuánto voy a dar hoy, 1 dólar o 2 dólares”. El Señor quiere un dar disciplinado, un dar de fe, un dar que diga yo voy a honrar al Señor cuésteme lo que me cueste.

El profeta David, cuando le ofrecieron la tierra gratis para edificar el templo del Señor dijo: Yo no le voy a dar al Señor el sacrificio que no me cueste nada.

Hermanos Dios quiere gente dadivosa. ¿Y para qué quiere Dios ese dinero? Dios lo quiere para que su gracia corra a través de la ciudad. Yo creo que nuestra ciudad necesita modelos de una comunidad como la nuestra, de gente de diferentes niveles de ingresos, muchos trabajadores, de inmigrantes recién llegados, pero gente que se ha disciplinado para levantar una institución como esta, que bendice la comunidad. De este templo, hermanos, salen ministerios para jóvenes, ministerios para adultos, familias son bendecidas.

Ayer yo veía a 30 niños sentados en esta sección aquí, durante el tiempo de la graduación, subir aquí, adorar al Señor con un coro bellísimo, todos bien vestiditos con ese rostro sonriente, con ese amor por el Señor. Y ya yo veía hombres y mujeres dentro de 10, 15 ó 20 años bendiciendo a su comunidad, porque fueron fundamentados en la palabra de Dios en un lugar como este, porque hombres y mujeres se dieron para que hubiera en este lugar para formar una institución donde esos niños pudieran recibir la palabra de Dios.

Y así como ellos, vendrán cientos de niños a través de esta iglesia y nuestra comunidad será bendecida con gente trabajadora, gente sabia, gente de principios morales y espirituales sólidos, que bendigan a su comunidad, parejas como la de los hermanos que se ministraron hoy, que vinieron hoy y dieron su testimonio. Qué lindo es ver una pareja que está siendo sanada en su juventud y siendo unidos en las cosas de Dios ¿Cuánto vale eso? Eso vale una fortuna hermanos, en términos materiales no tiene precio, porque esta iglesia está en este lugar, y gracias al Señor tenemos un lugar ordenado, hermoso que representa bien al Reino de Dios y representa bien a nuestra comunidad. Eso es lo que el Señor quiere. El Señor dice subid al monte, traed madera y mi voluntad será establecida. Hermanos, que esta iglesia sea una iglesia donde la voluntad de Dios sea establecida, donde el buen propósito de Dios para la ciudad sea establecido.

La Biblia dice en un pasaje “Porque yo se que los pensamientos que tengo para vosotros, pensamientos de bien y no de mal”. Dios tiene buenos pensamientos para esta comunidad latina en Boston, la voluntad de Dios quiere manifestarse y va a ser a través de esta iglesia e iglesias como estas. Eso vale la pena, subir al monte y traer madera. Eso quiere decir esforzarnos hermanos. Cada uno de nosotros tiene su parte que hacer.

Yo me imagino que si Dios hubiera querido un templo, El hubiera podido, mágicamente, como creó el cielo y la tierra, haber hecho aparecer el templo más hermoso que ustedes se puedan imaginar. Sin embargo, El no quiso hacer eso. El quiso que nosotros le construyéramos el templo. Dios podría hacer llover dinero pero, ¿de qué serviría eso? ¿De qué sirve un regalo que se lo da el dador, el que recibe el regalo? No sirve para nada, tenemos nosotros que dar. Dios es honrado y dice: “y seré glorificado, reedificad la casa y pondré en ella mi voluntad, y seré glorificado ha dicho Jehová”.

Dos cosas van a pasar cuando el pueblo se de a reedificar la casa a través de los próximos 12 meses, al ustedes dar para que ese presupuesto se cumpla, y ese edificio sea reedificado, y nuevos ministerios continúen fluyendo en esta congregación. Dios va a ser glorificado en su voluntad, se establecerá en nuestra comunidad ¿Quiere usted comprometerse conmigo ahora en nombre de Jesús? Qué bendición tuvimos esta mañana. Vimos los cielos abrirse y descender la gloria de Dios, vidas ser ministradas, sentir el toque orgánico de Dios del Espíritu Santo. Eso no tiene precio, y que se de en un lugar lindo, que nos represente bien a nosotros y represente sobre todo el Reino de Dios bien. Vamos a trabajar, vamos a reedificar la casa, vamos a levantarla un poco más.

