No somos quienes para tratar de abrir una puerta que Dios nuestro señor cerró, pero hay veces que Dios mismo nos pone obstáculos en la vida para darnos fuerza al superarlas.

Fijense en el caso de las crisálidas al salir del capullo, si deja que alguien abra el capullo no va tener suficiente fuerza en las alas para volar cual mariposa.

Pienso que hay que saber diferenciar si es una puerta que se cierra por completo o una prueba de Dios, a mi me está pasando eso en este momento.

A un hermano cristiano le paso, y lo que mucho dicen aca puerta cerrada el no fue que la abrió de nuevo, sino que en mi parecer supero esa prueba al convertirse, por supuesto con la ayuda de Dios.

Reply

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Lines and paragraphs break automatically.

More information about formatting options