Gracias padre mío por haber cuidado a mi hijo de una intoxicación grave, que lo hubiera mandado grave al hospital, gracias porque lo libraste del mal y el maligno no lo pudo tocar, gracias Jesús por tu amor y desvelo por nosotros, no has permitido que el maligno se salga con la suya nunca y le haga daño a los míos y a mi, a tratado de hacerlo miles de veces pero zas! Jesús interviene y queda derrotado. Por eso te amo y amaré siempre. Ameeeeeeeeeeeeeeeeeeen

Reply

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Lines and paragraphs break automatically.

More information about formatting options