HOLA HNO GREGORY .... ESTOY SEGURO QUE EL SEÑOR PUEDE OBRAR A TRAVEZ DE USTED.... SOLO DEJE LA SABIDURIA HUMANA A UN LADO Y ACEPTE LA SABIDURIA DE DIOS PARA QUE LO GUIE...... AQUI LE DEJO ALGO MAS SOBRE EL DIA DE REPOSO "EL DIA SANTO DE JEHOVA EL SABADO"

¡¡SORPRESA... EL REPOSO SABÁTICO NO ES DE ORIGEN JUDÍO!!

E L SÁBADO ha sido llamado "una de las contribuciones más grandes hechas por los judíos a la humanidad". ¡Debe tratarse de una broma! En realidad, los judíos nada tuvieron que ver con el origen del sábado o del reposo religioso en ese día.

El sábado o séptimo día de la semana no es de origen judío. Nada hay acerca de él que sea hebreo: ni su creación, ni su propósito, ni su origen. El primer sábado fue creado antes que hubiera sobre la Tierra un sólo judío, fue originalmente observado como reposo religioso por gente no judía, y no fue creado específicamente para el pueblo judío.

Pero, ¿de dónde lo obtuvieron los judíos? Muchas personas piensan que fue en el Sinaí, y se equivocan. Observe lo que dice el texto del mandamiento sabático declarado por Dios a los judíos en el Sinaí: "Recuerda el día del sábado para santificarlo. Seis días trabajarás y harás todos tus trabajos, pero el día séptimo es reposo para Yahveh, tu Dios. No harás ningún trabajo, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu ganado, ni el forastero que habita en tu ciudad. Pues en seis días hizo Yahveh el cielo y la tierra, el mar y todo cuanto contienen, y el séptimo descansó; por eso bendijo Yahveh el día del sábado y lo hizo sagrado" (Éxodo 20:8-11, Biblia de Jerusalen).

En el capítulo 16 del libro de Éxodo, antes que los judíos llegaran al Sinaí, Moisés dijo al pueblo de Israel:

'Hoy comeréis esto [el maná],porque es sábado de Yahveh; y en tal día no hallaréis nada en el campo. Seis días podéis recogerlo, pero el día séptimo, que es sábado, no habrá nada'... Yahveh dijo a Moisés:... 'Mirad que Yahveh os ha puesto el sábado; por eso el día sexto os da ración para dos días...' Y el día séptimo descansó el pueblo" (Éxodo 16:25-30, Biblia de Jerusalén).

Así es, ¡los judíos ya observaban el sábado como día de reposo antes de llegar al Sinaí!

El mandamiento que se les dio en el Sinaí se refiere al origen del sábado: "Pues en seis días hizo Yahveh el cielo y la tierra, el mar y todo cuanto contienen, y el séptimo descansó; por eso bendijo Yahveh el día del sábado y lo hizo sagrado".

El mandamiento dado en el Sinaí ubica al primer sábado en la creación misma del mundo, mucho antes que existieran Abrahán, Jacob o cualquier judío.

De acuerdo con el libro de Génesis, Dios creó la Tierra en seis días completos, "y ceso en el día séptimo de toda la labor que hiciera. Y bendijo Dios el día séptimo y lo santificó; porque en él cesó Dios de toda la obra creadora que Dios había hecho" (Génesis 2:2-3, Biblia de Jerusalén)

Las Sagradas Escrituras muestran que el Creador mismo instituyó el reposo sabático como un memorial del nacimiento de la Tierra en ocasión de la creación del mundo, siglos antes que existiera cualquier judío, y milenios antes de lo ocurrido en el monte Sinaí.

Ni los babilonios, ni los egipcios, ni los hebreos instituyeron la semana de siete días o la observancia religiosa del séptimo día para Dios.

La Biblia enseña que tanto la semana como el sábado o séptimo día fueron instituidos en ocasión de la creación. A diferencia de otros períodos de tiempo, la semana, un período de siete días, no tiene relación alguna con el movimiento de los cuerpos celestes.

El día, por ejemplo, es medido por el tiempo que le lleva a la Tierra rotar una vez sobre su propio eje: 24 horas. Un mes lunar, el tiempo que transcurre entre una luna nueva y otra: equivale a 29 días, 12 horas y 2,8 segundos, ó 29,530588 días.

El mes lunar constituye la base de los calendarios lunares usados en muchos lugares, y cuyos meses tienen una duración de 29 ó 30 días. La longitud media del año tropical -el tiempo que transcurre entre dos pasos aparentes y consecutivos del Sol por un mismo punto equinoccial- equivale a 365 días, 5 horas, 48 minutos, 46,2 segundos, ó 365,242198 días.

Los movimientos de la Tierra, de la Luna y del Sol son tan confiables que los astrónomos pueden asegurar con años de antelación la hora exacta, aun con minutos, cuando aparecerán y desaparecerán del firmamento el Sol y la Luna, así como las fases de ésta, la posición de muchas estrellas y planetas, las mareas y los eclipses. Pero ningún movimiento conocido de cuerpos celestes ocurre sobre una base semanal. La Luna, el Sol y las estrellas no completan ningún movimiento cada siete días. En el registro de la creación, el Señor dijo que las lumbreras del cielo servirían como "señales para las estaciones, para dias y años" (Génesis 1:14), pero no para semanas.

Tampoco el número siete puede ser integrado dentro del mes o del año sin que quede fuera una fracción. Esto demuestra que la semana de siete días no es una fracción exacta del mes lunar o del año solar. De acuerdo con las Sagradas Escrituras, tanto la semana de siete días como el sábado o séptimo día fueron establecidos por Dios mismo en ocasión de la creación.

¿Por qué, entonces, a menudo se considera al séptimo día como el día de reposo judío por antonomasia? ¿Porqué es comúnmente asociado con los judíos? Sencillamente porque el pueblo judío ha sido uno de los pocos que respetó la santidad de ese día.

Dios eligió a los hebreos como pueblo especial porque quería que revelaran ante el mundo al Dios verdadero, al Creador. Y una de las señales de que ellos adoraban al verdadero Dios, al Creador, fue su lealtad al sábado como memorial de la creación.

Fue por la fidelidad de los judíos en observar el sábado que el verdadero día de reposo ha sido preservado.

Si bien es cierto que el pueblo hebreo ha sido uno de los pocos en participar de las bendiciones resultantes de la observancia del sábado, ese día es para toda la humanidad. Es un día sagrado que con memora el cumpleaños de la creación y el de la raza humana. Incluso en la época del Israel antiguo, los que no eran judíos participaban de la observancia del sábado: "A los extranjeros que se hayan dado al Señor, para servirlo, para amar al Señor y ser sus servidores, que guarden el sábado sin profanarlo y perseveren en mi alianza, los traeré a mi Monte Santo, los alegraré en mi casa de oración... y a mi casa la llamarán todos los pueblos Casa de Oración" (Isaías 56:6-7, Nueva Biblia Española).

Así que esta semana, cuando el séptimo día pase por su vecindario aproximadamente a 1.700 kilómetros por hora (la velocidad con que la Tierra gira sobre su propio eje), no pierda la oportunidad. Sea judío o no, celebre el próximo sábado como el cumpleaños del mundo.tal como lo instituyo nuestro DIOS...

QUE EL SEÑOR NUESTRO DIOS OS COLME DE BENDICIONES A TODA TU FAMILIA....
Y QUE A PARTIR DE HOY PUEDAS TU Y YO ADORARLO EN EL DIA QUE EL NOS LO SEÑALO

Reply

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Lines and paragraphs break automatically.

More information about formatting options