Quisiera agregar algo mas al respecto que surge de mi experiencia personal. Muchas veces pasa, que nos consideramos a nosotros mismos como vasos de porcelana china, de cristal o de oro puro, sin darnos cuenta que a estos tipos de vasos no los tiene en cuenta el Señor para llenarlos de su gloria. Por el contrario, cuando conocemos la humildad ejemplar de Jesucristo en nuestras vidas desechando todo orgullo y toda vanidad es cuando el Señor nos llena con su Espiritu Santo, con ese tesoro de poder y sabiduria por el cual avanzamos de victoria en victoria en El. Podemos asi nadar en un rio lleno de cocodrilos sin que ninguno de estos pueda siquiera intentar mordernos. Avivemos pues el fuego de los dones que Dios nos da, asum iendo primeramente nuestra condicion de vasos de barro para que fluyan de nosotros esos tesoros escondidos que El a puesto en cada uno de sus hijos. Con todo respeto lo saludo Pastor Roberto y lo bendigo en el nombre de Jesus. Hasta cada momento. Bendiciones para todos. Que se cumplan todos los sueños. Carlos.

Responder

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato