Gracias padre mío por haber cuidado a mi hijo de una intoxicación grave, que lo hubiera mandado grave al hospital, gracias porque lo libraste del mal y el maligno no lo pudo tocar, gracias Jesús por tu amor y desvelo por nosotros, no has permitido que el maligno se salga con la suya nunca y le haga daño a los míos y a mi, a tratado de hacerlo miles de veces pero zas! Jesús interviene y queda derrotado. Por eso te amo y amaré siempre. Ameeeeeeeeeeeeeeeeeeen

Responder

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato