CONTINUO AQUI MI HNA GLORIA

Observemos cómo hasta aquí no se ha mencionado al diablo ni a los demonios.

18:18 De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo.

Versículo 18: aquí se refiere a ejercer disciplina. Atar viene del griego sujetar, apresar, ligar. Encadenar.
Desatar es aflojar las cadenas.
Cuando la iglesia aplica disciplina mantiene sujeto al infractor.
18:19 Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.

Versículo 19: se refiere a la decisión de los líderes sobre la disciplina a aplicar. El acuerdo al que se refiere esta enseñanza es el relacionado con qué disciplina se impondrá al infractor que ha desechado la exhortación.
18:20 Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

Versículo 20: Obviamente no se refiere a las reuniones en la congregación, no dice que si no han llegado dos o tres hermanos entonces Jesús no está allí. Aquí la Biblia se refiere a la reunión donde se decide la disciplina, en la cual participan los líderes de la congregación y los testigos.

La doctrina de atar demonios sobrevino muy recientemente, hace unos 20 años cuando mucho. No hay una enseñanza al respecto en toda la historia previa de la iglesia. Una revisión profunda como la que hemos hecho sobre estos versículos la echa por tierra.

Lo siguientes versículos de Mateo 18 tampoco hablan de atar demonios, sino de perdonar y soltar del castigo.

Mat 18:30 Mas él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda.

no quiso perdonarle la deuda, no quiso soltarle la deuda.

¿Dónde está el diablo en todo el capítulo?

Mateo 18 habla del perdón, de lo que se hace con alguien que no se arrepiente -y con el que sí lo hace-. La disciplina en la iglesia la aplica el liderazgo, pero la gran mayoría de los problemas se arreglan cuando un hermano exhorta al otro, sin necesidad siquiera de testigos.

Toda aplicación al capítulo 18 de Mateo que no tenga que ver con la disciplina y con el perdón es errónea. Jesús está diciendo “No quiero que se hagan tropezar unos a otros: si eso ocurre deben arreglarlo exhórtándole, si el reprendido no rectifica disciplínenle (átenle a la disciplina de la iglesia), si reconsidera y enmienda perdónenle. Cuando se arrepienta, desátenle“.

Responder

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato