Estimado Pastor,

Le escribo desde Australia, donde resido hace ya casi 23 años.

Ha sido tan preciado para mi encontrar este web-site donde puedo escuchar sus sermones. He sido muy bendecida por la serie sobre la autoridad y, en especial, por este dedicado a la juventud, donde usted demuestra como la Palabra de Dios exhorta a cada generación que conforma la iglesia, el Cuerpo de Cristo, a respetarse, amarse y como TODOS tienen un papel importante dentro de ella.

El amor de Dios es tan maravilloso que justo hoy encuentro este sermón cuando nuestra Iglesia está sufriendo una crísis por el ímpetu de un par de jóvenes que han mal influenciado a otros, pensando que los adultos ya no tenemos mucho que hacer en la obra. Sin duda, este mensaje es una inspiración para mi vida y una confirmación que estamos en el camino correcto cuando no nos rendimos ante tales ideas.

Mañana, Domingo 14, tendremos una reunión de miembros muy importante donde el futuro de la Iglesia está en juego. Le ruego que esten intercediendo por nuestra iglesia en Melbourne, que aunque sólo tiene alrededor de 200 miembros, es la más numerosa de habla hispana en Australia.

Bendiciones y le anímo Pastor, es tan gratificante ver hombres de Dios predicando Su Palabra con el sólo propósito de edificar al pueblo y no para hacerse populares.

Atte, V. Rivera.

Responder

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato