Cultivando una vida de Fe

[]

Por Fanny Rodríguez

“Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré” Génesis 12:1

“Es pues la Fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.”
Hebreos 11:1

El avance tecnológico continúa y ahora contamos con un dispositivo llamado GPS (Sistema de Posicionamiento Global) que permite determinar la posición de una persona, objeto o vehículo con una precisión hasta de centímetros. Este recurso nos ayuda a encontrar direcciones cuando no conocemos la ruta para nuestro destino. Lo instalamos en el auto, le indicamos la dirección a la que queremos llegar y por el camino nos va guiando hasta el lugar. Una voz nos va dirigiendo dando instrucciones específicas: tome la próxima derecha, en la rotonda tome la segunda salida inmediatamente tome a la izquierda. El conductor no conociendo la ruta sigue confiado las instrucciones de la voz sabiendo que lo llevará al lugar donde se dirige. Efectivamente se llega al lugar deseado. Sin embargo en ocasiones donde reconocemos el vecindario y tomamos un atajo que no nos ha dado la voz, entonces la voz empieza a decir relocalizando; una vez descubre la desviación que hemos tomado, continúa dándonos instrucciones.

Hay un personaje en la Biblia, Abraham, a quien Dios le pidió que dejara su tierra, sus parientes, (Génesis 12:1) tomara a su esposa y marchara al lugar que El le indicaría. Abraham, no sabía el lugar al que se dirigía, ni la ruta a seguir; pero Dios lo dirigió en su jornada y no tomó otras rutas sino que continuó con certeza de que Dios lo llevaría al lugar que El mismo le había prometido. Durante el viaje tiene algunos contratiempos porque quiso tomar atajos y confiar en su conocimiento para resolver conflictos. Uno de ellos en la tierra de Egipto en donde por temor a ser muerto, mintió al Faraón diciendo que su esposa era su hermana; pero Dios lo libró de éste y cada problema hasta llevarlo a la tierra prometida.

En nuestro caminar diario también necesitamos dirección y en muchas ocasiones no sabemos con claridad que ruta tomar. En la Palabra de Dios encontramos guía clara para cada situación en nuestra vida; éste es el Manual de Vida. Ahora bien en momentos de dificultad debemos consultar nuestro GPS el Espíritu Santo El es el que nos da sabiduría no sólo para encontrar dirección sino solución cuando por nuestros medios tratamos de resolver algo y terminamos en un conflicto. Salmos 55:16-17 nos afirma que Dios escucha nuestro clamor; pero también sugiere que debemos clamar a El en todo tiempo “Tarde y mañana y a medio día oraré y clamaré.”

Oración: Padre Celestial gracias por tu palabra que es lumbrera a mi camino y si me dejo guiar por ella no voy a equivocarme. Ayúdame a tomar tiempo diariamente para estar en Tu presencia y alimentarme con tu Palabra para cuando lleguen momentos difíciles pueda discernir tu voluntad y comprobar que en ti encontramos dirección para toda situación grande o pequeña. Bendice a todo el que lea este mensaje y que su Fe en Ti y en tu Palabra sea tan real como la Fe de Abraham.

Comments

 
 

me parecenmuy edificantes y de mucha ayuda, me hacen reflexionar, dios los bendiga.

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Lines and paragraphs break automatically.

More information about formatting options