Una Cita con Cristo : Proverbios 3 (Parte 4)

 

En esta ocasión quiero continuar con nuestro estudio acerca de la Biblia, la palabra de Dios. En nuestra última sesión hablábamos del hecho de que si nosotros queremos verdaderamente seguir los mandamientos del Señor tenemos que hacer un esfuerzo por no olvidarnos de la ley de Dios, eso quiere decir que tenemos que tratar de mantener la palabra de Dios continuamente corriendo a través de nuestra mente. Tenemos que leer la Biblia todos los días, tenemos inclusive que si es posible aprender unos versículos de la escritura que podamos repetir a manera de mantenerlo siempre corriendo a través de nuestra mente. Es importante asistir a la iglesia y escuchar sermones que nos enseñen cómo interpretar la palabra de Dios y que nos enseñen cómo se aplica la palabra de Dios a los eventos y los asuntos de la vida normal del ser humano.

Recordábamos también que la palabra Dios que tenemos que guardar la Biblia en nuestro corazón. Guardar los mandamientos del Señor en el corazón, donde están los afectos, donde están las emociones, porque de hecho la relación con la palabra de Dios no es solamente un asunto de la mente, de la memorización o del estudio sino que también es un asunto del corazón, de los sentimientos, de las emociones, de amar la palabra y deleitarnos y gozarnos en ella y guardarla en ese lugar céntrico de nuestra personalidad.

Y veíamos también que algunos de los beneficios de guardar la palabra del Señor es que nos dará largura de días y años de vida, es decir, efectivamente el guardar la palabra del Señor nos alarga la vida, porque nos permite evitar situaciones y conflictos que muchas veces, llevan a una muerte prematura. Pero también la Biblia que no solamente nos dará largos años de vida el guardar la palabra de Dios, sino que también nos dará paz, y ciertamente la palabra que el hombre tiene con Dios es una paz muy diferente a la paz los hombres tratan de conseguir por medio del dinero, o de las amistades o de las profesiones, o de las cosas vanas de este mundo. De hecho el Señor Jesucristo dijo: “La paz os dejo, mi paz os doy, Yo no os la doy como el mundo la da”, en otras palabra la paz que Cristo da es una paz que no es como la paz del mundo sino que es una paz que no depende de circunstancias o de eventos o de cosas circunstanciales, sino que depende de la presencia del espíritu de Dios en nosotros. Y ese espíritu de Dios viene a morar en nosotros a través de esa comunión con la palabra de Dios.

“Largura de días y años de vida y paz te aumentarán.” Y allí en Capítulo 3 de Proverbios el escritor continua aconsejándonos y dice: “Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad. Átalas a tu cuello, escríbelas en la tabla de tu corazón” , de nuevo hay un llamado en este pasaje a pegarnos a la palabra del Señor en una forma muy poderosa. Sabes tu que los judíos guardan pasajes de la escritura pegados a su ropa. Los judíos piadosos, los judíos ortodoxos, escriben pasajes de la escritura y los pegan a su ropa, en el sentido de que los guardan cerca de su corazón y cerca de su cuerpo como señal de que quieren estar en total compenetración con la palabra del Señor. Los judíos piadosos también en los umbrales de las puertas de sus casas incrustan porciones de la palabra de Dios, recordando que sus casas deben estar también dirigidas y gobernadas y bendecidas por la palabra del Señor.

Por eso el escritor dice: Nunca se aparten de ti... Nosotros tenemos que llegar a un punto de tal reverencia a la palabra de Dios, que esa palabra nunca se aparte de nosotros y para mi esa es la verdadera medida de si un cristiano ama la palabra del Señor. Hay mucha gente que se llama cristiana pero no conocen la Biblia, no conocen la palabra de Dios y yo creo que la señal distintiva del creyente es el amar, el respetar, el guardar, el estar cerca de la palabra del Señor. Por eso usted verá muchas veces a cristianos con la Biblia en la mano en la calle, yendo hacia la iglesia. Evidentemente eso no garantiza que una persona sea piadosa, no es el hecho de que carguen la Biblia físicamente, pero está en el hecho de que esta gente lleva su Biblia para la iglesia donde la abren, donde la estudian, donde la escudriñan. Yo he visto a la Biblia de cristianos que la tienen marcada con diferentes tipos de tinta y algunas personas pensarían que eso es irreverente, pero no, todo lo contrario, la Biblia se hizo para ser escudriñada. No hay ningún tipo de irreverencia cuando una persona marca su Biblia, al contrario, eso quiere decir que le está dando la atención y el respeto que se merece. Escudriñarla profundamente como un estudiante marca su libro porque sabe que ahí está encerrada la verdad.

Tiene que haber ese nivel de atención a la palabra de Dios para que ella pueda rendir toda su enseñanza al ser humano. Por eso el escritor dice: Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad. Y aquí también hay otro elemento que me interesa señalar, y es que dice la misericordia y la verdad. Misericordia es aquello que nosotros tenemos para con nuestro prójimo, es una actitud de bondad, de benignidad, de amor para con el prójimo. Sabes tu que la Biblia no es solamente un libro para conocerlo teórica o intelectualmente, es un libro que tenemos que aplicar. Y una de las cosas que la Biblia nos ayuda a hacer es a tratar a nuestro prójimo con misericordia y con benevolencia, con justicia.

En realidad una persona no puede obedecer la palabra del Señor sin que tenga amor y cuidado y atención para con su prójimo. Eso es muy importante. Si tu verdaderamente vas a vivir la palabra del Señor, pues tu trato de tus semejantes tiene que reflejar esa misericordia. Tu debes comportarte hacia los demás con amor, con ternura, ser generosa con tu dinero, ayudar al pobre, al necesitado, tener una palabra de consolación para aquellos que la necesitan, preocuparte por el bienestar de los demás. La persona que ama la palabra de Dios es una persona misericordiosa, es una persona que cuando ve los defectos en los demás, en vez de criticarlos y en vez de enjuiciarlos y tratarlos con desprecio y sentirse superior a ellos, los ve con la misericordia, con el amor, la tolerancia, la paciencia, la benevolencia con que Dios ve a los seres humanos.

La persona que ama la palabra de Dios es una persona misericordiosa, es una persona que ama a los demás a pesar de sus defectos, es una persona que es tolerante y que siempre está lista para dar una palabra de consejo, para edificar a los demás en vez de hacerlos caer cuando los ve en una posición de debilidad. La misericordia quiere decir que cuando tu ves a una persona en una posición de debilidad tu tratas de fortalecerla, cualquiera que sea esa debilidad o cualquiera que sea esa desventaja. La persona misericordiosa es una persona que es un siervo, que está siempre listo para servir y para darse a los demás, es una persona que siempre se ve como un instrumento de la gracia de Dios, es una persona que vive y camina sobre la tierra para hacerle el bien a los demás, es un instrumento del amor y de la misericordia de Dios. Es en otras palabras, una extensión de la persona de Dios aquí en el mundo.

Si tu eres verdaderamente amante de la palabra de Dios tienes que ser una persona de misericordia. Hay tanta gente que en vez de ser agentes de misericordia son agentes de juicio, de crítica, de condenación o de arrogancia, en vez de ser gente que tenga misericordia y amor para con los demás. La Biblia dice: Átalas a tu cuello, nunca se aparte de ti la misericordia y la verdad. Tenemos que hacer la parte intima de nuestro corazón. Tenemos que hacer una decisión firme de ser gente de misericordia. Dice: “...escríbelas en la tabla de tu corazón”, y cual es el resultado de esta actitud, dice “...hallarás gracia y buena opinión ante los ojos de Dios y de los hombres”.

La persona misericordiosa es la persona que vive conforme a la verdad de Dios, es una persona que va a ser atractiva para con los demás, tendrá gracia, tendrá buena opinión ante los ojos de Dios y de los hombres. Dios tendrá misericordia de ellos y los hombres también podrán distinguir la gracia, la misericordia que hay en esta persona y también le darán su respeto y su admiración. Que Dios te bendiga y quiera El hacer de ti y de mi hombres y mujeres de misericordia y de verdad.

Comentarios

 
 

Hermosas palabras de edificacion Dios lo siga bendiciendo!!

 
 

amen claro que lo tendre en cuenta y me podrian mandar reflecciones a mi correo.. Gracias y que Dios los bendiga enormemente

 
 

muchas gracias es de una gran ayuda y bendicion me gustaria recibir reflexiones en mi correo gracias.

 
 

En verdad es maravilloso encontar personas tan llenas de sabiduría, pues siempre he compartido que la misericordia es fundamental en nuestras vidas, no solo hablarlo sino lo mas importante ponerlo por obra, nos llena primeramente de satisfacción, pues estamos agradando a Dios y tambien deja muy buenos amigos.

Muchas gracias por esta valiosa interpretación, Dios los siga usando y bendiciendo grandemente.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato