Aaaaaah, que tierno, felicitemos la ignorancia y el pecado. Ciertamente Dios perdona nuestros pecados, pero las consecuencias de nuestros pecados siempre estarán presentes en nuestras vidas (la grán mayoría de las ocasiones), ¿qué no enseña esto la Biblia? Ah no, pero como nosotros somos más buenos que Dios, felicitemos a las madres solteras: Dios premiará su pecado e ignorancia hermanas, es el colmo.

Responder

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato