un saludo hermano mío. Tal vez la respuesta sea algo tardía porque acabo de leer ahora tu inquietud. Sin entrar a detallar que la motivación de tu matrimonio no fué la correcta, está en tus manos y sobretodo en la Dios preservarla. Aún cuando entiendo que no fué bendecida aún ante Dios, porque no lo mencionas, no deja de tener validéz. Ella es tu esposa y más aún teniendo en cuenta que habéis vidido y convivido juntos.
El matrimonio es una empresa difícil. Hay que vivirlo y edificarlo día a día basado en la palabra de Dios. Si tú y tu esposa la basamentan en El, se fortalecerá y crecerá. Acuérdate que su palabra dice "Cordón de tres dobleces no se rompe fácilmente".
Yo que vosotros creería fuertemente lo que dice su palabra en Proverbios 18:22 "El que halla esposa halla el bien y alcanza la benevolencia de Jehová". Yo te conmino a que intentes fructificar tu matrimonio. La construcción de la misma debes comenzarla tú como cristiano. Haz tuya la palabra de Nehemias que en el 2:20 dijo "El Dios de los cielos, él nos prosperará, y nosotros sus siervos nos levantaremos y edificaremos,..".
Te deseamos bendiciones y estaremos orando por tí y tu esposa.

Responder

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato