Anabella,

Que bendición es poder leer lo que escribes. Es como si te estuviera oyendo hablar a mi lado. Soy testigo de lo que escribes y más aún he sido bendecida con tu vida y la de tus hijos a los cuales conocí desde que llegamos a Boston en 1983. Gracias por compartir tus bendiciones.....haciéndoles añades esperanza al que la tiene y la ofreces al que la pueda haber perdido. Que Dios los cuide siempre.

Reciban saludos muy cariñosos de Chago y Mary desde Ocala, Florida.

Responder

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato