Hermoso testimonio, a El sea toda la gloria y alabanza, tu vivencia nos sirve para conocer mas aún a nuestro Señor como "dueño" de nuestras vidas.
Saber que Dios siempre tiene un propósito es también muy cierto Miriam; me gustaría saber, si es posible, al mirar hacia atrás el milagro, despues de 18 años ¿Cuál o cuáles fueron los propósitos buscados por Dios? y ¿Logró lo que buscaba obtener? Un abrazo a la distancia, te bendigo por tu testimonio.

Responder

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato