Que Dios te siga bendiciendo, porque eres un gran siervo que hablas por medio del Espíritu Santo, para consolar los que padecemos sufrimientos y pruebas y nos vemos atribulados, desesperados y gracias a éstos consejos nos fortalecemos y seguimos adelante llevando la cruz, con el fin de que Dios nos pula y nos haga creyentes más bendecidos.

Responder

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato