Gracias por este mensaje tan restaurador, al leerlo pude ver un poco de lo que pasó en mi matrimonio de 23 años, que tristemente terminó en divorcio. ¿Cómo integrar un seminario de sanidad interior a los hombres cuando están en el proceso de su boda?. ¿Cómo ayudarlos a tener un corazón sano y restaurado por el Santo Espíritu de Dios, el Gran Consolador del mundo, y así tener la convicción de que no estaran solos en el caminar de su vida matrimonial?.

El padre de mis hijos, a sus escasos 9 años se incorporó a trabajar como adulto, pues su madre (Ahora fallecida), necesitaba ayuda inmediata. El no tuvo la oportunidad que todo niño merece, creció solo con la presencia de la madre, quién dejaba a todos sus hijos sin el cuidado de un adulto, pues era necesario que trabajara. Mi ex. logró salir adelante, se graduó y trabajó por muchos años en la banca con mucho éxito, en nuestro País Honduras; pero, en sus dos matrimonios fracazó, él no sabe lo que es la fidelidad. Mostró mucha inmadurez y falta de consideración para con su esposa e hijos; en ambos matrimonios.

Actualmente él está solo, con profundas heridad en su corazón, causadas en su niñez. Oro por él todos los días para que la misericordia de Dios lo alcance, y pueda entregarse a Jesús, y abrir su corazón para que sea restaurado.

gracias por ese gran ministerio Sanándo las heridas del hombre hispano.

Bendiciones,

Elizabeth.

Responder

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato