Sermón 22 de julio 2012: Jesús - El dador y cumplidor de promesas

Posted in Sermones
[Omar Soto]
  • Presenter: Omar Soto
  • Date: July 22, 2012
  • Location: Congregación León de Judá, Boston MA

Jesús es el que te da y cumple promesas en tu vida. Quisiera que vayan a la segunda carta del apóstol Pedro en el capítulo 3. El domingo pasado nosotros escuchamos que Jesús es la puerta y todo el que entra por Él encontrará salvación, entrará y saldrá, y pastos para poder nutrir su vida, y hoy vamos a estar reflexionando sobre ese Jesús que es el dador y cumplidor de promesas en medio de nuestras vidas. Domingo pasado hablamos, Él es la puerta, por Él entramos, y cuando entramos recibimos promesas también, la promesa de salvación, la promesa de poder entrar y salir, de que Él está con nosotros en todas las gestiones de nuestra vida, y también poder encontrar provisión para nuestras necesidades, eso es una promesa que el Señor Jesús nos da a nosotros que hemos decidido vivir a la luz de Él, a la luz de sus principios, a la luz de su amor.

Segunda de Pedro capítulo 3, y dice: "Sabiendo esto que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupicencias y diciendo, ¿dónde está la promesa de su advenimiento?. Porque desde el día que nuestros padres durmieron, todo permaneció así como en el día de la creación. Estos ignoran voluntariamente, que el tiempo antiguo fue hecho por la Palabra de Dios, los cielos y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua, pero los cielos y la tierra que existen ahora están reservados por la misma Palabra, guardados para el fuego en el día del juicio, y de la perdición de los hombres impíos, mas o amado no ignores esto, que para el Señor un día es como mil años y mil años es como un día. El Señor no retarda su promesa." Déjenme decirles esto el Señor no retarda su promesa, "según algunos la tienen por tardanza, si no que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, si no que todos procedan al arrepentimiento."

Qué Palabra tan fuerte esa ¿ah?, una Palabra cargada, una Palabra llena de esperanza, pero a la misma vez una Palabra que está llena de un sentido de conflicto. Yo me puse a reflexionar en este texto mis hermanos porque en esta semana, han ocurrido dos acontecimientos que a mí me han hecho pensar y reflexionar en distintas cosas, por una como bien estaba diciendo el Pastor Samuel, el fallecimiento de nuestra hermana Bertalía Valverde fue algo que a mí me ha hecho reflexionar profundamente en las promesas del Señor. Yo creo que ha sido uno de los pocos servicios fúnebres que yo he participado donde verdaderamente se siente un sentido de paz, porque sabemos que fue una persona que vivió de acuerdo a las promesas del Señor, y que ahora está disfrutando esas promesas en vivo y a todo color, y porque ella está disfrutando esas promesas nosotros tenemos paz también.

En contraste con eso que les estoy diciendo, también está el acontecimiento que sucedió en Colorado, un muchacho a punto de graduarse de su doctorado, que parece que el mucho estudiar lo volvió un poco loco le desajustó un par de tornillos y tuercas en su cabeza, y el chico quiso traer sus propios fuegos artificiales a un cine en la premier de Batman, y le quitó la vida a doce personas dejando a 70 personas heridas, y no obstante las familias también que se duelen de lo que ha sucedido, y no solamente las familias si no toda la nación entera se ha estremecido por eso también.

Todo esto me lleva a pensar wow Señor, en los tiempos en los cuales estamos viviendo. Uno dice a veces ¿hasta dónde va a llegar la locura del mundo en el que estamos viviendo?. Y cuando uno se pone a analizar estas cosas que pasan y uno también se pone a comparar las cosas que pasan en la propia vida de uno, en las distintas cosas, distintos sucesos, uno se pone a pensar, Señor, ¿hasta dónde va a llegar todo esto?. Y yo me imagino que en la mente de algunos de nosotros también en algún momento u otro uno se pone a cuestionar Señor, ¿qué ha pasado con las promesas que Tú me has dado?. Yo pensaba que a estas alturas del juego yo iba a estar viviendo en la vida abundante que Tú me has prometido, viviendo en un sentido de paz que todavía no estoy experimentando, que yo iba a ver en mis hijos unas promesas cumplidas, que yo iba a ver en mi mujer, en mi vecindario, en mi Iglesia, ciertas cosas que Tú has prometido, yo pensaba que las iba a ver ya sucediendo y todavía no suceden.

Yo no sé si soy yo sólo el que piensa así pero yo estoy seguro que algunos de nosotros hemos pensado así también. Por ende llegué a este pasaje. Sabiendo primero esto que en los postreros días vendrán burladores, y no estoy diciendo que nosotros seamos burladores, andando según sus propias filosofías, diciendo ¿dónde está la promesa de su advenimiento, dónde está la promesa de la venida del Señor?. Ustedes se la pasan predicando que el Señor Jesús va a venir otra vez, esa es la promesa más grande que tiene nuestra fé cristiana, de que el Señor va a venir una vez más y va a tomar a su Iglesia, va a tomar a su novia, y nos va a llevar a reinar con Él en una morada celestial, es la promesa más grande que nosotros tenemos mis hermanos. Si no fuera por esa promesa yo estoy seguro que ninguno de nosotros estuviéramos aquí, pero solamente porque Jesús dió a esa promesa tú y yo estamos donde estamos ahora.

Pero en el mundo en el cual vivimos hay personas que han perdido su fé y esperanza en esa promesa, se puede decir que en las palabras de Jesús, también cuando Él habla acerca de los postreros días, cuando vengan todas las tribulaciones que puedan venir en los postreros días, muchos se apartarán de la fé, porque no van a poder resistir las cosas que están sucediendo a su alrededor, sus mentes no las van a poder comprender, y es bien duro mis hermanos cuando nos tenemos que enfrentar con esta realidad. Si tú y yo estamos aquí es porque de alguna manera u otra ahí en lo profundo de nuestro ser, en lo profundo de nuestro corazón hay un granito, hay una llama de esperanza que nos mantiene ahí encendidos, viviendo, trabajando, hay un granito, aunque sea del tamaño de un grano de arena, de esperanza que cada vez que por la mañana que usted abre sus ojos usted dice un día más que puedo ver la luz del sol, y eso lo mantiene a usted levantándose, cobrando nuevo ánimo, echándole mano a las cosas, y eso sin duda alguna mis hermanos es algo que proviene de Dios.

Pero así como digo esto también estoy conciente de que hay momentos en que uno se levanta y dice quiero que se acabe de una vez, ya no aguanto tanta presión, ya no aguanto tanta injusticia, y comenzamos a cuestionar, comenzamos a dudar, comenzamos a cuestionar personas a nuestro alrededor, comenzamos a cuestionar y a dudar de sistemas, a veces hasta llegamos a dudar de Dios, decimos ¿dónde está esa promesa de que Él había dicho que se iba a mover en mi vida, iba a mover su mano, y yo iba a ver mi familia restaurada, dónde está esa promesa?. Desde que me levanto por la mañana hasta que me acuesto de noche es todo gritos, gritos y gritos, y aún la gente durmiendo grita por la noche también, pelean solos por la noche en la cama.

Bien interesante mis hermanos porque este pasaje, ese concepto de burladores, yo me puse a analizar esto, no necesariamente está hablando de falsos profetas si no más bien está hablando de personas que pierden su fé en esa esperanza. Mire cuando una persona pierde su esperanza, es porque ha perdido su confianza en algo o en alguien, mire esta cadena a lo cual lo puede llevar, cuando alguien pierde su esperanza es porque perdió la confianza en algo o en alguien, que de alguna manera u otra definía su vida, le daba sentido, le daba dirección a su vida, comienzan a forjarse otras ideas que le puedan dar una nueva dirección y un nuevo sentido a su vida, y entonces se casan con eso, y eso se convierte en su nueva esperanza.

Pero el asunto es que en el mundo en el que vivimos, cuando la gente se forja una esperanza que no está basada en un fundamento sólido como lo que son las palabras y las promesas de Dios, esa ideología y esa filosofía, en algún momento cuando suceda algo, esa ideología y esa filosofía se van a desmoronar y se van a caer. ¿Saben por qué?, el ser humano, todos nosotros lo sabemos es un ser fallido. En nosotros está tanto la capacidad de poder o no poder cumplir promesas, está en nosotros, lo podemos hacer. A mí me gusta mucho este pasaje de Números 23 allá en el Antiguo Testamento, verso 19, dice: "Dios no es hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta, Él dijo y no hará, habló y no lo ejecutará." Esa Palabra para mí es clave en este mensaje que les estoy comunicando, Dios es Dios, nosotros somos nosotros.

Nosotros en algún momento hemos fallado a alguna promesa que hemos hecho, y si usted no ha fallado mire lo aplaudo, usted se convierte en un ejemplo para mí. Pero si ha fallado en una promesa como quiera usted se convierte en un ejemplo para mí, porque está aquí y no se ha rendido y está trabajando para seguir haciendo las cosas posibles.

¿Qué promesa nosotros habremos roto en algún momento?. ¿Cuántos de nosotros como padres no le hemos dicho a nuestros hijos, si tú haces esto yo te voy a dar esto?. Y cuando el hijo o la hija y le decimos mañana te lo doy, llega el día de mañana wow con sus esperanzas porque papá, mamá me prometió algo, llega el día de mañana, ¿dónde está lo que me prometiste?, por la tarde te lo doy. Como esposos, esposas, ¿cuántos matrimonios mis hermanos hacen un voto en el altar?, y en el cruzar en sus vidas esas promesas se ven dañadas por cualquiera de los dos lados. Tienes un amigo, un hermano que te prometió, mira, si tú necesitas ayuda no te apures, yo te prometo que voy a estar ahí. Y cuando ese amigo, esa amiga viene a buscarte porque tú se lo prometiste, y esa persona viene en su momento de mayor necesidad, viene a pedirte un favor y tú le dices ah no puedo, ahora no puedo, y ese amigo, esa amiga se va con su corazón quebrantado, porque en su momento de mayor necesidad una promesa que se le dió no se le pudo cumplir.

¿Cuántos de nosotros hemos hecho promesas con nosotros mismos?. Hemos hecho pactos con nosotros mismos, no vuelvo a decir una mala palabra en mi casa, pasan tres días y me salieron cuatro en menos de diez segundos. Vivimos de acuerdo a cierta filosofía, tenemos ciertos valores, y por esos valores por un período de nuestras vidas nosotros decimos no, yo voy a vivir de acuerdo a estas convicciones y nada ni nadie me va a sacar de ahí, ese es mi fundamento, ese es mi pretexto, ahí estoy agarrado, y de repente sucede algo en tu vida que va a cuestionar esas convicciones y llega un momento donde tú te ves forzado de alguna manera u otra a romper esa promesa que tú hiciste porque las circunstancias te están obligando a vivir en contra de esas convicciones que tú tenías, si tú mismo rompes una promesa que tú habías hecho contigo mismo, contigo misma.

Y oiga, no hay nada malo, y mire no es que estoy queriendo pintar un escenario demasiado feo, pero sólo quiero apuntar a distintas situaciones de la vida que tenemos que afrontar. No hay nada más malo que tener que lidiar con alguien que ha roto promesas, yo he roto promesas, usted ha roto promesas, pero eso no significa que todo termina ahí. Miren qué lindo es Dios, que Dios no es hombre para que mienta ni hijo de hombre para que se arrepienta. Miren qué lindo es Dios que se puede valer de cualquier cosa para que sus promesas se puedan cumplir en tu vida, las promesas de Dios no se rompen, Él sigue cumpliendo sus promesas para contigo, para con los tuyos, y tal vez tú no las veas, para Dios un día es como mil años, y mil años, ah pero eso no es justo porque yo quiero ver esas promesas en mi tiempo, yo quiero ver esas promesas en mi tiempo.

Ven acá, Abraham, ¿vió sus promesas en su tiempo?. Bueno solamente vió una, vió su hijo que Dios le prometió, pero no vió, él hubiese tenido que vivir ¿cuántos años?, hubiese tenido que vivir uuh, muchos siglos mejor dicho para poder ver esa promesa que Dios le dió, tu descendencia va a ser como las estrellas del cielo y la arena del mar.

Jesús le prometió a sus discípulos el Espíritu Santo, y no fue hasta 120 y pico de días que Jesús ascendió que los discípulos estaban orando allí en el aposento alto que entonces fue que ellos recibieron la impartición del Espíritu.

Así mis hermanos la Biblia está llena de historias de personas que vivieron por promesas, y así mismo hoy día nosotros estamos viviendo por promesas, y cierto está este pasaje que les estoy leyendo habla acerca de la promesa del retorno del Señor, ¿cuántos esperan ese día?. Yo espero ese día, yo espero ese día y máxime después de estos dos días pasados que tuvimos con la familia de nuestra hermana Bertalía, un verso tan precioso en Tesalonicenses capítulo 4 cuando está diciendo los muertos en Cristo resucitarán primero y nosotros que hemos quedado atrás seremos ¿qué?, seremos transformados y seremos encontrados con ellos en los aires. ¿Puede imaginarse eso, acaso no es eso peso suficiente para usted tener esperanza de que llegará el momento que este cuerpo, esta mente, esta alma tan fallida, va a ser transformada y va a cobrar una nueva imagen, una nueva identidad?. Yo espero ese día.

Pero mientras tanto, no es que nos vayamos a volver cristianos suicidas, ah Señor que venga, que venga, no, no es eso, miren cómo dice el verso 9: "El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, si no que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, si no que todos procedamos al arrepentimiento." Oiga una cosa, esta idea de arrepentimiento no tiene que ver necesariamente con que usted se arrepienta una vez de todos sus pecados y reciba al Señor Jesús, eso es una parte vital muy importante, pero en nuestra vida diaria el arrepentimiento es como un hábito, una costumbre que uno tiene que desarrollar, porque de alguna manera u otra mis hermanos, cada día nosotros tenemos que dar ese giro que vamos en una dirección y tenemos que ir en otra, eso es el arrepentimiento, lo hemos predicado aquí muchas veces. Yo sé que hay predicadores que dicen ah, usted tiene que arrepentirse, arrepentirse es como dar un giro de 360 grados, no, 180 nomás, 360 es que vuelve a caer en la misma dirección, 180 es que va en la otra dirección. Por si acaso no sabía esa matemática.

Pero la idea del arrepentimiento mis hermanos, es que usted estaba viviendo una serie de cosas en su vida, y esas cosas no estaban trayendo satisfacción, usted lo que veía era frustración tras frustración, o vanidad tras vanidad, y esas vanidades no lo seguían llenando, y usted tuvo que llegar a un punto en su vida donde dijo espérate, esto no me está haciendo sentido, tengo que cambiar, ir en otra dirección donde yo pueda encontrar algo que verdaderamente llene mi ser por completo, eso es el arrepentimiento, voy en una dirección, esa dirección no funciona, me encuentro con alguien que sí le puede dar un sentido a mi vida, entonces cambio y voy en esa dirección.

Nosotros pasamos ese proceso en distintas maneras en nuestra vida, algunos lo hacen con su trabajo, tienen un trabajo, no les gustó, se arrepintieron, valgame el término, se arrepintieron y se buscan otro trabajo. Para algunos el cambio les vino bien, pero para otros están brincando de trabajo en trabajo y todavía no se han definido y no saben a dónde van.

Para otros es una persona, un hombre, una mujer, estás con un hombre, una mujer, no esta mujer no me llena, cambias de dirección, estás con otra mujer, te arrepentiste de nuevo, ay déjame cambiar de dirección. Lo mismo que digo para las mujeres también lo digo para los hombres, las mujeres que están buscando hombres también es igual.

Pero no nos damos cuenta mis hermanos como bien decía el Pastor el domingo pasado, que nuestro recurso de vida se encuentra en la persona de Jesús, y nosotros tenemos que recordar que si vamos a encontrar ese sentido de vida lo tenemos que encontrar en Él, es en Él, en su amor y sus promesas para con nosotros, porque Él es vasto, Él llena a capacidad, Él es un Dios eterno, yo no sé si eso nos cabe en nuestra mente, pero el Señor está aquí ahora con nosotros, el Señor todavía está ayer y el Señor está mañana, el Señor está llenando todo eso todavía.

Si yo encuentro un sentido de ser, un valor, una razón por la cual vivir, en Él mi arrepentimiento tiene que ser en dirección a Él y no en dirección a cualquier cosa, o persona, o artículo, o objeto, no puede ser, todo eso pasa pero Él no pasa. Yo me imagino que todos nosotros aquí en las distintas etapas de nuestra vida de fé que nos encontremos, luchamos con estas ideas. Yo vivo por una promesa, ¿cuántos de ustedes viven por una promesa?, ¿y cuántos de ustedes al igual conmigo se atreven a decir que las circunstancias en las cuales vivimos, son totalmente contradictorias a la luz y la realidad de esa promesa?. O sea es como que las circunstancias de vida en las cuales uno se enfrenta a veces es como, espérate, esta promesa yo lo que tengo visualizado es esto, y lo que tengo acá abajo, como que 2 más 2 no me da cuatro, si lo que esta promesa me está diciendo es que voy a tener una familia sólida, estable, un trabajo estable, hijos pacíficos que honran, que respetan a mí como su papá, ¿por qué entonces yo lo que estoy viviendo es que hasta me patean y me hablan mal, y no me hacen caso, por qué yo estoy viviendo eso?.

¿Por qué estoy viviendo en este trabajito limpiando toilet todos los días cuando lo que yo quiero es un trabajo en una oficina ahí con mi escritorio con vista a la ciudad desde mi ventana, con una secretaria, y con un staff de personas que trabajen conmigo, ¿por qué yo estoy aquí teniendo que limpiar?. Yo puedo seguir dando ejemplos mis hermanos, pero recuerde que Dios se puede aún valer de usted limpiando un toilet para poderlo llevar entonces a la dirección que Él quiere llevarlo a usted.

Ese hijo, esa hija que todavía te está dando un dolor de cabeza, Dios se puede valer de eso para entonces llevarte a experimentar esa familia llena de paz y de amor que tú quieres ver. Tú lo que tienes que hacer es, mantén tu mirada puesta en Él, yo sé que parece bien fácil y bien sencillo, easier said than done, más fácil decirlo que hacerlo, yo entiendo eso, pero así es Dios, así son los misterios de Él. Omar mucha gente me ha traicionado, ha roto sus promesas conmigo y eso a mí me ha quitado hasta el deseo de seguir adelante, hey, la gente te puede fallar pero Dios no te va a fallar.

Y mire, aún si a usted se le ocurre pensar que Dios le falló, mentira del diablo, no crea esa mentira. ¿Qué te puede separar del amor de Dios, cuántos creen en esa promesa también?. Miren, déjenme leerlo, esto fue algo que me cayó ahurita de bono. Romanos capítulo 8 verso 38, miren qué es lo que dice: "Por lo cual estoy seguro que ni la muerte", miren por dónde empieza la lista, empieza por la muerte, no pudo haber dicho por lo cual estoy seguro que ni mi esposo, ni mi esposo, ni mis hijos, ni mi suegra, no pudo haber dicho eso, te pintó el peor escenario, te lo pintó primero, ni la muerte ni la vida te podrá separar del amor de Dios, al contrario, miren esto. De nuevo, yo creo que los servicios fúnebres sirven para afirmar estas promesas en uno, porque la muerte se convierte en la puerta a una realidad totalmente nueva, pero no para cualquiera si no solamente para aquéllos que han muerto en el Señor Jesús.

Y esto fue algo que a mí me explotó en mi cabeza el viernes por la noche, al yo escuchar a nuestro Pastor Roberto hablando en el contexto de personas que estaban aquí el viernes por la noche, y él explicar el trauma que nosotros los pastores pasamos a veces, cuando tenemos que hacer funerales de familias que no han conocido al Señor, mire nosotros sufrimos como pastores, sufrimos porque si es un personaje que falleció no conociendo al Señor, mire no podemos jugar tanto con las palabras para traer un sentido de esperanza a esa familia, lo más que podemos decir es esperamos que el Señor en su último suspiro pues, tuvo gracia y misericordia de él o lo tiene en algún lugar por allí, en algún rinconcito, lo tiene por ahí.

Pero cuando una persona muere en el Señor mis hermanos, la dinámica es totalmente distinta, porque hasta podemos cantar aquí Tu pueblo dice gracias, por la vida de una persona que vivió a la luz de lo que Tú querías para ella, y así mismo lo impartió al resto de su familia, y cuando muere nosotros podemos ahora sonreir porque ahora ella está disfrutando allá arriba de ti.

Esto les podrá sonar raro, pero anoche, bueno, anoche cuando salimos del cementerio, estaba charlando con dos personas que iban conmigo en el carro, y anoche cuando me fui a acostar estaba así meditando, yo me dije Señor, voy a dirigir mi oración a una persona diferente, y yo dije Berta, si me estás oyendo, si Dios te da permiso en algún momento déjame saber cómo es el cielo, y algunos dirán qué herejía, cómo le vas a orar a Berta, no es que yo le estaba orando a Berta, estaba hablando con ella también, y yo sé que suena raro mis hermanos pero eso es lo que yo veo de misterio de la vida que tenemos aquí con Jesús. Que ya hay algunos que se nos han adelantado y nosotros estamos todavía aquí esperando.

¿Cuánta gente yo he conocido que sus familiares se han muerto, y semanas, meses después tienen un sueño donde ese familiar se les aparece en el sueño y es como que tienen una revelación de cómo es el cielo?, ¿por qué no, por qué no?. Si esa es la forma que Dios usa para consolar a alguien y mantener una promesa encendida, que así sea, Dios se vale de cualquier cosa, pero ahí estamos nosotros, estamos viviendo por promesa, día tras día vivimos por promesa. Y no es una promesa mis hermanos que nos hace sentir a nosotros como inferiores si no al contrario, es una promesa que nos da un sentido de plenitud, nos da un sentido de confianza, de valor, de firmeza, para nosotros poder seguir adelante y enfrentar cualquier cosa que venga, ahí es donde nos tiene el Señor.

Miren si sigo leyendo, segunda de Pedro capítulo 3, el verso 13 dice: "Pero nosotros esperamos según su promesa cielos nuevos, tierra nueva en los cuales mora la justicia", la justicia de Dios. Cuando fallamos en algo el síndrome como que nos abacora a nosotros es como que ay, yo no soy digno de tanta gracia, tanta misericordia, mas sin embargo el Señor sigue diciendo hey, aún cuando tú estabas en tus pecados Cristo murió por ti, hay una justicia que se te demostró, y es esa justicia que Dios quiere hacer operar en medio de tu vida, y a través de esa justicia que tú te conviertas en un instrumento para otros, y eso es algo que sólo el Señor lo hace posible.

"Estando en espera de estas cosas", pregúntate tú, ¿qué estás esperando?. Hazte una pregunta genuina, honesta a ti mismo, a ti misma, ¿qué tú estás esperando, en qué tú has puesto tu confianza?. ¿Cuál es esa promesa que te mantiene a ti con un norte, con una dirección, que aunque des distintos cantazos puedes volver y mirar en esa dirección y decir, ok, por aquí voy?. "Estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por Él sin mancha, irreprensibles y en paz." Mis hermanos Dios quiere un pueblo que pueda estar en paz, nuestra paz no proviene de los sistemas de este mundo, nuestra paz no proviene de la persona que tú tienes a tu lado aunque sea la persona que más amas, la paz tuya que tú puedas experimentar no viene del buen trabajo que tú puedas tener, tu paz se encuentra en el Señor.

La paz en tu corazón, esa paz que no podemos explicar con meras palabras porque es algo que hay que vivirlo, que hay que experimentarlo para entonces poder decir wow, sí Señor yo estoy en paz. Eso es algo que solamente Él lo puede hacer, si tú quieres que yo te de un consejo en esta mañana, mira, hagamos el esfuerzo, voy a hablar en plural porque esta es una medicina que yo también me la trago buena parte del tiempo, hagamos un esfuerzo mis hermanos por quitar los ojos de las circunstancias que tenemos de frente, por la insuficiencia que eso pueda causar en nosotros, la incapacidad que eso pueda causar, mire, esas son herramientas que el enemigo usa para alejarnos a nosotros la vista de Dios que es el único, que cuando nosotros alzamos nuestra mirada a Él, de Él es que viene nuestro socorro, de Él es que viene nuestra esperanza, de Él es que viene nuestra fuerza para nosotros poder seguir moviéndonos adelante en todo momento.

Reconocer que sí hemos fallado, hey, abogado tenemos delante al Padre que nos puede perdonar, nos puede libertar, que si le hemos fallado en una promesa a un ser querido que está bien pegado a nuestro corazón, mira en el Señor esa relación se puede restaurar, se puede trabajar. Yo aún me atrevo a decir que yo como Pastor si yo he fallado en mi rol con una promesa, yo lo creo también que el Señor puede restaurar mi vida para yo poder seguir viviendo a la luz de un llamado que Él tiene para mí. Si yo puedo decir eso mis hermanos yo sé que usted también lo puede decir, las promesas del Señor no se van como arena en nuestros dedos, no son como agua entre medio de nuestros dedos, las promesas del Señor son sustanciosas, son permanentes, son como una roca debajo de nuestros pies sobre la cual nos podemos parar mis hermanos y podemos estar firmes, y si te caes asegúrate de que te caes encima de esa roca para que te puedas levantar otra vez.

"Procuremos con diligencia ser hallados por Él sin mancha, irreprensibles y en paz." Dios quiere que tú estés en paz, para que tú puedas experimentar esa paz tienes que vivir a la luz de sus promesas para con tu vida. Yo quiero hacer un tiempo aquí para orar, yo sé que oramos hace un tiempo pero yo siento en mi corazón poder orar por algunos de ustedes. Yo estoy mirando aquí al cruzar este santuario, yo estoy viendo a distintas personas, a algunos de ustedes los conozco muy bien, a otros no los conozco muy bien, pero sea cual sea la situación de vida en la cual tú te encuentras, mantente afirmado en las promesas del Señor.

Podrá parecer que el mundo a tu alrededor se te está cayendo en cantos, podrá parecer que la esperanza se te ha ido, pero en el Señor tu esperanza es duradera. Esas cosas que tú estás esperando, llegará el momento que se harán una realidad. Y yo aún me atrevo a decir esto, que aún si tú tuvieses que morir, Dios se va a encargar que esa promesa que Él te dió se realize en las vidas de aquéllos para los cuales Él te la dió, a ese nivel lo voy a llevar lo que estoy diciendo. Recuerda que nosotros vemos el aquí y el ahora, Dios está viendo el ayer y el mañana, y Él sabe cómo promete, Dios promete bien mis hermanos, Dios promete bien, Dios tiene grandes partes del plan en su mano, nosotros no, Dios sabe prometer, Él te la dió, Él la va a cumplir. Tú mantén tu confianza en Él, mantén tu confianza en Él.

Aunque tú estés siendo amenazado por distintas cosas a tu alrededor, mantén tu mirada en Él. Esto se hace posible solamente cuando el Señor está ahí en tu corazón, y yo quisiera tomar este momento para orar, si hay alguien en esta mañana que aún no ha tomado esa decisión en su corazón, yo me atrevo a decirlo así, estas palabras no van a tener su efectividad si tú no tienes al Señor Jesús en tu corazón. Si tú no has hecho una confesión en Él estas palabras van a salir por un oído y van a salir por el otro, no van a tener impacto en ti. Tú necesitas al Señor Jesús en tu vida, que solamente Él es el que lo hace posible, no eres tú, no es tu sabiduría, no es tu inteligencia, no es los años de experiencia que tú tienes, es el Señor Jesús viviendo en tu corazón lo que hace estas promesas posibles.

Yo quiero orar por ti, ahí donde tú estás, si tú quieres aceptar al Señor Jesús en tu corazón porque ya estás cansado de las cosas que tienes a tu alrededor, y tal vez me vas a decir Pastor ya lo he intentado pero no funcionó, hey, intenta de nuevo, con el Señor no vas a salir mal, Él está ahí para ti. Este es tu día de salvación, y así mismo yo también nos hablo a todos nosotros que hemos vivido por muchos años a la luz de esas promesas, de esa esperanza, tú sabes muy bien como tú te encuentras hoy, tú sabes cómo las distintas experiencias de la vida te han estremecido a tal nivel que se te ha hecho difícil seguir adelante, o has pensado poner sus promesas a un lado, pero en esta mañana el Señor está aquí para dejarte saber, mis promesas son sí, mis promesas que Yo hago son sí, y no cuando tienen que ser no.

Puedes acercarte confiadamente delante del trono de la gracia, por qué, porque fiel es el que promete, fiel es el que prometió, yo lo creo así mis hermanos, si yo no lo creyera no hubiera predicado este mensaje, Dios mismo sabe las luchas que yo tengo al yo predicar esto mismo pero lo declaro como un ejercicio de fé porque yo sé que voy a ver la mano de Dios mis hermanos, y yo sé que usted también puede ver la mano de Dios solamente cuando nosotros logramos entregarnos ciegamente al Señor, es decir, Padre mira, yo estoy entregando todo en tus manos, yo he perdido el control de las cosas y te lo voy a entregar una vez más, yo quiero fortalecerme en tu promesa, esa esperanza que le da una vida totalmente nueva a mi ser, a mi entorno, si tú quieres recibir esa oración mira, yo te invito, únete a mí, y juntos oremos al Señor para que ese sentido de esperanza se fortalezca en nosotros.

Y yo sé que este llamado tal vez no es para todo el mundo si no para aquéllos que verdaderamente entienden el peso de lo que este mensaje está comunicando. Jesús es el dador y el que cumple promesas, nunca olvidemos esto. Si tú te identificas con estas palabras ahí donde estás ponte de pie. Amado Señor Jesús, qué bello es poder respirar un aire que está cargado de esperanza, una esperanza que no defrauda, una esperanza que no averguenza si no que es una esperanza que nos lleva a un futuro lleno de justicia, lleno de paz, es una esperanza que nutre el día de hoy con una fuerza y una energía que solamente provienen de ti, y Jesús yo me presento ahora mismo en conjunto con cada uno de mis hermanos, mis hermanas Señor, en los dilemas de nuestra vida, en las luchas de nuestra vida, en las alegrías de nuestra vida, en las victorias de nuestra vida, queremos permanecer firmes en Tus promesas Señor, aún cuando muchas veces las cosas a nuestro alrededor podrán parecer un poco confusas, que no sabemos tal vez de dónde vendrán las provisiones para el día de mañana, que no sabemos de dónde saldrá la respuesta a un dilema, Señor tornamos nuestra mirada a ti, a ti que eres el dador y el cumplidor de promesas.

A ti que no eres hombre para mentir, ni hijo de hombres para arrepentirte, Tú has dicho y lo harás, Tú has hablado Señor, yo creo firmemente que Tu Palabra no vuelve atrás vacía, Tú cumples Tus promesas, sea en nuestro tiempo o en el tiempo de aquéllos que vienen detrás de nosotros pero Tú cumples Tus promesas. Señor afirmamos nuestra mirada en ti, afirmamos nuestro corazón en ti Señor, y te pedimos oh Padre, que cuando nosotros volvamos a nuestras casas, cuando volvamos a encontrarnos con nuestros seres queridos, cuando volvamos a encontrarnos con nuestros colegas de trabajo, con nuestros vecinos Señor, o aún cuando volvamos a encontrarnos con nosotros mismos en la soledad de nuestro hogar, Señor que Tus promesas soplen un aire fresco sobre nuestras vidas, y nos afirmes Señor y nos dejes saber que Tú estás ahí, que ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni demonios, ni principados ni potestades, nada Señor nos separará de ese amor que Tú nos has mostrado.

Padre yo declaro a tus hijos e hijas Señor, fortalecidos en ti en esta mañana, que esta mañana sirva como un suero de energía para poder seguir enfrentando todo lo que venga por delante de nosotros. Gracias, gracias, gracias Señor por ser paciente, con nosotros, con nuestras inconsistencias, y mientras tanto ayúdanos a vivir confiando en ti y en Tus promesas. A ti te damos toda la gloria y todo el honor, solo a ti Señor, por Tu Hijo Jesús oramos, amén Señor, amén, amén y amén, gracias Dios.