Baja tu cabeza, comprométete conmigo y con el Señor ahora mismo. Yo me comprometo contigo, tu conmigo, y nosotros todos con el Señor, de levantar un templo que honre a Dios, que glorifique a Dios en esta ciudad. Levantar una comunidad, donde la voluntad de Dios encarne, levantar un espacio desde donde emane la gracia ilimitada de Dios a toda la ciudad y tu vas a ser parte de ese milagro, con tu dinero, con tu tiempo, con tu energía, con tus talentos, con tu vida, tu vas a hacer esto posible, y desde ya profetizamos en este año, vamos a exceder en el nombre del Señor, nuestras proyecciones y todo se va a dar para que Dios sea glorificado en esta comunidad.

Padre a ti damos toda la gloria y toda la honra por cualquier cosa buena que sale de esta iglesia, de este templo, de esta casa Señor que tu has edificado, con nuestra ayuda, Padre, porque no lo haces solo. Gracias porque hombres y mujeres que saben que no ha llegado el tiempo, pero aún así han decidido dar, han hecho posible este milagro, y pedimos ahora que Tu bajes más de tu porción Señor, que Tu bendigas esta proyección que Tu has levantado delante del pueblo, que Tu prosperes a tu pueblo Padre porque Tu prometes que si hacemos eso, Tu reprenderás al devorador, Tu quitarás esos escapes por donde se nos va el dinero, la energía, el gozo, la vida y la salud, y tu bendecirás a tu pueblo Señor, y la buena sombra de Jehová, nos cubrirá y su misericordia nos seguirá, porque Tu honras a un pueblo que te honra. Gracias Padre por que lo has hecho tan fácil, en un sentido Señor, prometiéndonos recompensa por algo que en realidad es una obligación. Te amamos, te amamos por tu generosidad, prospera a nuestros hermanos Señor en este año, bendice sus trabajos, bendice sus casas, bendice sus finanzas, bendice su salud, sus familias, sus hijos.

Padre créate una comunidad trabajadora ,una comunidad excelente, una comunidad ejemplar, que le muestre al mundo las bellezas del Reino de Dios.

Bendecimos a tu pueblo Señor en este día, y te damos gracias por todo lo que se ha dado en medio nuestro, hoy alabado sea tu nombre y el pueblo de Dios dice:“Amén.”

Comentarios

 
 

Sigue trabajando en este blog, me encanta, es genial.

 
 

En mi congregacion estamos en un desacuerdo con el pastor pues el dice que primeramente es la casa del pastor y luego la obra de Dios, nuestro problema es que el pastor nos saco del sitio donde estabamos pues se devian como 4 meses de renta, y los diezmos que se reciben son para cubrir los gastos del pastor, su renta servicios telefono, etc. mas sueldo semanal y no nos queda para nada mas, pues somos una congregacion pequena y estamos ya cansados de que la obra de Dios esta cada dia peor y a el no le importa. Le pedimos que por un tiempo se conforme con 1500.00 en al mes en lo que levantamos la obra pues estamos dispuestos a trabajar todos para lograrlo con la ayuda de Dios, pero el no quiere aceptar, el dice que es biblico que el pastor y su casa son primero, yo quiero que nos ayuden y nos muestren donde dice esto en la Biblia, pues yo busco y no lo encuentro. Muchisimas gracias y que Dios los bendiga. Gladys

 
 

Dios te bendiga, me llamo mucho la atencion tu comentario, creo que tu pastor esta fuera de la vision de Dios, primero es Dios, su casa y despues el pastor, el obrero es digno de su salario, es verdad, pero si es una iglesia pequeña el salario debe ser acorde con los ingresos, pero no todo es para el sustento del pastor. En mi caso mi papa es pastor, es una iglesia de 60 miembros, tenemos 4 años apenas y el pastor no cobra ni medio, tenemos un terreno de 30 x 100 mt, y estamos iniciando la construccion del templo. te aconsejo que le pidas direccion al Señor y ores mucho por el creo que necesita muchisimo la direccion del Espiriru Santo de Dios.
Lidia

 
 

ME GUSTARIA SABER UN POCO MAS DE SUS CREENCIAS Y SI EXISTE UN LUGAR EN LA CAPITAL DE CALIFORNIA ,.,. LOS FELICITO Y EL ETERNO LOS SIGA BENDICIENDO

 
 

hola pastor muranda yo soy visita de la iglesia me gusta mucho uste como pastor . usted es un pastor que habla muy claro y bonito. pero yo quiero saber si nuestra es pentecostal o bautista. quiero saber cual es nuestra inclinacion. no quiero estar en la confucion muchas gracias.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato