Desgraciadamente hoy hay muchas Iglesias ( congregaciones ) que han perdido ese amor por Dios, nuestro Señor Jesucristo lo sabía muy bien cuando mando escribir esa carta a Efeso, y en el presente se experimenta la frialdad de las personas que se preocupan y ocupan en la organización, en la perfección de las cosas, ya sea materiales que espirituales y que aún cuando van dirigidas al servicio de Dios, ya se han convertido en tradiciones, "comienza a las once", hay que leer un salmo, no te prolonges en la precicación, espera a que lleguen todos para la oración, etc, etc, y ¿ qué pasa con nuestra verdadera adoración?, ¿ qué pasa con ese toque del Espíritu Santo?, ¿a dónde vamos a dar?,

Espero que Dios nos perdone antes de quebrantar su cuerpo y que nosotros nos arrepintamos antes de que Jesucristo venga y encuentre una perfección mal dirigida, dentro de su Iglesia.

Con amor. a las Iglesias que han perdido su primer amor.

Reply

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Lines and paragraphs break automatically.

More information about formatting options