Comments

 
 

gracias por hacernos llegar la palabra de Dios ha sido de gran bencion

 
 

EL SEÑOR ES EL MEJOR AMIGO... OFRECE Y CUMPLE.
EN LOS MOMENTOS DE DIFICULTADES Y DE ALEGRIA DIOS ESTÁ PRESENTE OFRECIENDOTE SU AYUDA INCONDICIONAL. amen!!!

 
 

Gracias , por este mensaje.Bendiciones en todas las áreas de sus vidas.
Desde El Salvador,Centro America

 
 

Gracias Pastor por esta hermosa oracion y por tan importante reflexion que Dios le bendiga siempre Amen

 
 

Primeramente le doy Gracias a Dios por que esta palabra es respuesta a muchas oraciones que acertadamente menciona cuando nos preguntamos ¿hasta cuándo Señor? ¿Por que hay tantas situaciones adversas?... En verdad le agradezco a Dios Padre de que sus boletines de mensaje me lleguen mensualmente xq en ellos también encuentro mucha edificación. Dios les siga dando de su sabiduría y les llene de Bendiciones.

 
 

Wow..!! Gracias mi Dios por esta enseñanza, ha sido para mi de mucha fortaleza, y así continuar adelante en esta carrera como lo es el evangelio; hoy aprendí a confiar más en ti, a ti sea toda la gloria, te amo mi Jesús...

 
 

gracias a DIOS por darme otro dia mas para ala barle exaltarle amarlo y adorarlo lo amo

 
 

Bueno como ven hoy es 28 de julio, estoy terminando de leer su mensaje, QUE MENSAJE HERMANO¡ GRACIAS A DISO POR PERMITIRLE ESTE MINISTERIO, me ha servido de tremenda bendicion, estoy atravesando el desierto o pasando al otro lado y esta la tormenta, ahora se que dios mandara bonanza, puesto los ojos en jesus, el consumador de la verdad, fiel y verdadero y capaz de cumplir todo lo prometido...dios le continue bendiciendo, rica y encarecidamente, he orado, y sufrido con ustedes y me he gozado con ustedes, los amo hermanos, soy cubana, medico en venezuela, por segunda vez, estoy en el zulia y aqui el señor tambien me ayuda mucho,.... oremos por la paz, por el amor, por poner solo los ojos en jesus y porque la unidad del pueblo de dios sea solo una ya cada dia mas solida e indestructible, oremos por la paz entre los pueblos y que todo, todo lo que suceda sea con y por la gracia y la misericordia de dios. pueden escribirme mas personal. Gracias por existir. Me regocijo en saber que cuento con tantos angeles que me ayudan a no desmayar cuando pienso que soy debil o voy a quebrarme, ahi llegan ellos para darme fuerzas, aliento de vida y exhortacion en los caminos, los amo mis hermanos por fe en ese dios tan grande, unico y verdadero que todos tenemos y predicamos, amen.

 
 

La paz de Cristo Resucitado este con ustedes siempre para enviar las palabras de vida= Palabra de amor, palabra de Dios.

Todos las palabras de Dios aunque nos paresca fuerte, dura siempre lleva un lindo mensaje para poder traformar nuestras vidas y ser cada día mejores, si sabemos a plicarla a nuestras vida como una lección que nos dad Dios, y a la luz del Espíritu Santo, descubrir la que Dios nos pide., ¿Señor,que quieres que haga?
¿Que me dice esta palabrar a mí ahora?

 
 

gracias le doy a mi SEÑOR, por estas palabras, ya que las necesitaba en mi vida, estoy esperando esas promesas del SEÑOR en mi vida.y espero un milagro financiero, para poder realisar lo que tenrmos que hacer, esto no para vanidad nuestra, sino para poder regresar a nuestro pais de origen que es venezuela, ya que estamos ahora mismo en españa, y a travez de pastores y profetas nos han dicho que nuestro tiempo se ha terminado en españa. he tenido muchas luchas internasy he reclamados sus promesas y a vaces me siento desfallecer, pero como dice EL SEÑOR en su palabra que EL habla de diferente formas y manera, le doy a EL por haer puesto en mi camino austedes y los bendigo grademente, porque a trvez de este medio EL SEÑOR los usa y pueden ayudar a tantas personas que podrian estar como yo en estos momentos, gracias mis hnos , que EL SEÑOR los llene de dicha y mucha salud y fuerza para continuar con esta marabillosa obra.amen

 
 

DIOS BENDIGA RICAMENTE,gracias por este mensaje tan hermoso, edifican te a mi vida

 
 

Gracias Pastor por llegar a tiempo con la maravillosa palabra de mi Padre, de mi Salvador hoy he hecho su oración y mi mirada estará en Jesús.

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Lines and paragraphs break automatically.

More information about formatting options