Tu te estás creando confusiones, porque antes de creer y tener fe en que orando Dios puede mover su corazón y su mente, centras esa peocupación en la figura de tu esposo, y en las conversaciones que con él tienes.

Si lo amas, y confias en que su regreso será para bien, ora, ora y ora, no para que retorne, sino para que Dios nuestro Señor, lo haga bueno y le dé sabiduría, para que sepa optar... Verás que el fruto de esa oración será el retorno esperado.
Dios en su bendita bondad lo retornará al hogar...

Reply

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Lines and paragraphs break automatically.

More information about formatting options